El Espejismo Yugoslavo Josep Palau

  • Published on
    20-Oct-2015

  • View
    60

  • Download
    10

Transcript

En Madrid, marzo de 2012. Con el motivo del 15 aniversario de la muerte de Josep Palau, www.semanarioserbio.com ofrece a sus lectores la versin completa de su realmente imprescindible libro "El espejismo yugoslavo". Para ofrecer una v isin ms amplia de sus actividades relacionadas con las guerras de secesin yugoslavas, hemos aadido al libro algunos textos de Palau publicados en el libro "Ex-Yugoslavia: de la guerra a la paz" (editado por la Generalitat Valenciana-1992) que recoge textos de varios ponentes en la Conferencia de ciudadanos para la integracin pacfica y democrtica de los Balcanes en Europa. Los textos se publican con el permiso explcito de su hermano, no violando ninguna de las leyes sobre propiedad intelectual. Aprovechamos la ocasin de agradecerle a Jaume Palau su comprensin y colaboracin con www.semanarioserbio.com -------J--" .!.. -- -.;: ~. -=--,.... -= '-::: == "3-------..::: ::-'-= ..: .--- --.:::. :,. ..: --:: -::: :-.;: -~. ~.== ---:;::' -~" ---- =---'-.-== '-.;: -"::.J; 'J _ --..... --::: :::;!:4 .::: "::--:-:::: ~ -::: ------::; --.-.. -::.::--'~ ~ .-.. -::: ~ -== -::. I I~ -'-~ ~ ::: -;'::'4 .~ ----.~ .-, ....., ~ -:::: ~'-' ~ ...... "'1::: ' ::::'~ .. ~ ~ -::: c. ~ - ~ ' -~ '-' .... -::... ~ ~ ',..... ~ , ~ ~I -::: '---' ~ '-~ ....... ~ ~ ...... ~ '-~ ..::: -~ ...... ,.... "-' ::... -g -,/ ~ -~... ~'" ~ :: ~ ~ ~::::.., ~ ::: ~ 0::-~ -"-' ....'::: ~ .-.. ] ;S ':::"' c .... .:::; .....~ ':: (./ ~ :::: ~ .::: .:.:: ':: ::.-~ '::: ~ -g --~ -...:::: ...::.:.. ~ --::. '::: c.' .~ ;y :.... :.:::: -2 '::: .... '-' ~ -::: ---~ ---.::: ::::.~ .::: ...... ~ .;: ~ ....., .~ ~ -':"" ....... .-.. ~ --'".::: ~ '::: ::::: t: -::: -.... ~ ~~.j ,~ .~ -' ~ f ...... ...... i:: .~. 2..-. ..:::: '" -'-,~ .-."-' ~ -'::: .... ",--~ --::. ~ .......---'--" ~ ::::. ---....~ ...... ~ ,-"-...... -'-'- "-~ ~ c:;'~ ...... ~ ~ :..::; ~ ~~ ....a ~ '- '/, e -c:; -::-'-\:-.:::; ~ ..2., --0::: -.:::; ~ ~ -.:;'" www.semanarioserbio.com www.semanarioserbio.comCOLECC ION TE X TOS DEL BRONCE * ] OSEP P ALAU EL ESPE]ISMO YUGOSLAVO DEDICADO A LOS MOHICANOS DEL DANUBIO Pr61ogo de ]OHAN GII.LTUNG ED I C ION ES DE L BRONCE www.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comwww.semanarioserbio.comusuarioPolygonwww.semanarioserbio.comHacer lo ms difcil. Mediacin sin tomar partido en los conflictos etno-nacionales Josep Palau Actuando como coordinador internacional del MPDL y miembro del Presidium del HCA, Josep Palau fue el coordinador de la Conferencia de Valencia. El texto siguiente est extrado de su introduccin en el curso de la Universidad International "Menndez y Pelayo": "Guerra en Yugoslavia. Consecuencias para Europa v en la situacin internacional", celebrado en el Palacio de la Magdalena (Santander) el 24 de agosto de 1992. Las ideas que siguen constituyen convicciones personales tras varios aos de contacto directo con el drama yugoslavo. En 6 viajes he recorrido todas las republican ex- yugoslavas, he mantenido decenas de reuniones con todos los sectores en litigio. Gobiernos y oposiciones en ambos lados de todos los frentes abiertos. Todo ello integrando misiones de paz como miembro del MPDL espaol y miembro de la Presidencia de HCA europea. No me resisto a describir un estado de nimo personal. Empec yendo a Yugoslavia lleno de confusin y turbacin: entenda poco y me indignaban unos hechos contrarios a mis principios. La confusin ha desaparecido, ya que creo entender algunas cosas pero la turbacin se ha convertido en tristeza, abatimiento, precisamente porque ya comprendo lo que ocurre. 1. Entrando en materia, la primera idea es la de reivindicar el espacio yugoslavo como un marco comn de convivencia. Se ha dicho con una frivolidad que ahora podemos calificar de escalofriante que la antigua federacin yugoslava era imposible. Una ficcin, una imposicin del comunismo. Esa idea, que se ha repetido con insistencia a veces sospechosa, ignora una distincin tan obvia como la existente entre un rgimen y un pas. El sistema poltico y econmico organizado por la Liga Comunista y dirigido autocraticamente por el Mariscal Tito, se hallaba ciertamente agotado a la muerte de este. El hundimiento del Pacto de Varsovia y de los otros regmenes comunistas europeos agudiza la falta de perspectiva y sentencia el fracaso del posttitismo. Tambin es cierto que la Federacin Socialista Yugoslava reposaba en un sabio diseo geoestratgico, en el fiel justo de la balanza entre los dos bloques que dividan Europa. De hecho, la poltica de no alineamiento internacional est pensada tambin como factor de cohesin interna, como garante de un equilibrio unificador yugoslavo. Lgicamente, esos equilibrios se ven alterados con la desaparicin del sistema bipolar en Europa a partir de 1989. Y sin embargo, Yugoslavia, mejor dicho el espacio comn yugoslavo, segua siendo absolutamente necesario. La complejidad tnica, religiosa, territorial e histrica haca imposible una fragmentacin que no condujera al caos. Se www.semanarioserbio.comme ha dicho en alguna ocasin que los odios actuales convierten en una locura la tesis que estoy defendiendo. Yo no puedo dejar de pensar que si alguna locura se demuestra con los hechos es la de haber roto Yugoslavia. La gran cuestin que se plantea es Por qu no se democratizo Yugoslavia en lugar de fragmentarla? La pregunta no es un lamento ante algo irreversible. Al contrario, con tiene una idea de futuro: en realidad la paz duradera y la estabilidad en la regin no se alcanzaran hasta que se reconstruyan la cooperacin poltica y la convivencia intertnica en eso que sigue siendo espacio comn yugoslavo. Hasta entonces, cualquier arreglo ser frgil y precario. 