Allin Kawsay

  • Published on
    27-Jun-2015

  • View
    320

  • Download
    23

Embed Size (px)

Transcript

<p>ALLIN KAWSAY</p> <p>El Bienestar en la concepcin Andino Amaznica</p> <p>ki</p> <p>El Bienestar en la concepcin andino amaznica. PRATEC Martn Prez 866. Magdalena del Mar Telefax: 51-1- 261-2825 email: pratec@pratec.org.pe Web: www.pratec.org.pe</p> <p>ISBN: 9972-646-29-7 Hecho el Depsito Legal: 1501152002-4586</p> <p>Gladys Faiffer Diseo, diagramacin y composicin:</p> <p>Aurelio Garca y Garca 1563-C. Telfono: 564-3201Impreso en: Grfica Bellido S.R.L. Los Zafiros 244, Balconcillo. Telfono: 470-2773.</p> <p>ii</p> <p>ndice general</p> <p>INTRODUCCIONLa concepcin andino-amaznica de bienestar. ........................................................... 5</p> <p>Grimaldo Rengifo Vsquez. PRATEC</p> <p>LOS I. LOS AYMARAS DE PUNO1. Suma sarnaqaa, suma jakaa o kuchi jaka- utayasia. Vivir bien criando la....... vida con mucha alegra ........................................................................................... 19</p> <p>CHUYMA ARU. Asociacin Chuyma de Apoyo Rural. Puno2. Reflexiones sobre bienestar Aymara. (Aymara Suma Sartaa Amuyawi) .............. 43 PAQALQU. Asociacin para la Promocin Rural Yunguyo. Puno 3. Pachamama, por t conversamos, vas a darnos salud........................................... 57 Centro de Comunicacin, Capacitacin y Cultura. ARUNAKASA 4. Bienestar en el mundo andino. Suma Jakaa ...................................................... 73 Asociacin QOLLA AYMARA. Puno. 5. El caminar de nuestra vivencia. ............................................................................... 95 Asociacin SUMA YAPU. Puno.</p> <p>II. LOS QUECHUAS .......................................................................................... 99 LOS QUECHU UECHUAS1. PUNO Allin Kawsay en los ayllus Pukara............................................................................... 103 ASAP. Asociacin Savia Andina Pukara. 2. CUSCO El Allin Kawsay en la concepcin andina ................................................................... 121 CEPROSI- Centro de Promocin y Servicios Integrales.</p> <p>iii</p> <p>3. ANDAHUAYLAS. Nuestro propio bienestar ........................................................................................... 129 Centro de Estudios Andinos. "Vida Dulce" 4. AYACUCHO 4.1. Allinlla Kawsakuylla (vivir en armona noms) en el mundo andino y la buena vida del mundo occidental moderno. ................................................................... 151 ABA. Asociacin Bartolom Aripaylla. Ayacucho. 4.2. Tengo vida cuando mis animalitos, semillitas y otros tienen vida. Pasar bien la vida en Chuquihuarcaya. Ayacucho ...................................................................... 175 PAM Programa de Aprendizaje Mutuo. 4.3. Allinlla Kausakuy.. (Vivir bien noms) ................................................................. 195 AWAY. Asociacin Wari. Ayacucho. 5. LIRCAY. El Allin Kausakuy ......................................................................................................... 205 Programa de Educacin Rural y Cooperacin Comunal Andina. PERCCA 6. ANCASH. Estoy tranquilo, vivo tranquilo. Calidad de vida en las comunidades campesinas de la microcuenca del Marcar Vicos. Carhuaz ..................................................... 215 Asociacin URPICHALLAY. Marcar. 7. CAJAMARCA. A la chacra se quiere como una familia de casa. La felicidad que se vive en algunas comunidades aledaas a la ciudad de Cajamarca ............................................... 233 "Ncleo de Vigorizacin de la Chacra NUVICHA. Eduardo Grillo.</p> <p>LOS ALT MARTIN III. LOS ALTO AMAZNICOS DE SAN MARTIN1. Vivir el mujukuna desde la chacra y el monte ....................................................... 249 Asociacin PRADERA. Tarapoto. 2. Cuando florea la chacra. ........................................................................................ 263 Asociacin Rural Amaznica Andina. CHOBA CHOBA</p> <p>PRESENTACINEl dinero no es todo: hay otras cosas. No recuerdo cules, pero hay. Mi amigo el Gordo (en Varsavsky, 1972:119)Desde cundo en la historia del planeta, es el dinero lo que cuenta y no esas otras cosas? Por qu se produce ese olvido radical de las cosas que realmente importan en la vida? Para nosotros, la familia del Proyecto Andino de Tecnologas Campesinas (PRATEC), la reflexin sobre estas preguntas se hizo impostergable con ocasin de nuestra participacin como institucin socia del Proyecto In Situ, actualmente en ejecucin conjuntamente con otras cinco instituciones, gubernamentales y no gubernamentales. Este proyecto destinado a la conservacin in situ de plantas nativas cultivadas y sus parientes silvestres, se inici a principios del 2001 con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y la gestin de la oficina local del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, siendo su duracin prevista de cinco aos. En efecto, desde su formulacin inicial en la segunda parte de la dcada de los 90, figuraban en forma destacada aspectos