Aventura Inesperada

  • Published on
    28-Oct-2015

  • View
    61

  • Download
    3

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>37585_aventura inesp_Int.indd 337585_aventura inesp_Int.indd 3 2/27/2009 9:07:29 AM2/27/2009 9:07:29 AM</p></li><li><p>La misin de Editorial Vida es ser la compaa lder en comuni-cacin cristiana que satisfaga las necesidades de las personas, con recursos cuyo contenido glorifi que a Jesucristo y promueva </p><p>principios bblicos.</p><p>AVENTURA INESPERADAEdicin en espaol publicada porEditorial Vida 2009Miami, Florida</p><p>2009 por Lee Strobel and Mark Mi elbergOriginally published in the USA under the title: The Unexpected Adventure Copyright 2009 by Lee Strobel and Mark Mi elberg Published by permission of Zondervan, Grand Rapids, Michigan</p><p>Traduccin: Dr. Miguel MesasEdicin: Madeline DazDiseo interior: Cathy SpeeDiseo de cubierta: Cathy Spee</p><p>RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. A MENOS QUE SE INDIQUE LO CON-TRARIO, EL TEXTO BBLICO SE TOM DE LA SANTA BIBLIA NUEVA VERSIN INTERNACIONAL. 1999 POR LA SOCIEDAD BBLICA INTERNACIONAL.</p><p>ISBN: 978-0-8297- 3758-5 </p><p>CATEGORA: Vida cristiana / General</p><p>IMPRESO EN ESTADOS UNIDOS DE AMRICAPRINTED IN THE UNITED STATES OF AMERICA</p><p>09 10 11 12 13 v7 6 5 4 3 2 1</p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 437585_aventura inesp_Int.indd 4 2/27/2009 9:07:29 AM2/27/2009 9:07:29 AM</p></li><li><p>ContenidoIntroduccin Cuando la eternidad contiene la respiracin 9 </p><p>Aventura Da 1 Inscribindose para la aventura 19 </p><p>Aventura Da 2 Cuando simplemente no sabemos 25</p><p>Aventura Da 3 Cmo ser el excntrico que somos 31</p><p>Aventura Da 4 Esas oportunidades imperfectas 37</p><p>Aventura Da 5 Abochornado por Dios 43 </p><p>Aventura Da 6 Rompiendo el pacto 49</p><p>Aventura Da 7 Amistad del momento 55</p><p>Aventura Da 8 Cmo poner el amor en accin 61</p><p>Aventura Da 9 Una invitacin a la aventura 67</p><p>Aventura Da 10 Saliendo del capullo 73</p><p>Aventura Da 11 Cuando se tropieza con la accin 79</p><p>Aventura Da 12 Fe como la de un nio 85</p><p>Aventura Da 13 Interrupciones divinas 91</p><p>Aventura Da 14 La influencia de una historia 97</p><p>Aventura Da 15 Experiencia en la cumbre 103</p><p>Aventura Da 16 Conectando las cosas 109</p><p>Aventura Da 17 El vaquero que por poco me dispara 115</p><p>Aventura Da 18 Una ventaja injusta 121</p><p>Aventura Da 19 Oraciones desesperadas 127</p><p>Aventura Da 20 Cmo representar a Jess 133</p><p>Aventura Da 21 Un candidato improbable 141</p><p>Aventura Da 22 Orando con persistencia 147</p><p>Aventura Da 23 Redencin junto al camino 153</p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 637585_aventura inesp_Int.indd 6 2/27/2009 9:07:32 AM2/27/2009 9:07:32 AM</p></li><li><p>Aventura Da 24 Cmo ver por entre las cortinas de humo 159</p><p>Aventura Da 25 Potencial en el compaerismo 165</p><p>Aventura Da 26 Justo a tiempo 171</p><p>Aventura Da 27 Permitiendo algunas preguntas 177</p><p>Aventura Da 28 Las grandes trastadas 183</p><p>Aventura Da 29 El impacto de la evidencia 189</p><p>Aventura Da 30 Vida ordinaria, impacto extraordinario 195</p><p>Aventura Da 31 Adoracin con clase 201</p><p>Aventura Da 32 Listo para producir un impacto 207</p><p>Aventura Da 33 Respaldo espiritual 213</p><p>Aventura Da 34 Pasin por las personas 219</p><p>Aventura Da 35 El lado invisible de la jornada 225</p><p>Aventura Da 36 Gracia extravagante 231</p><p>Aventura Da 37 El poder del evangelio 237</p><p>Aventura Da 38 Esas extraas coincidencias 243</p><p>Aventura Da 39 Un momento de urgencia 249</p><p>Aventura Da 40 Tiempo en suspensin 255</p><p>Aventura Da 41 Efectos expansivos 261</p><p>Aventura Da 42 Adicto al cambio en la vida 267</p><p>Conclusin Riesgos y recompensas 273</p><p> Conozca a los autores 273</p><p> Recursos recomendados 281</p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 737585_aventura inesp_Int.indd 7 