FRIEDRICH NIETZSCHE - ?· 1 FRIEDRICH NIETZSCHE INTRODUCCION Friedrich Nietzsche nació en Röcken,…

  • Published on
    05-Oct-2018

  • View
    214

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p> 1 </p><p> FRIEDRICH NIETZSCHE </p><p> INTRODUCCION </p><p>Friedrich Nietzsche naci en Rcken, Alemania, en 1844. Estudi filologa clsica en </p><p>Bonn y en Leipzig, y en 1869 fue nombrado profesor de esa disciplina en Basilea. All </p><p>conoci a Richard Wagner y a su esposa Csima, hija del gran compositor musical Franz </p><p>Liszt, con los que estableci una estrecha relacin. Inicialmente sinti gran admiracin por </p><p>Wagner (su obra El origen de la tragedia es en parte un homenaje al msico) porque vea </p><p>en sus peras un retorno a la tragedia clsica. Pero esta amistad se rompi en 1875, con </p><p>la publicacin de Consideraciones intempestivas donde opinaba que su msica no era un </p><p>sntoma de ascensin sino un fenmeno de decadencia. </p><p>La mala salud lo oblig a abandonar su puesto en 1879 y a vivir como escritor </p><p>independiente. En 1889 se agudizaron sus problemas fsicos y mentales, y debi recluirse </p><p>al cuidado de su madre y hermana hasta su muerte, sobrevenida en Weimar en 1900. </p><p> Nietzsche anunci la crisis de la razn y enfrent crticamente los 2500 aos de </p><p>filosofa y cultura occidental. Su pensamiento no slo puso en duda la filosofa occidental </p><p>sino que le declar la guerra a la metafsica fenomnica asentada en principios racionales </p><p>universales; sostuvo que haba que invertirla, reemplazarla por una interpretacin del ser </p><p>como valor, o sea, por una metafsica no ontolgica sino moral. Sus cuestionamientos se </p><p>centraron en la incidencia de la tradicin platnica y de los valores judeo-cristianos que </p><p>impregnaban la cultura europea, pues consideraba que en pos de teoras absolutas y del </p><p>progreso material convertan al hombre en un ser dependiente de leyes, dogmas y </p><p>principios que le atrofiaban la voluntad y le inhabilitan la creatividad, en suma, que le </p><p>proscriban la vida. Consecuentemente su propuesta gira en torno a la transvaloracin y al </p><p>surgimiento de nuevos valores. </p><p>La obra de Nietzsche es muy amplia por lo que slo mencionaremos las mas </p><p>relevantes: El origen de la tragedia de (1873), Humano, demasiado humano (1879), </p><p>Aurora (1881), La gaya ciencia (1882), As habl Zaratustra (en cuatro partes, 1883-</p></li><li><p> 2 </p><p>1885), Ms all del bien y del mal (1886), Genealoga de la mora (1887), Ecce homo, El </p><p>anticristo (1888), y La voluntad del poder. Esta ltima obra recopila sus notas inditas que, </p><p>ordenadas por su hermana, fueron publicada en forma pstuma pero con un ttulo que </p><p>no es de su autor y que desvirta su sentido. Los recientes trabajos han mostrado las </p><p>manipulaciones a que fueron sometidos los escritos de Nietzsche para darles una </p><p>significacin racista y afn al totalitarismo del siglo XX. </p><p> FILOSOFIA </p><p>La evolucin progresiva del arte es el resultado del espritu apolneo y del </p><p>espritu dionisaco. Apolo y Dionisos, estas dos divinidades del arte, son las que </p><p>despiertan en nosotros la idea del extraordinario antagonismo, tanto de origen como </p><p>de fines, entre el arte plstico apolneo y el arte desprovisto de formas, la msica, el </p><p>arte de Dionisos.1 </p><p>En la primera etapa de su pensamiento plantea que la esttica es el principio </p><p>ontolgico del que nace la filosofa. En El origen de la tragedia da una interpretacin de </p><p>Grecia cuyo alcance impregnar toda su filosofa. Distingue dos principios: lo apolneo, </p><p>que corresponde al dios griego Apolo, y lo dionisaco que se origina en el dios Dionisos. El </p><p>primero es el smbolo de la claridad, de la serenidad, de la medida y del racionalismo, y </p><p>conforma la imagen de la poca clsica de Grecia. Lo dionisaco, en cambio, representa </p><p>lo impulsivo, lo excesivo y desbordante, la afirmacin