comunicadores y periodistas

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

' : r t ..: : RCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TEORIC RCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES T E O R I C JUAN GARGUREVICH, periodista y comunicador peruano. Ha escrito "Mito y Verdad de los diarios de Lima" y "La Razn del joven Maritegui". bordante bibliografa, casi im- posible de seguir, nos prueba a cada p- gina que la comunicacin ha tenido y tiene una influencia fundamental en nuestros actos cotidianos. -

Transcript

  • . . : : ' : r t

    COMUNICADORES Y PERIODISTAS:NECESIDADES DE AMERICA LATINACOMUNICADORES V PERIODISTAS:NECESIDADES DE AMERICA LATINA

  • RCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TEORICRCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TERICAS PERCEPCIONES TEORIC

    JUAN GARGUREVICH, periodista y comunicador peruano. Ha escrito "Mito y Verdadde los diarios de Lima" y "La Razn del joven Maritegui".

    L a importancia de los mediosde comunicacin social comoagentes de socializacin y, CDconsecuencia, de cambio, estfuera de discusin. Una des- bordante bibliografa, casi im-posible de seguir, nos prueba a cada p-gina que la comunicacin ha tenido ytiene una influencia fundamental ennuestros actos cotidianos. La eficacia socializadora que gozanlos medios radica en su capacidad paraproponer a sus receptores qu pensar,sobre qu pensar, cmo pensar y, msall del terreno intelectual, cmo sentir,Juan GargureVicta

    -

  • 22actuar y en definitiva vivir (1). Y es queestamos ya inmersos en un mundo decomunicacin donde los mensajes se en-trecruzan, proponen e incluso disponen,logrando en muchos casos modificar ac-titudes, como es el aso de la sociedadde consumo, ejemplo extremo del usode la informacin en beneficio de la eco-noma.

    Amrica Latina se integra con cier-to retraso al mundo de la comunicaciny sufre la invasin de la tecnologa pro-veniente de los pases desarrollados;nuestra regin es vista en trminos demercado y podemos constatar que losadelantos en la materia nos inundanda a da, dependiendo de la economade cada pas y del potencial de su "mer-cado". Somos pues espectadores a lavez que vctimas de la revolucin tecno-lgica en el campo de la comunicacin,con situaciones de contraste cada vezms acusadas, an dentro de un mismopas. Es fcil comprobar, por ejemplo,que en una misma ciudad un sector dealtos ingresos capta transmisiones vasatlite a todo color y las traslada a suvideo-cassette, mientras en otros, la ma-yora, ni siquiera tiene acceso al mo-desto radio a transistores.

    comunicacin en Amrica Latina se con-vertir en retrica de gran complejidadpara la comprensin de sus fenmenos ycon pocas posibilidades de prctica des-tinada a lograr ese "otro desarrollo"propuesto por quienes han tomado con-ciencia de la realidad continental.

    Amrica Latina, reginsubdesarrollada y de-pendiente.

    Examinemos primero nuestro en-torno y revisemos nuestra realidad:"Amrica Latina -dice Helio Jaguaribe-se ha conservado como una regin sub-desarrottada, desde la independenciahasta las primeras dcadas del siglo XX,porque se vio obligada a convertirse enuna sociedad dualista, en la que la opti-mizacin de los fines de la lite no fuecompatible con los intereses bsicos dela masa, y de este modo previno la inte-gracin social de los pases concernidos,estableciendo en ellos un rgimen social(es decir, un rgimen combinado de va-lores, de participacin, de poder y depropiedad) no conducente a sus respec-

    I *'Importantes estudios de alto nivel que no llegan a conocerseen las escuelas...

    Esas tremendas desigualdades sonproducto de situaciones especficas ytienen su explicacin ligada precisamen-te a lo que nos interesa examinar ahora,es decir, el problema de las necesidadesde Amrica Latina con respecto a la co-municacin social o, dicho de otro mo-do, porqu y cmo necesita Amrica La-tina de la comunicacin en tanto ele-mento del esfuerzo por la liberacin in-tegral, esfuerzo que debe absorber todanuestra atencin.

    La miseria de nuestros pueblos nodebe pasarnos desapercibida y los co-municadores constituyen de hecho unfrente fundamental para la batalla con-tra el subdesarrollo y la dependencia.Este es nuestro primer enfoque y premi-sa: analizar, observar, proponer, siempreconsiderando cmo lograr una sociedadmejor. De otro modo, el estudio de la

    1.- RONCAGLIOLO, Rafael, Comunica-cin: cambio social y necesidad de unnuevo marco conceptual. Documentopresentado al Seminario sobre Comuni-cacin Internacional de Amsterdam del4 al 8 de Set. de 1977, mimeo., ILET,Mxico, p. 4.

    tivos desarrollos nacionales " (2).

    Debemos aadir a esto la realidadexterior descrita ampliamente por mu-chos autores que dividen nuestro subde-sarrollo en dos etapas bien definidas: an-tes y despus de la Segunda Guerra, se-alando el carcter de "nueva dependen-cia" cuando, segn Dos Santos, el impe-rialismo deja de ser un enclave colonialexportador al tiempo que cambia la divi-sin internacional del trabajo en produc-cin de materias primas por parte de lospases subdesarrollados y produccin demanufacturas por parte de los pases de-sarrollados (3).

