DESARROLLO AFECTIVO 0-3 AÑOS

  • Published on
    27-Nov-2015

  • View
    44

  • Download
    1

Transcript

Presentacin de PowerPoint

EL DESARROLLO EMOCIONAL DE UN NIO DE 0-3 AOS

Ps. Luis Alberto Sosa AparicioLO ESPERABLEEl nio tiene, desde su nacimiento, la capacidad fundamental de relacionarse socialmente.

Pero podr desarrollarla, siempre y cuando haya alguien, el cuidador primario, disponible para establecer esta relacin social.

Por eso, se puede pensar que para el beb no es posible desarrollarse en soledad.

El beb nace en un estado de indefensin tal que para sobrevivir, constituirse en ser humano y desarrollar su potencialidad gentica necesita de otras personas que le provean todo aquello que es necesario, ya que no puede hacerlo por s mismo.

Los nios pequeos, al presentar una estructura psquica inmadura en formacin, se encuentran en un estado de gran fragilidad.

Las experiencias afectivas con sus cuidadores primarios en los primeros aos de vida tienen una enorme influencia a favor del desarrollo cognitivo, social y emocional, ntimamente relacionados.

El sostn emocionalEl sostn emocional es la respuesta adecuada al sentimiento universal de desamparo con el que todo beb llega al mundo.

Este sostn permite que se construya entre el beb y las personas encargadas de su crianza un vnculo lo suficientemente fuerte como para que se den las condiciones propicias para la satisfaccin de todas sus necesidades.

El sostn emocional se da en el marco de un vnculo estable, un vnculo de apego, con los cuidadores primarios.

Este vnculo se establece desde el momento del nacimiento y permite construir un lazo emocional ntimo con ellosPor estable entendemos un vnculo cotidiano y previsible, y en los primeros tiempos, con la presencia central de una o ms personas que se ocupen de la crianza del beb.

La estabilidad y la previsibilidad en el vnculo con sus cuidadores le permiten al nio construir una relacin de apego seguro.La constitucin de la regulacin afectivaEn la primera infancia, el nio carece de la capacidad de regular por s mismo sus estados emocionales y queda a merced de reacciones emocionales intensas.

La regulacin afectiva solo puede tener lugar en el contexto de una relacin con otro ser humano.

El contacto fsico y emocional acunar, hablar, abrazar, tranquilizar permite al nio establecer la calma en situaciones de necesidad e ir aprendiendo a regular por s mismo sus emociones.

El adulto a cargo de la crianza de un beb debe poner en juego una capacidad emptica que le permita comprender qu es lo que necesita ese nio, que si bien an no puede expresarse con palabras, s se comunica a travs de gestos, miradas, movimientos, llantos y sonrisas.

Las respuestas emocionales del adulto en sintona con el estado interior del beb generan primero un estado de corregulacin afectiva o regulacin didica que lleva, unos meses ms tarde, al logro de la autorregulacin afectiva por parte del beb.

Esto significa, por ejemplo, que si un nio llora sin ser consolado, se encuentra solo en el aprendizaje del paso del malestar a la calma y al bienestar. Ese beb puede llegar a tener dificultades para autocalmarse no nicamente en sus primeros meses sino a lo largo de todo su desarrollo (Schejtman y Vardy, 2008; Tronick, 2008).

La constitucin de la confianza bsicaEn un nivel emocional, la confianza bsica es un logro que se da como resultado de numerosas interacciones satisfactorias entre el beb y sus cuidadores primarios.

El nio que ha construido su confianza bsica puede luego explorar el mundo, crecer, separarse e individuarse.

La confianza se relaciona con la seguridad que un nio tiene de saber que sus cuidadores son sensibles a sus necesidades fsicas y emocionales, y que van a estar disponibles si los necesita.

Un nio que se siente seguro respecto de los adultos que lo cuidan no ignora los riesgos de aventurarse alejndose un tanto de ellos, pero avanza de todos modos sabiendo que tiene dnde respaldarse en caso de necesidad

Los vnculos afectivos estables y contenedores reducen el malestar emocional y potencian los sentimientos positivos en el nio.