de la vida, del erotismo, de la orga </p><p>como culminacin de este afn de vivir, de decir s! a la vida, a pesar de todos sus </p><p>dolores. Sostiene que el juego de contraposicin entre lo apolneo y lo dionisaco es la </p><p>esencia de la vida, y que fue desplegada en plenitud en la Grecia presocrtica donde </p><p>estos dos principios actuaban y se equilibraban; pero a partir de Scrates, que quiso </p><p>encerrar en conceptos la infinitud de la vida y, sobre todo de Platn, que al postular que la </p><p>verdad y la realidad se encuentran en el mundo de las Ideas, entidades independientes y </p><p>ajenas al hombre en tanto persistentes, perfectas e inmviles, se excluy lo dionisiaco y </p><p>se rompi el juego que constituye la vida. As tambin se alien al hombre de s mismo y </p><p> 1 Nietzsche, F., El origen de la tragedia, (1873), Buenos Aires, Austral, p. 25. </p></li><li><p> 3 </p><p>de la vida, porque la vida humana no es teora y aceptacin sino vivir en el peligro y la </p><p>desmesura, no es conformismo sino tragedia. </p><p>Su metafsica concibe la vida de una forma casi mstica, como la vida universal donde </p><p>se apoyan y sustentan los fenmenos, cuyo ncleo no puede ser conceptualizado por la </p><p>razn sino slo comprendido en su inmensidad por el arte. Encuentra que la tragedia </p><p>muestra la verdadera naturaleza de la realidad, porque en ella se representa el ncleo </p><p>de la vida en tanto expone la tensin entre lo finito y lo infinito que es la esencia del </p><p>mundo. La tragedia evidencia tambin que la finitud de sus figuras es un aspecto del </p><p>juego csmico pero que esta finitud no significa la aniquilacin del todo. Estas </p><p>caractersticas lo llevan a afirmar que el que capta en plenitud las contraposiciones y </p><p>vaivenes que caracterizan la vida es el artista. Slo el artista puede intuir la realidad, y a </p><p>quien logra llegar a la intuicin originaria del mundo lo llama genio (prefiguracin del </p><p>Superhombre).2 </p><p> Entre el genio y el hombre comn no hay una mera diferencia de grado sino que est </p><p>caracterizado como el hombre que posee una misin csmica, el que devela la verdad </p><p>del todo, y, como es el que acta como portavoz del Ser, es el que construye la cultura y </p><p>configura el destino humano. La historia no es una creacin colectiva sino que es el genio, </p><p>en tanto orienta la mirada y muestra la unicidad del mundo, quien la define y la crea. </p><p>Nietzsche propone invertir el platonismo, en el sentido de cambiar una metafsica </p><p>ontolgica por una metafsica creadora. Lo que significa convertir al poeta, al creador, en </p><p>el filsofo, en la forma que l entenda que haba acontecido en la poca de los </p><p>presocrticos donde la filosofa era una variante del arte potico. Para este pensador el </p><p>verdadero filsofo es un creador de valores, esto es, un reformador moral, porque la </p><p>filosofa no consiste en demostrar verdades sino en crearlas, lo importante no es si sus </p><p>afirmaciones son verdaderas o falsas de acuerdo al criterio cientfico, sino qu tipo de vida </p><p>proponen. Revertir el platonismo, entonces, sera sustituir como propsito de la filosofa </p><p>la verdad y la falsedad por la nobleza y la bajeza.3 </p><p>En el estado presente de la filosofa, el despertar de la observacin psicolgica es </p><p>necesario, sea esto en mayor o menor medida. Esa sensacin de diseccin psicolgica, </p><p>de trabajar con escalpelos y sus pinzas, no puede evitrsele a la humanidad. En eso </p><p> 2 nicamente con el ojo del arte puede el pensador penetrar en el corazn del mundo. Pero es esencialmente </p><p>el arte trgico, la tragedia antigua, la que posee esta mirada profunda. Fink, E., La filosofa de Nietzsche, </p><p>Madrid, Alianza, 1976, p.20. 