Dios - Deepak Chopra

  • View
    63

  • Download
    7

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Meditacin sobre Dios en nosotros mismos.

Transcript

  • Como si fuera un auto con dos volantes, el mundo est guiado por dos fuerzas que luchan por tener el control: la espiritual y la secular. Hoy en da, la fuerza seculartiene la ventaja, pero durante muchos siglos el poder radic en la espiritualidad. Los visionarios configuraban el futuro tanto como los reyes, e incluso ms. El rey eraungido por Dios, pero los visionarios eran visitados por Dios mismo y escuchaban su mensaje personalmente antes de aparecer en pblico para anunciar lo que Diosquera que la gente hiciera.

    Empec a sentir fascinacin por la desconcertante situacin en la que se ven envueltos los visionarios. Muy pocos pidieron ese poder para afectar a otros. Dios losdesvi de la comodidad cotidiana y guio sus pasos. La voz que oan en su cabeza no era suya, sino que era de inspiracin divina. Cmo fueron esas experiencias? Porun lado, deben haber sido aterradoras, pues en un mundo en el que alimentar leones con mrtires, crucificar a los santos por considerarlos enemigos del Estado yresguardar con recelo las antiguas religiones es un espectculo, la voz de Dios bien podra estar enunciando una sentencia de muerte. Por otro lado, experimentar lodivino debe haber sido exttico, como lo experimentaron los poetas msticos de todas las culturas que tuvieron un romance con la divinidad. Esa combinacin dearrebato y tormento se convirti en la semilla de este libro.

    Dios es un trmino vaco, excepto cuando se expresa a travs de las revelaciones de los santos, profetas y msticos de la historia. stos existen para plantar lassemillas de la espiritualidad como experiencia directa, ms que como una cuestin de fe y esperanza. No obstante, nadie puede afirmar que Dios se ha revelado de formanica y estable, ni con un mensaje consistente, sino todo lo contrario De algn modo, las revelaciones pueden ser divinas y contradictorias al mismo tiempo.

    Por qu Dios no dice lo que tiene en mente y permite que el mensaje se extienda a todas las personas? La contradiccin de los mensajes divinos surgi debido anuestras propias limitaciones Supongamos que Dios es infinito. Por desgracia, nuestras mentes no estn equipadas para percibir el infinito, sino que slo percibimos loque estamos preparados para ver y conocer. La infinitud se revela a s misma por pedazos hechos a la medida de cada sociedad, poca y hbitos mentales. Etiquetamoscomo Dios los meros vistazos que percibimos de una realidad superior, como ver una figura en La ltima cena de Da Vinci. Este vistazo nos maravilla, pero la totalidada la que pertenece escapa a nuestra percepcin.

    Teniendo eso en mente, he convertido esta novela en una meditacin sobre Dios en nosotros mismos. Slo la mitad es ficticia y est dedicada a diez visionarios quequedaron extasiados cuando Dios les habl. La otra mitad consiste en reflexiones sobre lo que Dios quiso decir al elegir a estos sabios, videntes, profetas y poetas. Elmensaje no siempre fue el mismo, pues Job en el Antiguo Testamento escuch algo distinto de lo que san Pablo que en el Nuevo Testamento, pero aun as es posiblerastrear un patrn.

    Dios evoluciona. Por eso es que sigue hablando y nunca se queda callado. El hecho fundamental de que Dios ha sido l, ella, ello y ninguna de las anterioresdemuestra lo cambiante que es la presencia divina. No obstante, afirmar que Dios evoluciona implica que comenz en un estado de inmadurez y creci hasta convertirseen la totalidad, cuando toda fe sostiene que Dios es infinito desde el principio. Lo que en realidad ha evolucionado es la comprensin humana de su existencia. Durantemilenios, quiz incluso desde la era de las cavernas, la mente humana ha tenido la capacidad de percibir una realidad superior. Las pinturas y las estatuas sagradas sontan antiguas como la civilizacin misma, preceden el lenguaje escrito y quiz incluso hasta la agricultura.

    La cercana con Dios es una constante, no slo en la historia humana sino tambin en la naturaleza humana. Si estamos en contacto con nuestra alma, la conexin espermanente, aun si nuestra conciencia flaquea. Pensamos que Dios cambia, quiz porque nuestra propia percepcin espiritual aumenta o disminuye. Mientras tanto, losmensajes siguen llegando y Dios sigue mostrndose con distintos rostros. A veces la nocin de lo divino queda oculta cuando las fuerzas seculares toman la batuta eintentan dirigir la orquesta por s solas. Sin embargo, la fuerza de la espiritualidad nunca se rinde por completo. Dios representa nuestra necesidad de conocernos anosotros mismos, as que, a medida que la conciencia evoluciona, tambin evoluciona Dios. Es un viaje que no terminar jams. En este momento, en algn lugar delmundo, alguien acaba de despertar a la mitad de la noche al escuchar un mensaje que parece extrao, como si proviniera de otra realidad. De hecho, todas las noches debehaber visitas de este tipo, y quienes dan un paso al frente para anunciar lo que han odo forman un grupo variopinto de locos, artistas, avatares, rebeldes y santos.

