Fiesta 1021

  • Published on
    15-Mar-2016

  • View
    215

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista diocesana Fiesta digital, Semanario de las Iglesias de Granada y de Guadix.

Transcript

  • 1DIGITAL

    S e m a n a r i o d e l a s I g l e s i a s d e G r a n a d a y G u a d i x - B a z a

    7 de julio de 2013N 1021 AO XXI

    OBREROSPARA SU MIES

  • 2En el ngelus del 30 de junio, Francisco habla del ejemplo de libertad que nos dio Su Santidad Benedicto XVI con su renuncia al Pontificado.

    () Todo esto nos invita a pensar en la importancia que, tambin para Jess, tuvo la conciencia: el escu-char en su corazn la voz del Padre y seguirla. Jess, en su existencia terrenal, no estaba, por as decir, con-dicionado por un mando a distancia: era el Verbo encarnado, el Hijo de Dios hecho hombre, y, en un momento dado, tom la firme decisin de subir a Je-rusaln por ltima vez; una decisin tomada en su conciencia, pero no slo: con el Padre, en plena unin con l... Por eso, la decisin era firme, porque fue to-mada con el Padre; y en el Padre Jess encontraba la fuerza y la luz para su camino. Y Jess... en aquella decisin era libre y a nosotros, los cristianos, nos quiere libres como l. Con esa libertad que procede del dilogo con el Padre. () Jess nos quiere libres! Y, de dnde sale esta libertad? Sale del dilogo con Dios en la propia conciencia. Si un cristiano no sabe escuchar a Dios en su propia conciencia, no es libre.

    Por eso tenemos que aprender a escuchar ms a nuestra conciencia. Pero, cuidado! Esto no signifi-ca seguir al propio yo, hacer lo que me interesa, lo que me conviene, lo que me gusta. No es esto! La conciencia es el espacio interior de la escucha de la verdad, del bien, de la escucha de Dios; es el lugar interior de mi relacin con l, que habla a mi corazn y me ayuda a discernir, a comprender el camino que debo recorrer, y una vez tomada la decisin, a ir ade-lante, a permanecer fiel. ()

    Tenemos un ejemplo maravilloso de cmo es este dar cuenta con Dios en la propia conciencia, un ejemplo reciente maravilloso. El Papa Benedicto XVI nos ha dado este gran ejemplo cuando el Seor le ha hecho comprender, en la oracin, cul era el paso que deba dar. Con gran sentido del discernimiento y valor, ha seguido su conciencia, es decir, la voluntad de Dios que hablaba a su corazn. Y este ejemplo ha hecho tanto bien a todos nosotros como un ejemplo para seguir.

    Jess nos quiere libres!ngelus

    vozdelPapa

  • 3Editorial

    Moiss Fernndez es ya sacerdote de la Dicesis de Granada; Emmanuel Jess Vega, del Seminario Mayor San Cecilio, y Moiss David Mendoza, Pau Codina y Tommaso Bernetti, del Seminario misionero Redemp-toris Mater, son ya diconos, desde el pasado da 30. Fue un da de gran alegra, no slo para los familiares y amigos, sino tambin para toda la Iglesia de Granada. El don del sacerdocio es un don para todo el pueblo de Dios, para toda la Iglesia. Con l la administracin de los Sacramentos, como la Eucarista, el perdn de los pecados o la Uncin de enfermos, queda garantizada.

    El pueblo de Dios est necesitado de sacerdotes: bue-nos, es decir verdaderos, y santos sacerdotes. Todos los sacramentos prolongan, de alguna manera, la En-carnacin del Hijo de Dios y su acto de entrar en la Historia, pero hay un sacramento en el que esa prolon-gacin de la Encarnacin tiene rostro, tiene una fisio-noma propia, es humana, como era humano el rostro de Cristo nacido de la Virgen cuando anunciaba el Rei-no por los caminos de Judea, de Palestina, de Galilea, de Samara, como en el Evangelio de hoy. Y ese sacra-mento es el sacramento del Orden Sacerdotal, expli-caba en su homila el pasado da 30 nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martnez, sobre el Orden Sacerdotal.

    El don que es la presencia de un sacerdote que, como un padre, acompaa y cuida de sus hijos en las vicisi-tudes de la vida, es tambin extensible a todo cristiano cuya fe siempre mira al centro que es Cristo y sostenidos en Nuestra Madre la Virgen. De esta forma, en nuestro nmero de hoy, dedicamos espacio al testimonio cer-cano de dos jvenes diocesanas, religiosas de Hijas de Cristo Rey, quienes, tras un tiempo entre nosotros, se marchan de Granada sabiendo que donde van ya lo tie-nen todo, porque tienen a Cristo. Son jvenes que han trabajado pastoralmente con la Delegacin de Juven-tud. Su marcha, as como la llegada de otros jvenes que ayudarn a esta pastoral a partir del prximo cur-so, muestra el dinamismo de una Iglesia que est don-de se la necesita para ayudar a otros hermanos en la fe.

    Por otra parte, iniciado ya el tiempo de descanso en mu-chos hogares, como cada ao la Conferencia Episcopal se dirige, a travs de un Mensaje, a todos los conducto-res recordndoles la prudencia necesaria que requiere el uso del volante para no poner en riesgo la propia vida ni la de los dems. La prudencia en la conduccin ex-presa as el respeto al don de nuestra vida y del prjimo.

    Y sobre todo ello pueden leer y profundizar en este nmero que ya est disponible.

