Diplomacia nº 80

  • Published on
    28-Mar-2016

  • View
    220

  • Download
    5

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Diplomatic Magazine

Transcript

<ul><li><p>DiplomaciaSiglo XXI </p><p>1Siglo XXI </p><p>1 DiplomaciaSiglo XXI </p><p>1Diploma-</p><p>Siglo XXI 1</p><p>DIPLOMACIASIGLO XXI</p><p>DIPLOMACIASIGLO XXI</p><p>N80 l Junio 2014 / 6 </p><p>Su Santidad Papa Francisco </p><p>Una voz valiente en Tierra Santa</p><p>Su Santidad Papa Francisco </p><p>Una voz valiente en Tierra Santa</p><p>La abdicacin del rey,una exclusiva avanzadapor la revista Diplomaciaen marzo.</p><p>La abdicacin del rey,una exclusiva avanzadapor la revista Diplomaciaen marzo.</p><p>Guad</p><p>eColegio</p><p>spara</p><p>elCD</p></li><li><p>Pg. 12</p><p>La abdicacin del rey, una exclusiva de DiplomaciaEDITORIALThe abdication of the King, an exclusive information of Diplomacia</p><p>Papa Francisco, una voz valiente para la paz y la justiciaPor Embajador Musa Amer Odeh, Misin diplomtica de Palestina en EspaaPope Francis, a courageous voice for peace and justice </p><p>Los retos del Servicio Europeo de Accin ExteriorPor Francisco Fonseca Morillo, Director de la Comisin Europea en EspaaThe challenges of the European External Action Service</p><p>La vuelta a Espaa de un diplomtico despus de 30 aosPor Hee-kwon Park Embajador de la Repblica de Corea en EspaaThe return to Spain of a diplomat after 30 years</p><p>El libro definitivo sobre la Constitucin espaolaPor el embajador Velo de AnteloThe definitive book on the Spanish Constitution</p><p>Una empresa internationalMAXAMAn international company</p><p>Espaa y el ddalo diplomticoPor el diplomtico Angel BallesterosSpain and the diplomatic labyrinth</p><p>Gua de Colegios para el Cuerpo Diplomtico</p><p>La Comunidad Econmica de EuroasiaPor James McDonald, analista internacionalThe Economic Community of Euroasia</p><p>La doble vocacin del diplomtico Agustn de FoxPor Mario Crespo, alumno de la Escuela Diplomtica The dual mission of the diplomatic Agustn de Foxa</p><p>Momento EspaaGeortown Global ForumSpanish momento</p><p>Actividades diplomticasEmiratos rabes, Espaa, EEUU, Guinea Ecuatorial, AngolaDiplomatic activities</p><p>DiplomaciaSiglo XXI </p><p>3</p><p>N80. Mayo - Junio 2014</p><p>AVISO A NUESTROS LECTORES</p><p>La nueva direccin y datos de contacto de DIPLOMACIA son los siguientes:</p><p>C/ Antonio Daz-Caabate, 33 2F Madrid 28007 Tfno.: 607 88 75 79</p><p>diplomacia@revistadiplomacia.com </p><p>Pg. 06</p><p>Directora General Prensa </p><p>y Publicaciones: Carmen M. Alvarez</p><p>Maquetacin y Diseo: Vctor M. Garca</p><p>Redactor Jefe: Juan Manuel Alesson</p><p>Redaccin: Paula Gordon</p><p>Protocolo: Jos Carlos Sanjuan</p><p>Jefe Publicidad: Maria C. Manso </p><p>Colaboradores: Sofa de Borbn, ArturoPrez, Javier Hergueta, Arturo Prez, EloyYbaez, Felio Villarrubias, Tomas Solis,Vicente Blanco, Antonio Milln, AlvaroRodrguez, Fernando de Salas, AlfonsoLpez Perona, Santiago Martnez-Caro,Carlos Lozano, Nicolas Martn Cinto,Emilio Prez de Agreda, Jos Angel LopezJorrin, Fernando de la Serna, FaustinoPardavila (RR.PP) </p><p>DIPLOMACIASIGLO XXI</p><p>Revista para el Cuerpo Diplomtico, el Servicio Exterior y la Alta Empresa</p><p>Sumario Summary</p><p>Depsito legal: M-14873-1995</p><p>Edita: EDICIONES TROY</p><p>Redaccin y administracin: </p><p>Antonio Daz-Caabate, 33 2F </p><p>Madrid 28007 Tfno.: 607 88 75 79</p><p>diplomacia@revistadiplomacia.com</p><p>www.revistadiplomacia.blogspot.com.es</p><p>Delegado zona de Levante: </p><p>Daniel Ponce Alegr</p><p>danielrev1.1@hotmail.com</p><p>Tel.: 615 882 146</p><p>Los artculos publicados en DIPLOMACIA</p><p>son de exclusiva responsabilidad </p><p>de sus autores y no de los editores</p><p>Puede seguirnos y dejar sus comentarios</p><p>en: revistadiplomacia.blogspot.com</p><p>y consultar nmeros anteriores en:</p><p>issuu.com/revistadiplomacia</p><p>04</p><p>06</p><p>10</p><p>12</p><p>16</p><p>17</p><p>18</p><p>19 - 50</p><p>52</p><p>54</p><p>58</p><p>60</p><p>Revista Miembro fundador de la Academia de la Diplomacia.Revista distinguida por la Sociedad de Estudios </p><p>Internacionales y el Foro Europa 2001.