Cine Latinoamerica

  • Published on
    15-Dec-2015

  • View
    4

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

cine en latinoamerica

Transcript

<ul><li><p>Boletn, vol. XI, nms. 1 y 2, Mxico, primer y segundo semestres de 2006 237</p><p>Manuel Gonzlez Casanova</p><p>De cmo, cundo y dnde lleg el cine a nuestra Amrica. (Los dos primeros aos)</p><p>A manera de justificacin En el ao de 2006 se cumplieron 110 aos de que el cinematgrafo Lumire iniciara su carrera por el mundo, llegando a los lugares ms apartados de la tierra. Ese ao, el de 1896, el nuevo ingenio se dio a conocer en varios pases de nuestra Amrica, arri-bando a casi todo el resto, si no es que a todo, para el siguiente ao. En la actualidad no creo que exista un solo lugar, de punta a punta del globo, en donde no se conozca al cine, como en forma abreviada se le ha llamado desde hace largo tiempo. Es ms, actualmente vivimos inmersos en las imgenes en movimiento, que nos educan y moldean, determinando nuestra conduc-ta, al grado de que, ya en 1956, un socilogo francs, Edgar Morin, seal que el homo sapiens haba sido sustitudo por el homo cinematographicus.1 La situacin evidentemente se ha agravado en estos 50 aos, como cualquiera de nosotros puede comprobar si presta un poco de atencin al mundo en el que vivimos, en don-de al cine se han aadido, la televisin, con todas sus variantes (videos, CD, DVD, etc.) y la Internet que en s misma es un universo, sin mencionar lo que ya viene: la experiencia de un mundo virtual, para el que es necesario irnos preparando.</p><p>Manuel Gonzlez Casanova. Doctor en Letras, Facultad de Filosofa y Letras.</p><p>1 Edgar Morn. El cine o el hombre imaginario. Barcelona: Seix Barral, 1961, Les ditions de Minuit, Pars, 1956. D</p><p>. R. </p><p> Uni</p><p>vers</p><p>idad</p><p> Nac</p><p>iona</p><p>l Aut</p><p>nom</p><p>a de</p><p> Mx</p><p>ico,</p><p> Inst</p><p>itut</p><p>o de</p><p> Inve</p><p>stig</p><p>acio</p><p>nes </p><p>Bibl</p><p>iogr</p><p>fica</p><p>sPr</p><p>ohib</p><p>ida </p><p>la r</p><p>epro</p><p>ducc</p><p>in </p><p>tota</p><p>l o p</p><p>arci</p><p>al p</p><p>or c</p><p>ualq</p><p>uier</p><p> med</p><p>io s</p><p>in la</p><p> aut</p><p>oriz</p><p>aci</p><p>n es</p><p>crit</p><p>a de</p><p>l tit</p><p>ular</p><p> de </p><p>los </p><p>dere</p><p>chos</p><p> pat</p><p>rim</p><p>onia</p><p>les.</p></li><li><p>238</p><p>Manuel Gonzlez Casanova</p><p>D. R</p><p>. U</p><p>nive</p><p>rsid</p><p>ad N</p><p>acio</p><p>nal A</p><p>utn</p><p>oma </p><p>de M</p><p>xic</p><p>o, In</p><p>stit</p><p>uto </p><p>de In</p><p>vest</p><p>igac</p><p>ione</p><p>s Bi</p><p>blio</p><p>grfi</p><p>cas</p><p>Proh</p><p>ibid</p><p>a la</p><p> rep</p><p>rodu</p><p>cci</p><p>n to</p><p>tal o</p><p> par</p><p>cial</p><p> por</p><p> cua</p><p>lqui</p><p>er m</p><p>edio</p><p> sin</p><p> la a</p><p>utor</p><p>izac</p><p>in </p><p>escr</p><p>ita </p><p>del t</p><p>itul</p><p>ar d</p><p>e lo</p><p>s de</p><p>rech</p><p>os p</p><p>atri</p><p>mon</p><p>iale</p><p>s.D</p><p>. R. </p><p> Uni</p><p>vers</p><p>idad</p><p> Nac</p><p>iona</p><p>l Aut</p><p>nom</p><p>a de</p><p> Mx</p><p>ico,</p><p> Inst</p><p>itut</p><p>o de</p><p> Inve</p><p>stig</p><p>acio</p><p>nes </p><p>Bibl</p><p>iogr</p><p>fica</p><p>sPr</p><p>ohib</p><p>ida </p><p>la r</p><p>epro</p><p>ducc</p><p>in </p><p>tota</p><p>l o p</p><p>arci</p><p>al p</p><p>or c</p><p>ualq</p><p>uier</p><p> med</p><p>io s</p><p>in la</p><p> aut</p><p>oriz</p><p>aci</p><p>n es</p><p>crit</p><p>a de</p><p>l tit</p><p>ular</p><p> de </p><p>los </p><p>dere</p><p>chos</p><p> pat</p><p>rim</p><p>onia</p><p>les.