Freud y la Homosexualidad

  • Published on
    06-Jan-2017

  • View
    218

  • Download
    3

Transcript

  • 1

    Freud y la Homosexualidad

    Claudio Kairuz

    El tema de la homosexualidad interes a Freud a lo largo de su carrera, si

    bien sus escritos ms importantes sobre la cuestin estn acotados en el perodo

    que va desde sus Tres Ensayos de teora sexual, de 1905, a Sobre algunos

    mecanismos neurticos en los celos, la paranoia y la homosexualidad, escrito en

    1922. Aunque Freud trat la inversin en el primero de sus Tres Ensayos, escribi

    un artculo sobre la gnesis de la homosexualidad femenina, y resumi su trabajo

    sobre las diferentes etiologas de la eleccin de objeto homosexual en Sobre

    algunos mecanismos, ninguno de sus trabajos ms importantes trata

    exclusivamente sobre la homosexualidad masculina. En su mayor parte, sus

    contribuciones a la teora de la homosexualidad estn dispersas a lo largo de su

    corpus y aparecen siempre como resultado de la discusin de algn otro tema de

    la teora psicoanaltica.

    Las contribuciones que Freud hizo directamente sobre el tema ya estaban

    completas para cuando escribi Sobre algunos mecanismos; sin embargo, en

    este trabajo Freud subraya lo inacabado de sus formulaciones previas y ofrece

    una ms, aunque otra vez expresando sus dudas respecto de su relevancia:

    Pero nunca cremos que este anlisis de la gnesis de la homosexualidad

    fuese completo. Hoy puedo sealar un nuevo mecanismo que lleva a la eleccin

    homosexual de objeto, aunque no s indicar en cunto deba estimarse su papel en

  • 2

    la conformacin de la homosexualidad extrema, la manifiesta y la exclusiva (Freud,

    1922/2004, p. 225).

    Asimismo, en su artculo sobre Leonardo da Vinci (Freud, 1910b/2004), uno

    de los trabajos centrales para el tema de la homosexualidad, despus de negar

    cualquier intencin de exagerar el valor de estos esclarecimientos sobre la

    gnesis psquica de la homosexualidad (p. 94), Freud indic claramente su

    percepcin de que el fenmeno era ms diverso y complejo de lo que una sola

    explicacin pudiera sugerir: Lo que por razones prcticas se llama

    homosexualidad acaso provenga de mltiples procesos psicosexuales de

    inhibicin, y es posible que el discernido por nosotros sea uno entre muchos y slo

    se refiera a un tipo de homosexualidad (p. 94).

    En el mismo trabajo, Freud subray el nmero pequeo de personas

    sobre la cuales basaba sus conclusiones (p. 92). Lo que es ms, Freud admiti su

    falta de certeza sobre si la homosexualidad, aunque ms no fuese la masculina,

    se trataba de un fenmeno unario. As, en la seccin citada ms arriba Freud se

    refiri a [lo] que por razones prcticas se llama homosexualidad y, en un trabajo

    posterior, a la homosexualidad, por lo dems muy variada en sus formas (Freud,

    1920/2004, p. 145).

    Un tema ms difcil en Freud es la relacin entre homosexualidad y

    psicopatologa. Por el inters de la discusin, postulamos tres posiciones posibles

    sobre esta relacin. Una posicin extrema es que la homosexualidad es en s

    misma una entidad psicopatolgica que necesariamente involucra otras

  • 3

    inhibiciones funcionales. Una posicin ms moderada es que la homosexualidad

    es un rasgo de otras patologas y aunque generalmente puede ser concebida

    como patognomnica, no puede ser usada para una especificacin diagnstica.

    En el otro extremo, se encuentra la posicin que seala que no existe ninguna

    conexin necesaria entre homosexualidad y psicopatologa. De acuerdo a este

    punto de vista, la homosexualidad representa una variacin de la direccin que

    puede tomar la pulsin sexual y puede considrasela anormal slo en un sentido

    estadstico.

