Entre la utopía andina y la utopía republicana. Representaciones

  • Published on
    06-Jan-2017

  • View
    216

  • Download
    2

Embed Size (px)

Transcript

  • JeR

    n

    imo z

    uR

    ita, 8

    6 . 2

    011:

    99-

    130

    is

    sn 0

    044-

    5517

    El pasado peruano no es algo colmado ni admirable; y el Per sigue siendo una serie de compartimentos estancos, de estratos superpuestos o coincidentes, con solucin de con-tinuidad. Por todo ello, el nacionalismo [] urge aqu. En otras partes, el nacionalismo es algo destructor; aqu debe ser constructor. Constructor de conciencia y constructor de soluciones [] Esa es la ms alta funcin de la Historia: ver no slo lo que hemos sido sino lo que no hemos sido.

    Jorge Basadre, Per: problema y posibilidad y otros ensayos (1931), Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1992, p. 12.

    La utopa andina y la utopa republicana constituyen dos dis-cursos rivales que examinan las posibilidades histricas de la construc-cin de la nacin peruana. Para Jos Carlos Balln esta tensin se ins-cribe en una larga trayectoria de debate conceptual sobre la bsqueda y la construccin de la identidad peruana, sus races pueden encontrarse en el siglo XVII donde se elaboraron los primeros relatos que Balln identifica como indigenistas y modernistas.1 Ambos discursos se centran

    1 A principios del siglo XVII se publicaron tres crnicas que se convertirn a lo largo de los siglos en la matriz discursiva del Per moderno y contemporneo, el primero fue la del jesuita Jos de Acosta, Historia natural y moral de las Indias, seguidas por los textos de Guamn Poma de Ayala, Nueva crnica y buen gobierno y del Inca Garcilaso de la Vega, Comentarios reales de los Incas. Segn Balln estos autores elaboraron una visin sobre el orden natural y moral de las Indias, como un mundo discursivamente autnomo que dotaba de identidad natural y consistencia moral a las poblaciones andinas como un todo. Jos Carlos Balln, Entre la utopa indigenista y la utopa modernista. Dos historias sagradas, Patio de Letras, III/1 (octubre 2006), p. 18.

    ENTRE LA uTOPA ANDINA y LA uTOPA REPuBLICANA.

    Representaciones pblicas en los Andes (algunas aproximaciones)*

    Mauro Vega Bendez

    Universidad del Valle Universidad de Zaragoza

    * Una versin de este artculo fue presentado en el curso: Pensar la Historia, celebrar el pasado: fiestas y conmemoraciones nacionales, Zaragoza, 5, 6 y 7 de noviembre de 2009. Agradezco a Ignacio Peir Martn y Carlos Forcadell por su invitacin al curso.

    DO

    SS

    IER

    : Pen

    sar

    la H

    isto

    ria

    , cel

    ebra

    r el

    pa

    sad

    o, I

    gnac

    io P

    eir

    Mar

    tn

    y G

    ust

    avo

    Ala

    res

    Lp

    ez (

    coor

    ds.)

  • 100 DOSSIER: Pensar la Historia, celebrar el pasado

    JeR

    n

    imo z

    uR

    ita, 8

    6 . 2

    011:

    99-

    130

    is

    sn 0

    044-

    5517

    en la posibilidad de imaginar una sociedad cuyo eje articulador para el proyecto indigenista sea lo andino, que aqu lo llamaremos utopa andina, y para el proyecto modernista sea lo occidental, que tambin lo llamaremos utopa republicana. Estos discursos se han transforma-do en expresiones simblicas y en modelos historiogrficos dispuestos a transmitir sus visiones sobre la forma en que debera organizar la so-ciedad peruana. En todo caso, ambos discursos parten de una premisa fundamental: la historia peruana ha sido, es, y ser, siempre defectiva,2 los proyectos colectivos han sido promesas incumplidas, frustradas y fracasadas.3

    La utopa andina es un trmino con el que se ha tratado de re-definir los proyectos histricos y de repensar crticamente la cultura andina frente a la modernidad. Si bien a la utopa andina se la ha vinculado con el indigenismo,4 es en realidad un trmino historiogrfi-co que plantea problemas significativos como el impacto del colonialis-mo y del capitalismo en los Andes, la construccin de las identidades, de las memorias, de los conflictos sociales y de la accin colectiva. La utopa andina expresaba un esfuerzo por renovar el discurso historio-grfico peruano en un contexto marcado por una guerra interna, una

    2 Nelson Manrique, Per: problema y posibilidad. El pas de las oportunidades perdidas, Libros y Artes, 1 (mayo 2002), p. 4.