</p><p>Sin duda es un lugar comn el afirmar que el conocimiento de la historia es imprescindible para co-nocer el presente y el futuro, pero no por ser un lugar comn deja de ser verdadero. Comencemos pues por conocer la historia de las imgenes en movimiento en nuestra Amrica. En estos tiempos en que los pases de Europa, contra todo pronstico, se han unido en uno solo, el ideal bolivariano que anunciaba la fusin natural de nuestros pueblos tambin en uno solo, est cada vez ms cerca de convertirse en realidad, haciendo ineludible el estudio de la historia compar-tida por nuestros pueblos.</p><p>Acudir a las fuentes primarias para elaborar este breve ensayo por evidentes razones estaba fuera de nuestras posibilidades, por ese motivo, y dado que tenamos inters en conocer un poco ms a propsi-to de cmo, cundo y dnde haba llegado el cine a nuestra Amrica, incursionamos en las publicaciones a nuestro alcance relativas al tema. Encontramos en ellas que, en lo que corresponda a buena parte de los pases, el asunto no slo no est lo suficientemente estudiado, sino que puede decirse que no existe ninguna literatura al respecto; nos referimos a zonas geogrficas enteras casi toda Centroamrica, por ejemplo, en las que no nos fue posible obtener la ms mnima informacin al respecto. Por otra parte, existen regiones en las que la referencia que puede encontrarse en algunos libros no siempre est suficientemente documentada: historias del cine de Colombia y de Bolivia por citar slo un par de casos ofrecen un muy claro ejemplo de ese problema. En el caso de Colombia, durante aos se afirm que el cine haba llegado a ese pas en 1909 a manos de unos hermanos italianos de apellido Di Domnico, pione-ros del cine colombiano, y no fue sino hasta fecha reciente que se ha podido corregir el dato, corrindolo ms de 10 aos atrs. Y qu decir de los estudios que pretendan abarcar al cine latinoamericano en su conjunto; aquellos a los que tuvimos acceso tenan </p><p>Sin duda es un lugar comn el afirmar que el conocimiento de la historia es imprescindible para conocer el presente y el futuro, pero no por ser un lugar comn deja de ser verdadero. </p></li><li><p>239</p><p>De cmo, cundo y dnde lleg el cine...</p><p>D. R</p><p>. U</p><p>nive</p><p>rsid</p><p>ad N</p><p>acio</p><p>nal A</p><p>utn</p><p>oma </p><p>de M</p><p>xic</p><p>o, In</p><p>stit</p><p>uto </p><p>de In</p><p>vest</p><p>igac</p><p>ione</p><p>s Bi</p><p>blio</p><p>grfi</p><p>cas</p><p>Proh</p><p>ibid</p><p>a la</p><p> rep</p><p>rodu</p><p>cci</p><p>n to</p><p>tal o</p><p> par</p><p>cial</p><p> por</p><p> cua</p><p>lqui</p><p>er m</p><p>edio</p><p> sin</p><p> la a</p><p>utor</p><p>izac</p><p>in </p><p>escr</p><p>ita </p><p>del t</p><p>itul</p><p>ar d</p><p>e lo</p><p>s de</p><p>rech</p><p>os p</p><p>atri</p><p>mon</p><p>iale</p><p>s.D</p><p>. R. </p><p> Uni</p><p>vers</p><p>idad</p><p> Nac</p><p>iona</p><p>l Aut</p><p>nom</p><p>a de</p><p> Mx</p><p>ico,</p><p> Inst</p><p>itut</p><p>o de</p><p> Inve</p><p>stig</p><p>acio</p><p>nes </p><p>Bibl</p><p>iogr</p><p>fica</p><p>sPr</p><p>ohib</p><p>ida </p><p>la r</p><p>epro</p><p>ducc</p><p>in </p><p>tota</p><p>l o p</p><p>arci</p><p>al p</p><p>or c</p><p>ualq</p><p>uier</p><p> med</p><p>io s</p><p>in la</p><p> aut</p><p>oriz</p><p>aci</p><p>n es</p><p>crit</p><p>a de</p><p>l tit</p><p>ular</p><p> de </p><p>los </p><p>dere</p><p>chos</p><p> pat</p><p>rim</p><p>onia</p><p>les.