HISTORIA DE SANTANDER

  • Published on
    14-Jul-2015

  • View
    191

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

FUENTE: http://www.lablaa.org/blaavirtual/geografia/region2/indice.htm REGIN SANTANDEREANA REGIN SANTANDEREANA

POBLAMIENTO: por los breales de Santander ECONOMA: industria de quimeras POLTICA: laboratorio del radicalismo VIDA COTIDIANA: lazos y labores CULTURA: recodos de aventura

1. POBLAMIENTO

Por los breales de Santander

El proceso de su poblamiento y colonizacin estuvo concentrado en los primeros aos hispnicos slo en un pequeo corredor central y muy ligado a las corrientes de los ros Surez y Chicamocha del lado norte. La resistencia a poblar sus zonas occidental y oriental cede cuando la migracin convierte en atraccin econmica el medio Magdalena santandereano y las rutas a los llanos.

Fotografa archivo de El Espectador Armando Martnez Garnica: Historiador y profesor Depto. de Historia Universidad Industrial de Santader (UIS). Jefe del Centro de Documentacin e Investigacin regional UIS.

LA BELLA AGRESTE QUE TIEMBLA

Por siglos los santandereanos evitaron asentarse justo all donde estn hoy las promesas econmicas de la regin y donde con mayor vigor fluyen las corrientes migratorias.

L a superficie terrestre de los actuales dos Santanderes es de 52 mil 195 kilmetros cuadrados, lo que representa un poco menos del cinco por ciento del territorio nacional. Y, sin embargo, hacia el fin de los tiempos coloniales este pequeo espacio pudo albergar a casi la quinta parte de la poblacin de toda la jurisdiccin de la Real Audiencia de Santa Fe.

La identificacin de ese milagro demogrfico, propiciado por cierto modelo productivo, parece contrariar las reglas de la razn geogrfica pues durante las tres centurias coloniales los hombres de los actuales Santanderes se apiaron slo en el pequeo corredor central formado por las cuencas de los dos Surez, Chicamocha, Pamplonita y Cucutilla.

El espacio histrico del poblamiento santandereano se localiz entonces slo en las cuencas hidrulicas de la vertiente occidental de la Cordillera Oriental.

El resto del territorio estaba baldo en su dimensin inhspita: al occidente, los bosques y las cinagas del valle medio del ro Magdalena, asolados por las fiebres y los indios flecheros; al oriente, los fros y hmedos pramos que se interponan como una pared en la ruta hacia los llanos orientales y hacia las selvas de la cuenca del ro Zulia, asoladas tambin por indios flecheros.

EL ABRAZO MARINO

La historia natural de las cuencas de la Cordillera Oriental nos cuenta que por unos sesenta millones de aos se produjo en ellas una invasin de las aguas marinas que dej su huella estructural y sell su destino posterior. El ambiente de fondo marino que desde entonces adquiri la cordillera sepult casi por completo los macizos antiguos bajo los depsitos cretcicos desprendidos de la gran cuenca ocenica.

Una vez retirado el brazo marino, se produjo una intensa modelacin hasta el punto de mostrar un archipilago de fragmentos del macizo de Santander sobre un mar de sedimentos fcilmente erosionables, causa de la fragilidad de los suelos de la regin. En las afloraciones del macizo se encuentran depsitos de oro, cobre y plomo, no muy lejos de las rocas sedimentarias que presentan alguna riqueza en acumulaciones de fsforo, yeso, calizas y carbn, como ocurre en el gran yacimiento del Pramo del Almorzadero y en el estrecho can del ro Pamplonita.

Por el movimiento de las placas terrestres se form la falla de Bucaramanga, la cual atraviesa todo el territorio de Santander de sur a norte. Se define la especial sensibilidad ssmica de las dos capitales departamentales y un nido

ssmico en la Mesa de los Santos. En el siglo pasado Ccuta fue destruida por un terremoto, si bien sus vecinos se dieron maas para reconstruirla con notable rapidez.