</p><p>Editor-Director: Santiago Velo de AnteloPg. 06</p><p>Pgs. 19 - 50</p><p>Pg. 04</p><p>Pg. 52 Pg. 54</p></li><li><p>Editorial Editorial</p><p>DiplomaciaSiglo XXI </p><p>4</p><p>La abdicacin del rey, una exclusiva avanzada por la revista</p><p>Diplomacia en marzo</p><p>Fue la revista Diplomacia la primera que ya en el mesde marzo publicaba una informacin sobre la abdi-cacin del rey de Espaa,</p><p>Juan Carlos de Borbn, hasta elpunto de titular en portada Lostres ejes del prximo Felipe VI,siendo el primer medio que pu-blicaba el nombre del nuevo rey,adems de utilizar la palabraprximo, que significa cerca-no, que dista poco en el espacioo en el tiempo, segn la RealAcademia de la Lengua. </p><p>Se trata, sin lugar a dudas deun xito informativo de un mediode comunicacin que no buscael renombre o la audiencia des-medida como otros, incluso gran-des grupos que manejan mlti-ples canales de televisin y radio.Nosotros slo queramos infor-mar a nuestro lector, el diplom-tico, sobre lo que iba a acontecer,dando, adems, las primeras pau-tas de la poltica del reinado deFelipe VI. Y por ello, por haberadelantado esa informacin alCuerpo Diplomtico para que hiciera uso de la misma asu criterio, estamos orgullosos. </p><p>Porque no slo vaticinbamos lo que iba a suceder, tam-</p><p>bin dbamos las claves del reinado del nuevo rey. Infor-mbamos que los tres ejes del rey Felipe VI haban sido</p><p>anunciados de la siguiente forma:A nivel nacional, en sus breves pe-ro clarificadoras palabras pronun-ciadas el pasado 12 de octubre,da de la Fiesta Nacional, dondesustituy al rey Juan Carlos; a nivelinternacional con sus ltimos via-jes a Hispanoamrica e interven-ciones en Estados Unidos, con pa-labras nuevas y rotundas; y a nivelsocial, siendo los Premios Prncipede Asturias los que marcan su l-nea.</p><p>Diplomacia lleva veinte aossiendo la revista de referencia depoltica exterior en Espaa, dandoprioridad en sus artculos de opi-nin a los diplomticos espaoles,as como a los extranjeros acredi-tados en Espaa, sean de dondesean, y vengan de donde vengan.Gracias a las nuevas tecnologasnuestro radio de penetracin seha incrementado, llegando con laedicin digital a miles de diplo-</p><p>mticos de habla espaola en sus destinos en todas laspartes del mundo. Seguimos creciendo en informacin,lectores y en libertad de opinin. </p><p>Diplomacia was the first Spanish media to publish, alreadyin the month of March, that the King of Spain, Juan Car-los, was going to abdicate. We even published in the cover</p><p>the following title: The three axes of upcoming Philip VI. </p><p>This is without doubt a success in the information of a media</p><p>competing with large groups with multiple television and radio</p><p>channels. We just wanted to inform our diplomatic readers</p><p>about what was going to happen, giving also the first policy</p><p>guidelines of Philip VI. </p><p>Because we not only made a forecast of what was going to</p><p>happen, we also gave the keys to the reign of the new king.</p><p>We reported that the three axes of King Philip VI had been</p><p>announced as follows: At the national level, in his brief but en-</p><p>lightening words spoken on 12th October, Spains National</p><p>Day, in which the Prince replaced the King Juan Carlos; inter-</p><p>nationally with his latest travel and interventions in Latin Ame-</p><p>rica, and in a social level, with the Prince of Asturias Awards</p><p>are the ones which mark his policy.