El Marciano Accidentado Texto

  • Published on
    09-Jan-2016

  • View
    9

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

lectura.

Transcript

El Marciano accidentado

El Marciano accidentado.

Estaba una noche el erizo mirando al cielo con su telescopio, cuando le pareci ver pasar una nave espacial volando hacia la luna. Cuando consigui enfocarla, descubri que se trataba de la nave de un pobre marciano que haba tenido un accidente y haba aterrizado en la luna, y que no podra salir de all sin ayuda.El erizo se dio cuenta de que seguro que era l el nico que podra haberlo visto, as que decidi tratar de salvarle, y llam a algunos animales para que le ayudasen. Como no se les ocurra nada, llamaron a otros, y a otros, y al final prcticamente todo los animales del bosque estaban all.Entonces se les ocurri hacer una gran montaa, unos subidos encima de otros, hasta llegar a la luna. Aquello fue muy difcil, y todos terminaron con algn dedo en el ojo, un pisotn en la oreja y numerosos golpes en la cabeza, pero finalmente consiguieron llegar a la luna y rescatar al marciano. Desgraciadamente, cuando estaban bajando por la gran torre de animales, el oso no pudo evitar estornudar, pues era alrgico al polvo de luna, y toda la torre se vino abajo con gran estruendo de aullidos, rugidos y otros lamentos de los animales.Al ver todo aquel estruendo, con todos los animales dolindose por todas partes, el marciano pens que se enfadaran muchsimo con l, porque todo aquello haba sido por su culpa. Pero fue justo al revs: segn se fueron recuperando de la cada, todos los animales saltaban y daban palmas de alegra, felices por haber conseguido entre todos algo tan difcil, y durante todo aquel da celebraron una gran fiesta juntos.El marciano anot todas estas cosas, y cuando volvi a su planeta dej a todos boquiabiertos con lo que le haba pasado. Y as fue como aquellos sencillos y voluntariosos animales ensearon a los marcianos la importancia del trabajo en equipo y de la alegra, y desde entonces, ya no hacen naves de un solo pasajero, sino que van en grupos dispuestos siempre a ayudarse y sacrificarse unos por otros en cuanto sea necesario.

Autor..Pedro Pablo Sacristn