359_ El diálogo interreligioso (Albert MOLINER)

  • Published on
    18-Feb-2016

  • View
    5

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Un trabajo que puede apoyar la investigacin

Transcript

  • 30/9/2015 359: El dilogo interreligioso (Albert MOLINER)

    http://servicioskoinonia.org/relat/359.htm 1/15

    Eldilogointerreligioso:delanecesidaddeunmodeloresponsable

    paraelbienestarecohumano...asuposibilidad

    AlbertMOLINERFERNNDEZ

    Introduccin

    La propuesta que presento considera la opcin fundamental por el oprimido como una condicin para el dilogointerreligioso. En este sentido, me siento deudor de la teologa de Paul F. Knitter[1], el cual presenta una orientacin bien concreta:interesado por el mtodo de la Teologa de la Liberacin para aplicarlo al modelo pluralista del dilogo interreligioso, descubre queno se puede hacer Teologa de las Religiones sin unirla con una Teologa de la Liberacin[2].

    Tesis 1: Entre los signos de los tiempos que desafan hoy a las religiones, hay dos que plantean a los cristianosexigencias particularmente urgentes: la experiencia real de los muchos pobres y la experiencia, tambin real, de las muchasreligiones.

    Esto es, el dilogo interreligioso ha de incluir tanto al otro religioso como al otro sufriente. No obstante, se ha de tenerpresente que el otro sufriente incluye no slo al ser humano, sino tambin al planeta mismo; as, adelanta Knitter: Como elsufrimiento humano y el ecolgico tienen causas comunes, tendrn soluciones comunes [3]. Si el dilogo comprende la liberacindel oprimido, sta debe abarcar el planeta pues nadie habla de lo sagrado sin referirse a la Tierra, ni de su propio sufrimiento sinaludir el ecolgico. Lo cual se ha convertido en un nuevo paradigma para los encuentros interreligiosos [4].

    Desde esta perspectiva, si los sufrimientos innecesarios de la humanidad y de la Tierra se han de evitar, las religiones han dehacer una contribucin dialgica, cooperativa y de forma combinada.

    El modelo de dilogo pluralista[5] - que presento persigue un doble objetivo: Por un lado, poner los fundamentos para queuna teologa de las religiones sea liberadora[6], por lo que se propone un dilogo interreligioso plural y liberador o, segn otradenominacin, correlacional y globalmente responsable [7]- que contribuya a la salvacin y al bienestar de la humanidadsufriente y del planeta, a partir de un compromiso comn de todas las tradiciones religiosas con el bienestar humano y ecolgico.Dicha responsabilidad incluye la nocin de liberacin entendida como lo hacen los telogos de la liberacin, pero que no slo

    Koinonia Vdestaaqu:Koinona>RELat>359 Servicio Bblico Latinoamericano

  • 30/9/2015 359: El dilogo interreligioso (Albert MOLINER)

    http://servicioskoinonia.org/relat/359.htm 2/15

    busca la justicia social sino tambin la justicia y el bienestar eco-humanos.

    Y, por otro lado, hacer una teologa de la liberacin que sea dialogal, esto es, capaz de incluir a las religiones y aprender deellas a fin de promover la vida humana y planetaria. Creemos que para ser efectiva, una teologa de la liberacin debe ser tambinuna teologa del dilogo interreligioso. Para ser significativo, un dilogo o una teologa interreligiosa debe incluir una teologa de laliberacin[8].

    Refirindose a esto mismo, P. F. Knitter, reconoce tanto los lmites de la Teologa de la Liberacin, como la aportacin questa hace a la Teologa de las Religiones:

    Desde la perspectiva de lo que concierne a la liberacin, la pasada dcada [el autor alude a la dcada de los 70] ha mostradoel importante y poderoso papel que la religin puede jugar, para mejor o para peor, en las transformaciones sociopolticas (...) Estoimplica la necesidad de que los telogos latinoamericanos de la liberacin vean ms claramente que los movimientos de liberacinno slo necesitan a la religin, sino a las religiones! (...) En otras palabras, una teologa de la liberacin puramente cristiana sufriralas peligrosas limitaciones de la endogamia y de dibujar una nica visin del reino. (...)

    Los telogos de las religiones preocupados por el dilogo, gracias a las advertencias y ejemplos de sus colegas de laliberacin, se estn dando cuenta de que una religin que no se dirija como primera preocupacin hacia la pobreza y la opresinque invade nuestro mundo no es una autntica religin.[9]

    I. De la necesidad de un modelo responsable o liberador...

    Tesis 2: Es posible una aproximacin al dilogo basada en un sustrato comn de responsabilidad para el bienestarecohumano: el modelo pluralista y liberador o correlacional y responsable.