La expectativa que tiene el nio sobre lo que se puede esperar de los dems se crea a partir de experiencias tempranas concretas de interacciones positivas y repetidas en el tiempo.

Se construyen as esquemas mentales acerca de cmo es estar con el otro.Lo interpersonal configura el mundo internoExisten diferentes modos de estar con los otros.

La representacin de esas interacciones est formada por diversos elementos: sensaciones, percepciones, afectos, acciones, pensamientos y motivaciones.

Esto es debido a que estas representaciones contienen todo aquello que ocurre y se registra en la experiencia vivida, y que puede formar parte de un recuerdo de estar con otro.Los modos en que los adultos se ocupan del nio, las interacciones y la comunicacin con l, se internalizan y el nio construye as los modelos de s mismo que reflejan el modo en que sus padres lo ven, imgenes transmitidas no solo en el decir sino tambin en el hacer con l.

Una vez construidos, estos modelos de s mismo basados en las interacciones entre el nio y sus padres tienden a persistir, y continan operando ya a un nivel inconsciente.

As, las experiencias emocionales del nio con su familia permiten que l construya la capacidad de pensar el mundo que lo rodea y pensarse a s mismo, es decir, construir su propio aparato psquico, que se va a ir desarrollando hasta que logre ser alguien diferenciado como individuo e integrado a la sociedad.

Influencia de los vnculos afectivos en el desarrollo cerebralEl desarrollo del cerebro del infante depende en parte de las experiencias que vive.

El vnculo temprano tiene un impacto directo en la organizacin cerebral.

Existen perodos especficos, llamados perodos ventana, en los que se requieren determinados estmulos para el ptimo desarrollo de algunas reas cerebrales.

Esta estimulacin adecuada depende del establecimiento de un vnculo temprano satisfactorio.

La neuroplasticidad (plasticidad cerebral) es un reciente descubrimiento de la ciencia que muestra cmo el cerebro, a partir de sus propiedades, tiene la capacidad de moldearse de acuerdo con la experiencia. Esta capacidad est particularmente desarrollada en la niez, al mismo tiempo que se va constituyendo el yo.

Aprender, recordar, olvidar y recuperarse de situaciones (injurias) son algunas de las acciones que se llevan adelante gracias a estas plasticidades. La neuroplasticidad depende de factores genticos, epigenticos y ambientales.Un nio es el producto de un entrecruzamiento entre la biologa con la que nace, el contexto en el que se cra y la capacidad psquica y mental que va constituyendo.Winnicott seala que el desarrollo es producto de la herencia, de un proceso de maduracin y de la acumulacin de experiencias de vida, pero que se podr dar o se ver alterado a menos que se cuente con un medio suficientemente favorable.Organizacin de la comunicacin preverbal y verbalEn el inicio, la fuente ms importante de estmulos para un beb es el cuerpo de la persona que se ocupa de l.

La presencia fsica, la proximidad cuerpo a cuerpo y el comportamiento interactivo sirven como una funcin reguladora externa para su organizacin psquica y emocional.

Los brazos del adulto, las caricias, son el lugar donde las experiencias sensoriales y los estados internos permiten la construccin de un rudimentario sentido de s mismo.

Durante los primeros meses de vida, tocar y mirar son los modos de comunicacin privilegiados entre el beb y sus cuidadores primarios.

La mirada mutua, la progresiva capacidad de prestar atencin conjunta a eventos del mundo externo y el juego de expresiones afectivas transmitidas a travs del rostro son modos de relacionarse y actan como precursores de dos aspectos fundamentales del desarrollo infantil: la capacidad para la formacin de smbolos (uso del lenguaje) y la capacidad de empata (capacidad para comprender los estados emocionales del otro).

En el intercambio del nio con los cuidadores primarios son importantes:

El contacto visual, el dilogo sonoro (el cuidador escucha al nio y le contesta).El dilogo tnico (alternancia de tensin-relajacin durante el juego y la alimentacin).El sostn fsico yEl contacto (caricias, manipulacin).

