Biografía Van Leeuwenhoek - 100 Grandes Científicos Jay E. Greene

  • Published on
    10-Jun-2015

  • View
    28.367

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Breve biografa de Van Leeuwenhoek.

Transcript

100

ANTONIO

VAN

LEEUWENHOEK

101

ban dispuestos a creer en la teora corpuscular de Newtcji la cual propona la idea de que de la fuente de luz saU diminutas partculas. Tanto Huygens como Newton tenan zn, ptles los cientficos de nuestros das han podido cO' binar amhas teoras aJ buscar la verdad de esta cuestin. A~ que ochenta porondulatoriade de Huygens fenmenos luminosos, 111 la teora explicaba corre~tame''1 el ciento todos los teora de Newton fue la que se acept en los siguientes cien a, Al envejecer Huygens, se dedic una vez ms a estudiar cielo, para lo cual construy lentes de gran distancia focal' q montaba en enormes soportes. La Universidad de Leyden tie: un modelo de estos telescopios areos, cuya percepcin foca,r: de 63 metros. Huygens se dedic a la astronoma hasta su mu te, ocurrida en La Haya en 1695. Sus manuscritos y descu~ mientos han sido objeto de recientes estudios y" en, opinin muchos expertos, Cristin Huygens fue igual a Newton cQ fisicomatemtico, lo cual es un encomio muy digno para ca quier hombre.1"

BmLIOGRAF.tA

Bell, Arthur E. Christian Huygens and the Devetopment Science in The Seventeenth Century. Moulton, F. R., Y Schiffers, J. J. The SciJernce.

ANTONIO(1632-1723)

VAN LEEUWENHOEK

EN EL CUARTO de Antonio van Leeuwenhoek haca un ca insoportable, y los once distinguidos ciudadanos holandeses preguntaban cmo fue posible que se dejaran convencer p ir a l. Dos de ellos eran sacerdotes; uno, notario pblico, y' dems eran burgueses de la ciudad de Delft, clientes que cuentaban la tienda de lencera de Leeuwenhoek. Uno a u: se acercaron a la ventana iluminada por el sol y sostuvieti, las lentes que puli Leeuwenhoek para contemplar el fantsq mundo de los "animalejos" (bacterias) que se movan bajo doble lente convexa. Repentinamente se olvid el sofocante cal cuando cada uno de estos respetables testigos tuvo la 0POl:t nidad de contemplar un espectculo que nadie, fuera de Lee wenhoek, observara antes.

Cuando se saciaron de mirar y quedaron convencidos de que ;ran ciertos los rumores acerca de las proezas cientficas de su vecino, los burgueses firmaron los testimonios que' tena preparados el previsor Antonio. El testimonio de los testigos presendales se agreg a una carta que Leeuwenhoek en 1674 a la Sociedad Real de Londres, asociacin de los hombres de ciencia ms notables de la poca. Aunque la carta, que se titulaba "Muestra de algunas observaciones hechas con un microscopio Illventado por el seor Leeuwenhoek, del moho de la piel, I:arne, etc.," reflejaba la falta de educacin formal del holands, Ilemostr a los miembros ms perspicaces de la Sociedad Real IjUe se desarrollaron procedimientos cientficos excelentes y que luuy bien podra suceder que los resutados tuvieran significacin Il'ascendental. Esta nueva estrella en la constelacin de los cientficos, An f,mio van Leeuwenhoek, naci en Delft, Holanda, en 1632; fue I\prendiz en un negocio de lencera de AmsteTdam y luego volvi a Delft para abrir su propia tienda. Debido a que una le sus funciones consista en examinar las telas con una lente, I conocimiento que tena Van Leeuwenhoek result normal Itra un hombre acostumbrado a hacer las cosas por s mismo, 1;11 parte a causa de su natural ahorrativo, pero, sobre todo, Ikbido a su habilidad manual. Por lo tanto, si se rompa una li'lIte, pensaba en hacerla l mismo en lugar de pagar un precio ~x.orbitante por un nuevo pedazo de vidrio pulido. En conseIllencia, aprendi los rudimentos del pulimento de las lentes ide su propia tcnica para montarlas en marcos metlicos. I~IIS primeros esfuerzos superaron a la lente comercial, y vio sus Illlas ampliadas en grado notable. El hombre comn piensa en construir un instrumento mejor, 11(:ronunca se decide a hacerlo. El hombre superior piensa en ~llo, lo construye, y ah se detiene. Los Van Leeuwenhoek del 1I11mdovan ms all que los dems: conciben, ejecutan, refinan perfeccionan. Y as sucedi que el tendero de Delft se dedic ~ sus lentes, mejorando y aprendiendo, hasta que construy los 111:\s oderosos del m,undo. p El sostn ideado para sus lentes de aumento tenia, aproxiI!ladamente, dos centmetros y medio de ancho y cuatro centI"etros de largo. Consista en dos planas de latn unidas con l'l:maches. En cada placa un orificio que estaba directamente I'cnte al otro, y entre las dos placas descansaba el lente de Vidrio, que encajaba con exactitud en los orificios. Una aguja lI.regada a una de las placas servia de sostn para los objetos _Midos que Leeuwenhoek deseaba examinar. Cuando se aburri de examinar las telas, us sus lentes para observar otras cosas. Pelos de animales, insectos, piel humana, II"lillas de madera, el ojo de un buey; todo ello lo coloc bajo 1.1lente mgica, y en cada caso tuvo un{ experiencia singular,y

