Des Arrollo Infant Il

  • Published on
    21-Dec-2015

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>DOCUMENTOASISTENCIA</p><p>TCNICA</p><p>La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p></li><li><p>3La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva </p><p>de Derechos en el Marco del Programa Primeros Aos</p></li><li><p>5La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>1 Coriat, Jerusalinsky: Definicin de Estimulacin Temprana. Pg. 4. En 2. Cuadernos del Desarrollo Infantil. Fundamentos de la Estimulacin Temprana. 2 Ibd. Pg. 4</p><p>Introduccin</p><p>Es decir que la Estimulacin Temprana naci prin-cipalmente como un esfuerzo para lograr un trata-miento oportuno para los nios y las nias con alte-raciones biolgicas establecidas o probables. Desde esta concepcin, la estimulacin temprana consiste en tratar, a travs de tcnicas, ejercicios, movimien-tos y maniobras, de corregir y mejorar las deficien-cias con las que el nio con problemas del desarrollo </p><p>El presente documento tiene como propsito pro-fundizar en el conocimiento sobre el concepto es-timulacin temprana. En vistas de la complejidad y, en ciertos casos, confusin en relacin al uso del trmino estimulacin temprana, se plante la ne-</p><p>cesidad de problematizar este concepto, intentando de esta manera, aportar un marco conceptual acorde a la concepcin del abordaje integral del desarrollo infantil que el Programa PRIMEROS AOS lleva adelante. </p><p>Reflexiones acerca del uso del Trmino </p><p>Estimulacin Temprana </p><p>Inicialmente el trmino Estimulacin Temprana fue utilizado para hacer referencia a una tcnica que tiene por objetivo apoyar al nio en el desarrollo de sus aspectos instrumentales1. Desde este ngu-lo, los referentes psicobiolgicos y psicocognitivos se inscriben como guas para un proceso que, cortado en su espontaneidad por el accidente patolgico, re-quiere la intervencin teraputica2.</p></li><li><p>6La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>nace para, de este modo, superar estos trastornos o modelar sus efectos.</p><p>De este modo, cada ejercicio tiene un objetivo y apunta a que la nia y el nio logren la meta pro-puesta. Asimismo la actividad se dirige a determi-nado rgano, miembro o funcin, ejercindose de manera sistemtica, repetida y programada, dejando poco margen para que se produzca una verdadera interaccin afectiva en un clima de disfrute y placer tanto para el nio/a como para la persona adulta. </p><p>En general, la aplicacin de programas de Estimu-lacin Temprana estn a cargo de estimuladores/as tempranos/as, terapeutas o rehabilitadores/as, pro-fesionales de distintas disciplinas, especializadas en esta rea.</p><p>Asimismo existen distintas lneas de trabajo. Des-de el conductismo, el listado de funciones a ser es-timuladas asume la forma de guiones de actividades puntual y detalladamente pre-programadas, que se imponen al nio/a y su madre de manera meticulosa y con reglas de tiempos y espacios, definiendo obje-tos, colores, recorridos y movimientos.</p><p>Las escuelas comportamentalistas, por su parte, si bien son ms flexibles y valorizan afectos y moti-vaciones colocan, an as, el acento en las cualidades del objeto externo y de las actividades propuestas, </p><p>como si esto fuese el factor eficaz para ayudar al nio y la nia en su desarrollo.</p><p>En ambas modalidades se obstaculizara el vnculo madre - hijo/a (o cualquier otro vnculo del nio con los otros), al plantear un guin definido y pau-tado de actividades a realizar, una secuencia de ope-raciones carentes de sentido y afectividad. El nio es tratado como un objeto, como un sistema nervioso a reparar. </p><p>Otras lneas de trabajo en Estimulacin Temprana han dado lugar a la funcin materna e inclusive, en los ltimos aos, se ha incorporado la participacin de la madre y el padre en las intervenciones, ya que se ha demostrado que de esta manera los programas son ms eficaces.