2. Los nacionalismos se impusieron a la democracia y a la liberalizacin en el postcomunismo. Por que? Conviene, ante todo, desmentir otra tesis que se ha difundido a mi juicio equivocadamente; a saber, que la antigua federacin yugoslava ejerca la opresin de unas naciones sobre otras, de tal manera que resultaba comprensible la "liberacin" nacional en esos casos una vez desaparecido el rgimen. Por el contrario, el comunismo titista, opresor y negador de la libertad de sus ciudadanos, era muy cuidadoso en los "equilibrios nacionales"; no es casual que haya sido considerado como modelo sobre cuestiones nacionales y minoras durante dcadas y por corrientes polticas incluso ajenas a la izquierda. No es en la falta de reconocimiento de los hechos nacionales donde reside la causa de la explosin posterior, sino en la falta de democracia combinada con un sistema poltico que hacia demasiadas concesiones al nacionalismo. Veamos, el poder poltico en el sistema se distribua entre las elites comunistas de cada nacionalidad, elites que se constituan al margen de la voluntad popular y que ejercan su poder antidemocraticamente. Los conflictos entre esas elites se diriman por un rbitro nico y personal, Tito, quien frecuentemente resolva enfrentando a unos con otros y haciendo a todos concesiones parciales. Desaparecido el rbitro, no existen ni mecanismos ni hbitos democrticos para resolver los problemas polticos. Por el contrario, hablan echado solidas races las tendencias viciadas al enfrentamiento de poder entre grupos "nacionales". En ese contexto, el recurso a "la causa nacional amenazada" es percibida como un mecanismo de legitimacin poltica por los establecimientos polticos de todas las republicas simultneamente. No nos hallamos ante la emergencia de nuevas clases o movimientos sociales democrticos, sino de aparatos de estado que se hacen fuertes cada uno al enfrentarse entre s. El nacionalismo es un heredero ms cmodo del totalitarismo comunista, porque ambos hacen estatalismo paternalista y antidemocrtico, ambos apelan a grandes causas abstractas para ignorar a los ciudadanos. En otras transiciones post-comunistas el "mercado" (o sea, el cambio econmico) jug el papel de catalizador de las ilusiones colectivas. Yugoslavia haba ensayado desde los aos 60 diversas reformas econmicas con xito www.semanarioserbio.comrelativo; a principios de los 90 la liberalizacin de la economa no produca ya especiales emociones. Tambin ah se explica por qu los nacionalismos prendieron con tanta facilidad, sin dar tiempo al desarrollo de una cultura democrtica que hubiese podido canalizar las energas colectivas en la constitucin je un sistema de libertades, de una sociedad civil laica y de un estado de derecho. 3. La etnicidad. Ha resultado sorprendente la fuerza del factor tnico como centro de la identidad colectiva. Con independencia de la explosin violenta entre ellas, cabe preguntarse qu hay detrs de esa irresistible fuerza que empuja a "ser" serbio, croata, musulmn o esloveno de manera tan absolutizante. Los factores histricos son evidentes en una zona frontera de imperios, religiones y geoestratgias durante milenios; la segunda Guerra Mundial aporta recuerdos no tan lejanos de resentimientos y temores que han rebrotado con facilidad; la religin, diferenciadora fundamental de unas etnias" que no se distinguen con facilidad ni por la raza ni por la lengua, aporta ingredientes de trascendencia e irredentismo. Pero esos factores no son sino contexto o agravamiento del factor esencial: a saber, la solidaridad de grupo cerrado, casi tribal, que impera en ausencia del sentido de ciudadana. La pertenencia al clan otorga la percepcin de seguridad de quien no se siente ciudadano con derechos. La cultura poltica; desarrollada a partir de la revolucin francesa, y que fundamenta las democracias occidentales, ha penetrado con extrema debilidad en los Balcanes as como en toda Europa oriental. Hubiera sido mejor que algunos supuestos occidentalizadores yugoslavos se hubieran fijado en esa carencia ms que en la relativa a los estados-nacin. Siendo as las cosas, pocos se sentan ciudadanos de las repblicas de Croacia, de Serbia, de Macedonia, de Eslovenia o de Bosnia, sino simplemente serbios, croatas, macedonios, musulmanes, eslovenos, albaneses o montenegrinos, con absoluta independencia del lugar de residencia. De esa guisa, la desmembracin de Yugoslavia iba a conducir necesariamente a estados etnocntricos que convierten a residentes de otra etnia distinta de la titular en "minoras", eufemismo que esconde la segregacin para ciudadanos de segunda categora (en el mejor de los casos). La guerra en sus diferentes episodios y escenarios es el resultado de que los nuevos estados tnicos" se constituyen sobre un territorio cuyo mapa tnico no coincide casi nunca con el mapa administrativo de las repblicas de la antigua federacin. Cada uno pretende imponer unilateralmente su frmula, y las armas disean con sangre lo que no se ha querido negociar con tinta poltica. 4. Derecho de autodeterminacin y la democracia. El derecho de autodeterminacin ha sido el principio invocado para la constitucin de estados etnocntricos. Algunos responsables polticos y observadores www.semanarioserbio.comoccidentales han defendido con vehemencia el carcter sacrosanto del principio para justificar las diferentes operaciones secesionistas. La validez del principio, su nobleza, no va a ser aqu puesto en cuestin. El problema del derecho de autodeterminacin consiste en sus lmites que, como en el caso del principio de la libertad, terminan donde empieza el derecho de autodeterminacin de otros. En un contexto de interrelaciones nacionales como la que nos ocupa, el derecho de autodeterminacin slo puede ejercerse civilizadamente en forma de concertacin. Las acciones unilaterales con menosprecio de los efectos resultantes no pueden ser consideradas un ejercicio legtimo del derecho de autodeterminacin. Por ejemplo, el derecho de autodeterminacin para constituir el estado de los croatas no puede hacerse negando el mismo derecho a los serbios en Croacia; los dirigentes serbios no pueden reclama: esto ltimo mientras niegan la autodeterminacin de los albaneses en Kosovo; stos a su vez nunca explican qu haran con los serbios de Kosovo... y as sucesivamente. Una de las consecuencias de esta utilizacin abusiva del derecho a la autodeterminacin ha sido la adulteracin de reglas democrticas. As se han convocado referendums sobre base tnica que no han hecho sino ahondar divisiones, confirmar proporciones conocidas de antemano entre las diversas etnias, y, de hecho, negar una verdadera democratizacin. Por ejemplo, si el problema en Croacia era la minora serbia que se resista a la secesin de esta repblica, que resuelve un referndum cuyo resultado no poda ser otro que confirmar que los serbios eran