    Hasta el final, Freud pareci permanecer indeciso acerca de la relacin

    entre homosexualidad y psicopatologa e hizo aseveraciones que pueden ubicarse

    en las tres posiciones. Un seguimiento cronolgico de sus trabajos tampoco nos

    ofrece un esclarecimiento sobre cmo fueron cambiando sus puntos de vista. Es

    as que sus dichos explcitos y las implicaciones legtimas de estos deben

    ser considerados con sumo cuidado en sus contextos originales. El tema de la

    relacin con la patologa resultara mucho ms claro si Freud hubiese considerado

    la homosexualidad necesariamente una de las perversiones, las cuales para l

    eran claramente patolgicas. Pero Freud no lo hizo de esta manera. En cambio,

    mantuvo una clara distincin entre perversin e inversin, ste ltimo, el trmino

    que frecuentemente us para la homosexualidad (Freud, 1905a/2004, p. 123 y

    ss.). Aunque parecera que para la poca en que escribi su conferencia de 1916

    sobre libido y narcisismo Freud habra llegado a considerar que la homosexualidad

    era una clase de perversin (Freud, 1916/2004, pp. 387-388), Freud preserv la

    distincin entre ambas en su trabajo sobre las fantasas infantiles de castigo tres

  • 4

    aos ms tarde (Freud, 1919/2004, p. 180). No obstante esto, la raz latina comn

    en inversin y perversin sugiere en ambas palabras un alejamiento de lo que es

    normal e ilustran no slo cun cercanas son ambas palabras sino tambin cun

    delicado fue el equilibrio que Freud debi mantener para preservar la sutil

    distincin entre los dos trminos.

    Con todo, aunque para Freud la homosexualidad no fuera una perversin

    en s, habra sido causada por una inhibicin en el desarrollo normal del nio. De

    esta manera Freud hall que en todo cuanto constituye una aberracin fijada

    respecto de la vida sexual normal, no pudimos menos que discernir una cuota de

    inhibicin del desarrollo y de infantilismo (Freud 1905a/2004, p. 211). Ms

    adelante en su obra, Freud formul esta idea de tal manera que incluyese a la

    homosexualidad: "[] siempre que en el adulto hallamos una aberracin sexual

    perversin, fetichismo, inversin tenemos derecho a esperar que la exploracin

    anamnsica nos lleve a descubrir en la infancia un suceso fijador []. (Ibd. P.

    180).

    Finalmente, en el Esquema del Psicoanlisis (Freud, 1940a/2004), Freud

    cit a la homosexualidad como un ejemplo de perversin, afirmando que [una]

    inhibicin as del desarrollo es [] la homosexualidad (p. 153).

    Ahora bien, si la homosexualidad es al menos en parte el resultado de una

    inhibicin del desarrollo psicosexual normal no debera necesariamente

    involucrar un estancamiento de otros aspectos de la vida psquica o del

    comportamiento? Notablemente, Freud neg explcitamente esta derivacin:

  • 5

    Hallamos la inversin en personas que no presentan ninguna otra desviacin

    grave respecto de la norma, escribi Freud, a la vez que cit evidencia de que en

    pueblos antiguos, en el apogeo de su cultura, la inversin fue [] casi institucin a

    la que se confiaban importantes funciones. (Freud, 1905a/2004, p. 126).

    Lo que es ms, Freud claramente dio a entender que la homosexualidad

    puede coexistir con otros aspectos de la vida mental normal o que es un aspecto

    posible de tal normalidad cuando observ que los invertidos masculinos han

    conservado el carcter psquico de la virilidad (Ibd., p. 131).

    A lo largo de su vida, y especialmente en sus obras de la madurez, Freud

    crey que el desarrollo psicosexual adecuado, el ajuste tolerable a la sociedad y

    una vida de productividad y placer estaban supeditados al equilibrio no siempre

    estable entre la gratificacin pulsional, la renuncia y la sublimacin (Freud,

    1908c/2004, pp. 164 y s.s.; 1930/2004, pp. 85-96). De hecho, para Freud la

    conexin entre homosexualidad y psicopatologa fue siempre complicada y Freud

    se esforz en sealar la evidente falta de inhibicin funcional en ciertos

    homosexuales. Aunque Freud con frecuencia pareci creer que el fin natural del

    desarrollo psicosexual era la eleccin de objeto heterosexual tanto para el placer

