Chuquisaca 205 años Grito Libertario

  • Published on
    23-Mar-2016

  • View
    220

  • Download
    3

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Los chuquisaqueos conmemoran la primera sublevacin independentista de Amrica, que se gest en su capital, Sucre, con la mirada puesta en los hidrocarburos para impulsar su desarrolloc

Transcript

  • Los Tiempos | CoChabamba | ao 2014 | sbado | 24 de mayoChuquisaca

    GritoLibertario

    Los chuquisaqueos conmemoran la primera sublevacin independentista de Amrica, que se gest en su capital, Sucre, con la mirada puesta en los hidrocarburos para impulsar su desarrollo

  • CH

    UQ

    UIS

    AC

    A 1

    80

    9C

    HU

    QU

    ISA

    CA

    18

    09

    02EspecialChuquisaca

    CoChabamba | Sbado 24 de Mayo, 2014

    Bajo la influencia de las ideas liberales en auge en la me-tropolis colonial, tras la Re-volucin Francesa, se gest el primer levantamiento po-

    pular contra las autoridades de la Real Audiencia de Charcas hace 205 aos, aun-que la declaracin de independencia de Bolivia recin tuvo lugar en agosto de 1825.

    El Grito Libertario de Chuquisaca (hoy, Sucre) del 25 de mayo de 1809 encendi la chispa de la emancipacin en toda Lati-noamrica, hecho con el que no coinciden algunos historiadores, aunque todos reco-nocen que la revuelta de Sucre tuvo gran influencia sobre la emancipacin en los pases del cono sur (Chile y Argentina), tanto como el Grito Libertario de Quito del 10 de agosto del mismo ao lo tuvo en Venezuela y Nueva Granada.

    Se dice que el primer grito li-bertario no tuvo que ver con an-sias de libertad sino con la lealtad de esta colonia al depuesto rey es-paol, Fernando VII, ante las am-biciones de sus rivales portugue-ses y franceses por hacerse de la corona ibrica.

    En los primeros aos del siglo XIX, las tropas de Napolen haban inva-dido Espaa y el joven Rey estaba preso. Era el momento que las colonias de Am-rica del Sur haban estado esperando, la excusa perfecta.

    Es que de acuerdo a la doctrina de la Ilustracin de los propios franceses, en au-sencia del monarca el poder retornaba al pueblo. As fue que se formaron las prime-ras juntas en Espaa, que rpidamente se

    "contagiaron" al otro lado del Atlntico. Eran juntas de auto-gobierno que aun-que leales a la co-rona espaola inte-graron a varios de los espritus ms librepensadores del momento, quienes vieron en la coyuntu-ra poltica el momen-to ideal para la eman-cipacin criolla.

    Manuscritos de esa poca, hacen referencia a que los movi-mientos libertarios del 25 de Mayo de 1809 fueron planificados secretamente y ya en 1807, se reunan ngel Mariano Toro, Joa-

    qun Lemoine, los hermanos Zu-dez y otros "que alentaban se-cretamente el pensamiento de la independencia, espiando la oca-sin para hacerlo estallar". Al anoticiarse de la prisin de Fer-nando VII lanzaron pasquines "llenos del espritu libertario que los animaba".

    Entre los graduados de la Uni-versidad San Francisco Xavier,

    imbuidos de las ideas que se discutan en sus corrillos tras la Revolucin Francesa y la independencia norteamericana, esta-ba el abogado Jaime de Zudez, presti-gioso por defender a los "pobres". Su apre-samiento el 25 de mayo, encendi la re-vuelta popular que se extendera al resto de la Audiencia y acabara mandando a la historia el dominio espaol.

    Poca documentacinDesafortunadamente en aquella poca no se posean archivos, es ms, la conducta orgnica de los revolucionarios consista en destruir la documentacin una vez que se hubiera recibido y procesado la informacin, por esta razn no existen fondos o colecciones documentales con abundantes datos acerca del proceso revolucionario en Charcas y la guerra que se produjo por su causa.

    En el archivo y biblioteca nacionales de Bolivia existe un fondo documental, no muy extenso, con la denominacin de Emancipacin. Tambin hay documentos sobre esos hechos en los archivos de nacionales de Argentina, Per y Espaa.

    LARGO PROCESO El historiador Estanislao Just Lle en el libro "Comienzo de la Independencia en el Alto Per: los sucesos de Chuquisaca, 1809", asegura que "La revolucin de Charcas tiene una duracin mayor que la que pudiera suponer los sucesos de la noche del 25 de mayo de 1809. Si tan slo nos fijsemos en estos, prescindiendo de cuanto supone la formalidad del movimiento, nuestra visin de los hechos sera inexacta. El nuevo Gobierno que surge en la madrugada del 26, con toda su accin revolucionaria, se extiende hasta la llegada del presidente Nieto -25 de diciembre del mismo ao- con la que nuevamente se vuelve a imponer el rgimen anterior".

    Redaccin centRal

    libertadMuera el mal gobierno! Viva Fernando VII!, gritaba la multitud el 25 de mayo

    HISTORIAEl levantamiento popular del 25 de Mayo de 1809, contra las autoridades de la Real Audiencia de Charcas, hoy Sucre, encendi el grito libertario en todo el continente

    La independencianaci en Sucre

    1776Separacin

    El Alto Per o Real Audiencia de Charcas pas a depender del virreinato de Buenos Aires.