    El imperialismo se moderniza, pene-tra en nuestras industrias manufacture-ras y derrota los viejos intentos naciona-

    2.- JA GVARIBE, Helio, Causas del subdesa-rrollo latinoamericano, en AmricaProblema 2, IEP, Lima, 1969, pp. 202-203.

    3.- DOS SANTOS, Theotonio, El nuevo ca-rcter de la dependencia, en AmricaProblema 2, IEP, Lima, 1969, p. 21.

    Chasqui I

    listas que slo tuvieron auge en la medi- Ida en que el intercambio conservabacierta paridad. En medio del caos de laregin cambian las relaciones, se plan-tean nuevos esquemas de poder en losque la burguesa es obligada a convertir-se en socia menor de la corporacin ex-tranjera. Es el tiempo del nacimientode las transnacionales.

    En el esquema poltico es claro eldecaimiento del populismo de los aostreinta para dar paso a nuevas formacio-nes polticas en las que deben participarlas organizaciones sindicales como ele-mento de presin sobre el poder.

    No hay pues dudas sobre la condi-cin de dependencia de los pases desa-rrollados, misma que frena los desarro-llos nacionales en los niveles sociales,culturales y polticos.

    Culturales, en la medida en que nose provee a la sociedad de valores, nor-mas y estilos de vida conducentes a lacohesin social; sociales, por que no seavanza hacia el establecimiento de admi-nistraciones que posibiliten el acceso"competitivo e igualitario" a todos loslugares y funciones, y que a la vez lu-chen contra los privilegios; y polticos,porque muy poco se modernizan e insti-tucionalizan los sistemas.

    En suma, dice tambin Jaguaribe,los pases latinoamericanos han sido de-tenidos en su estado actual de subdesa-rrollo y estn sometidos a un continuodeterioro de su obra social y de sus es-tructuras nacionales (4).

    n medio de este esquema yaprobado de penetracin in-tensiva de las transnacionalesy de sus mtodos destinadosa consolidar su influencia,no quedan descuidados los

    medios de comunicacin, entendidos co-mo medios de presin y de formacinde la mal llamada "opinin pblica"que, pese a no ser tal, es un factor capazde influir sobre los gobiernos. La captu-ra de las pginas editoriales, de los gran-des titulares,es muchas veces tarea diplo-mtica y ha llegado hasta las interven-ciones descaradas.

    En la docilidad de los "media" par-ticipan tanto la burguesa nacional co-

    4.- JAGUARIBE, Helio, ob. cit. p. 219.

  • enero-febrero-marzo 1982' 23mo los centros de informacin de lasmetrpolis y a esta intervencin aludi-mos al sealar la ingerencia diplomtica.Citemos brevemente a Espinoza Garcapara lograr una mejor explicacin a par-tir de un caso concreto: "Una bienmontada propaganda internacional hapresentado como poltica de ayuda to-dos los mecanismos de control puestosen marcha por los diferentes gobiernosnorteamericanos que se han sucedido eneste perodo (1945-1961). La eternaexigencia de los Estados Unidos en to-das y cada una de las reuniones interna-cionales a fin de crear en el continentelo que sus monopolios llaman "climapropicio" para sus inversiones, en con-trapartida de sus programas de ayuda,habra quiz bastado para llamar a la re-flexin sobre su poltica econmica ob-servada frente a la Amrica Latina. Sinembargo, ella se ha enfrentado siemprea toda una maquinaria bien orquestadadesde los Estados Unidos por medio deuna ideologa apologtica que se intro-duce en Latinoamrica a travs de losmedios de difusin existentes, que lle-gan a todos los niveles". Y aade des-pus: "Todo ello a fin de ocultar las mi-serias de una realidad y justificar un sis-tema que tiene de cualquier cosa menosde armonioso y para el cual la alternati-va de un cambio gradual est cerrada enk medida en que las fuerzas de la econo-ma norteamericana se encarguen deacelerar la miseria latinoamericana" (5).

    No est por dems advertir que losgrandes diarios y los nuevos que se fun-dan despus de 1945, ya no formanparte de una verdadera industria de lacomunicacin sino que son slo elemen-tos ms de poder, de influencia local. Yquienes hubieran intentado, tericamen-te, oponerse al estado de cosas habrancomprobado que los capitales locales notenan bases financieras o tcnicas paracontrarrestar la penetracin ni tampocolibertad de accin para luchar contra es-tas dependencias porque la publicidad,indispensable para su sustento, es depen-diente de las corporaciones extranjeras.

    El periodismo, tanto en prensa co-mo en radio y televisin, es moldeadocon caractersticas especiales y formaparte del esquema dependiente; la revi-sin de la propiedad de los "media" ennuestros pases comprueba la afirma-cin.

    5.- ESPINOZA GARCA, Manuel, La pol-tica econmica de los Estados Unidos ha-cia Amrica Latina entre 1945 y 1961,Casa de las Amricas, La Habana, 1971,pp. 10-11.

    Cmo es se periodismo?. En pri-mera instancia, es el periodismo que pre-gona la objetividad, que proclama la li-bertad de prensa y reclama el liberalis-mo absoluto en cuestiones econmicas.Son los abanderados del anticomunismoutilizndolo para anatemizar y obligar aperseguir a quienes hubiera que quitardel medio. Los "media", especialmentelos diarios, son cerrados al cuestiona-miento, sirviendo slo de correa detransmisin entre los intereses de quie-nes detentan su propiedad y las masasde lectores que aceptan, o parecen acep-tar pasivamente, su rol de manipulados.

    Se podra decir q