88 Rios en La Soledad

  • Published on
    16-Feb-2015

  • View
    23

  • Download
    2

Embed Size (px)

Transcript

<p>ROS ENLA SOLEDADLatinos respondiendo al llamado macednico de los pueblos islmicos</p> <p>Federico A. Bertuzzi</p> <p>ndiceRecomendacin Presentacin</p> <p>Parte IDEVOCIONAL1. Tres etapas del acercamiento a Jess Waldemar Carvalho 2. El secreto de Cristo Samuel Wilson 3. Las misiones: un trabajo en equipo Abel Morales 4. Esperanza contra esperanza Eliseo Escobar</p> <p>Parte IILA IGLESIA5. La iglesia en Latinia Edison Queiroz 6. La iglesia en Islamia V.N.N. 7. La iglesia sufriente en Islamia Patrick Sookhdeo</p> <p>Parte IIIEL ISLAMISMO8. El islam, resea histrica y doctrinal Victoria Aguilar 9. El islam y la iglesia en Espaa Gabino Fernndez 10. El islam en Latinia Samuel Berberian 11. El islam en Medio Oriente M.N.N.</p> <p>12. El islam en Africa negra Larry Pate 13. El islam en Asia Don McCurry</p> <p>Parte IVBASES DE LA MISIN14. La misin transformadora de la iglesia Jos Alcntara 15. La lucha espiritual en los aires Juan Jos Churruarn</p> <p>Parte VPRACTICA MISIONERA16. La capacitacin de latinos al islam Celedonio Gasca 17. La adaptacin transcultural al islam Marcelo Acosta 18. El perfil del obrero latino al islam Antonio Peralta 19. Modelos de misiones al mundo islmico Pablo Carrillo 20. Oportunidades bivocacionales Enrique Sotelo 21. La cooperacin en las misiones al islam Carlos Caldern</p> <p>APNDICEExtensin del islam Asistentes Bibliografa</p> <p>SU PROMESA:He aqu que yo hago cosa nueva; pronto saldr a luz; no la conoceris? Otra vez abrir camino en el desierto, y ros en la soledad. (Isaas 43.19)</p> <p>NUESTRO RUEGO:Hazlo otra vez, Seor!</p> <p>RecomendacinCLAME `90 ha sido para m uno de los eventos ms significativos en el despertar misionero iberoamericano de los ltimos tiempos. Un nmero muy representativo de misionlogos, ejecutivos de</p> <p>agencias, misioneros y personas involucradas en el movimiento misionero, se dieron cita para dialogar, discutir y decidir qu ms puede hacer la iglesia latina para alcanzar al mundo musulmn, uno de los mayores desafos de nuestros das. Se examin seriamente la Palabra de Dios, la historia, la teologa y mucho material sobre el islam. Pudimos conocer la experiencia de latinos que ya estn trabajando como misioneros en aquellos pases. Es posible hacerlo coment uno de ellos, pero no es tan fcil como a veces romnticamente se nos presenta en las conferencias misioneras. El enfoque dado por los hermanos que vinieron del mundo musulmn fue muy valioso. Me impact grandemente el escuchar a uno de ellos proveniente del norte de frica decir que: Los latinos pueden hacer un gran trabajo entre los musulmanes. Qu gran nimo recibimos los que creemos que Dios tiene un desafo y una tarea especial asignada a los iberoamericanos para llevar a los islmicos el bendito evangelio de Jesucristo! Pero ms interesante que mi comentario acerca de CLAME `90 es que usted puede, al leer este libro que tiene en sus manos, enterarse de lo que se dijo y sobre qu se reflexion en dicha Consulta histrica. En un estilo sencillo, pero con gran contenido, recopila todas las ponencias, devocionales y testimonios de una plyade de siervos de Dios que expusieron en CLAME `90. Como presidente de COMIBAM Internacional tengo la plena conviccin de que era impostergable contar con un documento como ste. Es mucha la gente que opina que una de las necesidades mayores en el creciente movimiento misionero de Iberoamrica, es la produccin de literatura. El presente material ser sin lugar a dudas, de gran ayuda para informarse sobre lo que significa el reto musulmn, e igualmente, ser un instrumento que usted podr usar en su iglesia, institucin educacional o grupo de estudio y oracin en pro de las misiones. Recomiendo, pues, calurosamente la lectura del mismo y el intercambio con otros que deseen profundizar ms acerca de este hasta ahora relegado desafo musulmn. 