3 La metafsica es vista de manera no ontolgica, sino moral; le parece un movimiento vital en el que se </p><p>reflejan ante todo estimaciones de valor, un movimiento en que se imponen valores. Fink, E., Ob.Cit., p.17. </p></li><li><p> 4 </p><p>est el dominio de esa ciencia que se pregunta el origen y la historia de los </p><p>sentimientos llamados morales, y que en su marcha debe resolver y proponer los </p><p>problemas complicados de la sociologa.4 </p><p>En Humano, demasiado humano, hay un giro de su pensamiento hacia la antropologa </p><p>ya que coloca en el centro al ser humano en tanto ente biolgico y psicolgico, dejando de </p><p>lado el aspecto mstico de la vida. </p><p>Considera que el hombre, al sujetarse a la religin, la metafsica y la moral como </p><p>entidades en s y trascendentes (cuyo paradigma son las Ideas platnicas), y armar su </p><p>vida sobre estos pilares, se ha olvidado que fue su creador y, sobre todo, no puede </p><p>reconocerse como l mismo. Estos ideales suprahumanos no son reales sino slo </p><p>apariencias que enmascaran la verdadera esencia creadora humana. Por eso entiende </p><p>que su psicologa es desenmascaradora porque muestra que lo que se considera verdad </p><p>tiene su origen en el instinto de falsificacin y de engao pergeado por el platonismo en </p><p>la Grecia clsica y mantenido como una ficcin que se inventaron los hombres para </p><p>ocultar la caducidad de la vida y darle un sentido a su existencia. La moral Occidental, </p><p>que desde Scrates y Platn se desarrolla en el sentido apolneo, est en contra de los </p><p>instintos primordiales de la vida; su ideal es el imperio de la virtud, entendida como lograr </p><p>que el hombre sea bueno, temeroso y sumiso, pero de esta forma, al pretender </p><p>convertirlo en esclavo de esa ficcin, lo aliena de s mismo y de la vida. La cultura </p><p>occidental ve al hombre como un animal al que le deben imponer ideales y una moral </p><p>basada en falsas ilusiones para limitar y estupidizar su instinto vital. </p><p>Al ejercitar nuestra crtica no hacemos nada caprichoso ni impersonal, </p><p>demostramos que hay en nosotros fuerzas vivientes y activas que se despojan de una </p><p>corteza. Negamos y es menester que neguemos puesto que hay algo en nosotros que </p><p>quiere vivir y afirmarse, algo que no conocemos, que no vemos todava.5 </p><p>Que al hombre le sea lcito responder de s mismo, y hacerlo con orgullo, o sea, que </p><p>al hombre le sea lcito decir s tambin a s mismo, esto es, como hemos indicado, un </p><p>fruto maduro, pero tambin un fruto tardo6 </p><p>En los textos posteriores va a proponer la liberacin de aquellas ilusiones tomadas </p><p>como ideales, liberacin que supone se dar en el futuro. Nietzsche afirma que es posible </p><p>la metamorfosis del sabio, el santo o el artista que estaban auto alienados, a travs de la </p><p> 4 Nietzsche, F., Humano demasiado humano, Trad. C. Pelliza, (HDM), Buenos Aires, Libertador, 2004, p. </p><p>49. 5 Nietzsche, F., La gaya ciencia, (GC), Madrid, Sarpe, 1985, 307, p. 149. 6 Nietzche, La genealoga de la moral, (GM), Buenos Aires. Alianza, 1972, p. 69. </p></li><li><p> 5 </p><p>reflexin sobre la lejana de s mismo de los ideales trascendentes, y que este buceo </p><p>adentro de s les permitir descubrir el carcter de riesgo de la vida, y captar que all esta </p><p>lo infinito. Sostiene que esta experiencia de meditacin y anlisis los har libres. </p><p>El espritu libre usa a la ciencia para llevar a cabo una reflexin crtica y de esta forma </p><p>se da cuenta de que el arte, la ciencia o la religin, son creaciones humanas, pero que al </p><p>ser convertirlas en trascendentes, hacen que el hombre dependa de algo no propio y lo </p><p>esclavizan; pero la reflexin le permite, sobre todo, descubrir que es l mismo el que dicta </p><p>los valores, y esto implica que puede proyectar nuevos valores o invertirlos. </p><p>Lo que me horroriza ante este espectculo no es el error en s mismo, no es la </p><p>milenaria falta de buena voluntad, de disciplina, de decoro, de valenta en las cosas </p><p>del espritu, tal como se evidencia de esta moral, sino la falta de naturalidad, el hecho </p><p>pavoroso de que la antinaturalidad