Antologia anexos

  • Published on
    11-Jul-2015

  • View
    301

  • Download
    3

Embed Size (px)

Transcript

Diapositiva 1

Ayudar a concientizar a las personas sobre los problemas que las mortifican y dar a conocer que se pueden resolver con esfuerzo, dedicacin y positivismo.

Objetivo

Les presentamos historias trgicas y momentos desesperantes que con ayuda y optimismo de las personas lograron resolverlos y todo depende de cmo mires las cosas y como te han enseado a resolverlos.IntroduccinHistoria No. 1 Matilda Crabtree

Fue una sucesin de errores trgicos. Matilda Crabtree, de catorce aos, quiso hacerle una broma a su padre: sali de un armario dando un salto y gritando Buuu! mientras sus padres entraban en casa a la una de la maana, despus de visitar a unos amigos.Para Bobby Crabtree y su esposa pensaron que Matilde quedaba esa noche en casa de unos amigos. Al or ruidos mientras entraba en su casa, Crabtree busc una pistola calibre 357 y entr en el dormitorio de Matilda para investigar. Cuando Matilda sali de un salto del armario, Crabtree le dispar al cuello. Matilda Crabtree muri doce horas ms tarde.

Historia No. 2Maana no me traigas Manzanas

Maana fra de 1942. En un campo de concentracin, un joven mira a travs de la cerca de alambre con pas y ve a una muchacha, linda como la luz del sol. La chica tambin lo ve, y su corazn salta como un cabrito perseguido por un enjambre de avispas. Ella quiere expresar sus sentimientos y le arroja una manzana roja a travs de la cerca. La manzana le trae vida, esperanza y amor. El muchacho la recoge y un rayo de luz ilumina su mundo de oscuridad. El joven no duerme aquella noche. El rostro angelical y la sonrisa tmida de la joven vienen a su recuerdo.Al da siguiente tiene unas ganas locas de volverla a ver. Se aproxima otra vez a la cerca y para sorpresa suya, ve de nuevo a la joven. Ella aguarda la llegada misteriosa del joven que toc su corazn. All est, con otra manzana roja en la mano. Hace mucho fro, el viento helado sopla produciendo un lamento triste. A pesar de eso, dos corazones son calentados por el amor mientras la manzana atraviesa la cerca. El incidente se repite por varios das. Dos jvenes en lados opuestos de la cerca, se buscan uno al otro. Slo por un momento. Apenas para intercambiar miradas tiernas.El encuentro es llama que flamea. El sentimiento inexplicable de ambos es el combustible.Cierto da, al fin de esos momentos dulces, el joven le dice con expresin triste: Maana no me traigas la manzana. No estar ms aqu; me estn enviando a otro campo de concentracin. Aquella tarde el muchacho se va triste con el corazn quebrado. Tal vez nunca ms vuelva a verla.

Historia No. 3Un husped de diosEn una ocasin tuve una relacin sentimental de lo ms hermosa, o al menos as lo crea yo. Pero un da se acab. He odo historias de personas que de repente han abandonado a su familia y no han vuelto nunca ms. Nadie se levanta un da y se dice se ha acabo . Y decide terminar su relacin sentimental; o al menos as lo crea hasta que me ocurri a m.Yo soy una de esas personas que necesita hablar o al menos analizar una situacin, comprender, perdonar y ser perdonada.Pero hay quien no puede soportar esa clase de charlas.O quiz no quiere quedar demasiado expuesto al mantenerlas. Sea por la razn que sea, esta clase de personas parecen preferir extirpar quirrgicamente a su pareja de su vida quemar el puente que los une, lanzar una bomba en el hermoso jardn que podra haber sido una amistad que durara toda la vida.Aqul hombre sin embargo, me hizo un regalo. Con el tuve la experiencia de un amor que no entraba en conflicto con mi mayor sensacin de tener una misin que realizar en la vida. Por primera vez pareca no haber una competicin, una escisin, entre mi vida sentimental y mi carrera profesional. Poda decidir ser un rehn de mi ego o un husped de dios. S que no es posible dejar ir a una persona La clase de desprendimiento que la libera no solo a ella sino tambin a ti Sin desearle lo mejor de todo corazn. No bastaba con decir: Te dejo ir, sino que tambin tena que poder decirle: Te dejo ir y le ruego a dios que los ngeles te acompaen. Te dejo ir y espero que tus sueos se hagan realidad. Te dejo ir y espero que seas feliz.

Desde ese da la imagen linda de la joven dulce aparece en su mente en momentos de tristeza. Sus ojos, las pocas palabras, la manzana roja. Para l todo es alegra en la tristeza. Su familia muere en la guerra. Su vida es casi destruida, pero en los momentos ms difciles la imagen de la chica de sonrisa tmida le trae alegra, aliento y esperanza.Los aos pasan, los aos pasan. Un da, en Estados Unidos, dos adultos se conocen por casualidad en un restaurante. Conversan de la vida. Hablan de sus encuentros y desencuentros.- Bueno, dnde estuviste durante la guerra? Pregunta la mujer.Estuve en un campo de concentracin en Alemania, responde el hombre.Yo recuerdo que le arrojaba manzana a travs de la cerca a un joven que tambin estaba en un campo de concentracin recuerda ella.

