Cannabis y medicina tradicional: libertad, socia-bilidad y ... ?· Cannabis y medicina tradicional:…

  • Published on
    05-Jun-2018

  • View
    214

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>De Janon Quevedo, Lenin</p><p>Cannabis y medicina tradicional: libertad, socia-bilidad y subsidiariedad de este tipo de fitote-rapia</p><p>Vida y tica, Ao 16, N 1, junio 2015</p><p>Este documento est disponible en la Biblioteca Digital de la Universidad Catlica Argentina, repositorio institucional desarrollado por la Biblioteca Central San Benito Abad. Su objetivo es difundir y preservar la produccin intelectual de la Institucin.La Biblioteca posee la autorizacin del autor para su divulgacin en lnea.</p><p>Cmo citar el documento:</p><p>De Janon Quevedo, Lenin. Cannabis y medicina tradicional : libertad, sociabilidad y subsidiariedad de este tipo de fitoterapia [en lnea]. Vida y tica, 16.1 (2015). Disponible en:http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/cannabis-medicina-tradiconal-fitoterapia.pdf [Fecha de consulta:..........]</p></li><li><p>Mg. Dr. Lenin de JanonQuevedo</p><p>. Magster en tica Biomdica (UCA)</p><p>. Especialista en Medicina Crtica (UCA)</p><p>. Docente-investigador del Instituto deBiotica, Facultad de Ciencias Mdicas(UCA)</p><p>. Mdico de la Unidad de Terapia Intensivadel Hospital F. Santojanni de la CiudadAutnoma de Buenos Aires</p><p>. Presidente del Comit de Biotica delHospital F. Santojanni de C.A.B.A </p><p>. Miembro del Comit de tica enInvestigacin del Ente Autrquico Institutode Trasplante de la Ciudad Autnoma deBuenos Aires</p><p>ARTCULOS</p><p>55</p><p>Pa la bras cla ve</p><p> Cannabis medicinal Medicina tradicional Fitoterapia Sociabilidad Subsidiariedad</p><p>Key words</p><p> Medical cannabis Traditional medicine Phytotherapy Sociability Subsidiarity</p><p>INSTITUTO DE BIOTICA / UCA - VIDA Y TICA AO 16 N 1 JUNIO 2015</p><p>CANNABIS YMEDICINA TRADICIONAL:LIBERTAD,SOCIABILIDAD Y SUBSIDIARIEDADDE ESTE TIPO DE FITOTERAPIA</p><p>0.1.3- Artculos LENIN:03- Nacionales e Internacionales 12/07/15 00:08 Pgina 55</p></li><li><p>56 Ao 16 / No 1 / Junio de 2015</p><p>1] WHO. (2014). Regulatory harmonization. WHO Drug Information, 28, 2, 127-130. [2] Ministry of Health, Labour and Welfare. (2011). The Japanese Pharmacopoeia, (16th ed.).</p><p>VIDA Y TICA</p><p>INTRODUCCION</p><p>Entre las tres farmacopeas ms exten-sas del mundo: la europea, la estadouni-dense y la japonesa, [1] la niponaconserva la planta Cannabis sativa L.</p><p>(marihuana) como droga en bruto de ori-gen vegetal, [2] es decir, fitoterpico. Susatributos medicinales han sido resaltadoscomo nuevo herbalismo, a pesar de la ex-periencia acumulada por los humanos du-rante siglos de uso de la planta. Novedoso</p><p>RESUMEN </p><p>Pese a no estar presente en las msgrandes farmacopeas mundiales, laplanta Cannabis sativa L. ha sidoapreciada como fitoterpico, esdecir, como un recurso de la medi-cina tradicional capaz de perseguirel equilibrio entre la persona y suentorno. Para este fin, la fitoterapiacon cannabis primero deber probarsu utilidad sobre la base de eviden-cia clnica, como la eficacia y segu-ridad, para luego satisfacer losrequisitos ticos de la medicina tra-dicional. As es como la marihuanasera capaz de demostrar que podraser reinsertada en las farmacopeascomo medicamento herbolario. Esteanlisis pretende entender las razo-nes histricas, mdicas y ticas porlas que la marihuana no debera serconsiderada una planta medicinal deuso comn.</p><p>ABSTRACT</p><p>Although absent in the largestworld pharmacopoeias, Cannabissativa L. has been valued as aphytotherapeutic agent, i.e., aresource of traditional medicineable to create the balance betweenthe person and his/herenvironment. For this purpose andbased on clinical evidencephytotherapy with cannabis willhave to prove first its benefits-suchas efficacy and safety- and thenfulfill the ethical requirements oftraditional medicine. In that way,marihuana could be reinserted asherbal medicine in thepharmacopoeias. This analysisintends to understand historical,medical and ethical reasonsaccording to which marijuanashould not be considered as amedical plant for ordinary use.