</p><p>D. R</p><p>. U</p><p>nive</p><p>rsid</p><p>ad N</p><p>acio</p><p>nal A</p><p>utn</p><p>oma </p><p>de M</p><p>xic</p><p>o, In</p><p>stit</p><p>uto </p><p>de In</p><p>vest</p><p>igac</p><p>ione</p><p>s Bi</p><p>blio</p><p>grfi</p><p>cas</p><p>Proh</p><p>ibid</p><p>a la</p><p> rep</p><p>rodu</p><p>cci</p><p>n to</p><p>tal o</p><p> par</p><p>cial</p><p> por</p><p> cua</p><p>lqui</p><p>er m</p><p>edio</p><p> sin</p><p> la a</p><p>utor</p><p>izac</p><p>in </p><p>escr</p><p>ita </p><p>del t</p><p>itul</p><p>ar d</p><p>e lo</p><p>s de</p><p>rech</p><p>os p</p><p>atri</p><p>mon</p><p>iale</p><p>s.</p><p>como falla principal el querer abarcarlo como una unidad, lo que est muy lejos de ser, y aun alguno que reconoca sus diferencias esenciales, a la hora de historiarlo le atribua un mismo punto de partida, siendo que ste fue mltiple, no slo de un pas a otro sino, en muchos casos, dentro de un mismo pas. Advertidos de estos errores, procuraremos no repetirlos. Pero dejmonos de divagaciones, entremos en materia, que ms adelante podremos revisar con cierto detalle algunos de estos casos.</p><p> Antecedentes Corra el ltimo lustro del siglo XIX cuando el cine se difundi por casi todo el mundo como una incon-trolable pandemia, llegando en corto tiempo hasta los rincones ms apartados de la tierra. Sucede que la tarde del 28 de diciembre de 1895 no puedo menos que recordar que en el mundo cristiano es el da en que se hacen las inocentadas don Antonio Lumire, padre de los hermanos Luis y Augusto, ilustres inventores del cinematgrafo, intentando distraer su cada vez ms agobiante retiro de los negocios, present al pblico parisino el juguete que haban construido sus hijos. Para sorpresa de todos, la proyeccin tuvo un enorme xito; un numeroso e inesperado pbli-co comenz a llegar para verlo, lo que los oblig a abrir nuevas salas, ya desde las primeras semanas del flamante ao de 1896. Y era natural, aun cuando ninguno de ellos se hubiera detenido a pensarlo: la humanidad llevaba siglos intentando recrear el mo-vimiento de las imgenes yo dira que desde que descubri, proyectado en los muros de su caverna, el juego de luces y sombras que creaba el fuego, por entonces recin descubierto, en el que imagin ver el reflejo de la vida que lo rodeaba. Los caminos seguidos para lograrlo fueron numerosos, entremez-clndose en ellos con ingenio, la magia, la ciencia y </p></li><li><p>240</p><p>Manuel Gonzlez Casanova</p><p>D. R</p><p>. U</p><p>nive</p><p>rsid</p><p>ad N</p><p>acio</p><p>nal A</p><p>utn</p><p>oma </p><p>de M</p><p>xic</p><p>o, In</p><p>stit</p><p>uto </p><p>de In</p><p>vest</p><p>igac</p><p>ione</p><p>s Bi</p><p>blio</p><p>grfi</p><p>cas</p><p>Proh</p><p>ibid</p><p>a la</p><p> rep</p><p>rodu</p><p>cci</p><p>n to</p><p>tal o</p><p> par</p><p>cial</p><p> por</p><p> cua</p><p>lqui</p><p>er m</p><p>edio</p><p> sin</p><p> la a</p><p>utor</p><p>izac</p><p>in </p><p>escr</p><p>ita </p><p>del t</p><p>itul</p><p>ar d</p><p>e lo</p><p>s de</p><p>rech</p><p>os p</p><p>atri</p><p>mon</p><p>iale</p><p>s.D</p><p>. R. </p><p> Uni</p><p>vers</p><p>idad</p><p> Nac</p><p>iona</p><p>l