La sincrona es un concepto usado a lo largo de mltiples campos, que se refiere a la relacin temporal entre eventos y puede ser aplicada al estudio de las interacciones adultos-beb.

En ese sentido, el concepto de sincrona incluye la concurrencia, la secuencia y la organizacin de las interacciones entre el nio y los adultos.

Tanto los cuidadores como el beb interactan en forma activa en un marco de involucramiento afectivo que determina un intercambio con mutua reciprocidad.

El adulto a cargo del beb sincroniza naturalmente sus comportamientos con los perodos en los que el recin nacido est despierto y puede establecer una relacin.

El beb comienza a detectar contingencia entre discretos eventos en el entorno.

Mueve sus miembros en coordinacin con el habla del adulto y hay secuencias contingentes entre su cuerpo y el comportamiento del otro, aun en bebs prematuros y de bajo peso.

La sincrona describe la compleja danza que ocurre durante el corto, intenso y juguetn intercambio entre el beb y los adultos.

Esta danza, que se va repitiendo con ritmos particulares para cada nio, permite desarrollar cierta familiaridad con el estilo de comportamiento de ambos y con los ritmos de interaccin que se establecen entre ellos.

El reconocimiento del beb de su propio control da lugar a la autonoma.

Poco a poco empieza a darse cuenta de que l puede controlar la interaccin.

Tras una etapa de sincrona, entonces, tiende a interrumpir el dilogo, desviando la mirada hacia otra parte de la habitacin o hacia su mano.

En este intercambio sincrnico existen momentos de atencin y momentos de desatencin.

La autonoma permite que los sistemas de intercambios sean flexibles y activos.

La relacin madre-beb o adulto-beb est dada naturalmente por encuentros y desencuentros.

Estos ltimos no son patolgicos sino parte constituyente de la relacin entre los adultos y el beb.

Son los momentos en que un nio, por ejemplo, deja de interactuar con sus padres y se concentra en s mismo o en otro estmulo interrumpiendo la comunicacin momentneamente.

Es esencial, entonces, la capacidad de reencuentro, es decir, que luego de un desencuentro pueda haber un nuevo encuentro.

Las primeras atenciones dadas al beb por su cuidador primario y la manera en que este se ocupa del nio durante las primeras horas y los primeros das de vida son esenciales para la aparicin y el desarrollo de las vocalizaciones, las expresiones faciales, el despliegue afectivo, la proximidad, el tono del cuerpo, los movimientos y las caricias.

Son los diversos modelos de relacin que se observan a travs de todas las comunidades culturales y en diferentes mezclas.

Aunque el nio no hable, comunica y entiende las miradas, las sonrisas y los gestos del adulto que interacta con l.

La comunicacin no verbal o preverbal es fundamental en la interaccin entre el nio y los adultos.

Se trata de gestos y vocalizaciones que pueden durar segundos, que el nio capta y a los que les da significado.

Se apropia de ellos como modo de comunicacin y va formando representaciones mentales y recuerdos de la experiencia subjetiva de estar con otra persona, precursores necesarios para la organizacin del lenguaje verbal.

A esto se agrega lo que los neurolingistas llaman la protoconversacin: intercambios repetidos del adulto que sincroniza sus gestos y vocalizaciones con las conductas innatas del beb. De esta manera les da un sentido y los introduce en la lengua materna y en la cultura.Sabemos que los bebs tienen un apetito particular por la entonacin, los picos prosdicos, los tonos agudos y el timbre de la voz. A esta forma que toma el lenguaje de las madres se la denomina mamanais (en francs) y motheress (en ingls). Aqu, podramos llamarla mamaol. Y como se trata de un lenguaje universal, tendr una denominacin y una forma propia en cada lengua.

En esta temprana interaccin, el cuidador primario habla por l y por el beb.

Pregunta y contesta.

Brinda un sentido y una entonacin particulares, casi como una cancin, que es propia de cada relacin y cada vnculo.

Esto es producto de una relacin emptica.

Transmite placer y sorpresa. Es un juego vocal.