    3 Si bien esta perspectiva ha sido dominante en la historiografa peruana, sin embargo coincido con Paulo Drinot cuando seala: Esta conciencia histrica esquizofrnica es producto de que la mayora de peruanos se ve expuesta a dos metanarrativas histricas sumamente contradictorias y simplistas que tienen poco que ver con la historiografa que hoy en da producen historiadores peruanos como extranjeros (p. 1). Historia, identidad historiogrfica y conciencia histrica en el Per, Hueso Humero, 47 (2005). www.huesohumero.perucultural.org.pe, revisado 11/05/2009.

    4 Los crticos de la utopa andina sostienen que es una versin actualizada del indi-genismo, corriente poltica, literaria y artstica de reivindicacin del indgena que se desarroll entre los aos 20 a los 40 del siglo XX, especialmente Mario Vargas Llosa representa la postura ms radical del antiindigenismo. En su estudio del novelista indi-genista Jos Mara Arguedas, define el indigenismo como pasadista, reaccionario, intole-rante, colectivista, primitivo, mgico, antimoderno, irracional y antiliberal. Mi inters por Arguedas no se debe slo a sus libros; tambin a su caso, privilegiado y pattico. Privilegiado porque en un pas escindido en dos mundos, dos lenguas, dos culturas, dos tradiciones histricas, a l le fue dado conocer ambas realidades ntimamente, en sus miserias y grandezas, y, por lo tanto, tuvo una perspectiva mucho ms amplia que la ma y que la de la mayor parte de escritores peruanos sobre nuestro pas. Pattico porque el arraigo en esos mundos antagnicos hizo de l un desarraigado. Su vida fue triste, y traumas de infancia, que nunca lleg a superar y que dejan un reguero de motivos en toda su obra, sumados a crisis de adulto, lo condujeron al suicidio (pp. 12-13). La uto-pa arcaica. Jos Mara Arguedas y las ficciones del indigenismo, Madrid, Alfaguara, 2005. Para una lectura diferente de la obra de Jos Mara Arguedas vase, Melisa Moore, En la encrucijada. Las ciencias sociales y la novela en el Per. Lecturas paralelas de Todas las sangres, Lima, Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2003; y William Rowe, De los indigenismos en el Per: examen de argumentos, Revista Iberoamericana, 186 (1999), pp. 191-197.

  • 101

    JeR

    n

    imo z

    uR

    ita, 8

    6 . 2

    011:

    99-

    130

    is

    sn 0

    044-

    5517

    ENTRE LA UTOPA ANDINA Y LA UTOPA REPUBLICANA | Mauro Vega Bendez

    profunda crisis econmica e institucional. Efectivamente, en los aos 80, Manuel Burga y Alberto Flores Galindo, destacados historiadores peruanos,5 crearon el trmino de utopa andina para mostrar una historia andina organizada por antagonismos de clase, etnia y regin; una historia caracterizada por continuidades subjetivas (traumas, ima-ginarios, mentalidades),6 una experiencia interrumpida por la conquista espaola,7 unos procesos inacabados o con instituciones de un precario afianzamiento (Estado-nacin), y sobre todo una relacin fallida entre las clases dominantes y las clases subalternas. Una historia pues configu-rada por interrupciones abruptas, aceleradas interferencias, complejas apropiaciones y transacciones, y conflictos en mltiples direcciones y temporalidades. En trminos historiogrficos para la utopa andina el nico modelo que poda hacer inteligible esta experiencia histrica era haciendo un ejercicio de historia total, modelo que integraba tanto las estructuras geohistricas, los grandes procesos de la economa y de la sociedad, como el rol que desempean los individuos, las ideologas y las mentalidades colectivas. Los libros Buscando un Inca, de Flores Ga-lindo y Nacimiento de una utopa de Burga, efectivamente, empezaron