minora y los croatas mayora? O a Bosnia-Herzegovina, donde se saba que los serbios no iban a aceptar su dispersin e varios estados que resultaran de la secesin de esa repblica, o que los croatas se senta: ms prximos a Zagreb que a Sarajevo... De qu sirve un referndum sin previo acuerdo entre las partes sino es para disparar el enfrentamiento de las mismas? Me atrevo a aventurar que en materias tan delicadas un referndum no es un principio democrtico si no va acompaado de consenso. Tngase en cuenta tambin que la adulteracin democrtica no viene sola sino acompaada de otras graves deformaciones: sistema de partidos polticos sobre base tnica; autoritarismo y negacin de libertades de expresin en virtud de la supuesta defensa de "causas nacionales"... Algo puede malinterpretarse de los prrafos anteriores. No ignoro la voluntad firme de la mayora de eslovenos y croatas de constituir su propio estado ni niego el derecho a hacerlo efectivo. Por el contrario sostengo esas causas nacionales. La cuestin estriba en que no son las nicas causas nacionales que se expresan desapareciendo el marco yugoslavo. Est tambin la causa nacional serbia, que es ms complicada. Los serbios siendo prcticamente la mitad de la antigua federacin, no se concentran bsicamente en la repblica de Serbia sino en tres repblicas: Serbia, www.semanarioserbio.comBosnia y Croacia, lo que convierte la constitucin "del estado de los serbios" en algo diablicamente complicado pero no con menos derechos tericos que la constitucin "del estado de los croatas" 5. Concertacin de las causas nacionales. Si se acepta la causa de unos hay que aceptar la causa de otros y buscar la concertacin de una frmula que satisfaga equilibradamente todas las aspiraciones. Y seguramente ninguna podr ser resuelta de manera idealmente completa. Alguien respondera que hace dos aos o uno y medio hubo propuestas, por ejemplo, de eslovenos y croatas para formar una confederacin y que no fueron aceptadas por el rgimen serbio. Es cierto y nada dice en favor del equipo dirigente encabezado por el Sr. Milosevic. Pero no me parece suficiente despachar la ruptura de Yugoslavia con ese argumento dando por buena la secesin inmediata: quizs Milosevic sea entonces slo una buena coartada para otros. No era posible una estrategia democrtica para derrotar polticamente a Milosevic y a otros antidemcratas, basada en la cooperacion de los demcratas de toda Yugoslavia? No era necesario articular una paciente neutralizacin del resistencialismo conservador en instituciones federales como el ejrcito, pero tambin en cada poder republicano? La constitucin de diferentes estados con vocacin de reconocimiento internacional, no podra ser el punto final de un proceso de cambios cuya prioridad fuera la maduracin democrtica de la sociedad civil? En lugar de todo ello se prefiri la precipitacin. Me temo que a ello no son ajenos ciertos factores internacionales. 6. El papel de Europa. Entre 1989 y 1990, Ante Markovic, el ltimo jefe del gobierno federal yugoslavo (por cierto, croata) insista ante las cancilleras europeas en concertar una frmula que facilitara a Yugoslavia al menos una slida perspectiva de insercin comunitaria. Adverta Markovic que sin tal perspectiva Yugoslavia poda abocarse hacia una catstrofe. El transcurrir de los meses fue desvaneciendo su empeo confirmando el mal presagio. Por qu no reaccionaron a tiempo los responsables comunitarios, si estaban avisados? Pronto cay el Muro de Berln y la atencin del mundo se centr en la URSS y en los antiguos miembros del Pacto de Varsovia. La CE empieza a percibir la multiplicacin de pretendientes y elabora pronto una tesis gradual: no hay recursos para todos y deben seleccionarse aquellos pases mejor situados, para una primera fase de asociacin en la comunidad que abarcara hasta la primera dcada del siglo prximo. Frente a la tesis de Markovic, los responsables comunitarios emplean a or la msica que les invita a distinguir entre una Yugoslavia avanzada, capaz, catlica, susceptible de integrarse fcilmente en Europa, una Yugoslavia "aprovechable", y otra Yugoslavia atrasada, balcnica, incapaz econmicamente, ortodoxa y musulmana, una Yugoslavia "demasiado www.semanarioserbio.comlejana de la Europa desarrollada". Quienes as argumentaban aadan que las advertencias de Markovic eran alarmismo infundado (!). Si la inaccin ante los avisos en tiempo debido colocan a la CE en una especie de pecado original" en la gestacin de la catstrofe yugoslava, el reconocimiento unilateral de Croacia es el "pecado mortal". En ausencia de consenso sobre las fronteras internacionales que deban resultar de la desmembracin de Yugoslavia, sin previa garanta a las minoras que no seran extranjeros en su tierra, sin clarificar los efectos y desequilibrios en otras repblicas, sin establecer mecanismos de cooperacin regional que aseguren la estabilidad, sin requisitos democrticos suficientes, sin imperar el respeto a los derechos humanos (segn el propio informe Badinter encargado por la CE), los reconocimientos de Eslovenia, en mayor medida el de Croacia, y luego el de Bosnia, supusieron tomar partido y dieron rienda suelta a la locura de la proliferacin de los estados tnicos. 7. Tomar partido o propiciar la negociacin. A partir de los reconocimientos, la comunidad internacional (bsicamente las potencias de la CE ms los EEU) han propulsado la lnea de "identificar al culpable" y endosarle las responsabilidades. As se formula el bloqueo internacional de Serbia y Montenegro, las medidas de embargo, y se especula con medidas militares para "frenar al agresor serbio". Todo ello ha tenido efectos perversos. Ha hecho creer a unos que los apoyos internacionales bastaban y podran permitirse rechazar la negociacin (croatas y bosnio-musulmanes); y ha empujado a los serbios a desconfiar de todos, al resentimiento con la comunidad internacional y a refugiarse en el nico instrumento que les ha parecido leal y fiable: la fuerza militar. En mi opinin, la discriminacin internacional ha disparado las arrogancias; poltica de los unos y militar de los otros. Y ahora, destapados todos los demonios, y a la luz de los horrores, barbarie, crimen y caos en Bosnia, se revela una cruel contradiccin. De una parte, llevar a sus ltimas consecuencias la poltica de tomar partido conducira a una