Crítica de la razón utópica

  • Published on
    14-Apr-2018

  • View
    217

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 1/326</p><p> 1</p><p>Crtica a la razn utpica</p><p>Franz Hinkelammert</p><p>Editorial DEI. San Jos, Costa Rica. 1984 (Primera edicin)</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 2/326</p><p> 2</p><p>Contenido</p><p>PrefacioIntroduccin: el realismo en poltica como arte de loposible</p><p>Captulo IEl marco categorial del pensamiento conservador1. La realidad precaria</p><p>2. La funcin social de legitimacin3. Las legitimaciones secundarias4. La religin como hipstasis del nomos de la sociedad5. La mimesis csmica6. La plausibilidad perfecta</p><p>Notas</p><p>Captulo IIEl marco categorial del pensamiento neoliberal actual1. El mercado como realidad precaria de partida:la imposibilidad de una tendencia al equilibrio2. La competencia perfecta y los conceptos trascendentales3. Las alternativas al mercado: el socialismo como utopa4. La inconsistencia de la teora general del equilibrio:el salario de subsistencia5. La inconsistencia de la teora general del equilibrio</p><p>el supuesto del conocimiento perfecto6. La tica del mercado:el mercado milagroso, la humildad y el orgullo7. La aproximacin al equilibrio: anti-intervencionismo8. La aproximacin al equilibrio:los sindicatos y los gastos sociales del gobierno9. La aproximacin al equilibrio: el anarco-capitalismo</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 3/326</p><p> 3</p><p>10. La teologa liberal: Dios y el diablo</p><p>Notas</p><p>Captulo IIIEl marco categorial del pensamiento anarquista 1. La realidad depravada2. La liberad econmica: base de la vida3. La libertad como libre espontaneidad:humildad y orgullo4. Dios y lucifer: las imaginaciones teolgicas5. La accin directa</p><p>6. La polaridad maniquea:secuencia anti-utpica y la reaccin anarquista7. La anarqua como concepto trascendental</p><p>Notas</p><p>Captulo IVEl marco categorial del pensamiento sovitico1. El Estado socialista en la transicin2. La teora de la planificacin econmica perfectay la crtica neoliberal3. La planificacin sovitica4. El criterio de la maximizacinde las tasas de crecimiento econmico5. La mitificacin del progreso tcnico6. La mitificacin del progreso social7. El carcter trascendental del concepto del comunismo</p><p>Notas</p><p>Captulo VLa metodologa de Popper y sus anlisistericos de la planificacin,</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 4/326</p><p> 4</p><p>la competencia y el proceso de institucionalizacin1. La teora popperiana de la planificacin,la competencia y la institucionalizacin en general2. La lgica de la investigacin cientfica</p><p>Notas</p><p>Captulo VILeyes universales, institucionalidad y libertad:el sujeto humano y la reproduccin de la vida real 1. La realidad trasciende a la empira:</p><p>sujeto cognoscente y sujeto actuante2. Sujeto prctico y sujeto vivo:preferencias y necesidades3. Automatismo de mercado y planificacin econmica4. La delimitacin entre autonoma empresarialy planificacin central: la praxis5. El sujeto como objeto y el sujeto como sujeto: el sujeto libre6. El espacio teolgico de la reflexin metodolgica</p><p>Notas</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 5/326</p><p> 5</p><p>Prefacio</p><p>La necesidad de una crtica a la razn utpica en la actualidad nonecesita mucha justificacin. Desde todos los pensamientos socialesdel siglo pasado y ya de siglos anteriores nos viene la tradicin deuna especie de ingenuidad utpica, que cubre como un velo lapercepcin de la realidad social. Donde miramos, aparecen teorassociales que buscan las races empricas de los ms grandes sueoshumanos para descubrir posteriormente alguna manera derealizarlos a partir del tratamiento adecuado de esta realidad. Estaingenuidad utpica est presente tanto en el pensamiento burgusque atribuye a la realidad del mercado burgus la tendencia alequilibrio e identidad de intereses que se originan en alguna mano</p><p>invisible como en el pensamiento socialista que atribuye a unareorganizacin socialista de la sociedad una perspectiva igualmentetotal de libertad del hombre concreto. De la tierra al cielo pareceexistir una escalera y el problema es encontrarla.