</p><p>Esta nueva conceptualizacin del papel de las fa-milias en el contexto de los servicios de intervencin temprana hizo que en la actualidad se consideren ms importantes las relaciones cotidianas de padre/madre-hijo, ms que la estimulacin mecnica de instrumentos teraputicos y/o didcticos. </p><p>Sin embargo la utilizacin del concepto tradicio-nal de Estimulacin Temprana trascendi el mbi-to de los consultorios para extender su aplicacin a la poblacin infantil en general, tanto en el mbito educativo como en el familiar y recreativo, a travs </p></li><li><p>7La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>de distintas propuestas, con una nica intencin tendiente a mejorar y muchas veces a acelerar el rendimiento de un rea determinada del compor-tamiento infantil, difundiendo sus beneficios en forma excesiva y distorsionada. Medir los progresos logrados o no, en un rea especfica, por ejemplo en relacin a la discriminacin perceptiva o la motrici-dad fina, deja de lado al nio y la nia como sujetos </p><p>y a la familia como contexto afectivo y relacional, como ncleo de contencin y sostn.</p><p>Esta generalizacin en el uso del trmino Esti-mulacin Temprana, alude a la sobre-estimulacin socio-cultural a la que son sometidos los bebs de 0 a 3 aos inmersos en cunas repletas de juegos y juguetes.</p></li><li><p>8La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>3 Chokler, M, Desarrollo postural y motor autnomo de Emmi Pikler, su incidencia en la prctica en las instituciones infantiles. Pgs. 77. En Ensayos y Experiencias: Niez Temprana. Ediciones Novedades Educativas. Ao 7. N 37. Marzo/abril de 2001.4 Dra. Myrtha Chokler. Doctora en Psicologa de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, Universidad de Pars VI.5 Ibd. 3.Pg.81.6 Dra Pikler, Emmi: Mdica pediatra. Comenz su trabajo en 1930, Budapest, Hungra.</p><p>En este marco, las actividades llamadas de Esti-mulacin Temprana llevan el riesgo de bombar-dear a nias y nios con una cantidad de objetos y juguetes que no resultan de su inters o de some-terlos a una cantidad de actividades y estmulos no adecuados a su maduracin.</p><p>De este modo, se exige al nio y a la nia ms de lo que puede en ese momento del desarrollo, forzndolo a tener respuestas para las que an no est preparado; obstaculizndose el despliegue de las acciones para las que s est preparado, y retra-sando el normal desarrollo de sus potencialidades. Las posturas enseadas, cuando an no han ac-cedido a la maduracin, no solamente fisiolgica sino tambin psicolgica, que requiere el nuevo estadio de desarrollo () dejan marcas en los modelos de aprendizaje y tambin en la relacin con los dems. No es el mismo vnculo el que vive un beb con la persona adulta si sta lo pone en situaciones de desequilibrio, de inestabilidad, de torpeza, si le exige o le propone acciones para las que no se siente preparado, que lo somete a la de-pendencia y la inhabilidad, por lo tanto a la des-</p><p>confianza en s mismo y en el otro, que el vnculo reasegurador con el adulto respetuoso de sus reales posibilidades, necesidades e intereses, que no fuer-za sino por el contrario, valora su autonoma y sus competencias actuales, no las que deber adquirir ms adelante.3</p><p>Asimismo se genera una carga de ansiedad, an-gustia y frustracin, no slo al nio y la nia sino tambin a los adultos cuidadores, los que pondrn en marcha estrategias para que sus bebs pasen las pruebas. De este modo se est mirando lo que todava no es capaz de hacer y se pierde la mirada en el nio que es en este momento. Al decir de Myrtha Chokler4 la invasin y la sobreexigencia enmascaran, en realidad, formas sutiles de coaccin y/o abandono, a partir de negarlo como sujeto o ubicndolo en una relacin de dependencia abso-luta del adulto, sin valorar el germen de