CANTANDO QUIERO DECIRTE Cantando quiero ?· CANTANDO QUIERO DECIRTE (Una versión abreviada, compre…

  • Published on
    25-Sep-2018

  • View
    213

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>CANTANDO QUIERO DECIRTE (Una versin abreviada, compre el libro-cd para la versin completa) </p><p> 1.- ARS AMANDI Cantando quiero decirte con este Bolerus Interruptus, que el bolero es exclamacin pura y desgarrada, de todo ciudadano mayor de edad, de este domicilio latinoamericano y en pleno uso de sus facultades para enamorarse y enamorar, ilusionarse y alucinar, traicionar y despecharse, emborracharse, y sobre todas las cosas del mundo, recomenzar y enamorarse de nuevo, una y otra vez, como si fuera esta noche la ltima vez. Boleristas, bolerlogos, y bolersofos, coinciden en acusar al bolero de ser nuestra gran leyenda continental historiando y geografiando todas nuestras melancolas. Un canto y un dicho adherido a nosotros mismos, pegado como quien baila bolero, como un tatuaje en la piel de nuestros sentimientos. Piensa en Amrica la engaada por la promesa de redencin del amante de turno, oblicuo falsificador de sentimientos Mireya: No eres sincero cuando me dices que aun me quieres Y en tu mirada se nota el filo de la traicin Piensa que es entonces cuando la boleritud se nos convierte en certeza de vida, el bolero con licencia para matar tristezas, al rescate de la esperanza perdida. Por eso, atindeme, quiero decirte algo: no podemos cantar todos los boleros, ni amar a todas las mujeres; pero hay que morir en el intento. Aprovechemos este momento cmplice para repasar en clave personal privadsima tu currculum vitae sentimental. Cuando expreses tu pasin o tu odio sers rotundamente original, pero a la vez estars repitiendo la letra de un bolero. Por eso la H-3 de la rockola te canta y te dice tu bolero, porque, desde el comienzo al final ese bolero es tuyo. [Ese bolero es mo] </p></li><li><p>TAXONOMA DEL BOLERO Desde el bolero de burdel y ron barato hasta el bolero de etiqueta y champaa admirable, en abierta conducta transgresora, el bolero viola fronteras geogrficas, sociales, morales y musicales. El bolero es desfachatadamente multitnico, pluricultural, democrtico, protagnico y participativo. El bolero es un formidable repertorio de melancolas y materia obligatoria en el pensum de nuestra educacin bsica sentimental. El bolero es Astronmico: Mireya que se quede el infinito sin estrellas... Blasfematorio Ysabel aunque no quieras t ni quiera yo ni quiera Dios... Masoquista: Mireya minteme ms que me hace tu maldad feliz... Ofensivo: Ysabel que amores como el tuyo se encuentran en la calle... Mentiroso: Mireya solamente una vez am en la vida... Pedaggico: Ysabel y te voy a ensear a querer porque t no has querido... Suicida: Mireya quisiera abrir lentamente mis venas.... El bolero es un manual del usuario, destinado a la seduccin, la pasin, y el despecho. Manual del usuario para poder expresarte cmo es de inmenso, desde el fondo de mi corazn, mi amor por ti. [T mi delirio] </p></li><li><p>CONVERSACIN EN TIEMPO DE BOLERO El pianista cubano Ren Touzet compuso Conversacin en tiempo de Bolero. No s t, pero yo... creo que todo bolero es una conversacin en tiempo de bolero. Una conversacin que fluye en lengua mestiza, en el lenguaje tuyo y mo, en el lenguaje del amor oral, en la lengua con que nombras y la lengua con que amo, en el lenguaje con que beso y la lengua con que verso, las dos lenguas entrelazadas, la del cantar y la del decir, dos lenguas que en el mundo haba unido Dios. La conversacin transcurre ntima, en tono casi de confesin, as quiera decirte cantando lo que me gusta de ti, o que aunque t me has dejado en el esterero, sufro la inmensa pena de tu estrabismo, y que usted me