Aut</p><p>nom</p><p>a de</p><p> Mx</p><p>ico,</p><p> Inst</p><p>itut</p><p>o de</p><p> Inve</p><p>stig</p><p>acio</p><p>nes </p><p>Bibl</p><p>iogr</p><p>fica</p><p>sPr</p><p>ohib</p><p>ida </p><p>la r</p><p>epro</p><p>ducc</p><p>in </p><p>tota</p><p>l o p</p><p>arci</p><p>al p</p><p>or c</p><p>ualq</p><p>uier</p><p> med</p><p>io s</p><p>in la</p><p> aut</p><p>oriz</p><p>aci</p><p>n es</p><p>crit</p><p>a de</p><p>l tit</p><p>ular</p><p> de </p><p>los </p><p>dere</p><p>chos</p><p> pat</p><p>rim</p><p>onia</p><p>les.</p><p>el arte. El ltimo paso significativo lo haba dado el Mago de Menlopark, Toms Alva Edison, con su afa-mado kinetoscopio, pero este ingenio no proyectaba las imgenes, aislaba al espectador tras los lentes del aparato que parecen dos ojos fulgurantes, y si bien s est la vida, rpida, elctrica, que brilla y se apa-ga en un instante, que pasa ante la mirada como un blido por el cielo.... pero las figuras son pequeas, se desvanecen por tomos de segundo, en el espacio, para volver a surgir del fondo opaco, y pierden por lo mismo su apariencia humana. Falta algo para dejar contenta a la ilusa [a la fantasa],2 mientras que el cinematgrafo proyectaba las imgenes, de tamao natural o aun mayores, sobre un lienzo blanco o una pared, en forma simultnea para un grupo de espectadores, entre los que se estableca un lazo de comunicacin casi religioso.</p><p>Aqu creo que debo hacer un breve parntesis en mi historia, para dejar constancia de un tema que considero merece ser investigado por alguien ms acucioso, a quien mueva el inters de conocer ms sobre las relaciones humanas entre nuestro pas y el vecino del norte. Resulta que, y lo recuerdo muy vivamente de los aos en que ya tuve uso de razn, en la primera mitad del siglo pasado haba numero-sas personas que afirmaban que Toms Alva Edison, ejemplo incuestionable del hombre hecho a s mismo en esa tierra de oportunidades, en realidad era mexi-cano. Ese hecho, que en cierta forma transformara a Edison en el primer gran chicano, fue olvidndose con el tiempo, dando la razn, de ser cierto, a los que entonces afirmaban que haba toda una conspiracin para acreditar su origen anglo, ya que cmo iba a ser de origen mexicano el hombre smbolo de Estados Unidos?</p><p>Uno de los ltimos comentarios al respecto que recuerdo haber escuchado, creo que fue hacia fines de los aos cincuenta, de boca de una anciana, o al menos as me pareci por la voz que escuch en la radio, en </p><p>2 Lus G. Urbina. El Cinemat-grafo. Crnica semanal. El Universal. 23 de agosto de 1896. Recopilado por Manuel Gonzlez Casanova, en Los escritores mexicanos y los inicios del cine. Mxico: UNAM / El Colegio de Sinaloa, 1995. </p></li><li><p>241</p><p>De cmo, cundo y dnde lleg el cine...</p><p>D. R</p><p>. U</p><p>nive</p><p>rsid</p><p>ad N</p><p>acio</p><p>nal A</p><p>utn</p><p>oma </p><p>de M</p><p>xic</p><p>o, In</p><p>stit</p><p>uto </p><p>de In</p><p>vest</p><p>igac</p><p>ione</p><p>s Bi</p><p>blio</p><p>grfi</p><p>cas</p><p>Proh</p><p>ibid</p><p>a la</p><p> rep</p><p>rodu</p><p>cci</p><p>n to</p><p>tal o</p><p> par</p><p>cial</p><p> por</p><p> cua</p><p>lqui</p><p>er m</p><p>edio</p><p> sin</p><p> la a</p><p>utor</p><p>izac</p><p>in </p><p>escr</p><p>ita </p><p>del t</p><p>itul</p><p>ar d</p><p>e lo</p><p>s de</p><p>rech</p><p>os