    como para la procreacin, tambin reconoci claramente que la homosexualidad

    poda dar como resultado logros humanitarios y culturales extraordinarios. No por

    reconocer a Leonardo da Vinci como un homosexual Freud le neg su carcter de

    maestro ni su contribucin a la cultura de la humanidad. Por otro lado, Freud

    frecuentemente enfatiz el notable sentido social y la responsabilidad de muchos

    homosexuales. As, en un trabajo que podra considerarse el precursor de El

  • 6

    malestar en la cultura, Freud (1908c/2004) sostuvo que la constitucin de los

    homosexuales se singulariza incluso por una particular aptitud de la pulsin

    sexual para la sublimacin cultural (p. 170). Freud hizo la misma afirmacin en su

    discusin del caso del Presidente Schreber, subrayando el hecho de que los

    homosexuales manifiestos [] descuellen por una participacin de particular

    intensidad en los intereses de la humanidad, unos intereses surgidos por

    sublimacin del erotismo (Freud, 1911/2004 p. 57). Para Freud esta coincidencia

    parece no haber sido un misterio ya que la atribuy al hecho de que para los

    hombres homosexuales los otros hombres son vistos no tanto como rivales sino

    como potenciales objetos amorosos (Freud, 1922/2004, p. 226).

    Afortunadamente, el punto de debate sobre si Freud en la prctica pensaba

    que la homosexualidad era necesariamente una perturbacin mental se puede

    resolver en parte buscando en sus pronunciamientos formales sobre el tema. Ante

    todo, Freud se opona al tratamiento de la homosexualidad como una actividad

    criminal y en 1930 firm una peticin pblica para despenalizar la homosexualidad

    en Austria y en Alemania (Freud, 1930b). Dos aos antes Freud haba contribuido

    a una coleccin de trabajos en honor a Magnus Hirschfeld, un homosexual

    manifiesto y pionero de la investigacin y la lucha por los derechos de los

    homosexuales. Esta contribucin es especialmente sorprendente si se considera

    que en 1905 Freud haba comenzado su discusin de la inversin sexual en Tres

    Ensayos con una refutacin explcita de las ideas de Hirschfeld (Freud,

    1905/2004, p. 132, nota al pie). Asimismo, cerca de la poca de Tres Ensayos,

  • 7

    Freud respondi una pregunta acerca de la homosexualidad para el diario viens

    Die Zeit:

    Tengo la firme conviccin de que los homosexuales no deben ser tratados

    como gente enferma pues una orientacin perversa est lejos de ser una

    enfermedad. No nos hara esto caracterizar como enfermos a muchos grandes

    pensadores e investigadores de todos los tiempos, cuya orientacin perversa

    conocemos cabalmente y a quienes admiramos precisamente por su salud mental?

    Las personas homosexuales no estn enfermas (Freud, 1903).

    Sin duda, el posicionamiento de Freud ms notable sobre el tema es la

    famosa carta de 1935 a una madre norteamericana, que fue publicada en 1951.

    No hay evidencia de que se haya preservado la carta en cuestin pero a juzgar

    por le respuesta de Freud, la madre haba preguntado si el psicoanlisis poda

    cambiar la orientacin sexual de su hijo. Es significativo que, en la carta, la madre

    no pudiera nombrar la condicin de su hijo explcitamente y es con este hecho que

    Freud comienza su respuesta (escrita en ingls):

    Deduzco de su carta que su hijo es homosexual. Me impresiona mucho el

    hecho de que usted no mencione esta palabra en su informacin sobre l. Puedo

    preguntarle por qu evita el uso de ese trmino? La homosexualidad no es una

    ventaja, pero tampoco es algo de lo que uno deba avergonzarse, un vicio o una

    degradacin, ni puede clasificarse como una enfermedad. Nosotros la

    consideramos como una variante de la funcin sexual, producto de una detencin

    en el desarrollo sexual. Muchos individuos altamente respetables, de tiempos

    antiguos y modernos, entre ellos varios de los ms grandes (Platn, Miguel ngel,

    Leonardo da Vinci, etc.) fueron homosexuales. Es una gran injusticia perseguir la

  • 8

    homosexualidad como un crimen y es tambin una crueldad. Si Ud. no me cree a

    m, lea los libros de Havelock Ellis (Citado en Abelove, 2000, pp. 173-174.)

    Algunas ambigedades persisten, no obstante este posicionamiento tan

    claro. La homosexualidad no es una enfermedad sino una mera variante de la

    funcin sexual. Sin embargo, es causada por una detencin en el desarrollo

    sexual. La posicin de Freud respecto de los aspectos legales y morales es clara

    pero su pensamiento acerca de lo que concierne especficamente la naturaleza

    patolgica de la homosexualidad no lo es tanto.