su propia autonoma.5</p><p>En los ltimos aos, el estudio de la motricidad espontnea fue investigado por numerosos cientfi-cos, pero indudablemente los trabajos pioneros de la Dra. Pikler6, alrededor de los aos 30, acerca de </p></li><li><p>9La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>7 Dra Szanto - Feder, Angnes: Lic. en Matemticas Aplicadas, Lic. en Psicologa. Maestra y Doctorado en Psicologa Gentica. Francia. A partir de 1968 realiz pasantas en el Instituto Emmi PIKLER en Budapest, Hungra.8 Perodo esencial de constitucin de la personalidad en su conjunto que transcurre aproximadamente entre la gestacin y los pri-meros 2 o 3 aos de vida.</p><p>la gnesis fisiolgica, autnoma, de las posturas y los movimientos, descubierta por la misma y am-pliamente estudiada por Angnes Szanto7, revolu-cionaron los conocimientos de este siglo acerca del </p><p>desarrollo postural y motor en la protoinfancia8. Los aportes de estas autoras ponen en discusin muchas de las creencias y prcticas actuales respecto de la estimulacin del desarrollo infantil.</p></li><li><p>10</p><p>La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>9 Ibd. 9. Pg. 8610 Angnes Szanto Feder: Reflexiones sobre los movimientos de los nios de 24 a 36 meses que segn los adultos, se arriesgan demasia-do. Pg. 92. En Ensayos y Experiencias: Niez Temprana. Ediciones Novedades Educativas. Ao 7. N 37. Marzo/abril de 2001.</p><p>Atencin del Desarrollo en los primeros aos </p><p>de vida. Sugerencias para la planificacin </p><p>Desde la concepcin integral que sostiene el Pro-grama PRIMEROS AOS, el desarrollo infantil es considerado como un proceso de cambio en el que el nio y la nia, a partir de sus posibilidades de origen biolgico, psquico, de su accionar en el mundo y de la interaccin con los otros, aprende progresivamente a organizarse de manera cada vez ms compleja, tendiente a una mayor diferenciacin e integracin de sus funciones.</p><p>La Atencin del Desarrollo Infantil durante los primeros aos de vida consiste entonces en:</p><p> Proporcionar a las nias y los nios los cui-dados necesarios para que crezcan sanos y para que desarrollen las posibilidades de cada uno, en forma integral, en un marco de res-peto por los tiempos, intereses y necesidades del sujeto tal cual es, en un contexto familiar y comunitario sostenedor y contenedor. Por lo tanto desde esta mirada, en la atencin del </p><p>desarrollo infantil no se diferencia normalidad o patologa, sino posibilidades de un proceso propio de cada sujeto.</p><p> Implica un contexto que facilite las iniciativas y experiencias del beb para favorecer su cre-cimiento, acompaando su propio, nico e irrepetible ritmo de desarrollo. El nio que () se siente seguro afectivamente, va a inten-tar muchas cosas: ejercer y perfeccionar movi-mientos conocidos, pero tambin descubrir sus propios medios y sus nuevas capacidades de movimientos o en un entorno desconocido.9</p><p>En un ambiente organizado, adecuado, ofre-cido o hecho accesible para el nio, el adulto puede, a travs de su actitud, brindarle un sen-timiento de seguridad, de confianza y de goce en la accin, mantenindose atento y disponi-ble, sin invasin, sin intrusin y apreciando, con satisfaccin, el placer que el nio goza en su propia accin10.</p></li><li><p>11</p><p>La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>11 Ibd. 9. Pg. 9212 Si se trabaja este documento con los equipos se puede profundizar cmo se realizan estos cuidados o referirlos a los materiales del Programa.</p><p> Supone la presencia de un adulto que inte-racte y se relacione con l, proporcionn-dole afecto y contencin, un adulto que le devuelva, a travs de la mirada, la palabra y el gesto, una respuesta positiva a las activida-des y acciones que espontneamente realiza el nio. Miradas, palabras y gestos que ayudan al desarrollo de sus potencialidades, que forta-lecen su autoestima, a la vez que colaboran en la construccin de los vnculos. Lo esencial para ellos (las nias y los nios) es vivir una seguridad en el presente y vivirse con perso-nalidad confiando en s mismos. Apoyndose en estos fundamentos pueden sentirse aho-ra y evolucionar en el futuro como personas competentes11.