socio-econmicos (polticas pblicas y mercado) que se conocen ahora como los componentes globales del Proyecto. Lo local estaba constituido por las actividades que garantizan efectivamente la conservacin in situ de la agrobiodiversidad y que consisten en el acompaamiento de los criadores de la agrobiodiversidad durante el ciclo ritual agrcola. Si se reconoce que son las propias comunidades criadoras (y en comunidad con sus deidades y otros criadores humanos y no humanos) las que realizan la conservacin de la agrobiodiversidad debera considerarse, en consecuencia, que son ellas las verdaderas expertas, y por tanto, que todos los otros componentes deberan facilitar el logro del objetivo del Proyecto. Segn nuestra comprensin, en esto consiste el carcter incremental de acciones como el Proyecto In Situ. Consideramos, por tanto, que las actividades apropiadas de los proyectos de conservacin in situ de la agrobiodiversidad son de acompaamiento para facilitar el tejido de la vida comunal. Ello se logra con la conversacin permanente entre todos los componentes del ayllu, que incluye a las deidades y a los otros uywiris criadores de la vida. El recuerdo de las formas en que los abuelos solan criar la chacra para una vida en suficiencia, en un vivir sabroso, es parte importante de esa facilitacin. De esta manera, los Ncleos de Afirmacin Cultural Andina (NACAs) que en nmero de diez ejecutan el Proyecto In Situ a lo largo y a lo ancho de los Andes, prestan una especial atencin a la vitalizacin de la vida ritual de las comunidades mediante el apoyo a la realizacin de las festividades ms evidentemente relacionadas con las semillas, as como a los intercambios intercomunales en tales ocasiones. Los proyectos de conservacin in situ de la agrobiodiversidad fueron formulados atendiendo a los lineamientos de la Convencin sobre la Diversidad Biolgica, suscrita por numerosos pases en la Cumbre de la Tierra celebrada en Rio de Janeiro en el ao 1992 y por ello tienen en cuenta algo de lo que se acaba de esbozar. Sin embargo, en esos proyectos la consideracin del papelv</p> <p>del conocimiento tradicional del que son depositarias las comunidades criadoras de la agrobiodiversidad es parcial e insensible a las profundas diferencias culturales respecto al conocimiento tecnocientfico originado en el Occidente moderno. En ellos, bajo la excusa de la bsqueda de un conocimiento universalizable, se trata de subsumir dentro del formato tecnocientfico la sabidura de los criadores de la agrobiodiversidad. Es as que en la ejecucin de estos proyectos se considera vlidas modalidades de ejecucin que relacionan a las instituciones participantes con los curiosos campesinos no como los actores de la conservacin in situ de la agrobiodiversidad sino como meros informantes que deben proveer insumos para su reformulacin tcnica y cientfica. Nadie se ha preguntado hasta hoy si esa reformulacin tcnica y cientfica va a contribuir efectivamente a la conservacin de la agrobiodiversidad en los Andes o en cualquier otro centro de megadiversidad biolgica. Otro supuesto implcito incuestionado de estos proyectos de conservacin in situ es que la motivacin de los agricultores conservacionistas para participar en ellos es meramente econmica. La concepcin moderna del bienestar basada en lo econmico est profundamente arraigada en los documentos de los proyectos y no ha sido puesta en evidencia, y menos an, cuestionada. Se da por sentada. Por ello, no se considera en los proyectos de conservacin in situ ninguna otra retribucin para los agricultores participantes. Parece considerarse suficiente la promesa de garantizar sus derechos de propiedad intelectual a los beneficios que resulten de la utilizacin de su saber y de poner en prctica polticas de promocin de la conservacin de la agrobiodiversidad. Tambin se ofrece explorar, aunque no garantizar, mercados tanto nacionales como internacionales para los productos de sus actividades de conservacin de la agrobiodiversidad. Se ha considerado an menos necesaria la participacin de los agricultores en la orientacin de esos componentes globales salvo que las propuestas se basarn en las experiencias de los agricultores conservacionistas. Sin embargo, no hay actividades concretas en esos proyectos para garantizar esto ltimo. No se trata aqu de exigir el cumplimiento de lo que no nos parece viable. Es ms bien poner una atencin ms cuidadosa a las motivaciones de los participantes de los proyectos que permita alinear los resultados con sus expectativas. Los criadores campesinos andinos participan en estos proyectos y otros porque, para ellos, la crianza de la diversidad es la vida misma. En nuestro pas, no podemos achacar la situacin de olvido de las motivaciones profundas de los criadores campesinos de la agrobiodiversidad a Calvino y su idea de la predestinacin que muestra en los elegidos la Salvacin bajo la forma del xito econmico. No es sta la tradicin heredada de la poca de la invasin europea. Tampoco es nuestra intencin abordar la tarea de rastrear en la tradicin occidental cundo puede haberle