</p><p>Diplomacia has been for twenty years the reference magazi-</p><p>ne in Foreign Policy in Spain, giving priority to articles of Spa-</p><p>nish diplomats and foreign diplomats accredited to Spain,</p><p>wherever they may be and wherever they come from. Thanks</p><p>to new technologies our penetration has increased, reaching</p><p>with the digital edition thousands of Spanish-speaking diplo-</p><p>mats in their post in all parts of the world. We continue to</p><p>grow in information, readers and freedom of opinion. </p><p>The abdication of the king, an exclusive information of Diplomacia published in March</p></li><li><p>Vaticano Vatican</p><p>DiplomaciaSiglo XXI </p><p>6</p><p>Su Santidad Papa FranciscoUna voz valiente </p><p>para la paz y la justicia</p><p>El Vaticano organiz el peregrinaje del Papa a la TierraSanta cuidadosamente y meticulosamente. La impor-tancia poltica y moral del reconocimiento del estado</p><p>de Palestina por parte del Vaticano se hizo evidente a travsde las declaraciones del Papa y tambin por el hecho de sullegada a Palestina directamente desde Jordania. El PapaFrancisco aterriz primero en Beln, la ciudad de la Natividad,donde su Santidad fue recibido oficialmente por el presidentedel estado de Palestina. </p><p>Mientras su helicptero sobrevolaba el territorio ocupadodel estado de Palestina, su Santidad tuvo la oportunidad dever de primera mano la enorme superficie de tierras Palestinas</p><p>ocupadas por los asentamientos ilegales israeles que des-plazan a miles de palestinos de sus tierras y su sustento, in-cluso varias comunidades palestinas cristianas como las deBeit Jala, Beln y Jerusaln. Su Santidad tambin vio comopor primera vez desde la poca del nacimiento del cristia-nismo se ven separadas las dos ciudades hermanas de Belny Jerusaln por el muro israel, que mide ocho metros de al-tura y serpentea por la patria Palestina ocupada separandouna ciudad palestina de la otra. La impresin visual de larealidad dura del pueblo palestino fue incalculable. </p><p>Es difcil no sentirse conmovido por la voz moral delPapa y su mensaje de amor y paz. Su sincero apelo por la</p><p>La visita de Su Santidad el Papa Francisco I a Palestina, la Tierra Santa, fue histrica e impactante a varios niveles para el pueblo palestino. Esta visita tuvo lugar durante un momento</p><p>crtico para Palestina; un tiempo en el que el camino de la paz que el pueblo palestino busca est obstaculizado por la fuerza bruta y las polticas inmorales de la ocupacin </p><p>y el sufrimiento que esas prcticas causan.</p><p>Fotos: Mohamad Badarne, Connect Consulting</p></li><li><p>DiplomaciaSiglo XXI </p><p>7</p><p>justicia y la dignidad de los dbiles, necesitados y oprimidosconmueve al corazn de cada palestino y les proporcionaesperanza en un tiempo en el que es difcil de encontrar ymantener. El impacto del mensaje del Papa Francisco fueamplificado por la claridad de su declaracin. Su Santidadreiter el reconocimiento vaticano del estado de Palestinay reafirm el llamamiento de la Santa Sede de la urgenciade la materializacin de un estado palestino viable, inde-pendiente y soberano donde los palestinos pueden disfrutarde un futuro de dignidad, prosperidad, seguridad y paz.Este reconocimiento conlleva un peso moral y poltico porquees un reconocimiento de la injusticia que sufre Palestina yla libertad - ya muy atrasada - que su orgulloso pueblo buscaobtener. Su Santidad es un lder que acta de acuerdo con las mo-</p><p>rales que predica. Mientras pasaba por las calles de Belnde camino a la plaza central del pesebre, el Papa fue recibidopor multitudes exultantes que esperaron desde la madrugadapara verle. Luego el papa pas por el muro israel que corta</p><p>los lazos histricos e espirituales entre Beln y Jerusaln. Sucoche par, y el Papa hizo lo que nadie se esperaba. Se bajde su papamvil y camin entre la muchedumbre hacia elmuro y la torre de guardia ocupado por soldados israelesarmados. Mientras la muchedumbre de nios y adultos mi-raban perplejos, su Santidad puso su mano sobre el muro yrez. Ese momento espontneo se inmortalizo mediantefotos tomadas de esos instantes, pero ms importante quela fotografa icnica es el mensaje que esa parada imprevistaproporcion: la injusticia es inaceptable en cualquier lugary en cualquier tiempo. El muro que ha construido Israel en el corazn de Cis-</p><p>jordania ocupada, encarna la realidad diaria de la ocupacin,colonizacin, y humillacin que los palestinos soportan adiario; confiscando sus tierras y privndoles de su sustento,</p><p>les