Con el corazn casi salindole por la boca, el hombre balbucea:Y ese muchacho te dijo un da: maana no me traigas la manzana porque me estn llevando a otro campo de concentracin?S responde ella, presintiendo algo maravilloso, pero Cmo puedes t saber eso? l, la mira a los ojos, como se mira a una estrella, y le dice:Yo era ese muchacho.Silencio. Tantos recuerdos, tanta nostalgia, tanta esperanza, de volverla a ver. Las palabras casi no le salen, pero contina.Me separaron de ti aquel da, pero nunca perd la esperanza de volver a verte. Quieres casarte conmigo? Se abrazan bien fuerte, mientras ella susurra a sus odos: S claro que s, mil veces s.

Historia No. 6La historia del joven profesorUn joven profesor y abogado se senta agradecido por sus estudiantes, quienes se rean a su espalda, no le prestaban atencin en clase y le mandaba notas burlndose de su vestimenta, cabello y estatura. Algunos de ellos le hacan preguntas jactanciosas y otros simplemente lo ignoraban. Tres veces por semana su adrenalina llega al techo y su auto estima al subsuelo. Haba comenzado a tener alteraciones del sueo, ansiedad flotante, dolores musculares e irritabilidad manifiesta. Cuando mi paciente descubri la herramienta de la asertividad, sinti un gran alivio: no soy el nico, al fin podr defenderme. Dos semanas despus lleg a la consulta con paso firme y seguro. Se vea ms alto y su barbilla apuntaba al techo, su porte era arrogante, como los abogados que pertenecen a bufetes importantes. Entonces dijo con orgullo. la mayora reprob el examen!. No niego que a veces la venganza pueda hacernos cosquilla y provocar en nosotros una risita malvola involuntaria, pero como ya dije, la asertividad no pretende hacer una apologa de la violencia. El auto respeto no se logra destruyendo a los que nos molestan, sino desenmascarndolos con valenta. El joven abogado en medida avanz en su tratamiento, logr equilibrar y reajustar las fluctuaciones de la asertividad hasta encontrar su propio estilo personal. Finalmente, no sin esfuerzo. Pudo sobrevivir al grupo. La asertividad es una herramienta de la comunicacin que facilitan la expresin de emociones y pensamientos, pero no es un arma destructiva como la utilizan los agresivos. Est diseada para defenderse inteligentemente. Cuando la ponemos al servicio de fines nobles, la asertividad no solo se convierte en un instrumento de salvaguardia personal. Si no que nos dignifica. WALTER RISO.

Historia No. 7La historia de la mujer sumisaAlgunas veces, no ser asertivos puede ofertar negativamente la imagen de las personas. Una mujer retrada e inasertiva pensaba que siendo sumisa y complaciente con los hombres stos iban a llevarse una mejor impresin de ella. Las estrategias de decir a todo si y no fijar posiciones no mostr un efecto bumern: la mayora de sus amigos terminan quejndose por su extrema pasividad. Paradjicamente, la imagen que termin proyectando era la de una mujer insegura y necesitada de aceptacin evitar la asertividad no mejor su imagen. Moraleja: la gente sumisa puede resultar muy querida al principio pero con el tiempo, produce hasto: necesitamos un poco de repudio algo de oposicin constructiva para que los lazos afectivos se fortaleza.Walter Riso

Historia No. 8La historia de las piedrasDicen que todo se crea dos veces: primero a travs del mundo de la imaginacin y despus a travs del mundo de los hechos.Un da entrevistaron a Miguel ngel y le dijeron:-Qu obra tan hermosa, seor! Cmo pudo hacer algo tan brillante? Usted es un genio!l contest :-Yo no soy ningn genio, fue muy sencillo lo que hice: slo vi una piedra, le quit lo que le sobraba y de ah sali esta efigie.Cranme, los grandes emprendedores aprendieron a visualizar su futuro, a ser optimistas a la hora de realizar proyectos, a confiar en ellos, a soar. Va a ser muy importante que les enseemos estos principios a los nuestros, si queremos que el da de maana sean excelentes directivos. Porque como ya lo dijimos, usted est creando al directivo ejecutivo, empleado u obrero del maana, de acuerdo con la forma en que piensa.

Las personas tienden a deprimirse despus de una situacin inesperada pero con optimismo se puede lograr superar todo los obstculos que en el camino vamos encontrando, no estamos solo tenemos a nuestra familia y amigos que siempre nos quieren ver bien, solo falta ver el lado bueno y as solucionar mas rpido los problemas.C0nclusin* Un hombre encontr una piedra:* El distrado tropez con ella.* El violento la utiliz como proyectil.* El emprendedor construy con ella.* El campesino la utiliz de asiento.* Para los nios fue un juguete.* Drummond la poetiz.* David mat a Goliat.* Miguel ngel cre la ms bella escultura.En todos los casos, la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre.Use las piedras de su camino para aprender a vivir mejor: Ensee a los dems a que logren maravillas con lo que se encuentran en su camino y que hagan de su destino una obra maravillosa.