ejercicio signos de puntuación

  • Published on
    03-Jun-2018

  • View
    215

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>8/12/2019 ejercicio signos de puntuacin</p><p> 1/2</p><p>Ejercicio de Puntuacin</p><p>Coloca los signos de puntuacin en los casos correctos.</p><p>La sentencia</p><p>Aquella noche en la hora de la rata el emperador so que haba salido de su palacio y que</p><p>en la oscuridad caminaba por el jardn bajo los rboles en flor Algo se arrodill a sus pies y le</p><p>pidi amparo El emperador accedi; el suplicante dijo que era un dragn y que los astros lehaban reelado que al da siguiente antes de la cada de la noche !ei Cheng" ministro del</p><p>emperador le cortara la cabe#a En el sueo el emperador jur protegerlo</p><p>Al despertarse el emperador pregunt por !ei Cheng $e dijeron que no estaba en el</p><p>palacio el emperador lo mand buscar y lo tuo atareado el da entero para que no matara al</p><p>dragn" y hacia el atardecer le propuso que jugaran al ajedre# $a partida era larga el ministro</p><p>estaba cansado y se qued dormido</p><p>%n estruendo conmoi la tierra &amp;oco despu's irrumpieron dos capitanes que traan una</p><p>inmensa cabe#a de dragn empapada en sangre $a arrojaron a los pies del emperador y gritaron</p><p>Cay del cielo</p><p>!ei Cheng que haba despertado la mir con perplejidad y obser</p><p>(u' raro yo so' que mataba a un dragn as</p><p>)</p><p>Lcda. Fredlis Gioconda Quijada</p><p>Libros, caminos y das dan al hombre</p><p>sabidura.</p></li><li><p>8/12/2019 ejercicio signos de puntuacin</p><p> 2/2</p><p>Ejercicio de Puntuacin</p><p>Coloca los signos de puntuacin en los casos correctos.</p><p>El fantasma mordido</p><p>*e aqu la historia que me cont Chen $in+Cheng %n iejo amigo suyo estaba echado a lahora de la siesta" un da de erano cuando io medio dormido la aga figura de una mujer queeludiendo a la portera se introduca en la casa estida de luto cofia blanca t,nica y falda decamo -e dirigi a las habitaciones interiores y el iejo al principio crey que era una ecinaque iba a hacerles una isita despu's refleion Cmo se atreera a entrar en la casa del prjimocon semejante indumentaria</p><p>/ientras permaneca sumergido en la perplejida" la mujer oli sobre sus pasos ypenetr en la habitacin El iejo la eamin atentamente la mujer tendra unos treinta aos elmati# amarillento de su piel su rostro hinchado y su mirada sombra le daban un aspecto terrible0ba y ena por la habitacin aparentemente sin intencin ninguna de abandonarla incluso seacercaba a la cama 1l finga dormir para mejor obserar cuanto haca</p><p>2e pronto ella se leant un poco la falda y salt a la cama sentndose en el ientre deliejo pareca pesar tres mil libras El iejo conseraba por completo la lucide" pero cuando quisoleantar la mano se encontr con que la tena encadenada cuando quiso moer un pie lo tenaparali#ado -obrecogido de terror trat de gritar pero desgraciadamente no era dueo de su o# $a</p><p>mujer mientras tanto le olfateaba la cara las mejilla" la nari# las cejas la frente En toda la carasinti su aliento cuyo soplo helado lo penetraba hasta los huesos 0magin una estratagema paralibrarse de aquella angustia cuando ella llegara al mentn 'l tratara de morderla &amp;oco despu'sella" en efecto se inclin para olerle la barbilla El iejo la mordi con todas sus fuer#as tanto quelos dientes penetraron en la carne</p><p>3ajo la impresin del dolor la mujer se tir al suelo debati'ndose y lamentndose mientras'l apretaba las mandbulas con ms energa $a sangre resbalaba por su barbilla e inundaba laalmohada En medio de esta lucha encarni#ada el iejo oy en el patio la o# de su mujer%n fantasma grit en el acto&amp;ero apenas abri la boca el monstruo se desaneci como un suspiro</p><p>$a mujer acudi a la cabecera de su marido no io nada y se burl de la ilusin causadapretendi ella por una pesadilla &amp;ero el iejo insisti en su narracin y como prueba eidente leense la mancha de sangre pareca agua que hubiera penetrado por una fisura del techo yempapado la almohada y la estera El iejo acerc la cara a la mancha y respir una emanacinp,trida se sinti presa de un iolento acceso de mitos y durante muchos das tuo la cobaapestada con un hlito nauseabundo.</p><p>4</p><p>Lcda. Fredlis Gioconda Quijada</p><p>Libros, caminos y das dan al hombre</p><p>sabidura.</p></li></ul>