niega el acceso a lugares sagrados especialmente en Je-rusaln y les prohbe realizar su derecho a la libertad e in-dependencia. En Beln el muro y los 22 asentamientos cir-</p><p>cundantes han reducido el distrito de la ciudad dela Natividad a apenas 13 % de su superficie original.En la actualidad, 58 familias Cristianas en Beit Jalaluchan para retener sus ltimas parcelas de terrenoque estn bajo amenaza de confiscacin para la per-petuacin de la construccin del muro. Hace diez aos la Corte Internacional de Justicia</p><p>anunci la ilegalidad del muro y los asentamientosque Israel construye dentro del territorio ocupadopalestino, incluyendo Jerusaln este. Desafortuna-damente, y a pesar de un consenso internacionalacerca de la ilegalidad de estos actos, Israel siguedesafiando la voluntad de la comunidad internacio-nal y violando la ley internacional con beligerancia.Al rezar en el muro su Santidad envi una seal in-confundible al mundo diciendo que el reconoci-miento de la fuente de injusticia es el primer pasohacia acabar con ella. Al tocar aquel muro, su San-</p><p>Su Santidad es un lder que acta de acuerdo con </p><p>la moral que predica</p></li><li><p>Vaticano Vatican</p><p>DiplomaciaSiglo XXI </p><p>8</p><p>tidad ha tocado nuestros corazones y ha ofrecido a los pa-lestinos que sufren de su destructiva presencia, el reconfor-tante consuelo de su apoyo y el reconocimiento del dolor. Otra dimensin de la visita del Papa fue su interaccin</p><p>personal con familias palestinas y nios. Su Santidad quisoalmorzar con ocho familias palestinas cristianas para escucharsu perspectiva sobre sus vidas, esperanzas y obstculos. Consus historias, esas familias representan la tapicera del pueblopalestino musulmanes y cristianos su realidad de sufri-miento y ms impactante an, su irrompible fuerza de vo-luntad para perseverar y generar esperanza a pesar de todola desesperacin. </p><p>Su Santidad conoci a una familia quetiene un ser querido languideciendo enuna prisin israel y otra familia que perdiun ser querido en manos de Israel. Escuchla historia de una familia que perdi sustierras por la expansin de los asentamien-tos ilegales israeles y el muro. Tambin co-noci a refugiados palestinos cuya deter-minacin a volver a las casas y pueblosdesde donde se les haba echado sigue in-quebrantable a pesar de 66 aos de des-poseimiento. Entre esos refugiados se en-contraba una familia de Iqrith, un puebloque se encuentra dentro de las fronterasactuales de Israel, y que el ejrcito israeldemoli en Nochebuena de 1952. Despusde dcadas de lucha, refugiados de Iqrithlograron renovar la iglesia daada en supueblo destrozado. Ahora la usan para ce-lebrar Misa y en cualquier ocasin especial,</p><p>inclusive bautizos y bodas. Familias de Iqrith tambin ad-quirieron un permiso del estado de Israel para enterrar asus seres queridos en el cementerio del pueblo, un logrodulce-amargo que ellos ven como una manera de permancer</p><p>El Papa record a los creyentes de todo el mundo que ignorar la injusticia y el sufrimiento </p><p>es inaceptable</p></li><li><p>vinculados al pueblo de donde se les echo y al que tiene ladeterminacin de volver. </p><p>El Papa record a los creyentes de todo el mundo queignorar la injusticia y el sufrimiento es inaceptable, y que laindiferencia es inmoral. Como ha afirmado su Santidad, esose aplica al sufrimiento de nios, que tienen como derechola proteccin, la crianza, y el amor. Tambin se aplica a la</p><p>patria del Prncipe de la Paz, cuya urgente necesidad de lapaz no se puede exagerar. Este mensaje fue reafirmado porsu Santidad repetidamente durante su visita. Durante su en-cuentro con nios refugiados palestinos en el campo de re-fugiados Dheishe, su Santidad habl de la necesidad de su-perar la violencia con paz y lucha digna. Con admirablehumildad y calma, su Santidad les dijo a los nios que lpoda or sus corazones y sentir su dolor, y les urgi a trabajarduro y seguir con la lucha, en paz y con dignidad, para lograrsus derechos. </p><p>Durante su peregrinaje a Palestina, la Tierra...</p></li></ul>