    Siempre he deseado ser parte de tan variopinto grupo, por lo que en la siguientes pginas intento imaginar que pertenezco a l. Acaso no deseamos todos, en ciertomodo, unirnos a los inadaptados? Sus historias nos desgarran el corazn y elevan nuestra alma. Las lecciones que han aprendido han llevado a la raza humana porcaminos desconocidos. Hay cosas peores en la vida que saltar la barda de cotidianidad y seguirlos.

    DEEPAK CHOPRAAbril de 2012

  • Dnde termina el mundo? pregunt el padre.Job, su hijo, no estaba preparado para ser cuestionado. Era primavera. Afuera de la carpa las clidas brisas traan consigo el agradable trinar de las aves y el balido de

    los corderos. Los amigos del nio pateaban un baln de cuero por los campos.Te hice una pregunta!Job jal las correas de sus sandalias y fij la mirada en el suelo cubierto de tierra.

    El mundo termina en las murallas de la ciudad que no dejan entrar a los demonios.Para un nio de diez aos, era una respuesta razonable. Le haban advertido que tuviera cuidado con los demonios desde pequeo, y nombres como Moloch y

    Astaroth se le haban grabado en la memoria desde entonces. Las imgenes de garras y colmillos le causaban una fascinacin pavorosa. Cuando el fro del inviernoobligaba a los pastores a regresar por los portones de la ciudad, Job se senta atrapado, pero tena prohibido aventurarse a ese lugar en el que se le podra meter undemonio a la boca con la misma facilidad que un mosquito.

    Su padre neg con la cabeza.Intntalo de nuevo. Dnde termina el mundo?La sombra de su padre, un hombre alto y fuerte, se cerna sobre Job. Su mirada amenazante era inusual en un tejedor que sola ser tan benvolo con sus hijos como

    una mujer. Pero esta vez Job saba sin lugar a dudas que esa mirada era peligrosa.El mundo termina donde Judea y la tierra de la guerra se encuentran contest el nio. Deba ser la respuesta correcta. El verde valle de su pueblo, conocido

    como la Tierra de Uz, terminaba en los linderos de un abrasador desierto pardo, como leche derramada de una vasija que fluye hasta que la arena la bebe La diferencia eraque la tierra de la guerra beba sangre.

    Pero su padre segua mirndolo amenazadoramente.ltima oportunidad, nio. Dnde termina el mundo?La perplejidad enmudeci al muchacho, quien baj la mirada. De pronto, recibi un golpe tan fuerte a un lado de la cabeza que lo dej tumbado en el suelo, donde se

    qued tirado sin moverse.Tan pronto dej de ver estrellas, mir a su padre, quien estaba inclinado hacia l y lo examinaba como se mira la herida de un cordero en busca de gusanos.El mundo termina aqu gru su padre y levant su fornido brazo frente al rostro de su hijo. Nunca olvides mi puo.Por qu su padre se estaba comportando as? El nio no poda soltarse a llorar. El golpe haba sido injusto, por lo que en su interior surgi el tipo de orgullo que los

    nios pequeos conocen bien. Lo haban insultado, y los insultos merecan desprecio, no lgrimas. Pero el puo de su padre segua cerrado, y Job no se arriesgara a quelo golpeara de nuevo. Se mordi el labio y se mantuvo impvido hasta que su padre, quien haba establecido su postura, se enderez y sali a zancadas de la carpa sindecir una palabra ms.

    Al irse dej caer algo. Era un trozo de tela, de delicada lana blanca atravesado por una franja prpura. Job no la not sino hasta que su madre entr corriendo con lasmanos empapadas de agua de la palangana. No hubo tiempo para contarle lo ocurrido. No hubo tiempo para decirle una sola palabra, pues al instante la mujer sedesvaneci y solt un grito desconsolado. Tom entre sus manos el trozo de tela y lo apret contra su mejilla.

    Job se qued aturdido. Su madre era una mujer digna que prefera darse la vuelta antes de ser vista amamantando a su beb. Job nunca la haba visto de otra formaque no fuera completamente vestida. De repente, su madre jalone sus vestiduras negras, al punto de casi arrancrselas del pecho. Despus de un rato, en medio de susapagados sollozos esboz una palabra que Job logr entender.

    Rebeca!Su hermana? Por qu mencionara su madre el nombre de su hermana? En medio de la confusin, Job se qued estupefacto hasta que una horripilante idea le cruz

    por la mente Su hermana mayor usaba una prenda interior blanca y delicada. El pigmento prpura proveniente de Tiro era costoso, pero su hermana estabacomprometida, y la madre del novio haba venido a visitarla. Las dos familias estaban complacidas con el arreglo y, antes de irse, la madre del novio le regal a la madrede Job un ovillo de lana prpura. De inmediato tejieron con ella el borde del dobladillo de su falda blanca, de modo que cuando caminaba se asomaba un destello deprpura a la altura de sus tobillos.

    Est muerta? murmur Job, con miedo de preguntar, pero con ms temor de quedarse con la incertidumbre. Su hermana haba arrancado el trozo de tela de suropa. O alguien ms lo haba hecho.

    Su madre lo abraz contra su pecho y lo apret con fuerza. El muchacho se retorci al senti