</p><p>En nuestro siglo aparece una cierta crisis de esta ingenuidadutpica, pero, sin embargo, esto no llev de ninguna manera a susuperacin. Al contrario, esta ingenuidad utpica ha encontradohoy una expresin ms agresiva que sus expresiones anteriores, quenace de una aparente crtica del propio pensamiento utpico. Setrata del pensamiento anti-utpico de la tradicin neoliberal actual,que se junta con un neoconservadurismo de igual carcter anti-utpico. Anti-utopa significa aqu, simplemente, anti-socialismo,producindose un pensamiento de elaboracin anti-utpica quevuelve a ser una rplica ms extrema del mito de la mano invisible,que siempre ha sido una expresin de esta ingenuidad utpica. Sulema es: destruir la utopa para que no exista ninguna otra.Especialmente Hayek y Popper son los portadores de esteextremismo utopista camuflado, de la anti-utopa como utopa</p><p>verdadera.</p><p>Pero el problema es una crtica de la razn utpica misma, y no elinvento de anti-utopas y desapariciones de utopas que camuflan laingenuidad utpica de sus portadores. Hoy la ingenuidad utpicacon su potencialidad destructora no puede volver sino en nombrede la anti-utopa, en nombre de la utopa de una sociedad sin</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 6/326</p><p> 6</p><p>utopas. Esta utopa nos est amenazando, y el presente anlisis noes ms que el intento de oponer a este utopismo el peor que haexistido, una relacin racional con el mundo utpico queacompaa, de alguna manera, toda historia humana.</p><p>Todo pensamiento social moderno contiene tanto crticas comoelaboraciones o reelaboraciones de utopas. Incluso existe la utopade una sociedad que no produzca ms utopas; una utopa que yaDante vincul con el infierno: Ah, los que entris, dejad todaesperanza.</p><p>En el siguiente trabajo seguiremos, a partir de corrientes claves delas sociedades modernas, este proceso de crtica y produccin deutopas, intentando descubrir las ms variadas formas de ellas para</p><p>sistematizarlas e intentar una crtica ms bien general de estepensamiento utpico en su conjunto. Estas corrientes no seidentifican necesariamente con sociedades, pero creemos que setrata de corrientes que poltica, ideolgica y tericamente subyacena la constitucin de las sociedades modernas actuales. Por ello,enfocamos corrientes presentes en nuestra actualidad. Nointentamos una historia del pensamiento utpico, aunque se hagannecesariamente algunas reflexiones histricas.</p><p>Por eso no nos concentramos en los pensadores fundadores de estascorrientes, sino en sus representantes actuales. Nos llevarademasiado lejos analizar las muchas transformaciones por las cualeshan pasado los pensamientos originales del conservadurismo, delliberalismo, del anarquismo y del socialismo hasta llegar a tener laforma que hoy tienen. Prescindimos de eso para poder destacar conms claridad confrontaciones ideolgicas y polticas de hoy.</p><p>Por otro lado, no haremos tampoco el intento de representar lascorrientes aludidas en toda su complejidad de pensamientos.</p><p>Trataremos ms bien de analizar tales corrientes en las opiniones dealgunos de sus representantes que nos parecen de una importanciaclave para entenderlas. Este mtodo es el que seguiremosespecialmente en el anlisis de 1os pensamientos conservador,neoliberal y anarquista. Tal seleccin tiene siempre, evidentemente,un cierto grado de arbitrariedad.