desespera, me mata, me enloquece. En ocasiones sus letras despliegan giros de exquisita factura: Mireya: Como un abanicar de pavos reales en el jardn azul de tu extravo con trmulas angustias musicales se asoma en tus pupilas el hasto Otras veces el lenguaje es menos elaborado, como el bolero titulado Con el hocico mojado, y de cuya letra no quisimos ni siquiera enterarnos. Siempre tuve la fantasa de que Conversacin en tiempo de Bolero deba sonar parecido a este dilogo construido usando ttulos de boleros. Te juro que no hay sino ttulos de boleros. Te juro que suena as. [dilogo] </p></li><li><p>TEOLOGA DEL BOLERO El bolero es el salmo de una liturgia ofrendada a un amor que es una verdadera divinidad. El bolerista es telogo de un ritual nocturno cuyo incienso es un aroma a ron, tabaco y besos. La iglesia de esta religin es el cabaret, el prostbulo o el bar. Y la feligresa, somos los que tenemos que convencernos de que s existe vida despus del despecho. El bolero tiene que ayudarme a conseguir, la fe que con engaos ya perd... Beatitud que lleva a al bolero que reza, Ysabel Porque aqu t eres Dios en este altar sagrado donde te espero yo Como en toda religin hay cruz y calvario, pero tambin hay felicidad sacrosanta y pura, la fase de perfecta comunin con el ser amado. Mireya siempre fuiste la razn de mi existir adorarte para m fue religin Encomendemos nuestra alma a la Virgen Mara Luisa Landn, a San Pedro Flores, a San Agustn Lara, a la Virgen del Carmen Delia Dipin, a San Felipe Pirela; a todos los Santos incluido Daniel. Recemos la Oracin Caribe con Toa La Negra, el bolero nuestro de cada noche cantmoslo hoy, santificado sea tu hombre y bendito sea entre todas las mujeres. Desventurados los que aman, porque de ellos ser el Reino de los Celos. </p></li><li><p> EL DESATE DEL AMOR Mantn los ojos cerrados y recuerda ahora sin nostalgias que como espumas que inerte lleva el caudaloso ro, tu idlico amor comenz a teirse de pasin. Mireya: Bsame, con un beso enamorado como nadie me ha besado desde el da en que nac Comienzas a descubrir que ella se parece a tu ms codiciado cielo, y que la cadencia sinuosa del bolero se parece a una alegora tenue del pecado. </p><p> Ysabel Tenemos una noche para nosotros Y quiero mirarte, nunca te haba visto as Tu cuerpo para m, tu piel El bolero viola y hace suya toda la Heroica Tradicin Ertica Universal. Caribeosamente la filtra a travs de las palmas que duermen tranquilas, la aromatiza con ron, le aade un bong y la dice y la canta bajo un Sol sostenido mayor. El bolero es nuestra cancin de cama, y ms que cancin de cama el bolero es Kama-sutra tropical y sonoro. Bolerus complice fecundatio latinum est, dijo el latino, el latinoamericano Tite Curet Alonso. Mireya: </p><p>Amorcito corazn, yo tengo tentacin de un beso </p><p>Porqu esta tentacin? Porque en ese descenso vertiginoso hacia las bajas pasiones, el bolero, roza peligrosamente el tringulo amoroso, ese temido tringulo de las Bermudas en cuyos vrtices sucumben definitivamente el amor, el erotismo, el sexo y el saxo. [Tpame contigo] </p></li><li><p>LA LOCURA DEL EROTISMO Incapaz de presentir que el abismo incontrolable de tus noches de placer te pueden conducir a navegar otros mares de la locura, Mireya Quiero tus besos con la furia de una loca escuchars tu bolero como un aullido de lujuria, relincho de lascivias. Constatars que abundan en los boleros palabras sugerentes como: ardor, pasin, locura, arrebato, furor, delirio. Mireya Dame el frenes que mi locura te dio... Entre mordiscos de almohada, y delirium semens que te llevar a perder la cabeza por su amor, asumes honesta y descarnadamente el enigma de la carne. Es por eso que no hay boleristas vegetarianos. El bolero se convierte as en Inventario de Gemidos