</p><p>0.1.3- Artculos LENIN:03- Nacionales e Internacionales 12/07/15 00:08 Pgina 56</p></li><li><p>57Instituto de Biotica / UCA</p><p>[3] Decorte, T. (2010). The case for small-scale domestic cannabis cultivation. International Journal of Drug Policy, 21,271275.[4] UNODC. (United Nations Office on Drugs and Crime). (2012). World Drug Report. Viena: UNODC (Ed.). [5] UNODC. (2014). Informe mundial sobre las drogas. Resumen ejecutivo (spanish).Viena: UNODC (Ed.).[6] WHO. (2004). Guidelines on developing consumer information on proper use of traditional,complementary and al-ternative medicine. Geneva: WHO (Ed.).[7] WHO. (2013). Estrategiaop.cit.[8] VIII Encuentro Nacional de Docentes Catlicos. Buenos Aires, 15, 16 y 17 de mayo de 2015. [9] De Janon Quevedo, L. (2014). Marihuana medicinal: medicina o medicamento? Parte I. Vida y tica, 15, 2, 71-91. [10] Fabricant, D. &amp; Farnsworth, N. (2001). The Value of Plants Used in Traditional Medicine for Drug Discovery. Environ-mental Health Perspectives, 109, S 1, 69-75. </p><p>Cannabis y medicina tradicional / ARTCULOS</p><p>pareciera ser el hecho que la produccindomstica de cannabis, o autocultivo, se haconvertido en tendencia mundial. [3] [4]Sin embargo, la marihuana fue excluida delas farmacopeas y actualmente es ilegal enla gran mayora de pases; [5] de ah quelas propuestas de legalizacin son plante-adas como indispensables para el desarro-llo clnico. As es como estas propuestasreducen la cuestin de la legalidad a nor-mas desactualizadas y la desvinculan defundamentos histricos, teraputicos y ti-cos. La marihuana fitoterpico pasara en-tonces a ser un componente de la medicinatradicional (MT) y a coincidir en la preser-vacin de la salud fsica y mental de la per-sona en equilibrio con el medio y sucomunidad. [6] [7] Por ese motivo se ne-cesita saber si la tica de la MT es compla-cida por la experiencia histrica y losestndares cientfico-tcnicos que esta fi-toterapia propone a la fecha. </p><p>Esta investigacin form parte de laponencia presentada por el autor enENDUC 8 [8] y fue comunicada tomando</p><p>como referencia el primer artculo de laserie Marihuana Medicinal, [9] el quepuede ser consultado para revisar la reseahistrica omitida en esta publicacin. </p><p>OBJETIVOS</p><p>Revisar el uso de la marihuana comofitoterapia y su correspondencia con losprincipios ticos de la MT. </p><p>MTODO</p><p>Con las palabras marihuana medicinal,cannabis medicinal, medicina tradicional,medicina alternativa y complementaria,etnobotnica, etnomedicina, fitoterapia ytica, se examin bibliografa publicadaen los ltimos quince aos, con excepcinde aquellas histricas. Los trminos MT,medicina complementaria o medicina al-ternativa; as como fitoterapia, etnome-dicina y medicina etnobotnica fueronusados indistintamente. [10] Se focaliz</p><p>0.1.3- Artculos LENIN:03- Nacionales e Internacionales 12/07/15 00:08 Pgina 57</p></li><li><p>58 Ao 16 / No 1 / Junio de 2015</p><p>[11] Se entendi que libertad es la voluntad del ser humano de elegir los medios, juzgados como adecuados, para conse-guir su fin [cf. de Aquino, T. Summa Theologiae, I-II, q. 13]; y responsabilidad es la cualidad intrnseca de la persona deresponder por s mismo y por su conducta. Sociabilidad se percibi como la realizacin de la persona a travs de la par-ticipacin del bien de sus semejantes; razn por la cual la vida y la salud de cada uno tambin dependen de la ayuda delos dems y la comunidad est obligada a garantizar el acceso de todos sus integrantes a los cuidados necesarios de lasalud. Subsidiariedad signific que la comunidad debe ayudar ms ah donde hay ms necesidades, sin sustituir la inicia-tiva individual o grupal, sino garantizando su funcionamiento [cf. Sgreccia, E. (2009). Manual de Biotica I. Edicin enespaol (pp. 222-227). Madrid: BAC]. Considerando a la sociabilidad y subsidiariedad, se concibi que responsabilidadadems consista en ejecutar reflexivamente los actos, ponderando las consecuencias en trminos de alcanzar mayores cuo-tas de humanizacin y crecimiento individual y social [cf. Rodrguez-Yunta, E. (2009). Temas para una Biotica Latinoa-mericana, Acta Bioethica, 15, 1, 87-93].