</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 7/326</p><p> 7</p><p>Sin embargo, precisamente en estas corrientes existen hoypensadores de un carcter tan claramente dominante y que lasimpregnan con tanta fuerza, por lo menos en Amrica Latina, queparece justificado verlos como una especie de intelectualesorgnicos de los movimientos correspondientes. Esto vale quizs conms nitidez para la representacin del neoliberalismo actual a travsde Friedrich Hayek y Karl Popper. Hayek es el economista clave deesta corriente, en relacin al cual es mucho ms conocido MiltonFriedman su discpulo aunque con matices propios, mientrasque Popper es el pensador poltico que elabora la metodologacorrespondiente y cuyo pensamiento se encuentra en estrecharelacin con el de Hayek.</p><p>Peter Berger seguramente no tiene este mismo grado de</p><p>representatividad del movimiento conservador o neoconservadoractual. Tampoco representa la extrema radicalidad de estemovimiento en su forma actual, que hoy incluye ya toda unacorriente de nombre propio, llamada Ideologa de la SeguridadNacional. Sin embargo, por un lado Berger es uno de 1os pensadoresconservadores actuales ms conocidos en Amrica Latina, mientrasque por otro lado, l elabora con gran pureza categoras que en todopensamiento conservador actual vuelven a aparecer. Adems es hoyuna figura poltica importante en la confrontacin ideolgica delactual gobierno de los Estados Unidos con los movimientos deliberacin en Amrica Latina, en especial por su influencia en elInstituto sobre Religin y Democracia, un importante organismodel gobierno de los Estados Unidos que lucha contra la teologa de laliberacin.</p><p>En cuanto al anlisis del anarquismo, nos apoyaremos especialmenteen el mexicano Ricardo Flores Magn, que sin duda ha sido el graninspirador de la revolucin mexicana de este siglo. El movimientoanarquista es hoy ms bien una tendencia subterrnea en Amrica</p><p>Latina, y ya no aparece como un movimiento poltico deenvergadura. Subterrneamente, sin embargo, pasa tambin hoy portodos los movimientos populares. Sus categoras, por tanto, tienensu vigencia en corrientes polticas actuales. Su carcter subterrneo,en cambio hace que no tenga ningn representante evidente.Preferimos analizar a Flores Magn porque es un anarquista muybrillante, muy sacrificado y muy olvidado, que merece ser</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 8/326</p><p> 8</p><p>recordado y que hace presente el profundo humanismo que pasapor el pensamiento anarquista. Antes de decidirme por el anlisis deFlores Magn, haba partido de una representacin excelente yquizs nica del pensamiento anarquista, que da Ernesto Sbato enAbaddn el exterminador. Pero al fin me decid por Flores Magnpara dejar hablar directamente a un pensador anarquista y no a unaelaboracin literaria que, por ms brillante que sea, sigue siendouna fuente secundaria.</p><p>El pensamiento sovitico hoy no tiene un representantesobresaliente, que pudiera servir como punto de partida de unanlisis como yo lo hubiera querido hacer. Hace cincuenta aostendra que haber tomado a Stalin. Pero el pensamiento de Stalin haperdido vigencia en la Unin Sovitica mucho ms de lo que se cree</p><p>en Occidente. Por otro lado, es una gran ventaja que no haya sidoreemplazado por otro de igual nivel. Prefer, por lo tanto, que elobjeto de la reflexin sobre el pensamiento sovitico fuese no unautor, sino una discusin entre tericos soviticos que se llev acabo en el perodo de Chruschtschow con el nombre de Discusinsobre el comunismo.</p><p>Ahora bien, el objeto de este anlisis es una crtica del pensamientoutpico llevada al nivel de una crtica a la razn utpica como tal. Setrata de un anlisis que, en ltima instancia, es metodolgico y quebusca revelar los marcos categoriales de los pensamientos socialesactuales. Eso explica que entre todos los autores mencionados, medediqu principalmente al anlisis de Karl Popper. Popper es elprimero que intent tal crtica de lo utpico. Hay paralelamente aPopper otro filsofo actual que es representativo de su reflexinsobre lo utpico. Se trata de Ernst Bloch. Me concentr ms bien enel anlisis de Popper porque Bloch, a pesar de toda la profundidadde su filosofa, no percibe el problema real y urgente de una crticade lo utpico. Frente a lo utpico, Bloch es completamente acrtico y</p><p>hasta ingenuo.