que controla los flujos y reflujos del amor. Ysabel Humedad que es tortura en el ansia De estar junto a ti Djate llevar por la voz de Toa la Negra, arrastradamente sensual, casi vaginal cuando con perfecta diccin y mejor perdicin aluda a Mireya Y la blanca tibieza que derramaste en m y hoy me desgarro el alma como una fiera en celo transformndose su canto en el verdadero Monlogo de la Vagina. Entonces, cmo no acudir a Tito Rodrguez, casi obligndola a ella en la oscuridad, a que en un solo suspiro le entregara la vida. Y Antonieta, que con voluntad desfallecida diciendo quiere cantarnos Ysabel mame esta noche y haz lo que tu quieras Cmo no invocar el recuerdo de mi temprana adolescencia, cuando la voluptuosa diva que era Blanca Rosa Gil, me desat un aluvin de fantasas y noches de insomnio, y creme que aquello era el despiadado matriarcado de las hormonas, gracias a un inocente beso en la mejilla, pero dado con esa misma boca que ella exiga que se la mordieran hasta hacrsela sangrar, en ese himno al erotismo que es Hambre. [Hambre-En la oscuridad-Haz lo que t quieras] </p></li><li><p> PRELUDIOS DEL DESENCUENTRO El amor del bolero es diverso: puritano o desenfrenado, amor regalado o amor tarifado, amor precoz o amor tardo, y cien oposiciones binarias ms. Pero siempre ser amor contrariado, y eso lleva al amor perdido o mejor dicho, a la prdida del amor. Vinicius de Moraes nos advirti que el amor es eterno... mientras dura -y en cosas del alma la eternidad suele durar unos tres meses-. Las ambigedades, y las contradicciones hacen que aquellas promesas:... No habr una barrera en el mundo / que mi amor profundo no rompa por ti; sean ahora metforas vacas de la demagogia. Muchos boleros reflejan estas dualidades: Mireya Te Odio y te Quiero, Ysabel Esclavo y amo, Mireya Divino Tormento, Ysabel Luz y Sombra. En fin, tesis y anttesis, vainas del bolero dialctico Estas contradicciones se agudizan en la voz del filsofo Julio Jaramillo cuando nos cantaba queriendo decirnos Mireya: En el negro azabache de tu blonda cabellera Habrse visto mayor contradiccin. Entonces comienzan a aparecer las diferencias: </p><p>Mireya Si somos diferentes ya lo ves Y esa verdad destroza el corazn Es el comienzo del desencuentro, presagio de tiempos borrascosos....basta un leve esfuerzo de la memoria para confirmarlo. Ambigedad de ambigedades que nos permite cantar un mismo bolero a dos novias simultneas, y a la vez nos permite simultanear dos boleros a una misma novia. </p><p>[Vieja luna-Todo me gusta de ti] </p></li><li><p> QU ES LO QUE PASA, QUE NOS ESTAMOS ALEJANDO TANTO La ambigedad no es la nica culpable de todas tus angustias y todos tus quebrantos. El amor sucumbe al fracaso por muchas razones. Una de ellas es qu duda cabe el enftico (o linftico?) machismo leninismo de nuestros congneres latinoamericanos. El amor en la postboleridad no puede ya soportar, que declares as como si nada, mientras tanto y por si acaso: te vas porque yo quiero que te vayas Y luego y peor aun, que la devuelvas a la hora que te d la real y perra gana, porque quieras o no, yo soy tu dueopor Cristo redentor Pero hay ms. Tus pregonadas virtudes amatorias y proezas sexuales pudieran no corresponderse con la realidad. El bolero Qu mal amada ests, acuesta el tema en el colchn. Habla de ello tambin aquel bolero donde queriendo, se canta y se dice: hoy que ya no se para quise decir y cantar: hoy que ya nos separala ley y la razn El amante supremo, el falcrata de entrepiernas amotinado, puede sufrir algunos desajustes en el engranaje del amor, fallas en el control Norvn de calidad. Mireya Esa flor ya no retoa, tiene muerto el corazn Como vemos y omos, pareciera que no se trata tanto de haz lo que tu quieras, sino de haz lo que tu puedas Aquellos