1 Finalmente, quiero dar una palabra de apoyo y aliento al PM Internacional por la encomiable labor de abrir brecha en el ministerio iberoamericano hacia el mundo musulmn. Como estas, otras entidades misioneras estn trabajando para alcanzar este vasto sector de la humanidad tan necesitado de Dios y de su Hijo, Jesucristo. Damos al Seor la gloria y la honra por lo que El nos permite y permitir recibir por medio de estas valiossimas pginas. RODOLFO (RUDY) GIRN Presidente de COMIBAM Internacional</p> <p>PresentacinEL presente volumen es el compendio de la primera Consulta Latina de Evangelizacin a los Musulmanes que auspiciaron en forma conjunta PM Internacional y COMIBAM Internacional, del 10 al 13 de abril de 1990, en la ciudad de Orlando, Florida (Estados Unidos). Asistieron ciento once participantes provenientes de veintids pases de las tres Amricas, Europa y Medio Oriente.</p> <p>Algo de historia</p> <p>1</p> <p>Anteriormente, esta misin latina al mundo islmico era conocida como Proyecto Magreb.</p> <p>Fue la visin de algunos soadores considerar a Iberoamrica como una fuente providencial de recursos misioneros para el mundo musulmn. Entre ellos, no podemos dejar de mencionar al ingeniero Pedro Carrasco, quien desde hace muchos aos ha venido pregonando esta visin. Ya durante el congreso COMIBAM 87 en San Pablo, Brasil, se evidenci el enorme inters misionero de los latinos por el mundo islmico. Ms adelante, en ocasin de la Consulta Global de Evangelizacin Mundial para el Ao 2000 y Ms All, que se llev a cabo en Singapur en enero de 1989, los asistentes latinos a la misma llegaron al acuerdo de celebrar CLAME 90. En julio de aquel mismo ao, durante el Congreso de Evangelizacin Mundial Lausana II en Manila, Filipinas, se sigui profundizando la urgencia de llamar a esta convocatoria internacional. El pas escogido fue Ecuador, y por eso se la denomin originalmente QUITO 90. Los hermanos Pedro Carrasco, Carlos Caldern, Roberto Hatch y un servidor, conformamos el Comit Organizador. En diciembre se elaboraron en Granada, Espaa, los planes y el programa, pero fuimos duramente golpeados pocos das despus por el fallecimiento sorpresivo del querido hermano Roberto Hatch. Esto nos hizo mover el lugar de la Consulta de las varias alternativas que se barajaron (Buenos Aires, Bogot, Guatemala) a Orlando, en donde dos iglesias hispanas ofrecieron recibirnos a todos.</p> <p>Un encuentro claveFue llamativo detectar en este encuentro la convergencia de tres corrientes raciales unidas en una misma vocacin: llegar con el mensaje de Jesucristo a los no alcanzados del bloque islmico del mundo. En efecto, lderes latinos, rabes y anglosajones de ms de veinte denominaciones y cuarenta misiones estuvieron reflexionando, discutiendo y orando respecto al desafo que representan para nosotros los sesenta y cinco millones de evanglicos latinos, los ms de mil millones de musulmanes que estn fuera del alcance de la iglesia cristiana.</p> <p>El temarioLos expositores, de reconocida autoridad y experiencia ministerial, presentaron diecisiete ponencias, que fueron seguidas por un nutrido y enriquecedor perodo de preguntas y respuestas. Se palp en la atmsfera la necesidad de fomentar la cooperacin y crear una red de enlaces entre los diversos esfuerzos misioneros de Latinia, Islamia y Anglonia. Estos tres trminos se usaron para simplificar la comunicacin y comprensin de conceptos, ya que enmarcan a la iglesia del Seor en tres medios distintos: Latinia hace alusin a Amrica latina, la pennsula Ibrica y los hispanos residentes en los Estados Unidos, Canad, Australia o Europa; Islamia, a los pases