intervencin militar internacional imposible. Por otra parte, propiciar una solucin poltica significa de algn modo desdecirse del camino andado y reconocer razones en todos y no excluir responsabilidades en ninguna de las partes. Lo trgico es que ahora hay que negociar a partir de hechos militares consumados (y con quienes se han ensangrentado las manos y el alma) lo mismo que hace ocho meses no quiso negociarse: la cantonizacin de Bosnia. Hay que tener en cuenta que las guerras yugoslavas (como en el Cucaso) no son slo un conflicto entre organizaciones estatales o paraestatales con sus ejrcitos. Es peor que eso. Es una guerra catica, con ejrcitos privados, guerras paralelas, guerrillas incontroladas, venganzas respecto de la II Guerra Mundial. Es la desintegracin del Estado y de la mnima legitimidad social del mismo, la evaporacin desordenada del principio del www.semanarioserbio.commonopolio de la violencia. Cualquier solucin no puede perder de vista la perspectiva de restauracin de la legitimidad y consenso sociales. Un acuerdo sobre la cantonalizacin ser una frmula frgil y precaria, no exenta de tensiones y episodios de conflictos de baja intensidad. Pero hasta que no se reconstituya la cooperacin en el conjunto del espacio yugoslavo, es la nica forma posible para detener la carnicera actual y establecer un principio de pacificacin en Bosnia. El autntico cese el fuego slo ser resultado del acuerdo entre las partes, proporcionando Londres y Ginebra el marco posible para tal acuerdo. El largo camino que va entre el cese el fuego y la pacificacin debe ser garantizado internacionalmente. Por eso, se ha formulado desde la HCA la propuesta de establecer un protectorado de las NNUU en Bosnia (extensible a las zonas disputadas de Croacia). El protectorado no slo proporcionara fuerzas de interposicin, sino que debera administrar el desarme de todas las fuerzas irregulares, la desmilitarizacin de la zona y aportar las garantas para el retorno de los refugiados, las no-venganzas. En suma, sentar las bases mnimas para la recuperacin de la convivencia intertnica. Hay que invertir el clima hacia frmulas de dilogo en otras "zonas calientes" susceptibles de conflicto blico. Concretamente, la restitucin en Kosovo de los derechos autonmicos ilegalmente conculcados, as como tambin el arreglo en la actual federacin de Serbia y Montenegro de las diversas cuestiones de "minoras" sobre bases democrticas. Idnticamente, la apertura de negociaciones entre Zagreb y los serbios de Krajina y Eslavonia occidental. La cuestin macedonia debera ser objeto de negociaciones abiertas entre la propia repblica macedonia, Grecia, Serbia, Bulgaria y Albania. Al fin y al cabo todos los pases pequeos existen establemente por su voluntad, pero tambin por el consenso de sus vecinos. No puede ocurrir que, segn reglas balcnicas, los responsables de algunas de esas capitales no se hablen si no es por conducto de emisarios de las potencias. La voluntad de independencia de Skopje debe ser compatible con garantas que disipen en Atenas y Belgrado los temores a la recproca intercomunicacin: Macedonia se interpone entre Grecia y Serbia, quienes se consideran mutuamente aliados y amigos. Esa sucesin de arreglos polticos no ser fcil ni pronta. Ser ms bien un largo proceso que en conjunto puede llevar dcadas. El final del proceso, si ha de ser estable y slidamente pacfico, deber necesariamente consistir en frmulas concertadas, globales y basadas en el respeto a los derechos humanos y a la cooperacin en toda el rea ex-yugoslava y balcnica. No importa cuntos Estados haya, a condicin de que estn unidos (no separados) por fronteras abiertas, con libre comunicacin de personas y bienes, con garantas recprocas sobre las minoras nacionales. En suma, una especie de confederacin balcnica democrtica. www.semanarioserbio.com8. Intervencin internacional. La Sra. Ogato, secretaria del ACNUR (Alto Comisariado de las NNUU para los Refugiados) llam recientemente en Ginebra a la organizacin de una contraofensiva humanitaria "en los territorios de la antigua Yugoslavia". Ciertamente, la expresin es adecuada para definir el alcance de las medidas que la comunidad internacional debera adoptar para paliar los efectos humanos ms catastrficos de la guerra. Hay ya millones de desplazados; cientos de miles de refugiados sin hogar; el problema especial de los refugiados musulmanes, que podran convertirse en los "palestinos de Europa". Pero tambin los suministros alimenticios y mdicos bsicos a los centenares de las aldeas y decenas de ciudades aisladas. Ese es el primer mbito de intervencin internacional imprescindible, multiplicando programas de ayuda y de acogida a refugiados. El segundo es la presin poltica, equilibrada para que sea eficaz, y ejercindose sobre todas las partes para que no sea contraproducente. Algunos elementos militares me parecen necesarios para garantizar proteccin a los convoyes de ayuda y para actuar como fuerzas de interposicin provisional entre los cantones bosnios, al estilo de lo realizado en las zonas mixtas en Croacia. No veo la razn porque esos instrumentos militares no puedan consistir en la ampliacin de los cascos azules. Si los centenares de soldados que ahora se estn reclutando no visten las insignias de la ONU, debern al menos actuar bajo bandera y mando de la organizacin universal. Confundida con la ayuda humanitaria se est hablando de un tipo de intervencin militar que de hecho es otra cosa. El envo de un cuerpo expedicionario que ponga orden en Bosnia. Loable objetivo! Pero, qu orden? Quin definir qu objetivos polticos y qu estrategias militares? Se sostiene que se trata de detener la depuracin tnica y las masacres. Pero, desgraciadamente, el reparto est prcticamente hecho y las depuraciones consumadas. Creo que la verdadera discusin sobre la intervencin militar se hizo entre los poderes mundiales hace varios meses, cuando se inici el asedio a Sarajevo. Ya entonces se desestim por la evidencia de "vietnamizacin" resultante. ("Coreizacin" sera ms preciso, ya que la guerra de Corea fue por mandato de la ONU, identificndose a una de las partes como agresora y encomendndose a las fuerzas internacionales encabezadas por los Estados Unidos la misin de derrotarle.) Mientras tanto, bosnio-musulmanes y croatas haban apostado a agudizar el conflicto confiando en una generalizacin que les sera favorable, y los serbios se haban apretado al resistencialismo salvaje. Ahora todos tienen dificultades para salir del enredo. Es de temer que los actuales pronunciamientos sobre la intervencin militar sean juegos de artificio, quizs animados por alguna campaa electoral y www.semanarioserbio.comms basadas en mantener una cierta coherencia, que en una real operacin. 