    MayoPreparativosA principios de mayo de 1809 las reuniones clandestinas se producan en muchas partes.

    1811Retorno

    En noviembre , el primer ejrcito argentino arrib victorioso a

    Chuquisaca.

    1809Motn

    Los espaoles se amotinaron disgustados por la autorizacin de Carlos V al ejrcito frnces.

    Da 25Represin

    El Presidente de la Audiencia despach partidas armadas para arrestar a los abogados criollos.

    Sala donde se proclam la independencia de Charcas y fund Bolivia en 1825.

    CASA dE lA liBERtAd

    templo construido en 1539, en una de sus torres est la "Campaa de la libertad".

    SAn fRAnCiSto

  • CH

    UQ

    UIS

    AC

    A 18

    09

    03 ChuquisacaEspecial

    CoChabamba | Sbado 24 de Mayo, 2014C

    HU

    QU

    ISA

    CA

    180

    9

    mayoPrimer caonazoEl historiador Joaqun Gantier dice que Fermn Cueto, un comerciante,

    dispar el primer caonazo.

    PrcerRebelin

    Manuel Zudaez fue uno de los ms activos conjurados contra el poder

    opresor de Espaa.

    "La historiografa nacionalista y regionalista desde el siglo XIX ha impedido que estas

    caractersticas de la lucha por la emancipacin en Amrica sean vistas en su dimensin amplia e

    integradora"

    PAoLA REvILLA oRIAs

    "Hubo personajes que fueron decisivos, como Lemoine,

    Monteagudo y los hermanos Zudez que, por su participacin

    activa en la Revolucin y su liderazgo posterior, encaminaron

    el proceso hacia una posicin independentista.

    MARIo CAstRo

    La Revolucin de 25 de Mayo de 1809, en la antigua ciudad de La Plata, hoy es tema de debate y una veta inagotable de nuevas investigacionesinvestigaciones

    La libertad civil, el mayor legado de 1809

    Independencia y autonoma

    A 205 aos de la eman-cipacin popular de mayo de 1809, el pro-grama poltico que la impuls en

    Charcas y en Amrica, sigue vigente, dice el exdi-rector del Archivo y Biblio-teca Nacionales de Bolivia, Joaqun Loayza Valda.

    Segn el investigador, los objetivos que se per-s iguieron en 1809 no fueron otros que el reivin-dicado por la revolucin democrtica burguesa, que se cir-cunscriba bsicamente a la conse-cucin, primero, de la vigencia ple-na de la libertad civil; segundo, a la constitucin de un Estado nacional, democrtico y republicano; tercero,

    el desarrollo de las fuerzas produc-tivas y, cuarto, la realizacin de bi-en comn.

    En 205 aos, dice Loayza, que se produjo un proceso dialcti-co en el cual estos objetivos se cumplieron o fueron con-culcados y, eventualmente, se desarrollaron y moderni-zaron. "En la actualidad, as como en el futuro, estos le-gados heredados permane-cen y honramos bajo cual-quier circunstancia. Conti-nua la lucha en defensa de

    la libertad civil y por alcanzar el bien comn, as como para preser-var el Estado nacional y democrti-co", manifiesta.

    Por otra parte, considera que en la transcendencia de la revolucin

    de Charcas se reflejan en el inters y la preo-cupacin permanente de los investigadores por esos hechos.

    Anota que existe inters por profundizar lo que hasta hoy se estudio, especialmente sus antecedentes filosficos, las con-diciones econmicas en Charcas, la naturaleza de las asociaciones que organizaron la revolucin, la parti-cipacin de las diferentes clases so-ciales en ella, el comportamiento de la Iglesia Catlica en la revolucin, el carcter del programa militar en la revolucin charquea.

    Existe tambin un especial inte-rs por el estudio de los personajes conocidos y an no conocidos que participaron en la revolucin y en

    la guerra de la independencia y, desde luego, por redactar sus bio-grafas.

    El ltimo aporte importante pa-ra el conocimiento de la revolu-cin en Charcas, menciona Loay-za, es el escrito en 1994 por Esta-nislao Just Lle bajo el epgrafe de: Comienzo de la independencia en el Alto Per. Los sucesos de Chu-quisaca, 1809.

    La autonoma revolucionaria de la Real Audiencia de Charcas hacia 1809: Cimien-tos de un Estado independiente, es una investigacin realizada por Paola Revilla Oras, que plantea una visin de conjunto del fenmeno revolucionario asumido como un proceso autonomista.Revilla Oras. miembro de la Sociedad Bo-liviana de la Historia (SBH), considera que Charcas, a diferencia de otros territorios de la poca, demostr desde mayo de 1809, tener los medios necesarios para legitimar su demanda de autogestin en Sudamrica.

    Los actores sociales que salieron a las calles defendieron el pronunciamiento de las autoridades locales y de los estudio-sos de la Academia Carolina frente a las novedades de Espaa. Su postura ante los hechos es clara y contundente: Charcas reclama su derecho a la autonoma de gestin como cualquier otra provincia del Imperio y lo hace en nombre de la soberana popular. Esto hace del pronun-ciamiento del 25 de mayo de 1809 un movimiento revolucionario, no secesio-nista o antimonarquista.

    Redaccin centRal

    Mario Castro Torres, historia-dor y psiclogo, investiga princi-palmente el periodo tardo Colo-nial y la educacin a fines del si-glo XIX. Sus trabajo