</p><p> Implica el reconocimiento de la funcin pri-mordial de las familias en la crianza y sostn de las nias y los nios de 0 a 4 aos y, por lo tanto, nuestro acompaamiento y sostn a estas familias.</p><p>Los momentos de alimentacin, higiene, vestido, juego y descanso son situaciones que pueden apro-vecharse para favorecer los vnculos, los intercambios </p><p>y las relaciones del nio con el entorno12. De ah la importancia de valorizar estos momentos de encuen-tro, de re-descubrir las potencialidades que poseen y darles el tiempo necesario y suficiente para que la ac-tividad se desarrolle en un clima de placer y disfrute. </p><p>Para ello, todas las actividades propuestas a nias y nios deben tener en cuenta los niveles de organi-zacin alcanzados por los mismos y sus consecuen-tes posibilidades de asimilacin y acomodacin, res-pecto de los objetos que son ofrecidos en el marco de esa actividad. </p><p>Es importante conocer la secuencia del desarrollo, respetar los ritmos de aprendizaje propios de cada nia y nio, as como sus necesidades e intereses. Esto facilitar una crianza armnica a la vez que per-mitir que tanto el nio como la familia disfruten de las actividades en un contexto cordial. </p><p>Finalmente atender el Desarrollo Infantil impli-ca reconocer a los nios y las nias como sujetos de derecho, y participar en el ejercicio, promocin y defensa de los mismos, en conjunto las familias, la comunidad y sus instituciones. El Desarrollo se inscribe como parte integral de la salud de la nia y </p></li><li><p>12</p><p>La Atencin del Desarrollo Infantil desde una Perspectiva de Derechos</p><p>13 Comit Nacional de Crecimiento y Desarrollo SAP. Desarrollo del Nio-Arch. Argent. pediatr-2004-102(3)312.14 Para ampliar la informacin se recomienda la lectura del texto Desarrollo Infantil-Primer Ao de Vida- Material grfico y audio-visual de capacitacin, Direccin Nacional de Maternidad e Infancia. Ministerio de Salud de Nacin.</p><p>el nio dentro del concepto de crianza y sustentado en la construccin social de la salud13. </p><p>En virtud de lo desarrollado, desde el Programa PRIMEROS AOS sugerimos que para hacer refe-rencia dentro de las planificaciones, a las actividades que se realicen con las familias, utilizar otras deno-minaciones que aludan a propuestas o estrategias tendientes a atender el desarrollo infantil.</p><p>Cabe destacar que la mayora de los materiales ofrecidos en las capacitaciones para trabajar con los Facilitadores, plantean este marco terico. A modo de ejemplo, podemos citar:</p><p> Cuaderno de trabajo Crianza y Sostn. Vn-culos para crecer</p><p> Guas Cuidando al Beb. Para acompaar a la familia en el desarrollo infantil.</p><p> Guas para trabajar con las familias los con-tenidos de los programas de TV Primeros Aos, Creciendo juntos</p><p>- Seales de buen crecimiento y desarrollo</p><p>- Yo solito</p><p>- Los chicos tienen la palabra</p><p>- Los chicos juegan</p><p>Estos materiales ofrecen una mirada integral so-bre el desarrollo de los nios y las nias durante la primera infancia, reflexionando acerca de las condi-ciones relacionales y ambientales adecuadas para un desarrollo armnico y saludable, destacan el valor de lo cotidiano, tomando como eje los primeros vn-culos y la calidad de los cuidados corporales que re-ciben los nios y las nias durante la alimentacin, el bao, la vestimenta y el sueo y sugiere estrategias para apuntalar, sostener y acompaar el proceso de desarrollo, entre otros planteos, pero fundamen-talmente propone disfrutar con res...</p></li></ul>