    Un documento descubierto en 1977, sin embargo, arroja luz sobre esta

    cuestin. En 1921, Ernest Jones la haba escrito a Freud para informarle que se

    haba decidido rechazar, a causa de su homosexualidad reconocida, a un

    candidato que solicitaba admisin en la sociedad psicoanaltica que Jones diriga.

    En su carta, Jones aduce lo refractario de la homosexualidad al anlisis. Si el

    candidato no poda ser analizado y en cambio perseveraba en su condicin

    patolgica, a ste, razonaba Jones, no poda confirsele el anlisis de otros. La

    respuesta que envi Freud, firmada tambin por Otto Rank, es notable:

    Su pregunta, estimado Ernest, concerniente a la posible calidad de

    miembros homosexuales, ha sido considerada por nosotros y discrepamos con

    usted. En efecto, no podemos excluir tales personas sin tener otras razones

    suficientes, as como no estamos de acuerdo con su persecucin legal. Sentimos

    que en tales casos una decisin debera depender de un cuidadoso examen de

    otras cualidades del candidato (Ibd., pg. 176).

  • 9

    Este es el reconocimiento ms claro por parte de Freud de la falta de una

    conexin necesaria entre homosexualidad y psicopatologa. Por lo menos aqu, la

    eleccin de objeto homosexual no implicaba nada definitivo sobre otras reas del

    funcionamiento mental o del comportamiento. Aun as, hay en el trabajo de Freud

    suficientes ambigedades y vacilaciones como para permitir a algunos

    psicoanalistas que vinieron despus hacer la inferencia opuesta. En Freud y en su

    crculo inmediato la renuencia a ver en la homosexualidad una perturbacin

    parece haber sido causada por el hecho palpable y fcilmente comprobable de un

    funcionamiento normal o superior en personajes homosexuales antiguos y

    modernos. Tal vez ste no fuera un incentivo suficiente para psicoanalistas

    posteriores.

    Ha de notarse que las teoras de Freud sobre la etiologa y la dinmica de la

    eleccin de objeto homosexual estaban bastante separadas de sus pensamientos

    sobre la posibilidad de corregir esta condicin con la terapia psicoanaltica. En la

    carta a la madre norteamericana, Freud habl directamente sobre la cuestin de la

    cura psicoanaltica:

    Ud. me pregunta si puedo ayudarle, debo suponer que lo que Ud. me

    pregunta es si puedo abolir la homosexualidad y hacer ocupar su lugar por la

    heterosexualidad. La respuesta, en trminos generales, es que no podernos

    prometer semejante xito. En cierto nmero de casos conseguirnos desarrollar los

    marchitados grmenes de heterosexualidad presentes siempre en todo

    homosexual, pero en la mayor parte de los casos eso ya no es posible.

    Con todo, el psicoanlisis s poda prometer cierta clase de mejora:

  • 10

    Lo que el psicoanlisis puede hacer por su hijo ya es cosa diferente. Si es

    desdichado, neurtico, si vive desgarrado por sus conflictos e inhibiciones en su

    vida social, el anlisis puede traerle armona, tranquilidad mental, completa

    eficiencia, ya sea que siga siendo homosexual o cambie (Ibd., pg. 174).

    En su escrito sobre la Joven Homosexual (Freud, 1920/2004), Freud volvi

    a afirmar su pesimismo: en general la empresa de mudar a un homosexual

    declarado en un heterosexual no es mucho mas promisoria que la inversa, y un

    poco ms adelante: los xitos de la terapia psicoanaltica en el tratamiento de la

    homosexualidad [] no son muy numerosos. Parte de la razn para esta falta de

    xito, pens, tena que ver con la superficialidad de la motivacin del paciente a

    ser curado: el homosexual no puede resignar su objeto de placer; no se logra

    convencerlo de que, con la trasmudacin, reencontrar en el otro objeto el placer a

    que renuncia. La mayora de los homosexuales se presentan al tratamiento

    porque motivos exteriores lo esforzaron a ello: las desventajas sociales y los

    peligros de su eleccin de objeto, y despus que el anlisis comienza, se hace

    evidente que el motivo real para el tratamiento es el deseo de no ser curado. De

    esta manera, el homosexual puede asegurarse de que ha hecho todo lo posible

    para cambiar y as podr entregarse a [su extravo] con la conciencia tranquila

    (pp. 144-145). Al parecer, Freud no tena conocimiento de homosexuales

    felizmente adaptados. Como observ en otro lugar: Es difcil que los perversos

    satisfechos tengan razones para acudir al anlisis (Freud, 1919/2004, p. 193).