    El modelo que propongo presupone que el dilogo entre miembros de diferentes comunidades religiosas es posible ynecesario. Por ello, es plural y/o correlacional; es decir, tiene lugar como parte de una relacin de igualdad y respeto: losparticipantes en el dilogo no empezarn con afirmaciones preestablecidas de superioridad, sino que a travs del dilogo podrnllegar a la conclusin de que una afirmacin particular de verdad sea superior a otra[10]. Esta es la definicin que ofrece Knitter:

    Un modelo correlacional para el dilogo interconfesional llama a una aproximacin a los otros creyentes de modo que unaautntica co-relacin pueda existir entre ellos. () En tal modelo correlacional, todas las religiones son vistas desde el principio deldilogo, no como necesariamente iguales o idnticas en sus afirmaciones de verdad (si esto es as slo se podr saber en el dilogo)sino con iguales derechos.[11]

    Lo que quiere decir que nadie puede sentarse en la mesa del dilogo con afirmaciones sobre un dios, dado como verdadabsoluta, que determine la validez de todas las otras verdades o las absorba. Ciertamente, en el dilogo se harn afirmaciones que

  • 30/9/2015 359: El dilogo interreligioso (Albert MOLINER)

    http://servicioskoinonia.org/relat/359.htm 3/15

    podrn excluir a otras, pero esto se har en el dilogo y como resultado del mismo, no como un designio teolgico o divinopreestablecido.

    Para que un dilogo de este tipo, plural o correlacional, pueda funcionar tiene que presumir la autenticidad de las religiones.Todos los participantes han de creer que pueden aprender algo; es decir, que puede haber verdades en otros lugares. La posibilidadde que muchas religiones compartan verdades no elimina el hecho igualmente importante de que pueden compartir una verdad enmodos muy diferentes. Las diferencias entre las religiones han de ser reconocidas y afirmadas pues hay complementariedad realentre tales diferencias: si las religiones transforman a los practicantes, entonces no pueden ser ajenas unas a otras.

    Por otra parte, ante las necesidades mundiales provocadas por el sufrimiento ecohumano, las religiones tienen laresponsabilidad de responder a tal necesidad. Si la salvacin o la iluminacin significan algo entre las tradiciones religiosas, stasdeben contribuir a remediar dicho sufrimiento: las religiones tienen una responsabilidad hacia las necesidades del mundo. As, eldilogo debe ser, adems de plural o correlacional, liberador y/o responsable; esto es, el contenido del dilogo ha de incluir elsufrimiento y las necesidades de la poblacin mundial. El dilogo ha de contribuir a la salvacin y al bienestar de la humanidadsufriente y del planeta, a partir de un compromiso comn de todas las tradiciones religiosas con el bienestar humano y ecolgico.Dicha responsabilidad incluye la nocin de liberacin entendida como lo hacen los telogos de la liberacin, pero que no slobusca la justicia social sino tambin la justicia y el bienestar eco-humano.

    En este sentido, Paul Knitter hace un llamamiento a todas las religiones para que cooperen en la promocin de la justicia y elbienestar ecohumanos; de ah el subttulo de sus ltimas obras, la responsabilidad global[12], que debe formar parte de todas lasconversaciones interreligiosas: Para m escribe Knitter- se ha convertido en una obligacin moral unir pluralismo y liberacincon dilogo y responsabilidad global () En otras palabras, las voces del Otro sufriente me han hecho comprender mejor lasvoces del Otro religioso[13].

    Tesis 3: El sufrimiento -sustrato y causa comn para el dilogo entre las religiones- es una llamada a laresponsabilidad, a la liberacin.

    Atendiendo al sufrimiento de las vctimas esta forma de dilogo llama a una accin coordinada basada en el reconocimientocomn de valores y verdades, en clara oposicin a la insistencia posmoderna del dominio de la diversidad y de la imposibilidad deencontrar un fondo comn desde el que se puedan tomar decisiones ticas comunes. Afirmar esta imposibilidad lleva a un letargomoral, a un quietismo, y reiterar que toda afirmacin de verdad es slo una construccin limitada y particular es convertir a loparticular en absoluto.

    La obsesin de tantos contemporneos por preservar la diversidad a toda costa puede llevar fcilmente al llamadorelativismo agnico (P. Knitter). Esto significa que si no hay un criterio comn que descubrir, entonces, en ltima instancia loque sea verdad ser impuesto por el poder -el dinero o las armas.

  • 30/9/2015 359: El dilogo interreligioso (Albert MOLINER)

    http://servicioskoinonia.org/relat/359.htm 4/15

    Rechazar el reconocimiento de un sustrato comn para el dilogo, no es afirmar la verdad propia de cada uno sino el poderpropio de cada uno. Y es de sobras conocido que el poder no est repartido por igual en todo el mundo, por lo que las nacionesque tienen ms poder decidirn cules sern los criterios de verdad. Si se evita hacer de la verdad poder, podremos acordar laexistencia de un sustrato comn a partir del que podamos deducir convicciones, criterios y acciones comunes[14].

    Lo que afirmo no es que haya una esencia comn o una experiencia religiosa comn en todas las religiones, sino que sealolo que es dolorosamente obvio cuando se mira al mundo; esto es: hay un contexto comn que engloba problemas comunes. Estecontexto comn es la realidad de sufrimiento que amenaza al futuro de la humanidad y al planeta. Por ello creo que, dada suuniversalidad y su urgencia, este tema debe tratarse en el dilogo.

    Exis