2/27/2009 9:07:32 AM2/27/2009 9:07:32 AM</p></li><li><p>9Introduccin</p><p>Cuando la eternidad contiene la respiracinLEE STROBEL</p><p> Era un da ajetreado en el peridico donde trabajaba como editor. Varios reportajes importantes surgieron poco antes de la fecha lmite. Los reporteros corran de un lado para otro tratando con frenes de terminar sus artculos. Con las emociones a or de piel, casi todos perdan los estribos. En muchas ocasiones el estrs del periodismo me haca per-der la compostura a m tambin, pero siendo un creyente relativa-mente nuevo, le peda a Dios su ayuda tan pronto me pareca que el da iba a salirse de control. Gracias a l, me las arreglaba para mantener una calma nada caracterstica en medio del caos. Despus que se corrigi la ltima crnica, alc la vista y me sorprend al ver a uno de mis jefes parado ante mi escritorio. Ay de m! Esa no era buena seal. Sin embargo, result que l no es-taba all para reprenderme por alguna equivocacin u olvido. Ms bien, me tom por sorpresa al preguntarme con una curiosidad genuina: Strobel, cmo logras pasar el da sin estallar? Entonces, al parecer sospechando una conexin entre mi conducta y el hecho de que iba a la iglesia los domingos, aadi las palabras que hicieron que un escalofro me recorriera la espal-da: Qu es para ti eso del cristianismo? Vaya! Por un momento me qued helado. Nadie jams me haba preguntado algo as antes. Es ms, jams le haba hablado </p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 937585_aventura inesp_Int.indd 9 2/27/2009 9:07:32 AM2/27/2009 9:07:32 AM</p></li><li><p>10</p><p>INTRODUCCIN</p><p>de mi fe a ninguna persona. Mi jefe solo se enter de que yo asista a la iglesia porque una vez le dije que no poda acompaarlo en un paseo campestre un domingo por la maana. Ahora, cundo menos me lo esperaba, me encontraba en el banquillo. No supe qu decir ni cmo decirlo. Tuve miedo de balbucear las palabras equivocadas. No quera abochornarme ni dar lugar a que se divirtiera a mi costa. Me preocup mucho por lo que sucedera con mi carrera si elogiaba mi fe o llegaba a ser conocido en el saln de noticias como el santurrn religioso. Haba mucho en juego. Mi mente trabajaba febrilmente. Tal vez poda descartar todo el asunto con una broma: Cristianismo? Vamos, lo que pasa en la iglesia se queda en la iglesia. Quizs tan solo poda hacer como si no lo hubiera odo en el bullicio del saln de noticias: As es, fue un da alocado. Vamos, mira qu hora es! Tengo que irme a casa o si no Leslie me va a matar! Fue en ese momento cuando las palabras del apstol Pablo recorrieron mi mente sin que la hubiera invitado: No me aver-genzo del evangelio (Romanos 1:16). Grandioso, pens. Justo </p><p>lo que necesitaba un versculo bbli-co que me haga sentir mal! Aunque pareca que los minutos estaban pasando, todo esto ocurri en un abrir y cerrar de ojos. Al n, mien-tras abra mi boca para responder, </p><p>tom una decisin aterradora en un instante: resolv correr un riesgo espiritual. Mir con jeza a mi jefe. En realidad quieres saberlo?, le pregunt. Vamos a tu o cina. A puertas cerradas hablamos durante cuarenta y cinco mi-nutos. Bueno, para ser sincero, yo fui el que ms habl. En rea-lidad estaba nervioso! Sin haber recibido jams ninguna prepa-racin sobre cmo hablarles a los dems de mi fe, tropec por todos lados y no fui ni remotamente tan claro como pude ha-ber sido. Con todo, a mi propia manera, sincera pero por cierto inepta, trat de describir cmo conoc a Jess y lo determinante que l fue en mi vida.</p><p>Tom una decisin aterradora en un instante: resolv correr un riesgo espiritual.