[12] WHO. (2013). Estrategiaop.cit.[13] Rojas, F., Silva, L., Sans, F. Alonso, P. (2013). El debate sobre la Medicina Natural y Tradicional y sus implicaciones parala salud pblica. Revista Cubana de Salud Pblica, 3, 1, 107-123.[14] WHO. (2004). Guidelinesop.cit.[15] WHO. (2013). Estrategiaop.cit.</p><p>VIDA Y TICA</p><p>en marihuana no modificada por la in-dustria farmacutica. La fitoterapia concannabis se entendi como cannabiote-rapia; identificndose aspectos relaciona-dos con su eficacia y seguridad. Losresultados se analizaron conforme losprincipios de libertad con responsabilidad,de sociabilidad y de subsidiariedad. [11]</p><p>RESULTADOS</p><p>I. Medicina Tradicional</p><p>La OMS define a la MT como la sumade conocimientos, capacidades y prcti-cas basados en teoras, creencias y expe-riencias propias de diferentes culturas,utilizadas para mantener la salud o bie-nestar y prevenir, diagnosticar, mejorar otratar enfermedades fsicas y mentales.[12] Son corrientes de pensamiento y de</p><p>prcticas que no se ajustan a los cnonesde la medicina convencional (MC); mu-chas provienen de culturas ancestrales yotras, las ms recientes, pueden no res-ponder a tradicin alguna. [13]</p><p>La MT usa medicinas basadas en plan-tas, animales o minerales, terapias espiri-tuales, tcnicas manuales y ejercicios. Lasprcticas se basan en evidencias empri-cas de textos tradicionales, farmacopeasy/o experiencia clnica recopilada porcientos de aos; aunque actualmenteexisten estudios cientficos que sustentanla efectividad y la seguridad de ciertasmedicinas. [14] [15]</p><p>Los conocimientos tradicionales puedentransmitirse como teora sistmica, escritay revisada (medicina Ayurveda o tradicio-nal China); por relato oral y exclusivo alaprendiz (chamanismo, herborismo, folclo-</p><p>0.1.3- Artculos LENIN:03- Nacionales e Internacionales 12/07/15 00:08 Pgina 58</p></li><li><p>59Instituto de Biotica / UCA</p><p>[16] Fabricant, D. &amp; Farnsworth, N. (2001). The Value op.cit.[17] Vohra, S. &amp; Cohen, M. (2007). Ethics of complementary and alternative medicine use in children. Pediatric Clinic ofNorth America, 54, 6, 875-884. [18] Tosar, M., lvarez, A. &amp; Ros, M. (2009). El conocimiento de la tica-biotica del especialista de Medicina Tradicionaly Natural. II P. Revista Habanera de Ciencias Mdicas, 8, 5, 149-155.[19] Agarwal, R. (2007). Alternative East Meets Conventional West: The Medical Dichotomy, Columbia University Journal of Bioethics, 6, 1, 93-97.[20] Wachtel-Galor, S. &amp; Benzie, I. (2011). Herbal op.cit.[21] Muia, W. (2009). Plants as source of Traditional Medicine: Ethical implications on unregulated and uncontrolled use.En: Conference Proceedings of International Conference on Bioethics Organized by the UNESCO Regional Centre for Documentation and Research on Bioethics at Egerton University, 12-14 August 2008 (p. 58-67). Nakuru: UNESCO (Ed.).[22] Cohen, P. &amp; Ernst, E. (2010). Safety op.cit.[23] Craig, W. (1999). Health-promoting properties of common herbs. American Journal of Clinical Nutrition, 70 S, 491S-499S.[24] WHO. (2003). Report on Traditional Medicine, Fact Sheet, 134, Geneva: WHO (Ed.).</p><p>rismo); o va libros de botnica, herbarios ybases de datos digitales. [16]</p><p>Los objetivos de la MT para con la per-sona son: fomentar el cuidado individual;respetar la decisin autnoma del pa-ciente; orientar los cambios de forma devida; aplicar tcnicas que no representenriesgo alguno; y aceptar el pluralismo m-dico que incumbe no oponerse a trata-mientos convencionales ni a la bsquedade la causa objetiva del padecimiento.Hacia la comunidad tiene como fin: elcompromiso social de velar por el bienes-tar general y la responsabilidad pblica.