9. La seguridad comn. Al intentar establecer algunas conclusiones generales, la ms clara necesidad es la regulacin del problema de las minoras. Toda Europa Central y Oriental, desde Lituania a Turqua, pasando por Rumania, Hungra, Checoslovaquia, Rusia y las otras repblicas ex-soviticas est atravesado de agudos conflictos de minoras nacionales, que amenazan la estabilidad mnima y la democracia en el post comunismo. Sin olvidar que esa cuestin tiene manifestaciones a medio resolver o mal resueltas en la propia Europa Occidental. Pero el Oriente Medio est cruzado de minoras nacionales o tnicas... Y los conflictos de Estados Unidos... Y frica... Y Amrica Latina... Con mayor o menor virulencia en las manifestaciones concretas, es un problema general. En realidad, es el efecto que se deriva de la constitucin de Estados Nacionales, que ha ocupado las energas polticas esenciales en la historia contempornea. Est claro que no hay solucin desde el uniteralismo, ni en el sentido secesionista ni en la imposicin del uniformismo negador de la diversidad. Parece estar clara tambin la va de la integracin democrtica basada en las garantas de un Estado de derecho y en el concepto de la igualdad no-discriminatoria de los ciudadanos nacidos en un espacio dado. Si bien el criterio democrtico es necesario, no es suficiente sin regulacin de garantas internacionales recprocas. Al respecto, me parece que deberan recuperarse las doctrinas de la seguridad comn o seguridad colectiva, que se elaboraron para el desarme entre los bloques en Europa. Doctrinas basadas en la cooperacin y la consiguiente confianza, y no en la fuerza como mejor seguridad. En otras palabras, convirtiendo al posible adversario en socio. Todo un sistema de garantas recprocas sobre las minoras poda establecerse para Europa, combinando el principio del reconocimiento de sus derechos con el del respeto a las fronteras, as como la permeabilidad de stas. 10. Las fronteras. A propsito de doctrinas elaboradas en el perodo de la guerra fra, una ha sido especialmente desbordada: la que estableca la "intangibilidad de las fronteras". La CSCE consagr ese principio para Europa asocindole al de la universalidad de los derechos humanos y la democracia, mientras las NNUU lo hacan para otros continentes. En un caso, las fronteras surgidas de la II GM; en el otro caso, las fronteras del orden colonial. El hundimiento estrepitoso del comunismo ha producido un proceso desordenado y vertiginoso de cambio de fronteras. En un ao (1990-1991) se deshacen dcadas de doctrina internacional: Alemania, URSS, Yugoslavia, Checoslovaquia? La unificacin alemana podra considerarse dentro del mbito del principio de intangibilidad, al producirse por consenso www.semanarioserbio.comde las partes y consenso internacional (este ltimo con algn chirrido). Si bien hoy empieza a discutirse si aquello fue un acto precipitado, podramos convenir que la situacin sera distinta si se hubiera claramente establecido que se trataba de una excepcin al concurrir circunstancias especiales. Dnde est el momento a partir del cual se desencadenan negativamente dinmicas incontroladas? En mi opinin, con el golpe anti-Gorbachov en agosto de 1991. Recurdese que se produce en la vspera de la firma del "Tratado de la Unin", proyecto que se convierte en la vctima poltica del golpe. El golpe destruye el difcil equilibrio globalizador y reformista que Gorbachov encabezaba. La confusin cambio de rgimen- cambio de pas se generaliza en una especie de fiebre desmanteladora enloquecida. Un proceso ms gradual, menos traumtico sin poner como prioridad el cambio de fronteras, sino su relativizacin, quizs era muy difcil (hay quien dice que imposible), pero hubiera trado efectos mejores para la expansin de la democracia y desde luego para la paz. Creo que la historia no ser benevolente con la alteracin en 1990-1991 del principio de intangibilidad de fronteras que no puede sino restablecerse, una vez pasado el vendaval. 11. Nacionalismos y democracia. Se ha dicho que la proliferacin de tendencias nacionalistas, al Este y al Oeste, es una consecuencia en la crisis de los Estados nacionales. Ciertamente, stos experimentan el fenmeno de la internacionalizacin y ya no son los marcos absolutos y totalizadores de las relaciones polticas y sociales. Los Estados son demasiado pequeos para unas cosas... y demasiado grandes para otras, porque la transnacionalidad se combina con una nueva "autosuficiencia local". Pero los Estados (hablamos de los que surgen de la Ilustracin y la Revolucin Francesa) son tambin los marcos en '.os que se ha engendrado el concepto democrtico y se han desarrollado los derechos civiles y la nocin de ciudadano soberano. En cualquier caso la respuesta a la crisis actual de los Estados clsicos no est en el nacionalismo que se limita a proponer nuevos Estados! No es en la proliferacin sino en la superacin de las monedas, los ejrcitos y las fronteras nacionales donde se halla la solucin democrtica a la crisis de los Estados. El rebrote del nacionalismo parece en contradiccin con un mundo que se transnacionaliza aceleradamente. Creo que hay una explicacin a esa paradoja. La internacionalizacin de procesos productivos, tecnologa, comunicacin, cultura... determina tambin la internacionalizacin de la poltica. De hecho, la crisis del Estado-nacin resulta de la evidencia de que el marco a organizar polticamente es el planeta! Aparecen entonces con mayor crudeza los desequilibrios y desigualdades que no se toleraran dentro "de la propia nacin". Bien, la coincidencia de nacionalismo, el racismo, la xenofobia, en una palabra la proliferacin del etnocentrismo es la resistencia a aceptar la internacionalizacin de la democracia, expresa el reflejo de mantener privilegios, a no compartir lo que se posee. www.semanarioserbio.comLa internacionalizacin de la humanidad empuja a un