    5 Alberto Flores Galindo y Manuel Burga fueron influenciados por la tercera generacin de los Annales. Ambos hicieron su doctorado en Francia y fueron discpulos de F. Braudel, P. Villar, R. Romano y J. Le Goff. Flores Galindo se doctor en la cole Pratique des Hautes tudes de Paris. Su libro Buscando un Inca, obtuvo El Premio de Ensayo Casa de las Amricas, La Habana (1986), aos despus obtuvo el prestigioso Premio Clarence Haring de la American Historical Association (1991). Otro de sus trabajos, Los rostros de la plebe, ha sido publicada por la Editorial Crtica de Barcelona en 2001. Y reciente-mente Buscando un Inca ha sido publicado en ingls con el ttulo: In search of an Inca. Identity and utopia in the Andes, Cambridge, Cambridge University Press, 2010. Mien-tras que Burga se doctor en la Universit de Paris 1, La Sorbonne; Ruggiero Romano fue director de su tesis (1973), y en su estancia acadmica entre 1981-82 trabaj con Jacques Le Goff.

    6 En otro texto he sealado que la utopa andina tiene la influencia tanto del estructura-lismo de la etnohistoria andina y de la historia social marxista. Mi mayor crtica se refie-re al primer enfoque que por intentar caracterizar la peculiaridad del mundo andino se ha enfatizado ms en la continuidad de principios y estructuras suprahistricas, se trata, sugerimos de continuidades dudosas, vase, La utopa andina y la historiografa peruana, Procesos, 9 (1996), pp. 93-109.

    7 Esta observacin es clave porque se considera que los eventos traumticos de la con-quista tuvieron un impacto devastador y desestructurante de las sociedades andinas que provoc una dislocacin de los vnculos comunales, de las instituciones y de las subjetividades. La fuerza del trauma no slo enajen al sujeto sino que tambin cre comunidades traumatizadas, de ese modo la memoria con los aos se transform en legados que estructuran y ordenan el campo de las representaciones. Para Francisco Ortega, comentado el trabajo de Veena Das, seala que la memoria de violencias pasa-das trabaja sobre las relaciones actuales como si esa violencia tuviera el sentido de un pasado continuo (p. 24), El trauma social como campo de estudio, en: Trauma, cultura, historia, Bogot-Mxico, Universidad Nacional-Universidad Iberoamericana, 2010, www. unal.academia.edu/FranciscoAOrtega/, revisado 28/11/2010.

  • 102 DOSSIER: Pensar la Historia, celebrar el pasado

    JeR

    n

    imo z

    uR

    ita, 8

    6 . 2

    011:

    99-

    130

    is

    sn 0

    044-

    5517

    como historias totales, pero terminaron como historias de una idea: la utopa andina. En este sentido, nos dice Drinot, el trabajo de estos his-toriadores reflejaba la transicin de un intento de historia total basado en un anlisis estructural a una historia de las mentalidades.8

    Para ambos historiadores la utopa andina expresaba el desplie-gue de fuerzas sociales que desafan el localismo, la fragmentacin so-cial, el trauma de la existencia oprimida, el racismo y la dominacin. Para superar las heridas colectivas causadas por la conquista y la domi-nacin (neo) colonial, la utopa andina se propone ubicar en el centro de la Historia y del relato histrico al hombre andino (indgena) y a la tradicin andina para garantizar as su emancipacin. En este sen-tido, el esfuerzo es reconstruir la genealoga de las subjetividades en los Andes, que Burga y Flores Galindo encuentran en los discursos, en los textos, en las imgenes, en las prcticas y en los rituales los principios de las estructuras mentales y las claves de la formacin de una conciencia colectiva andina que empieza a configurarse en el siglo XVII y que se cristaliza en el siglo XVIII con el proyecto de Tpac Amaru.