musulmanes, en donde la iglesia debe funcionar en la gran mayora con severas restricciones de libertad y bajo continuas persecuciones; y Anglonia, a la Europa nrdica, los Estados Unidos, Canad, Australia y otras latitudes donde haya iglesias tnicas compuestas por anglosajones.2 Para la confeccin del presente documento se utilizaron los devocionales matutinos y las ponencias que presentaron los oradores, ya sean por escrito o grabadas. Detalles que pudieran comprometer la seguridad y la labor de iglesias y misioneros, fueron cuidadosamente omitidos o alterados. Vale la pena destacar que para que el lector pueda hacerse una mejor composicin de lo vivido durante la Consulta, se ha dejado constancia de las reacciones del pblico, tales como risas, aplausos, amenes.2</p> <p>Cabe observar que la expresin inglesa western frecuentemente se traduce de manera literal por occidental, lo cual si bien en el sentido geogrfico es correcto, no lo es cuando se trata de la ubicacin sociopoltica de los latinos, ya que nosotros tambin nos consideramos occidentales, aunque no somos anglosajones.</p> <p>Nuestra sincera gratitudSer muy difcil olvidar la excepcional hospitalidad que nos brindaron las iglesias hispanas de Orlando El Calvario y Betania , pastoreadas por Jos Cintrn y Edwin Martnez, respectivamente. Vale la pena destacar que los hermanos apenas contaron con un mes y medio de tiempo para organizar la recepcin. Prepararon todo con una diligencia digna de encomio: hospedaje, alimentacin, transporte dentro de la extensa y bonita Orlando, e idas y venidas entre sta y Miami (unos cuatrocientos kilmetros). Y todo eso, acompaado de la incertidumbre tpica de nosotros los latinos de no saber hasta ltimo momento cuntos, quines y cundo bamos a llegar. A ellos, los hermanos de Orlando: mil gracias y que el Seor les recompense! Tambin quedamos con un profundo reconocimiento por la ayuda econmica que consiguieron dos hermanos nacidos en suelo latino: Luis Bush (director de AD 2000) y Guillermo Taylor (secretario ejecutivo de la Comisin de Misiones de la Alianza Evanglica Mundial), fondos que se utilizaron mayormente para ayudar con los pasajes de asistentes. Sin tal apoyo, al igual que el otorgado por el PM Internacional, difcilmente se hubiera podido llevar a cabo la Consulta. Una nota de franca gratitud, asimismo, a Viviana Hack de Smith, Anneliese Folta de Del Re, y a mi querida esposa Marta, por haber preparado este documento, con las incontables revisiones que hubo que hacer. En esta hora avanzada, ante la proximidad del tercer milenio, anhelamos y clamamos al Seor que es el verdadero Seor de los reinos de este mundo, que le conceda a la desrtica Islamia, por su infinita gracia, que el ro de Dios vuelva a fertilizar sus sedientas tierras, tal como lo prometi Isaas 43.19: Otra vez abrir camino en el desierto, y ros en la soledad. FEDERICO A. BERTUZZI</p> <p>Parte I DEVOCIONAL</p> <p>1Tres etapas del acercamiento a JessWaldemar Carvalho3</p> <p>LA paz del Seor Jess est con todos ustedes. Abramos nuestras Biblias en Lucas 24.2532:Entonces l les dijo: Oh insensatos, y tardos de corazn para creer todo lo que los profetas han dicho! No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moiss, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de l decan. Llegaron a la aldea adonde iban, y l hizo como que iba ms lejos. Mas ellos le obligaron a quedarse, diciendo: Qudate con nosotros, porque se hace tarde, y el da ya ha declinado. Entr, pues, a quedarse con ellos.</p> <p>3</p> <p>Waldemar Carvalho: brasileo, pastor, fundador y director de la misin Kair en Brasil, miembro de COMIBAM Internacional y PM Internacional, reside en San Pablo.</p> <p>Y aconteci que estando sentado con ellos a la mesa, tom el pan y lo bendijo, lo parti, y les dio. Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas l se desapareci de su vista. Y se decan el uno al otro: No arda nuestro corazn en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abra las Escrituras?</p> <p>Versculos 45 al 50:Entonces les abri el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: As est escrito, y as fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer da; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdn de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusaln. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aqu, yo enviar la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusaln, hasta que seis investidos de poder desde lo alto. Y los sac fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo.</p> <p>Amn!</p> <p>Locos por JessEn este pasaje Jess utiliza una palabra bastante fuerte, pues trata a sus discpulos de locos. Saliendo del contexto podramos decir que eso es lo que est pasando hoy, ya que nos encontramos en una reunin cerrada, y hay aqu personas que estn trabajando en lugares donde su vida no tiene ningn valor delante de la sociedad, y eso para el mundo es una locura.</p> <p>Caminando con JessPero lo que quiero destacar aqu es que esos dos discpulos haban vivido con Jess y lo haban seguido a muchos lugares, as como nosotros tambin hemos vivido con El y lo hemos seguido. Debemos tener en cuenta especialmente que no se trata slo de seguir a Jess, sino de servirlo. Estos discpulos saban que Jess haba muerto y resucitado como tambin nosotros lo sabemos. Sin embargo, ellos estaban regresando a sus trabajos y compromisos seculares anteriores. Fue entonces cuando el Seor Jess los alcanz y empez a caminar y conversar con ellos. Al instante comenzaron a sentir algo diferente. En el versculo 32 uno dice al otro: No arda nuestro corazn en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abra las Escrituras? Muchas veces nos ocurre que al escuchar una predicacin o al leer la Biblia sentimos emocin y alegra, y tambin arde nuestro corazn en nosotros. Pero no es suficiente dejarnos guiar slo por las emociones: debemos ser dirigidos por la Palabra de Dios.</p> <p>Los ojos abiertosCuando Jess les hablaba, estos discpulos sentan algo grandioso en sus corazones, pero an no lo reconocan. En cambio, dice el versculo 31 que cuando Jess se sent con ellos y parti el pan, les fueron abiertos los ojos para que pudieran identificarlo. En nuestros das hay muchas personas que siguen a Jess, pero no lo conocen: estn con los ojos velados. Leen la Biblia, les gustan sus temas, sienten emocin, pero no conocen a Jess. Es que nuestros ojos, como los de aquellos discpulos, han de ser abiertos para conocer al Maestro. Cuando esto les sucedi a aquellos discpulos, dejaron todos los trabajos seculares que estaban haciendo y regresaron a Jerusaln. Desde entonces, comenzaron a creer, efectivamente, que Jess haba resucitado.</p> <p>El entendimiento abiertoCuando llegaron, se reunieron con los discpulos y se alegraron juntos porque el Seor les haba aparecido en el camino. Mientras conversaban, El se present en medio de ellos nuevamente y les habl. Antes les haban sido abiertos los ojos para que conocieran a Cristo. Este haba sido un paso importante, pero no era todo. En el versculo 45 dice que Jess les abri el entendimiento para que pudieran comprender el valor de las Escrituras.</p> <p>Nosotros, adems de tener los ojos abiertos para conocer a Jess, necesitamos algo ms: que se nos abra el entendimiento para que comprendamos el contenido de todo lo que El nos ha enseado. Slo cuando tenemos el entendimiento abierto estamos preparados para asumir responsabilidades.</p> <p>Recibir y obedecerEn resumen, tenemos tres etapas en el acercamiento a Jess: primero caminamos con El y lo seguimos sin conoce...</p>