p</p><p>atri</p><p>mon</p><p>iale</p><p>s.D</p><p>. R. </p><p> Uni</p><p>vers</p><p>idad</p><p> Nac</p><p>iona</p><p>l Aut</p><p>nom</p><p>a de</p><p> Mx</p><p>ico,</p><p> Inst</p><p>itut</p><p>o de</p><p> Inve</p><p>stig</p><p>acio</p><p>nes </p><p>Bibl</p><p>iogr</p><p>fica</p><p>sPr</p><p>ohib</p><p>ida </p><p>la r</p><p>epro</p><p>ducc</p><p>in </p><p>tota</p><p>l o p</p><p>arci</p><p>al p</p><p>or c</p><p>ualq</p><p>uier</p><p> med</p><p>io s</p><p>in la</p><p> aut</p><p>oriz</p><p>aci</p><p>n es</p><p>crit</p><p>a de</p><p>l tit</p><p>ular</p><p> de </p><p>los </p><p>dere</p><p>chos</p><p> pat</p><p>rim</p><p>onia</p><p>les.</p><p>D. R</p><p>. U</p><p>nive</p><p>rsid</p><p>ad N</p><p>acio</p><p>nal A</p><p>utn</p><p>oma </p><p>de M</p><p>xic</p><p>o, In</p><p>stit</p><p>uto </p><p>de In</p><p>vest</p><p>igac</p><p>ione</p><p>s Bi</p><p>blio</p><p>grfi</p><p>cas</p><p>Proh</p><p>ibid</p><p>a la</p><p> rep</p><p>rodu</p><p>cci</p><p>n to</p><p>tal o</p><p> par</p><p>cial</p><p> por</p><p> cua</p><p>lqui</p><p>er m</p><p>edio</p><p> sin</p><p> la a</p><p>utor</p><p>izac</p><p>in </p><p>escr</p><p>ita </p><p>del t</p><p>itul</p><p>ar d</p><p>e lo</p><p>s de</p><p>rech</p><p>os p</p><p>atri</p><p>mon</p><p>iale</p><p>s.</p><p>un programa que haca el periodista Guillermo Ochoa; la seora, quien llamaba por telfono, afirmaba que Toms Alva Edison haba nacido en su pueblo, una pequea poblacin del norte de Mxico cuyo nom-bre, ruego su perdn, no conservo en la memoria; la seora afirm tambin que, hacia los aos veinte, el pueblo haba sido visitado por un reducido, pero eficiente, grupo de estadounidenses, que haban reali-zado una minuciosa bsqueda en los archivos locales, particularmente en los parroquiales, y destruido todo vestigio que confirmara el nacimiento en el lugar de tan afamado inventor.</p><p>Por otro lado, en 1954 entr a trabajar al Obser-vatorio Astronmico Nacional, en Tacubaya, bajo las rdenes del talentoso doctor Guillermo Haro, de quien guardo tan grato recuerdo, y en esas fechas conoc a Jess Alva, que era mecnico de planta en el Observatorio; con l sostuve largas y sabrosas con-versaciones. Chucho, como todos le decan, era hijo de don Ramn Alva, que haba sido fotgrafo de esa institucin en la poca en la que don Joaqun Gallo fuera su director. A don Ramn se deba una de las primeras pelculas documentales cientficas mexica-nas, pues en los lustros iniciales del siglo XX construy una cmara cinematogrfica adaptada a un telescopio del Observatorio, con la que film un eclipse de sol que por esos das tuvo lugar en nuestro pas. Nume-rosos miembros de la familia Alva sobresalieron en diversos campos de la cultura entre los ltimos aos del siglo XIX y los primeros del XX, distinguindose varios por sus dotes manuales y creativas. Los famosos hermanos Alva, bien conocidos por los historiadores del cine mexicano, eran sobrinos del mencionado don Ramn Alva, quien parece que los inici en la fotografa. Tambin hubo un grupo de la familia Alva que destac por la labor realizada en la SEP, con su Teatro de Tteres, en la poca de Narciso Bassols. Y, finalmente, cabe mencionar al artista plstico Ramn Alva de la Canal, ampliamente conocido por su aporte </p><p>A don Ramn se deba una de </p><p>las primeras pelculas documentales </p><p>cientficas mexicanas.