polvos trajeron estas tempestades. Polvos malos. Como el antrax. De modo que si adems de eso usted me obliga a la burocracia de unos plazos traicioneros, entonces usted no puede ser mi amante. Ni de broma. </p></li><li><p>TU MUNDO RARO Pero nuestra fogosa Pasionaria caribea puede lanzar el amor por el despeadero del fracaso por otra razn ms sutil. Sucede que el presunto macho vernculo de bragueta irredenta, puede tener algunos parpadeos en la virilidad, cmo te dijera yo. Es el bolero de ambiente, bolero de closet o simplemente el bolero raro. O sea. Es la cara oculta de la ambivalencia. Como es previsible, la procesin va por dentro. Se trata de un bolero insurrecto cuyas circunstancias lo obligan al ocultamiento, al cdigo enigmtico, a la mascarada. Precisa de la bsqueda de frmulas subrepticias, leves indicios encriptados en un giro, en una palabra, y suelen ser, por eso, boleros de una extraa y singular belleza. Ignacio Villa, el conocido Bola e Nieve, con sutileza, cantando quiso decir y prevenir al pber adolescente de mirada anorxica para que no se detuviera a mirar las ramas muertas del rosal que se marchitan sin dar flor. Por su parte Frank Domnguez dedic su clsico T me acostumbraste a un hombre que el chisme no identifica, pero que lo acostumbr a todas esas cosas que son maravillosas, porque antes l no conceba cmo se quera en su mundo raro. </p></li><li><p>MALDITO AMOR Y SIGO AMANDO Todo lo intenso es efmero. No hay pasin que dure cien aos ni cuerpo que la resista. Para bailar un bolero se necesitan dos, dice el dicho, pero has quedado solo, tan irremediablemente solo. Mireya Fro en el alma, porque no ests conmigo Martirio entre los martirios, desolacin que agota cualquier otra posibilidad de sufrir. El despechado es un leproso del amor, el despecho es el opio de los pueblos enamorados, y el bolero es la expresin febril de ese clima de ingrimitud, que nos permite vislumbrar el infierno. El bolero agudiza las contradicciones, enfatiza el ritual del despecho: el que tenga odios que oiga y el que tenga odos que odie: Ysabel: te odio tanto que yo misma me espanto de mi forma de odiar nos cant y dijo Olguita Guillot, maldito amor y sigo amando. Y Sadel no se qued atrs; Mireya: diame, que me importa tu rencor si no es mo tu querer si no es tuyo ya mi amor Y el que tenga ojos que llore: quien no haya llorado de desconsuelo, que llore la primera lgrima: lgrimas de amor, lgrimas de sangre, lgrimas negras, Mireya Y lloro sin que sepan que el llanto mo tiene lgrimas negras, como mi vida Cuando el bolero suena, llantos trae: Ysabel Aqu dentro de mi alma est lloviendo como lluvia de llanto lgrimas de amor El bar amnsico te permitir ir viviendo ya de sus mentiras, que te alivian y hasta te hacen feliz para poder enfrentar el gran temor de que te lleguen a olvidar. [Minteme-Temes] </p></li><li><p>LA CONTRACULTURA DEL BAR Cuando presientas un cruento golpe en tu rgimen emocional, cuando resientas el nimo masacrado y el alma lacrimgena, cuando sientas que la feroz tortura del despecho te deja hecho un casi, apenas y de vainita, cuando eso ocurra y creme que ocurrir, recordars que el bolero es un recurso de amparo interpuesto para mitigar el desamparo, te declarars perseguido por la implacable dictadura del desamor, debers exilarte de ella, corrers en bajada y pedirs asilo. En el bar ms cercano, naturalmente, verdadero territorio liberado. Mireya: Estoy en el rincn de una cantina, Ya va mi pensamiento rumbo a ti En un extremo de la barra, un borracho, un bohemio, un poeta, ve t a saber, murmura su soliloquio de amor desahuciado. Nuestro Baudelaire tropical reflexiona. Confirma el ambiente familiar: debe ser que todas las putas son primas, concluye lcido. En el bar, la rockola e...</p></li></ul>