cierto "mestizaje universal" la resistencia a lo cual es tambin etnocntrico. Pero si no hay "mestizaje" no habr democracia!, habr un mundo transnacional con una organizacin poltica salvaje y violenta, llena de segregaciones, de apartheid. Aunque el nacionalismo histricamente haya estado asociado a la irrupcin de la democracia, hoy el nacionalismo se contrapone a la expansin de la cultura democrtica que slo puede ser universalista. Europa, origen de la democracia y los derechos civiles, tiene hoy la responsabilidad de expandirlos. Si alguna leccin final extraer de Yugoslavia es sta: menos geostrategia, menos reparto de zonas de influencias, y ms promocin de la cultura democrtica. ANEXOS Artculos de Josep Palau redactados con posterioridad a la conferencia de Valencia YUGOSLAVIA Y LA ONU (Octubre de 1992) El respeto a la decisin de la Asamblea General de la ONU debe ser absoluto dado su valor como institucin mundial suprema. La Asamblea General no poda hacer otra cosa que tomar nota de la extincin sin herederos directos de la antigua RSF de Yugoslavia, salvo que se contradijera a s misma y a la comunidad internacional habida cuen ta de decisiones anteriores tales como los reconocimientos previos, lo que hubiera daado la credibilidad de la ONU. Otra cosa es considerar los efectos concretos sobre el escenario de la guerra en Bosnia y de la crisis Balcnica en general. A corto plazo las consecuencias no van a ser positivas. La Conferencia de Londres estableci unas bases precarias y frgiles pero inditas para la pacificacin. Su esencia es el reconocimiento simultneo por todas las partes de Bosnia-Herzegovina como entidad independiente y a la vez constituida por tres partes cuyos interlocutores deben negociar. La Conferencia facilit la iniciativa de los partidarios del dilogo y la solucin negociada en todas las partes y aisl a los partidarios de la continuacin de la guerra en los tres lados. Estos han venido realizando en las ltimas semanas provocaciones de las que las fuerzas de la ONU no han sido exentas y cuyo objeto era frustrar la perspectiva abierta en Londres. Bien, estos belicistas extremos encuentran ahora oxgeno; los extremistas serbios ven confirmada frente a Panic su tesis de que la comunidad internacional jams escuchar los serbios; y las fuerzas bosnaco-musulmanas se sienten apoyadas en su estrategia de provocar la intervencin internacional negndose sistemticamente a la negociacin. Pero en estas semanas no slo ha habido provocaciones de los belicistas, sino tambin avances de los acuerdos de Londres (control de la www.semanarioserbio.comartillera, de los centros de detencin, etc.), y sus promotores pueden sentirse ahora debilitados. Cmo conciliar la inevitable decisin de la ONU por razones generales y el necesario apoyo a Panic y a todos los partidarios de la negociacin directa? En mi opinin, procediendo inmediatamente al reconocimiento como nueva entidad de la federacin serbio- montenegrina. La prolongacin del vaco y ambigedad que resulta de la no representacin internacional de un pas contra su voluntad no puede ayudar de ninguna manera a la bsqueda de soluciones razonables. Hay que buscar simultneamente una frmula para el reconocimiento de Macedonia, sobre la base del consenso directo entre Atenas y Skoplje. El largo tramo que ir desde un efectivo alto el fuego en Bosnia (que slo puede ser resultado del acuerdo de las partes) y la paz duradera y estable debe ser garantizado internacionalmente, como en las zonas tnicamente mixtas de Croacia, pero con mayor intensidad y dimensin. Por eso la Conferencia Internacional no gubernamental sobre la paz en los Balcanes (Valencia 4-6 de septiembre pasado) propuso la frmula de un protectorado de las Naciones Unidas para Bosnia y las zonas disputadas en Croacia. El protectorado asegurara no slo la interposicin, sino tambin la desmilitarizacin progresiva, as como la administracin bsica garantizando los derechos humanos, el retorno de los refugiados, las no represalias y la convivencia intertnica. A propsito de convivencia intertnica corresponde revelar que hace dos aos en Tallin, capital de Estonia, tuve ocasin de sostener un fuerte debate con una dirigente ex-comunista convertida al nacionalismo actualmente Ministro de Gobierno de esa Repblica; interrogada sobre la carencia de coordinacin de estrategias entre el nacionalismo estonio y el reformismo sovitico representado entonces por Gorbachov, la respuesta fue: "Lo que le ocurre a Gorbachov es un problema de los rusos, a nosotros slo nos importa la autodeterminacin de los estonios. Adems, negociar con Gorbachov significa darle garantas sobre los rusos que viven en Estonia y que amenazan la pureza de nuestra nacin". Se comprender que no me haya sorprendido la noticia estos das de la discriminacin del 40% de ciudadanos de Estonia en las elecciones de ese pas. La referencia viene a cuento de Yugoslavia porque los estados "tnicos" de raz discriminatoria son las que se han impuesto como resultado de la ruptura de la ex-Yugoslavia. Y mas all de las crisis abiertas militarmente, no hay estabilidad en toda la Europa tal y Sur-Oriental sin un sistema de seguridad colectiva que d garantas reciprocas al problema general de las minoras. En otras palabras, la expansin genuina del sistema y los valores democrticos. DE GINEBRA A LA PAZ (Diciembre de 1992) www.semanarioserbio.comPor primera vez los tres bandos se enfrentan en todas las combinaciones posibles de nea. Croatas y musulmanes en Bosnia Central; serbios y musulmanes en Bosnia Central y Sarajevo; serbios y croatas en Krajina. Parecera fcil deducir que las conversaciones de Ginebra han fracasado definitivamente ante semejante surtido blico. Por el contrario, me propongo demostrar que tras esa revuelta superficie se esconden tendencias profundas al pacto, y que Ginebra volver a la actualidad. El ataque del ejrcito croata a las regiones serbias de la Krajina no tiene por objeto destruir las conversaciones de paz de Ginebra, aunque pueda complicarlo con efectos incontrolados. Por el contrario, hay que entenderlo como un reequilibrio interno croata precisamente porque se pacta con los serbios de Bosnia. Las autoridades de Zagreb estn emplazadas a unas elecciones locales en las que desde la oposicin se agita una supuesta debilidad en lo que llaman "territorios ocupados", y que se acompaa de agresividad hacia las fuerzas de interposicin de NNUU. Convena demostrar que la adopcin de compromisos en Bosnia y Herzegovina no est reida con la firmeza frente a los rebeldes serbios de la propia Croacia. Por otra parte, los enfrentamientos en Bosnia-Herzegovina se producen de manera localizada y en funcin de los detalles ms controvertidos del mapa propuesto por Vance y Owen. Son conflictos en la aplicacin del plan no contra el plan. Fuerzas musulmanas en ciudades como Travnik se resisten a su ubicacin en el sector croata, mientras croatas quieren imponer su autoridad como si el plan ya funcionara. Parecida dinmica enfrenta en Bosnia Oriental a serbios y musulmanes en lugares donde estos segn el plan deben gobernar aunque hoy lo ocupen aqullos. No se pierda de vista el hecho esencial: las tres partes han adoptado ya los diez principios constitucionales para Bosnia-Herzegovina (BH) que pueden resumirse en tres: 1) BH es un estado reconocido internacionalmente como nico; 2) BH es un Estado especial organizado en base al consenso permanente entre las tres comunidades tnico-religiosas que lo constituyen y que se distribuyen la administracin del territorio, y 3) Los tres grupos constituyentes aceptan a un cuarto en discordia, sometindose BH a un cierto protectorado de las NNUU, que garantizar las vas de comunicacin, el control de las zonas desmilitarizadas. Los principios significan la renuncia tanto a las anexiones parciales a Croacia o Serbia-Montenegro como a las pretensiones de que BH fuera un estado centralizado en el que el grupo tnico dominante en la capital pudiera imponerse estratgicamente sin consenso intertnico. As, ni Karadzic ni Izetbegovic pueden presentarse como triunfadores. Quizs las cuentas salgan ms redondas les salen a los croatas de Boban que obtienen casi todo sin ceder nada (esa "bula", expresin no necesariamente retrica en este caso, podra tambin explicar las actuales alegras ofensivas croatas en todos los frentes). www.semanarioserbio.comLo importante es que existe un proyecto de orden poltico consensuado para Bosnia por primera vez desde la desintegracin de Yugoslavia. Adems, tanto los principios como lo esencial del mapa no tienen alternativa. Se pueden prolongar las pugnas por enclaves y detalles, y con ello proseguir el sufrimiento; pueden incluso romperse formalmente las conversaciones; pudiera incluso agravarse todo de tal manera que se replanteara (para gozo de algunos) la internacionalizacin de la guerra; hasta producirse elementos concretos de intervencin militar extranjera..., y tras todo ello, la nica paz posible sera tozudamente una y otra vez la misma que hoy se propone en Ginebra. No en balde las propuestas de Vanee y Owen son muy parecidas a las que en su momento hiciera el negociador de la CE Cutilleiro antes de la guerra! Nadie tom entonces en serio al ministro portugus, ni el gobierno de Sarajevo que se levant de la mesa negociadora, ni la mayora de gobiernos de la CE que no condicionaron el reconocimiento de Bosnia a que prosiguieran las negociaciones, ni los serbios de Bosnia les falt tiempo para empezar a disparar (y de qu manera!), ni la opinin occidental que no pareca predispuesta a conceder al ibrico especiales habilidades. Y sin embargo, el seor Cutilleiro fue el nico que acert en aquel momento captando las tremendas fuerzas centrfugas que o se canalizaban o se expresaran caticamente. Como as ha sido. No es el plan de paz sino la guerra lo que perjudica a los musulmanes. Estos obtienen tres veces ms territorio que el que hoy controlan militarmente. No es creble que puedan alcanzar ms por medio de las contraofensivas blicas que resulten de levantar el embargo de armas..., salvo que hubiera una implicacin alta y abierta de pases islmicos pero entonces Rusia intervendra a su vez, reequilibrndose todo de nuevo. Por otra parte, no es el plan de paz, sino la continuacin de la guerra quien legitima las atrocidades y la limpieza tnica, las cuales cesan con la proclamacin del armisticio e inmediato control internacional. La interrelacin entre la cuestin de las Krajinas y Bosnia nos recuerda que en realidad hay una guerra con varios captulos, y no dos guerras distintas. Los serbios de Bosnia y Croacia son identitariamente compactos, siendo la Krajina croata y la Krajina bosnaca una unidad natural en la que cualquier frontera es puro artificio. La cantonalizacin de Bosnia es slo una expresin amortiguada de la particin de lo esencial de ex-Yugoslavia entre serbios y croatas. Esa lgica ha producido ya un inmenso flujo recproco de refugiados. Va a producir, a trompicones blicos, un pacto en el que los serbios harn concesiones en la Krajina croata (especialmente en las zonas vitales para las comunicaciones entre Zagreb y la costa dlmata) a cambio de contrapartidas croatas en los corredores serbios en Bosnia (especialmente en el norte, vital para la comunicacin con Belgrado y que corresponde a una provincia croata segn el plan de Ginebra. De hecho, los nuevos brotes de guerra que veremos an estarn asociados www.semanarioserbio.comgeneralmente a las vas de comunicacin, y se resolvern con el pacto bsico descrito. La particin serbo-croata, al final del proceso, habr producido entre dos y tres millones de desplazados en un gran cambio demogrfico. Lamentable consecuencia de la aplicacin del etnocntrico "derecho de autodeterminacin" en un espacio multitnico como el yugoslavo. No es casual que los argumentos de Karadzic en Bosnia ahora. ("slo la imposicin de los imperios o la dictadura comunista nos ha mantenido unidos") sean idnticos a los aducidos en 1991 para romper Yugoslavia. Por lo mismo. - es extrao que entre los que vieron la autodeterminacin croata y eslovena como acto de "afirmacin de la libertad frente al comunismo", abunden ahora los que dicen entender cada vez menos en Bosnia. La guerra slo cesar con el acuerdo negociado de todos los bandos tnicos. La presin internacional debe dirigirse equilibrada y proporcionalmente a forzar las negociaciones. Pero la verdadera paz, profunda y duradera, tardar muchos aos, dcadas o generaciones, requerir de otras mentalidades y otros dirigentes polticos: la verdadera paz ser la reconstruccin de la convivencia laica e intertnica en todo el espacio yugoslavo y