Entre los 3 y los 9 meses, las formas de intercambio varan en relacin con la mayor independencia que adquiere el nio.

Luego, al desarrollar la motricidad fina, muestra franco inters en los objetos y en su manipulacin, y disminuyen las interacciones con la mirada.

Hacia la segunda mitad del primer ao de vida, los objetos se vuelven el foco del juego entre padres, debido al desarrollo motor que le permite al nio alcanzar los objetos y desarrollar competencias sociales.

El tringulo primario tradicionalmente dado por el grupo madre-padre-nio es el nicho ecolgico para el desarrollo.

Entre los 7 y los 9 meses de edad, surgen las interacciones en las que el beb combina la comunicacin sobre objetos y acciones.

En este momento el nio da un importante salto. Comienza a darse cuenta de que l y sus padres tienen algo en la mente, ya sea el foco de atencin de los padres, por ejemplo en un objeto o evento; o una intencin o un sentimiento interno.

Estos estados mentales del nio y los adultos pueden ser similares o diferentes, compartidos o no.

En las interacciones tridicas (entre el beb y dos adultos) se manifiesta esta nueva posibilidad de manera no verbal.

Un nio de 9 meses, por ejemplo, coordina su atencin con su mam siguiendo la lnea de la visin de ella y sealando un objeto.

Puede intentar lograr que la atencin de su madre se dirija a ese objeto insistiendo o sealando.

Del mismo modo, es muy importante que se compartan sentimientos internos cuando hay intercambios sociales y seales afectivas con ambos adultos, y observar cmo estos realizan un intercambio afectivo entre ellos.

El beb puede mirar a su mam y a su pap invitndolos a jugar con un juguete y disfrutar juntos.

Si la madre o el padre responden, queda confirmado para el beb que l pudo compartir esa experiencia con ellos.

En estas estrategias entran en juego mecanismos emocionales y cognitivos complejos.

Qu es esperable observar en la evolucin del desarrollo psicolgico de los nios entre 0 y 3 aos?Ante todo, para la observacin del desarrollo emocional y psicolgico de los nios es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:En primer lugar, evaluar el funcionamiento fsico, neurolgico y sensorial del nio, as como la coordinacin de la motricidad fina y la motricidad gruesa, y las capacidades cognitivas que aparecen, ya que el desarrollo psicolgico se expresa significativamente en estas reas.

En segundo lugar, observar la forma en que el nio se vincula con sus cuidadores y personas de su entorno, el estilo o la forma de estar con.

En tercer lugar, evaluar el estado de nimo, los sentimientos que predominan (alegra, enojo, inters, diversin, celos, amor), la variedad, la profundidad y la adecuacin de esos sentimientos, as como la capacidad de regularlos.

En cuarto lugar, observar si el nio presenta estados de ansiedad expresados en su conducta, juego o verbalizaciones, y la presencia de miedos.

Por ltimo, los nios expresan en el juego, y luego verbalizando, los temas que corresponden al momento del desarrollo que atraviesan y las situaciones que viven.

Relacin con las personas de su entornoPrimer ao de vida

Los nios buscan proteccin y confort; el inters general en el mundo evoluciona hacia una relacin afectiva altamente individualizada con las personas que los cuidan, en un compromiso placentero interactivo (recproco).Relacin con las personas de su entornoSegundo ao de vidaEn relacin con las personas que cuidan de ellos, presentan un balance entre la satisfaccin de las necesidades (dependencia bsica) y la individualidad emergente, la autonoma, la iniciativa y la capacidad de la autoorganizacin en el nivel de la conducta (por ejemplo, los gateadores que van a la alacena a tomar lo que quieren).Se percibe algo de negativismo. Los temas de la necesidad y la preocupacin por la separacin son an muy importantes.Relacin con las personas de su entornoTercer ao de vidaAunque las relaciones todava son predominantemente con el cuidador primario y para satisfacer necesidades, se encuentran en esta etapa organizadas en un nivel representacional o simblico (por ejemplo, emerge un sentimiento de s mismo y del otro en trminos de pensamientos, recuerdos, etc.) que permite utilizar la fantasa.