[17] [18]</p><p>El descontento con efectos farmaco-lgicos adversos, el abordaje despersona-lizado, la informacin ajena y pocoaccesible, o el peso de la tradicin, estnentre las motivaciones por las que la</p><p>gente prefiere la MT frente a la MC. [19][20] Asimismo es la esperanza para situa-ciones donde los tratamientos son pocoefectivos o inefectivos (cncer o infeccio-nes avanzadas). Sin embargo, hay repor-tados efectos txicos de tipo mutagnico,carcinognico y teratognico, a conse-cuencia de la combinacin de hierbas.[21] [22]</p><p>Fitoterapia</p><p>Se estima que el 80% de los habitan-tes de la tierra utiliza plantas medicina-les. [23] Ellas son el recurso principal parael cuidado de la salud de inmensos secto-res poblacionales en pases en desarrollo;como por ejemplo en frica, donde ochode cada diez habitantes dependen exclu-sivamente de plantas y animales para loscuidados primarios. [24] En pases indus-trializados ha crecido el inters en tera-</p><p>Cannabis y medicina tradicional / ARTCULOS</p><p>0.1.3- Artculos LENIN:03- Nacionales e Internacionales 12/07/15 00:08 Pgina 59</p></li><li><p>60 Ao 16 / No 1 / Junio de 2015</p><p>[25] Wachtel-Galor, S. &amp; Benzie, I. (2011). Herbal op.cit.[26] En Alemania, a mediados de los noventa, uno de cada tres medicamentos vendidos sin receta se trataba de un fito-terpico [Sahoo, N., Manchikanti, P. &amp; Dey, S. (2010). Herbal drugs standards and regulation. Fitoterapia, 81, 462-471]. Bar-nes et al. observaron que en 2007 alrededor del 38% de los adultos y el 12% de los nios en los EEUU estaba usando algnmedicamento tradicional [Barnes, P., Bloom, B. &amp; Nahin, R. (2008). Complementary and alternative medicine use amongadults and children: United States. National Health Statistics Report, 10, 12, 1-23]. [27] Bodeker, G. &amp; Kronenberg, F. (2002). A Public Health Agenda for Traditional, Complementary, and Alternative Medi-cine. American Journal of Public Health, 92, 10, 1582- 1591.[28] WHO. (2002). WHO traditional medicine strategy 20022005. Geneva: WHO (Ed.)[29] WHO. (2013). Estrategiaop.cit.[30] Tilburt, J. &amp; Kaptchuk, T. (2008). Herbal medicine research and global health: An ethical analysis. Bulletin of WorldHealth Organization, 86, 8, 594-599.[31] UNODC. (2014). Informe op.cit.</p><p>VIDA Y TICA</p><p>pias naturales durante las dos ltimas d-cadas [25] [26] y hoy casi la mitad de supoblacin usa algn medicamento tradi-cional de manera regular. [27]</p><p>Por otro lado, la fitoterapia movilizaascendentes sumas de dinero. En el 2002el mercado mundial de fitoterpicos fuede 60 mil millones de USD [28] y una d-cada ms tarde, en 2012, solamente en laChina el monto haba superado los 83 milmillones. La OMS advierte que el mercadono tiene registros precisos debido a la di-versidad de regulaciones. [29] Pese a lasinversiones anunciadas por las farmacu-ticas, stas son modestas comparadas conla industria de medicamentos; a la vezque aumenta el inters por cuestiona-mientos ticos no observados bajo el de-sarrollo de frmacos de maneraconvencional. [30]</p><p>II. Cannabicultura</p><p>La adquisicin del cannabis dependedel estatus legal que posee en cada pas.Desde lo legal, la tenencia con fines re-creativos se diferencia de aquella confines medicinales. A nivel mundial el es-tatus medicinal oscila entre la legalidad,el consumo despenalizado, la toleranciade facto, la ilegalidad absoluta o la au-sencia de leyes por no ser consideradonarctico. [31]</p><p>Fines teraputicos </p><p>La planta de cannabis puede provenirde: a) cultivos clandestinos y no controla-dos; b) cultivos legales, controlados y cen-tralizados (Israel o Repblica Checa); o c) cultivos legales, controlados y centrali-zados ju...</p></li></ul>