Calles Espada y Esgrima

  • View
    215

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Historia dxe calles xde madrid

Transcript

Calles Espada y EsgrimaAlfonso Sastre HigueraEntre calles mal adoquinadas por las que circulaban arrieros con carros repletos de mercancas y cuestas empinadasabarrotadas de pensiones y tabernas de mala fama, deambulaban hombres ataviados con grandes chambergos de ala ancha y ferreruelos (capas que colgaban de un solo hombro segn la moda de la poca). En los rostros lucan espesos mostachos y del cinto les colgaban espadas afiladas con las que no dudaban en batirseHasta la muerte si su honor as lo requera.Era el p e r o d o que hemos venido a l l a m a r Siglo De Oro y es de ese tiempo de donde surge el plano de don Pedro Texeira, uno de los primeros planos de la ciudad de Madrid.En l aparece nuestro querido barrio Lavapis y, aunque para el da de hoy el barrio ha cambiado lo suyo, una de las calles que an perduran de aquel entonces es la Calle de La Espada. Circula cierta leyenda (que no s cunto de cierto tiene) que nos cuenta que el nombre de la calle tiene relacin con cierta escuela de esgrima que all haba, en la casa que llamaban Del Inquisidor. El hbil espadachn que all daba clases de florete haba llegado a colgar de la fachada del edificio una espada que, segn se jactaba l, se la haba arrebatado a un noble francs en combate. Semejante arma colgada, tal y como se aprecia hoy en la placa de cermica que da nombre a la va, serva de reclamo y debi serle muy til pues la leyenda nos dice que all recibi clases el mismsimo don Flix Lope de Vega.Hasta all se acercaban curiosos y mirones en busca de un poco de emocin y algunos vaya s la encontraron, puesvarios de los alumnos ms bravucones y osados se dedicaban a molestar a los transentes y retarles en duelo con elfin de probar su destreza adquirida. Fue por ello que las autoridades tuvieron que intervenir en varias ocasiones.No obstante, la escuela perdurara hasta que el casero, cansado de no recibir los pagos acordados, desahuciase al espadachn y se quedase en compensacin aquella espada que colgaba de la entrada. Sin saber bien qu hacer con ella, se la vendi al duque de Alba, don Antonio de Silva y Toledo, que paseaba por la zona de camino a su palacetey al verla, se encaprich de ella.En cuanto al maestro de esgrima, cuyo nombre no he sido capaz de averiguar ya que la leyenda que circula es bastante difusa, no fue demasiado lejos. De hecho, solo cruz la calle hasta un corraln prximo donde alquil una nueva vivienda con patio para reabrir su escuela. Por su experiencia con los curiosos que se acercaban a espiara sus alumnos mientras practicaban con el florete, debi de ver el negocio porque comenz a ceder la escuela los das festivos para que cualquier madrileo que as gustara se acercase hasta all y se batiera si as lo deseaba,demostrando su gallarda y coraje. Aquello adems le dio nombre a ese tramo de la va.La Calle Esg r ima haba nacido como continuacin de la De La Espada. La cosase le debi de ir de las manos al maestro y aquellos duelos pasaron de ser mera diversin cuando ciertos individuos comenzaron a retarse a muerte y se produjeron incidentes. Todo ello condujo a que las autoridades volvieran a intervenir y obligasen al maestro a cerrar las puertas de su escuela para todo aquel que no fuese alumno.Esta segunda calle no aparece en el plano de Texeira, pero s en el de don Antonio Espinosa, que data de 1769, tresaos despus de que el ministro Esquilache, cansado de los villanos que se valan de su acero para cometer fechoras, lanzara la prohibicin de llevar sombreros grandes y largas capas que usaban para ocultar sus rostros y esconder sus armas.