102

CIEN GRANDES

ANTONIO VAN LEEUWENHOEK

103

TORNILLO DE ENFOQUE ESPEJO

PORTAOBJETOS

TORNILLOS DE AJUSTE

MicroscoPio

de Leeuwenhoek

pues fue el primer hombre que "realmente vio" cada uno estos objetos. Al parecer, el negocio de la lencera comenz ocupar un lugar secundario con respecto a la aficin de Lee' wenhoek, pues sus cuadernos de notas revelan una preocup cin creciente por la composicin de los objetos que examina!b e indican que a observarparte anotar sus observaciones. a puJl' I nuevas lentes, la mayor y a de sus das los dedicaba Sabiendo que seran pocas las personas de la ciudad hola desa que se interesaran seriamente en su trabajo, rara v. hablaba de l. Invit a varios amigos ntimos a mirar por precioso cristal, pero no abra la boca cuando los pulidor. profesionales y los fabricantes de anteojos le pedan que l~ explicara su tcnica especial. Sin embargo, habl con un horIJ bre al que respetaba, el doctor Regnier de Graaf, distinguial sabio y mdico, que fue el' primero en apreciar 10 realizad Fue De Graaf quien cual abritend,'m a escribir quelaelSocied,\1 Real de Londres, la inst al el ca~ino para a munlill reconociera su notable aportacin. No fue sino hasta que Leeuwenhoek comenz a examinar l' lquidos, cuando hizo el importante descubrimiento de los "an' malejos". En un tubo de agua estancada de un lago, que pu bajo sus lentes, vio millares de pequeos animales en movi: miento, que' nadaban y' tropezaban unos con los otros como 10, automviles elctricos que chocan actualmente en los lugarel de recreo. Muy pronto descubri que tambin el agua de los barn les en que se recoga l~ lluvia y de los charcos de las calles: tenan colonias de animales. Con la experiencia, Leeuwenhoe distingui los diferentes tipos de "microbios" descubiertos. N tardaron en llenarse sus cuadernos de notas con observacione: sobre las colas, los cuernos y las patas de aquellas creatUl': mil veces ms pec.ueasque el ms diminvto de los insecto:

que poda percibirse a la simple vista. El observador inocente sonreira al ver las travesuras de las juguetonas creaturas, sin advertir su enorme poder. Para usar las palabras de Paul de Kruif: "Eran 'animales de una especie que destrua y aniquilaba a razas enteras de hombres millones de veces ms grandes que ellos. Eran animales ms terribles que los dragones que escupan fuego o los monstruos de cabeza de hidra. Eran silenciosos Ilsesinos que mataban a los nios en las cunas y a los reyes en los palacios protegidos". Vivan estos llamados animales en todos los lquidos? sa era la pregunta que deseaba responder Leeuwenhoek. Se le ocurri pensar que las creaturas que observaba en el agua de lluvia vendran del barril mismo o de los caos de plomo por los que bajaba el agua. Por lo tanto, intent recoger agua pura de lluvia, colocando en su patio un plato limpio de porcelana sobre la parte superior de un cubo de madera que tenfa unos