    Estas observaciones, que tendran una influencia contundente en algunos

    psicoanalistas y en el desarrollo de posiciones extremas respecto de la

  • 11

    homosexualidad, no representaban, sin embargo, la totalidad del pensamiento

    freudiano acerca de la cuestin. Si bien sostena que detrs de cada homosexual

    exista una naturaleza heterosexual, tambin reconoci que la homosexualidad no

    poda ser explicada slo por la dinmica edpica. Para Freud hubo siempre un

    componente biolgico irreductible que predispone al nio a la homosexualidad, un

    elemento que Freud concibi como constitutivo y previo a los eventos del medio

    ambiente del nio, en algunos acasos una predisposicin del nio a hacer

    elecciones de objeto narcisistas o en otros a demorarse en la fase anal. En otros

    casos, este elemento predispondra a un Edipo negativo (Freud, 1918/2004, pp. 47

    y s.s.). Como fuere, Freud se vio obligado a enfrentar un componente inanalizable

    que perteneca ms a la biologa que al psicoanlisis:

    No es misin del psicoanlisis solucionar el problema de la

    homosexualidad. Tiene que conformarse con revelar los mecanismos psquicos

    que han llevado a decidir la eleccin de objeto, y rastrear desde ah los caminos

    que llevan hasta las disposiciones pulsionales. En ese punto cesa su tarea y

    abandona el resto a la investigacin biolgica (Freud, 1920/2004, p. 163).

    Aunque sta fue para Freud una razn ms general y ms relevante desde

    el punto de vista terico para dar cuenta del fracaso del psicoanlisis en curar la

    homosexualidad, nunca recibi toda la atencin que merece por parte de

    escritores y psicoanalistas posteriores y fue de hecho rechazada.

  • 12

    Referencias

    Abelove, H. (2000). Freud, la homosexualidad masculina y los americanos. En

    Giordano, R. y Graham, G. (Eds.), Grafas de Eros. Historia, gnero e

    identidades sexuales (pp. 173-197). Buenos Aires: EDELP.

    Freud, S. (1903). Carta. Die Zeit, Octubre 27, 16

    Freud, S. (2004). Tres ensayos de teora sexual. En Obras Completas. (Vol. VII).

    Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1905a)

    Freud, S. (2004). La moral sexual cultural y la nerviosidad moderna. En Obras

    Completas. (Vol. IX). Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado

    en 1908c)

    Freud, S. (2004). Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci. En Obras Completas.

    (Vol. XI). Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1910b)

    Freud, S. (2004). Puntualizaciones psicoanalticas sobre un caso de paranoia

    (Dementia paranoides) descrito autobiogrficamente. En Obras Completas,

    (Vol. XII). Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1911)

    Freud, S. (2004). Conferencias de introduccin al psicoanlisis. 26 Conferencia.

    La teora de la libido y el narcisismo. En Obras Completas. (Vol. XVI).

    Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1916)

    Freud, S. (2004). De la historia de una neurosis infantil. En Obras Completas. (Vol.

    XVII). Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1918)

  • 13

    Freud, S. (2004). Pegan a un nio. Contribucin al conocimiento de la gnesis de

    las perversiones sexuales. En Obras Completas (Vol. XVII). Buenos Aires:

    Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1919)

    Freud, S. (2004). Sobre la psicognesis de un caso de homosexualidad femenina.

    En Obras Completas (Vol. XVIII), Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original

    publicado en 1920)

    Freud, S. (2004). Sobre algunos mecanismos neurticos en los celos, la paranoia y

    la homosexualidad. En Obras Completas (Vol. XVIII). Buenos Aires:

    Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1922)

    Freud, S. (2004). El malestar en la cultura. En Obras Completas (Vol. XXI). Buenos

    Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1930a)

    Freud, S. (1930b). Carta Abierta. Wiener Arbeitzeitung, Mayo 16, 19

    Freud, S. (2004). Esquema del psicoanlisis. En Obras Completas (Vol. XXIII).

    Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1940a)