balcnico. Cuando la tolerancia, el sentido de globalidad y la seguridad comn se sobrepondrn a los egosmos y unilateralismos que hoy destruyen esa regin. MEDIACION, EN LOS BALCANES Y MAS ALLA (Enero de 1993) La labor que Cyrus Vance y David Owen han desarrollado en Ginebra (como antes, Cutilleiro, Carrington, Mc.Enzie...), es difcil y delicada, pero es la esencia de toda solucin al conflicto bosnaco: la bsqueda de un arreglo poltico que concierte a las partes en conflicto a base de aproximar hasta conciliar las respectivas voluntades. La mediacin poltica es tan vieja como el empeo mismo de encontrar alternativas a la guerra. No es casual que los primeros movimientos pacifistas, datando del siglo pasado, se llamaban "sociedades de paz y arbitrio". Las grandes organizaciones mundiales, Sociedad de Naciones y ONU, nacen luego con ese propsito ya ms institucionalizado. No es ocioso recordar todo sto ante la inclinacin, demasiado abundante para ser ignorada, de tanto cronista y observador a despreciar la Conferencia de Ginebra. De "soporfera" la califica un reportero que a continuacin se extiende en relatar las hazaas de su bando preferido (y desde luego que las metralletas ayudan ms al insomnio que las conversaciones, salvo cuando conducen al sueo eterno.) La mediacin requiere esfuerzo mental y paciencia, tolerancia intelectual y vocacin de aprender. Consiste en comprender las razones ltimas de todos, ponerse en la piel de cada uno, analizar todos los factores en juego; www.semanarioserbio.comsopesar, medir, explorar como actitudes permanentes. Y todo eso es demasiado complicado para ignorantes llenos de complejos de superioridad que prefieren aproximarse superficialmente a los conflictos y buscar rpidamente al culpable ("Quin es aqu el malo, que lo condeno?"). Debemos reconocer que el maniquesmo ofrece explicaciones ms sencillas, y la simplicidad casa mejor con las demandas informativas del gran pblico mundial. Los que insisten en la intervencin militar (con maysculas) contrapuesta a la mediacin nunca explican qu orden resultara en Bosnia de la accin blica internacional Intervencin para imponer qu autoridad? Y es que la respuesta slo puede ser ofrecida por la negociacin entre las partes. Pero, ms all de Bosnia, nada fuera de la mediacin puede ayudar en Kosovo; la mayora albanesa y la minora serbia se ignoran: desde polticos a ciudadanos de a pie, literalmente no se hablan no es ms til aunque ms ingrato tratar de superar esa incomunicacin terrible que limitarnos a escoger simpata? Singular razonamiento cabe hacer ante el conflicto entre eslavo-macedonios y griegos. La presente reflexin cobra especial valor echando una ojeada al mundo y la variedad y alcance de los conflictos tnico-nacionales. Vamos a buscar al culpable en cada uno de ellos, de naturaleza similar a los balcnicos? En Nagorno Karabakh son culpables los armenios o los azeries? Luego, osetios o georgianos? georgianos o abjazos? moldavos o rusfonos? chechenos o rusos? kirguses o tachikos? trtaros o rusos?., uzbekos o mestetos? turcos o kurdos? hindes o musulmanes?... Por no entrar en la larga lista de los conflictos no blicos an pero casi. Parece ms razonable que, si alguna doctrina y experiencia pretendemos acumular en este inseguro mundo post-bloques, sea en la construccin de arreglos globales en base a la negociacin y a la mediacin. En nada ayuda la obsesin culpabilizadora ms propia de detectives que de constructores de la seguridad democrtica internacional. Otra cosa muy distinta es la identificacin personalizada de responsabilidades criminales que no deben quedar impunes. Porque, adems, si nos empeamos en la va poltica del "chivo expiatorio", los malos podran llegar a ser ms que nosotros! CUATRO INEXACTITUDES DE EE.UU. (Febrero de 1993) El anuncio urbi et orbe de un supuesto plan alternativo norteamericano levant grandes expectativas en las ltimas dos semanas, El peor efecto ha sido el recrudecimiento de la guerra real, casi detenida con las reuniones de Ginebra y reanudada en todos los frentes a partir de los rumores de desautorizacin americana a Vanee y Owen. Finalmente, la iniciativa de Estados Unidos tiene mucho de retrica y persigue un saludable papel mayor de Washington en la aplicacin del plan www.semanarioserbio.comy, en absoluto, contra el mismo. Pero en el camino han quedado las descalificaciones vertidas que han deteriorado la imagen del plan, y consiguientemente, su fuerza pacificadora. Concretamente, Washington ha propagado cuatro inexactitudes que conviene rebatir. Primero, que el "plan premia a los serbios y a su limpieza tnica al legitimar conquistas militares de stos". Sin embargo, la distribucin de las provincias se hace de acuerdo con las mayoras tnicas anteriores a la guerra. As, de aplicarse el plan, los serbios administraran slo aquellos territorios de mayora serbia y entregaran los territorios donde han impuesto su poder militar siendo de predominancia croata o musulmana. Segundo, que "el plan perjudica a los musulmanes, quienes merecen el levantamiento del embargo de armas para que se haga justicia". Pero es impensable que una contraofensiva militar musulmana que resultara de levantar el embargo pudiera obtener mejores logros territoriales que los que el plan les concede. Esa hiptesis, completo giro blico en el que los musulmanes ocuparan zonas de mayora serbia, slo es posible con la alta implicacin de pases islmicos emergentes, lo que aparecera como intervencin extranjera. Rusia no podra quedarse al margen y la guerra de Bosnia se convertira en la quinta guerra ruso-turca de la era contempornea. Tercero, que "el plan legitima las limpiezas tnicas y otras atrocidades". Pero es precisamente la continuacin de la guerra lo nico que permite las atrocidades. Es la guerra y no el plan de paz la que legitima el caos y las consiguientes bestialidades. Cuarto, que "la opinin pblica de los pases rabo-islmicos amigos debe ser satisfecha". Loable propsito que encontrara mejores resultados si Washington presionara de verdad alguna vez a Israel para negociar con los palestinos (OLP incluida) una solucin definitiva y profunda al conflicto de Oriente Medio. Otro caso de limpieza tnica que ya dura cuarenta aos y que es la verdadera llaga de las insatisfacciones rabo-islmicas con Occidente. www.semanarioserbio.com