El balance entre la dependencia y la autonoma puede virar brevemente al estadio anterior. Las peleas por el poder y el negativismo pueden dominar intermitentemente el modelo de relacin. Relacin con las personas de su entornoLos temas centrales siguen siendo la dependencia bsica, la necesidad de seguridad y el temor a la separacin.

Aparecen interacciones simblicas de poder, control, agresin y diferentes tipos de placer en las relaciones.

Tienen capacidad para interactuar en forma ms compleja porque ahora pueden utilizar la imagen interna (por ejemplo con el lenguaje o utilizar una mueca para representar necesidades mediante un juego complejo).

Aumenta el inters en la relacin sus pares.

Tono emocional (o estado de nimo general)Primer ao de vidaEs altamente variable, ntimamente relacionado con estados internos (hambre), y hacia la segunda mitad del primer ao, tambin relacionado con seales sociales externas (el padre puede hacer sonrer a un nio aunque este tenga hambre).

Cuando el beb est confortable internamente prevalece un sentimiento de inters y placer en el mundo y hacia el cuidador primario.Tono emocional (o estado de nimo general)Segundo ao de vidaEl humor es an variable, pero ms organizado y estable durante perodos ms lar- gos. Existe un sentimiento de seguridad, curiosidad y ne- cesidad de exploracin que domina el humor, as como es- tn presentes tambin la ten- dencia a pegarse al adulto, el negativismo, el miedo y la aprehensinTono emocional (o estado de nimo general)Tercer ao de vidaEl estado de nimo general puede ser variable (triste, ansioso o presentar una tendencia a quedarse pegado al adulto junto a una segura exploracin), pero luego gradualmente se estabiliza dentro de un modelo organizado alrededor de un sentimiento bsico de seguridad y optimismo, con la presencia no dominante de las siguientes capacidades: la excitacin, el negativismo, la pasividad, la tendencia al pegoteo hacia el adulto, entre otras.sentimientosPrimer ao de vidaLa variacin entre la indiferencia y la excitacin con el mundo se torna ms organizada y queda bajo el control de la interaccin social.

Los sentimientos especficos iniciales de excitacin placentera o la protesta por la falta de placer llevan a graduaciones ms diferenciadas y el beb incluye gestos con los que negocia la dependencia, el placer, la afirmacin de s mismo, la exploracin, el enojo, el miedo y la ansiedad.

El sistema de afectos o sentimientos permanece altamente variable, y es fcilmente dominado por el contexto.sentimientosSegundo ao de vida

En este perodo, los sentimientos se vuelven ms diferenciados.

Se observa la emocin por la exploracin y el descubrimiento, y el placer por la autoafirmacin.

Existen negociaciones gestuales ms complejas de dependencia, autoafirmacin, enojo y la bsqueda de lmites.

El beb desarrolla la capacidad de demostracin organizada de amor (correr y abrazar, sonrer y besar a los padres, todo junto) y tambin protestar (alejarse, patalear, llorar, todo junto). sentimientosEl negativismo organizado (el no) y una gran demanda estn tambin presentes.

El equilibrio debe volcarse en direccin a las expresiones organizadas del placer en el descubrimiento, la iniciativa y el amor.

Aparece ms desarrollado el sentimiento de comodidad con la familia y la aprensin ante los extraos

sentimientosTercer ao de vidaLos afectos, gradualmente, tienen ms significado (en el nivel representacional o simblico).

Despus de la posible inestabilidad inicial en el sistema afectivo (por ejemplo, regresivo, enojo con pegoteo y dependencia), es posible una mayor organizacin del sistema afectivo, con afectos complejos tales como amor, tristeza, celos y envidia, que se expresan en ambos niveles: el preverbal y el verbal, que est surgiendo.

sentimientosLa afectividad se ve fcilmente influenciada por las situaciones fsicas (cansancio, hambre).

Los afectos se encuentran todava en un nivel egocntrico (por ejemplo, qu hay ah dentro para m?).