</p></li><li><p>242</p><p>Manuel Gonzlez Casanova</p><p>D. R</p><p>. U</p><p>nive</p><p>rsid</p><p>ad N</p><p>acio</p><p>nal A</p><p>utn</p><p>oma </p><p>de M</p><p>xic</p><p>o, In</p><p>stit</p><p>uto </p><p>de In</p><p>vest</p><p>igac</p><p>ione</p><p>s Bi</p><p>blio</p><p>grfi</p><p>cas</p><p>Proh</p><p>ibid</p><p>a la</p><p> rep</p><p>rodu</p><p>cci</p><p>n to</p><p>tal o</p><p> par</p><p>cial</p><p> por</p><p> cua</p><p>lqui</p><p>er m</p><p>edio</p><p> sin</p><p> la a</p><p>utor</p><p>izac</p><p>in </p><p>escr</p><p>ita </p><p>del t</p><p>itul</p><p>ar d</p><p>e lo</p><p>s de</p><p>rech</p><p>os p</p><p>atri</p><p>mon</p><p>iale</p><p>s.D</p><p>. R. </p><p> Uni</p><p>vers</p><p>idad</p><p> Nac</p><p>iona</p><p>l Aut</p><p>nom</p><p>a de</p><p> Mx</p><p>ico,</p><p> Inst</p><p>itut</p><p>o de</p><p> Inve</p><p>stig</p><p>acio</p><p>nes </p><p>Bibl</p><p>iogr</p><p>fica</p><p>sPr</p><p>ohib</p><p>ida </p><p>la r</p><p>epro</p><p>ducc</p><p>in </p><p>tota</p><p>l o p</p><p>arci</p><p>al p</p><p>or c</p><p>ualq</p><p>uier</p><p> med</p><p>io s</p><p>in la</p><p> aut</p><p>oriz</p><p>aci</p><p>n es</p><p>crit</p><p>a de</p><p>l tit</p><p>ular</p><p> de </p><p>los </p><p>dere</p><p>chos</p><p> pat</p><p>rim</p><p>onia</p><p>les.</p><p>a la pintura mexicana. A varios de los Alva tuve el honor de conocer personalmente, y de conversar con ellos. A alguno, no recuerdo a cul, le pregunt en la conversacin si tenan algn parentesco con Edison; me respondi que s, que ste haba sido hijo de un to abuelo, o bisabuelo, suyo. Y me cont que su to trabajaba en el ferrocarril, siendo su jefe directo el ingeniero Edison; que su to y su esposa mantenan excelente relacin con el matrimonio Edison y que as, cuando la esposa de su to falleci de parto, los Edison le propusieron adoptar a su hijo recin nacido; que su to, solo y en el extranjero, no saba qu hacer y que finalmente acept; poniendo como nica exigencia que su hijo conservara el nombre de su padre: Toms Alva. </p><p>En sntesis esa es la historia que me contaron, y como me la contaron se las cuento. A m me suena coherente, pero si es verdadera o no, no lo s, queda para alguno que le interese el investigarlo. </p><p>Pero, basta de distracciones, volvamos a lo nues-tro. Decamos que el kinetoscopio de Edison fue el ltimo antecedente del cine, y as fue, aunque quede por all todava algn porfiado que insista en afirmar que Edison fue el inventor del cine. El mismo Edison ya se ocup de refutarlo claramente en su autobiografa.3 Del kinetoscopio slo cabe aadir que habiendo sido inventado en 1893, se difundi por algunos pases de Amrica en 1895, a travs de representantes de la Casa Edison, despertando un entusiasmo ms bien limitado. El cinematgrafo, por su parte, empez a llegar por estas tierras a escasos seis meses de haber sido presentado al pblico parisino, a mediados de 1896. Tres fueron los principales caminos que sigui entre nosotros al iniciar su largo peregrinar:</p><p> 1. Como un posible apoyo para incrementar in-</p><p>gresos, a manos de emigrantes; probablemente de manera primordial entre los temporales, a </p><p>3 William H. Meadowcroft. T. A. Edison. Citado por Carlos Fernn-dez Cuenca, en Historia del cine, t. I, La edad heroica. Madrid: Afrodisio Aguado, 1948, p. 145.</p><p>Del kinetoscopio slo cabe aadir que habiendo sido inventado en 1893, se difundi por algunos pases de Amrica hacia 1895.</p></li><li><p>243</p><p>De cmo, cundo y dnde lleg el cine...</