erigida en moral ha sido distinguida con los </p><p>mximos honores, quedando suspendida sobre la humanidad como ley, como </p><p>imperativo categrico.7 </p><p>El cristianismo es el advenimiento del pesimismo; el pesimismo de los dbiles, los </p><p>inferiores, los atribulados y oprimidos.8 </p><p>Nietzsche se opone a la cultura judeo- cristiana porque forma seres moralmente </p><p>dbiles, cuya caracterizacin ms clara es la burguesa donde impera la mediocridad. </p><p>Contrapone la moral conformista burguesa a una conducta tica vital. Entiende que el </p><p>error de la moral tradicional es su "antinaturalidad", pues impone las leyes e imperativos </p><p>en contra de los instintos primordiales de la vida; en esta lnea los burgueses desarrollan </p><p>una vida carente de sentido, subsisten en un nihilismo vital opuesto al superhombre, el </p><p>sujeto que mediante la voluntad de poder puede llagar a superar la mediocridad, como </p><p>expone en As hablaba Zaratustra. </p><p>Con relacin al cristianismo afirma que la religin nace del miedo y el horror que tiene </p><p>el hombre de s mismo, y que es el resultado de la incapacidad de asumir su propio </p><p>destino, pues cuando le invade un sentimiento de poder y teme quedar avasallado por l, </p><p>lo atribuye mediante un mecanismo de defensa patolgico, a otro ser poderoso, a Dios. </p><p>Nietzsche interpreta al cristianismo como una moral vulgar que ha fomentado valores </p><p>mezquinos y stos son para l la obediencia y la humildad. </p><p> 7 Nietzsche, Ecce homo, Trad. de Andrs Snchez Pascual. Madrid: Alianza, 1971 8 Nietzsche, La voluntad de Poder, </p></li><li><p> 6 </p><p>DIOS HA MUERTO </p><p>Despus de la muerte de Buda se present durante siglos su sombra en una caverna. </p><p>Dios ha muerto, pero los hombres son de tal condicin, que habr tal vez durante miles </p><p>de aos cavernas donde se presente su sombra.9 </p><p>Nietzsche, consign por primera vez la frase Dios ha muerto en el tercer libro de La </p><p>gaya ciencia, y es precisamente con esta obra con la que inicia un camino de elaboracin </p><p>de su postura metafsica fundamental. La idea de la muerte de Dios y la extincin de los </p><p>dioses, es abrazada por l desde su juventud. En unos apuntes de la poca de </p><p>elaboracin de El origen de la Tragedia, escribe:...creo en la sentencia germnica primitiva: </p><p>todos los dioses tienen que morir... pero la idea de la muerte de Dios no es un tema sobre el </p><p>cual se hace referencia slo en este punto de la obra, sino que la recorre ntegramente. </p><p>En el pensamiento de Nietzsche el Dios cristiano significa o representa el mundo </p><p>sobrenatural, el dominio de las ideas y los ideales, conformado por las ciencias y utopas </p><p>que determinan un ms all, y, que desde Platn, se ha considerado como el verdadero </p><p>mundo. </p><p>La idea de la muerte de Dios es central en su filosofa. En el prlogo de As habl </p><p>Zaratustra, cuando ste luego de diez aos de soledad en la montaa quiere volver a </p><p>hacerse hombre, dice: esta copa quiere vaciarse de nuevo... y luego comienza su </p><p>descenso, su ocaso, y, como el sol, se hunde en la oscuridad llevando luz al submundo. </p><p>Pero mientras el solitario baja de las montaas se encuentra con alguien en el bosque, </p><p>un anciano, el Santo, que lo reconoce pero ve que se ha transformado. Zaratustra le dice </p><p>al Santo, que lleva un regalo a los hombres, pero al ver que nada haba odo este de la muerte </p><p>de Dios, habl as a su corazn, cuando le pregunto cual era ese regalo: </p><p>... qu podra yo daros a vosotros! pero djame irme deprisa para que no os quite </p><p>nada... </p><p>Entonces llevabas tu ceniza a la montaa. Quieres llevar hoy tu fuego a los valles? </p><p>No temes los castigos que se imponen al incendiario?10 </p><p>Estas cenizas a las que hace referencia Zaratustra, son smbolo de cremacin. Pero </p><p>que es esto que se ha quemado o desvanecido? Los falsos ideales sintetizados en l...</p></li></ul>