</p><p>Por eso hago toda la crtica a la razn utpica partiendo de Popper.Quiero subrayar eso. Yo parto de la crtica que hace Popper, y no deuna crtica a Popper. La crtica a Popper, que al lector muchas vecesparecer sumamente spera, comparte una preocupacin que, segncreo, est en el propio pensamiento de Popper. Esta crtica a Popper</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 9/326</p><p> 9</p><p>que intento hacer debe mucho ms a Popper de lo que parece eneste libro. Yo creo que conviene constatar este hecho por lo menosen el presente prefacio. Creo que Popper no supo elaborar losalcances de su punto de partida, y termin nuevamente, a pesar detodas sus intenciones crticas, en una ingenuidad utpica quesubyace a todo pensamiento neoliberal, aunque este siempre sepresente como un pensamiento definitivamente ms all de todaslas utopas.</p><p>El ttulo de este libro recuerda un famoso ttulo de Kant. Heintentado seguir en esta Crtica a la Razn Utpica, elementoscentrales de las crticas kantianas, convencido de que una crtica ala razn utpica, en ltima instancia, consiste en unatransformacin de los contenidos utpicos de los pensamientos</p><p>modernos en conceptos y reflexiones trascendentales. Como lascrticas kantianas a la razn son crticas trascendentales de ella, yointento demostrar que tambin la crtica a la razn utpica nopuede ser sino una crtica trascendental.</p><p>El trabajo que presentamos es necesariamente abstracto. Creo, sinembargo, que se trata de una abstraccin que es parte de un mundoconcreto y sin la cual es imposible percibir siquiera lo concreto, queal percibirlo ya lo interpretamos en trminos abstractos. Por esopueden surgir desacuerdos y contradicciones concretas originadasfcilmente por diferencias en las abstracciones que hacemos entraren la interpretacin de lo concreto. Tomando en cuenta esto, quizssea legtimo de mi parte afirmar que este libro surgi de lasdiscusiones que se estn llevando a cabo sobre el socialismo enCentroamrica y que trata de aportar elementos de juicio que, porser abstractos, no carecen de importancia.</p><p>El presente libro es una elaboracin de un manuscrito previopublicado provisoriamente bajo el mismo ttulo en febrero de 1983</p><p>como documento preparatorio del Segundo Encuentro deCientficos Sociales y Telogos, organizado por el DepartamentoEcumnico de Investigaciones (DEI) sobre el tema: EIdiscernimiento de las utopas y realizado en San Jos entre el 11 yel 16 de julio del mismo ao. Fue elaborado en seminarios internosdel DEI, y en mi actividad docente en el Postgrado Centroamericanoen Economa y Planificacin del Desarrollo de la Universidad</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 10/326</p><p> 10</p><p>Autnoma de Honduras, en el Departamento de Economa de laUniversidad Nacional de Heredia, Costa Rica, y en el ConsejoSuperior Centroamericano (CSUCA) en San Jos.</p><p>Franz HinkelammertEnero 1984San Jos</p></li><li><p>7/30/2019 Crtica de la razn utpica</p><p> 11/326</p><p> 11</p><p>Introduccin: El realismo en poltica como arte de loposible</p><p>La poltica, como arte de lo posible, entra en la conciencia actual apartir del momento en el cual el hombre empieza a modelar lasociedad segn proyectos de una sociedad por hacer. Si bien yaantes se percibe el problema de lo posible en relacin a la poltica,este se presenta como problema central en cuanto se empieza amodelar la sociedad segn criterios derivados de algunas leyessociales, cuya consideracin permite proyectar una sociedad futuray pensarla en funcin de un ordenamiento adecuado y humano detales relaciones sociales.</p><p>1. La polarizacin entre lo posible y lo imposibleEl momento en el cual la poltica, como arte de lo posible, juega unpapel central en el pensamiento sobre la poltica, es la r...</p></li></ul>