</p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 1037585_aventura inesp_Int.indd 10 2/27/2009 9:07:33 AM2/27/2009 9:07:33 AM</p></li><li><p>11</p><p>CUANDO LA ETERNIDAD CONTIENE LA RESPIRACIN</p><p> Ocurri algo asombroso: l no se ri. No se divirti a cos-ta ma. No trat nerviosamente de cambiar el tema o buscar una excusa para salir de la o cina. Ms bien, me escuch con atencin. Hacia el nal de la conversacin, estaba pendiente de cada palabra. Al mismo tiempo yo me senta como si fuera a reventar por dentro. Al instante se me hizo claro que nada era tan urgente o emocionante como lo que estaba haciendo a travs de lo que pareca ser una conversacin casual. Sent como si el tiempo se hubiera detenido, como si la eternidad estuviera conteniendo la respiracin. No estoy seguro de cmo Dios us esa conversacin en la vida de mi jefe, pero una cosa s s: la us de una manera innega-ble en la ma. Cuando sal de esa o cina, me encontraba vigori-zado por completo. Senta como si el aire estuviera carbonatado! No hay palabras para describir de manera adecuada el entusiasmo que experiment por el hecho de que Dios me hubiera usado para comunicarle su mensaje de esperanza a alguien que estaba lejos de l. Fue como si toda mi vida hasta ese punto hubiera sido una pelcula lmada en una cinta muy borrosa en blanco y negro de diecisis milmetros, con un sonido psimo pero esos cuarenta y cinco minutos fueron en un vvido technicolor con un rico so-nido estreo Dolby! Quise ms de esa accin! En ese momento saba que no po-da volver a mi experiencia cristiana rutinaria, dejndome llevar por la corriente a travs de mi vida espiritual en un tranquilo velero so-bre unas aguas que ni el viento ni las olas perturbaran. Por primera vez entend que estas aventuras improvisadas en la alta mar de la evangelizacin personal son lo que brindan emocin, satisfaccin y un supremo propsito a una vida de fe. Despus de todo, qu es ms importante que ser un mensajero del Creador del universo para alguien cuya eternidad cuelga en la balanza? Me haba tropezado con la aventura inesperada de hablarles de Jess a otros, y aprend con rapidez que vivir segn este espri-tu evangelizador ampli ca todo detalle de la vida cristiana:</p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 1137585_aventura inesp_Int.indd 11 2/27/2009 9:07:33 AM2/27/2009 9:07:33 AM</p></li><li><p>12</p><p>INTRODUCCIN</p><p>Nuestro estudio bblico se torna mucho ms intenso, porque no estamos meramente leyendo las Escrituras como un ejercicio devocional o acadmico, ms bien estamos buscando nociones frescas y sabidura para usar a n de alcanzar a nuestros prjimos confundidos espiritualmente.Nuestra vida de oracin se vuelve ms enfocada, porque estamos rogndole a Dios por su ayuda y direccin para dar a conocer el evangelio a los parientes que no conocen a Cristo.Nuestra adoracin llega a ser cada vez ms sincera, por- que estamos alabando al Dios de la segunda oportunidad, que en su inaudita gracia ama a nuestros amigos desca-rriados ms de lo que nosotros los queremos.Nuestra dependencia de Dios alcanza nuevas alturas, porque sabemos que sin el Espritu Santo no hay manera de que podamos llevar a nadie al punto en que ponga su fe en Cristo.</p><p> Este es el ingrediente faltante en la vida de muchos cre-yentes! Nunca he odo a nadie quejarse diciendo: Mi vida es-piritual est tan seca a estas alturas, que es como vivir en un de-sierto, y luego aadir: Ah, dicho sea de paso, estoy tratando de alcanzar de una manera activa a un amigo para Cristo. Al viajar por el mundo he hallado de continuo que son los cristianos que viven la realidad de una aventura inesperada los que disfrutan de unas relaciones personales ms satisfactorias con Dios. Para ellos, un da puede empezar de una manera normal y rutinaria, pero siempre tiene el potencial de flore-cer y darle paso a un encuentro que cambie la vida y altere la eternidad. He visto esto suceder incontables veces. Por ejemplo, una vez invit a mi colega del ministerio, Mark Mittelberg, y a otro diri-gente de nuestra iglesia a visitar el lugar donde haba cubierto al-gunos de los juicios ms notorios de la ciudad mientras era editor legal del Chicago Tribune.