    Ordenaciones en Granada

  • 4Directora:Paqui Pallars Garca

    Redaccin:Rosa Die AlcoleaPedro Flores Medina

    Delegado en Guadix:Antonio Gmez Casas

    Edita: ARZOBISPADO DE GRANADAPlaza Alonso Cano, s/n18001 GRANADAtel.: 958 215 675 e-mail: mcsgranada@planalfa.es revistafiestadigital@gmail.comwww.diocesisgranada.eshttp.//diocesisgranada.wordpress.com

    Diseo y maquetacin:Secretariado de Medios de Comunicacinde la Archidicesis de Granada

    Sumario

    Sumario

    02. Voz del PapaJess nos quiere libres!

    03. Editorial Ordenaciones en Granada

    05. Mirada La experiencia de ver a Cristo generar una

    humanidad ms bella

    Curso Nacional de Msica Sacra de Guadix

    Ampliado el horario en verano para visitar el Camarn de la Virgen del Rosario

    250 fieles del Arzciprestazgo de la Alpujarra interior peregrinan a la Catedral

    Ampliado el plazo de inscripcin para parti-cipar en la JMJ desde El Roco

    Las Pastorales de Juventud y Universitaria clausuran el curso

    El Obispo de Guadix estrena cuenta de Twit-ter desde Tierra Santa

    Agenda

    09. Textos Qu luz te conduce? Mensaje episcopal a los conductores

    11. A fondoEl Sacramento del Orden es el que el pueblo cristiano vive como ms necesarioHomila en las Ordenaciones

    15. CulturaEl sufrimiento de los inocentes, en Auschwitz II

    Sinfona musical

    17. Testimonio Piedras vivas Agentes de Pastoral en Granada

    19. Signo y gracia Ministerio de Gracia El ritual de ordenacin de diconos (I)

    20. Luz de la PalabraEst cerca de vosotros el Reino de DiosDomingo XIV del Tiempo Ordinario

  • 5Mirada

    Del 1 al 6 de julio, un grupo de personas, en su mayora miembros de la Hospitalidad Nuestra Seora de Lourdes de Granada, han peregrina-do a este santuario mariano, acompaados por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martnez, y el Delegado de Pastoral de la salud de la Dicesis, D. Jos Manuel Gabriel Martn Rodrguez.

    Se trata de la V Peregrinacin Diocesana con enfer-mos, en la que sus participantes han asistido, entre otros momentos, a la Hora Santa, a la ofrenda floral ante la Gruta, a la Eucarista en el santuario mariano, al Viacrucis de enfermos en la capilla San Pierre y de peregrinos en el Monte de la Cruz, a la procesin de las antorchas y a la procesin del Santsimo en la ex-planada del Santuario.

    Personas que apenas nos conocemos, o que no nos conocemos en absoluto, y sin embargo, a diferencia de lo que sucede en el mundo, cuando quien nos con-voca es el Seor, o nos convoca su Madre, se crea una relacin inmediatamente, que es la relacin entre los miembros del Cuerpo de Cristo, que es una relacin de familiaridad, yo dira que ms que de familiaridad, porque somos, como deca San Pablo, miembros los unos de los otros. Nadie podemos concebirnos a no-

    sotros mismos aislados de los dems; somos parte de ese Cuerpo al que Cristo le ha entregado su propia vida. Somos hijos de Dios que vivimos en la libertad de los hijos de Dios, afirm nuestro Arzobispo en su homila en la Gruta de las apariciones.

    Tenemos la experiencia de que Cristo vive y la cer-teza de que Cristo vive, porque le vemos actuar en la vida de los hombres de una manera que no co-rresponde a la naturaleza, que slo corresponde al poder salvador del amor infinito de Dios. Y se es el fundamento de nuestra fe: la experiencia de ver a Cristo genera constantemente, no para de gene-rar constantemente, una humanidad ms bella, ms autntica, ms verdadera, ms correspondiente a los anhelos profundos de amor, de verdad y de bien que hay en nuestro corazn. Y tambin sabemos que eso no es posible porque cada uno de nosotros lo hemos intentando fabricar miles, cientos de miles de veces, y no somos capaces, y aquello que nosotros no somos capaces de hacer, el Seor lo da a sus amigos mien-tras duerme, sin ningn esfuerzo, como un regalo, como una gracia.

    Escuchar homila

    La experiencia de ver a Cristogenerar una humanidad ms bella Homila en la Gruta

    de las apariciones

  • 6Curso Nacional de Msica Sacra en Guadix

    Se celebrar del 15 al 21 de julio, organizado desde el Cabildo Catedral de Guadix y la Fede-racin Espaola de Pueri Cantores, y coordinado por el dicono accitano Francisco Javier Jimnez Martnez.

    El Curso se enmarca dentro de los cursos de verano que la Universidad de Granada desarrolla en Guadix durante esa semana y est dirigido a directores de coro, cantores, organistas, y a todas aquellas personas que realizan un servicio de animacin musical en la Iglesia.

    En el 50 aniversario de la aprobacin de la Consti-tucin sobre la Sagrada Liturgia, Sacrosanctum Con-cilium, del Concilio Vaticano II, y al final de este Ao de la Fe al que nos convoc el Santo Padre Benedicto XVI, la Iglesia sigue viendo la necesidad de expresar la fe mediante la belleza en nuestras celebraciones litr-gicas. La msica es, quizs, el mejor modo de contem-plar la belleza que procede de Dios, explica Francisco Javier Jimnez.

    Por otro lado, este ao tenemos que tener pr