    Para Flores Galindo la utopa andina expresa el encuentro entre la memoria y lo imaginario, entre el pasado y el presente, y entre la tra-dicin y la modernidad, mientras que para Burga es el resultado de una revolucin en las mentalidades colectivas producida en el siglo XVII cuando la mltiples identidades tnicas se configuraron en una nica identidad, la indianidad que se articula con un orgullo por lo Inca, criti-car al conquistador y construir una identidad india cuando an no exis-ta la nocin de lo peruano.9 Estos historiadores se esforzaron por des-tacar los imaginarios, los rituales y los proyectos que apelan a los incas y a su organizacin, comprenden que este proceso de idealizacin de la civilizacin incaica era una respuesta a la degradacin y a la humillacin que la poblacin indgena vena sufriendo desde la conquista espaola, as la reinvencin de lo inca era una forma de dignidad y de esperanza histrica.

    Para Flores Galindo la utopa andina son los proyectos (en plu-ral) que pretendan enfrentar esta realidad. Intentos de navegar contra la corriente para doblegar tanto la dependencia colonial como la frag-mentacin social. Buscar una alternativa en el encuentro entre la me-moria y lo imaginario: la vuelta de la sociedad incaica y el regreso del inca. Encontrar en la reedificacin del pasado la solucin a los proble-mas de identidad.10 Por su parte, Burga se refiere como [...] un conjun-

    8 Paulo Drinot, Historia, identidad historiogrfica, op. cit., p. 3.9 Manuel Burga, Nacimiento de una utopa. Muerte y resurreccin de los Incas, Lima,

    Instituto de Apoyo Agrario, 1988, pp. 54-55.10 Alberto Flores Galindo, Buscando un Inca: Identidad y utopa en los Andes, Lima, Edi-

    torial Horizonte, 1988, p. 19.

  • 103

    JeR

    n

    imo z

    uR

    ita, 8

    6 . 2

    011:

    99-

    130

    is

    sn 0

    044-

    5517

    ENTRE LA UTOPA ANDINA Y LA UTOPA REPUBLICANA | Mauro Vega Bendez

    to de actitudes y comportamientos sociales que buscan la restauracin de la sociedad indgena derrotada y conquistada por los espaoles.11 La utopa andina, practicada por distintos sectores sociales, tiene ras-gos de un discurso de salvacin donde las aspiraciones se encarnan en un mesas (el inca) que anunciar y restaurar un nuevo orden social. Todo ello impulsado por sentimientos, pasiones, miedos y esperanzas que movilizan a amplios sectores sociales. Este inters por la dimensin subjetiva siempre estuvo articulado a un conocimiento emprico slido que combinaba datos etnogrficos y etnohistricos (de comunidades, de fiestas, de rituales y de rebeliones) con el anlisis de estructuras y din-micas econmicas (unidades productivas, relaciones laborales, precios, circuitos mercantiles, etc.).

    Tambin la utopa andina fue un texto poltico que intentaba ofre-cer una alternativa frente a la izquierda radical como a la derecha neo-liberal que entre los aos 80 y 90 estaban produciendo un sufrimiento masivo a la poblacin. Escribir la utopa andina en este contexto no es nicamente un esfuerzo por entender el pasado o por ofrecer una al-ternativa al presente. Es tambin un intento por vislumbrar el futuro,12 de modo que no se trata de restaurar un pasado glorioso [] no es que sigamos buscando a un inca. Necesitamos de una utopa que sustentn-dose en el pasado est abierta al futuro, para de esa manera repensar el socialismo en el Per.13

    La utopa andina se origin en la interaccin entre el malestar de la sociedad peruana y la Nueva Historia, su expansin se produce entre los aos 70 y 80 coincidiendo con proyectos polticos radicales que es-taban poniendo a prueba las propias posibilidades histricas del Per, segn Paulo Drinot:

    [] la mayora de los nuevos historiadores esperaban que sus investigaciones contribuyeran a un cambio social radical, si no a una revolucin propiamente dicha. Muchos temas de investigacin se escogieron en funcin de su relevan-cia poltica o incluso revolucionaria. El objetivo de la nueva historia no era tanto contribuir a la h...