acaecido esta peste de idea. Lo que s parece plausible es que esa nocin nos llega, sin duda enmascarada, con el proyecto del desarrollo que, luego de la Segunda Guerra Mundial, Harry S. Truman, entonces Presidente de los Estados Unidos de Amrica anunciara al asumir la primera magistratura de ese pas en enero de 1949 (Sachs, 1996: 2): Debemos embarcarnos en un audaz programa nuevo para poner a disposicin los beneficios de nuestros avances cientficos y progreso industrial para la mejora y crecimiento</p> <p>vi</p> <p>de las reas subdesarrolladas... Una produccin incrementada es la clave para la prosperidad y la paz. (en Ulrich, 1996: 360) Para entonces se haba producido ya la fundacin de las Naciones Unidas en 1945 con la participacin de los estados nacionales entonces vigentes y los que luego surgiran como resultado de la descolonizacin poltica de inmensos territorios del Tercer Mundo. Haba tenido lugar ya el nacimiento de las organizaciones del acuerdo de Bretton Woods: el Banco Mundial, el Fondo Monetario General y el GATT (Acuerdo General de Aranceles y Comercio), destinados todos a producir la solucin universal del problema econmico (la produccin incrementada) que segn la comprensin de Keynes en 1931 puede ser resuelto, o por lo menos la solucin puede estar a la vista, dentro de cien aos. (Marglin, 2000: 355-9) No importa que Keynes no viera los detalles de su proyecto aprobados en Bretton Woods. Lo esencial de su mensaje haba sido adoptado: el bienestar de los pueblos se garantiza con la solucin del problema econmico. Lejos estaban ya Aristteles y el ejercicio de la virtud como el supremo bien, pero el enfoque moderno hereda de los griegos su sesgo urbano y su desprecio por lo rural. Las reas subdesarrolladas en el discurso de Truman eran las zonas rurales del planeta. La legitimacin de los estados nacionales se funda en adelante en la solucin del problema econmico de los pueblos que representan. Y en cuanto al bienestar y a la felicidad vivenciados por los seres humanos concretos? En la visin moderna, el bienestar o la felicidad se expresa en el ejercicio de la libre espontaneidad del individuo autnomo, lo que nos trae de vuelta al tema de la vida dulce o la bsqueda del bien por las personas. La formulacin moderna podemos encontrarla ya madura en Rawls, uno de los ms destacados filsofos morales actuales de Occidente: La idea principal es que el bien para una persona est determinado por lo que es para l el ms racional plan de vida a largo plazo dadas circunstancias razonablemente favorables... Un hombre es feliz cuando es ms o menos exitoso en la manera de realizar este plan. En breve, el bien es la satisfaccin del deseo racional. (Rawls, 1999: 79-80) Lo que resalta en esta cita de Rawls es su nfasis en que felicidad y racionalidad van parejas. Contina as la tradicin de los filsofos griegos en su sesgo por la vida urbana con sus oportunidades para el aprovechamiento del ocio en actividades que suponen el desarrollo y ejercicio del intelecto. La felicidad, segn esta concepcin, se encuentra entre las elites ilustradas y est negada, por tanto, para, por lo menos, la mitad de la humanidad presente. Y, sin embargo, en las culturas originarias, que comprenden actualmente a ms de dos tercios de la humanidad, los valores no son vivenciados racionalmente y estn an grabados en las pulsaciones del mundo y se manifiestan en las demandas de la regeneracin de la armona universal. La concepcin moderna interpela a cada paso a la familia del PRATEC y con cada proyecto en que participamos. Estamos convencidos que la afirmacin cultural andina es el camino cierto en estos territorios andinos y que ella implica la revitalizacin de la vida rural en nuestro pas y en el planeta y el actual proyecto del desarrollo sostenible tampoco la incluye.</p> <p>vii</p> <p>Por ello, nos planteamos la exploracin de la nocin de bienestar entre los criadores campesinos de la agrobiodiversidad como contribucin a la comprensin de sus motivaciones para tomar parte en una iniciativa como el Proyecto In Situ. No se trata slo de alinear nuestra crianza con las comunidades campesinas por el simple prurito de la eficacia de nuestras iniciativas. Hay en nosotros la motivacin de aprender de la sabidura de los curiosos campesinos. Qu significado tiene la vida dulce del campo? Cmo se entiende el vivir bien en las comunidades criadoras de la agrobiodiversidad? Para ello hemos contado con el apoyo financiero de nuestros amigos de Broederlijk Delen de Blgica que nos ha permitido facilitar la realizacin de las conversaciones de los NACAs con los criadores campesinos y de los talleres entre ellos, tanto locales como regionales (en Ayacucho y Puno) y, finalmente, un taller nacional en el que hemos compartido los resultados de esa exploracin que presentamos en este libro. Como podrn apreciar los lectores que tengan la paciencia de reflexionar sobre los testimonios aqu consignados, muy lejos estn los runas y jaques de nuestras comunidades andinas de conformar a la imagen del homo economicus que supone la ciencia econmic...</p>