</p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 1237585_aventura inesp_Int.indd 12 2/27/2009 9:07:33 AM2/27/2009 9:07:33 AM</p></li><li><p>13</p><p>CUANDO LA ETERNIDAD CONTIENE LA RESPIRACIN</p><p> Cuando se abrieron las puertas del ascensor en el vigsimo primer piso del edi cio de la corte federal, de inmediato reconoc a un personaje que estaba en el corredor: haba sido un compe-tidor mo que trabajaba para otra agencia noticiosa durante los das en que yo era un ateo de vida desenfrenada y borracheras en grande. Era uno de esos reporteros feroces de Chicago, con un enorme tabaco sin encender en la boca que simplemente mordis-queaba todo el da. Strobel! ladr cuando me vio. Cmo [palabrota] es-ts? No te he visto en aos! Todava escribes para ese [palabrotas y ms palabrotas] Chicago Tribune, ese [palabrotas y ms palabro-tas] pedazo de [palabrotas y ms palabrotas y ms palabrotas]? En realidad, ha tenido lugar un gran cambio en mi vida le dije. Me he convertido en cristiano. Ahora soy pastor! El tabaco por poco se le cae de la boca! Ah, que me condenen! fue todo lo que pudo decir entre dientes en medio de su sorpresa. Pues bien repliqu, no tienes por qu ser condenado! Y con eso Dios me dio la oportunidad de hablarle un poco de Cristo. Jams poda haber previsto que tal cosa sucedera! El da haba empezado de una forma rutinaria y habitual, pero de re-pente se me present la oportunidad de hablar sobre asuntos de importancia crtica y eterna con alguien a quien no haba visto en ms de una dcada. Esta es la aventura inesperada! Mire a Jess: l vivi en la prctica la aventura inesperada durante todo su ministerio. Las personas constantemente se le acercaban de la nada y le planteaban de modo abrupto preguntas espirituales, como por ejemplo el joven rico que se le apareci de sbito y le pregunt: Qu debo hacer para ser salvo? Con eso que eso fue algo ms re nado que Ah, que me condenen!, pero igual de inesperado (por lo menos para los discpulos!). Y cmo actu Jess ante este supertriunfador? Con entu-siasmo se adentr en la aventura, desa ndole con amor a dejar todo lo que le impeda llegar a Dios, de modo que l tambin pudiera participar en la aventura.</p><p>37585_aventura inesp_Int.indd 1337585_aventura inesp_Int.indd 13 2/27/2009 9:07:34 AM2/27/2009 9:07:34 AM</p></li><li><p>14</p><p>INTRODUCCIN</p><p> Pablo hizo lo mismo. Al viajar de un lugar a otro promova la accin y a menudo la controversia por dondequiera que iba. Alguien resumi el impacto de Pablo diciendo que desataba avivamientos o motines en cualquier lugar que hablaba. En otras palabras, su vida era una gran aventura entusiasta. En realidad, Pablo resumi la clase de vida que todos po-demos vivir diciendo que debemos estar listos para comunicar el mensaje de Dios sea o no sea oportuno (2 Timoteo 4:2). l estaba diciendo en efecto: Mantente siempre listo para la aventura de hablar de tu fe cuando se espera o cuando no se espera! Eugene Peterson lo dice de esta manera en Traveling Light [Luz viajera] (IVP): </p><p> La palabra cristiano signi ca cosas diferentes para las distintas personas. Para unas quiere decir una mane-ra rgida, severa e in exible de vivir, incolora y rigurosa. Para otras signi ca una aventura arriesgada, llena de sorpresas, viviendo de puntillas al borde de la expecta-cin Si obtenemos nuestra informacin del material bblico, no hay dudas de que la vida cristiana es una vida que danza, brinca y se atreve.</p><p> Al borde de la expectativa as es como se supone que debemos vivir la vida! Cuando le decimos a Dios: Por favor, sor-prndeme con oportunidades para hablarles de ti a otros, pode-mos tener la con anza de que l nos conducir hacia aventuras inesperadas que producirn un impacto eterno en los dems, mientras que al mismo tiempo nos proporcionarn la aventura de toda una vida. Esta es la diferencia entre una vida paralizada en lo predecible y una serie emocionante de coincidencias divinas. Qu clase de coincidencias? Pues bien, un da rutinario y como muchos me encontraba organizando mi maletn y prepa-rndome para salir del peridico cuando sent el gentil acicate del Espritu Santo. Per...</p></li></ul>