LOS ESPACIOS DEL POBLAMIENTO

El espacio santandereano tradicional ha sido el de su parte montaosa, en donde se produce una especial dialctica de belleza y brusquedad, como puede apreciarse en el can del ro Chicamocha, en las estrechas cuencas de San Joaqun y Onzaga, en el pramo de Guantiva o en las paredes que dominan el ro Sogamoso en la jurisdiccin de Betulia. Fue en esta zona donde se trazaron los dos caminos bsicos en direccin nortesur que concentraron la circulacin de los hombres y las mercancas por siglos. El primero entraba a la regin por Capitanejo y paralelo al ro Servit se diriga hacia Pamplona, desde donde conectaba con Ccuta para proseguir hacia Caracas o Maracaibo. El segundo ingresaba por Vlez y corriendo paralelamente al ro Surez pasaba por las villas del Socorro y San Gil, cruzando el ro Chicamocha por Sube para ascender a la Mesa de los Santos y de all bajar a Girn o a Bucaramanga, desde donde poda proyectarse hacia la costa por los ros Sogamoso o Lebrija.

Al occidente de Santander los ros Carare, Opn, Sogamoso y Lebrija entran en contacto con la cuenca media del ro Magdalena; zona con mayores niveles de fertilidad y abundancia de bosques. La penetracin extensa y su poblamiento slo se produjo en este siglo despus de la instalacin del enclave de la explotacin petrolera en Barrancabermeja. Desde hace dos dcadas se cultiva intensivamente cacao, arroz y palma africana, al tiempo que se derriban los bosques para dar paso a las ganaderas vacunas. Su ocupacin ha provocado una severa disminucin de los recursos ictiolgicos de la cuenca, que por otra parte tiene un gran potencial por la calidad que dan a sus suelos los sedimentos transportados por las aguas.

Hacia esta zona se han dirigido las colonizaciones de los santandereanos y de los departamentos vecinos en este siglo. Anunciando la dinmica que hoy muestra el traslado hacia el occidente, los cinco municipios santandereanos del valle del Magdalena (Barranca, Puerto Parra, Cimitarra, Sabana de Torres y Puerto Wilches ya agrupan el quince por ciento del total de la poblacin del departamento. Barrancabermeja es el tercer municipio ms poblado y cabecera de la provincia de Mares.

Ccuta ha mostrado desde el siglo pasado un crecimiento ininterrumpido que la afianza en su posicin de capital departamental, mientras que por otra parte la colonizacin de Tib que fue estimulada por la explotacin petrolera parece haberse redirigido recientemente hacia la zona de El Tarra.

2. ECONOMA

Industria de quimeras

Trataremos sobre la economa en el territorio de los actuales departamentos de Santander y Norte de Santander que ocupa una extensin de ms de 52 mil kilmetros cuadrados. Su geografa goza de los ms variados climas y se encuentra baada por abundantes quebradas y ros. Sobre ese ecosistema tan variado como rico, han trasegado los santandereanos arrancndole con su trabajo la subsistencia de muchas generaciones. A lo largo del tiempo la explotacin econmica ha sido variada y ha tomado formas distintas.

Fotografa Marco A. Gonzles Jairo Gutirrez Ramos: Socilogo y Mgister en Historia, Diplomado en Archivstica en Madrid, Profesor del Depto de Historia de la Universidad Industrial de Santander e Investigador del Centro de Documentacin e Investigacin Histrica Regional.

LABOR EN EL SESGO NATURAL

Los primitivos habitantes de lo que actualmente es Santander fueron pueblos laboriosos gracias a lo cual comerciaron con las comunidades circunvecinas, especialmente con los muiscas.

El extenso y variado paisaje de los actuales santanderes se encontraba ocupado en sus diversos nichos ecolgicos por distintas tribus indgenas, cada una de las cuales, a su manera, procuraba obtener de la naturaleza circundante sus medios de subsistencia e intercambio. Sin embargo, en trminos generales podramos decir que los grupos indgenas de este territorio se dividan en dos grandes categoras:

1) Recolectores y Cazadores: por tener su hbitat en un medio inhspito y selvtico tuvieron una economa basada en la simple apropiacin, mediante la recoleccin, la caza y la pesca, de los recursos necesarios para su subsistencia. Estos pueblos selvticos, belicosos e indmitos habitaron en las zonas clidas, en las cuencas y valles de los ros Magdalena, Zulia, Catatumbo.

2) Agricultores y Artesanos: vivieron en el ambiente ms benvolo de la zona andina y alcanzaron un mayor grado de desarrollo econmico y social. Estos, a diferencia de los anteriores, practicaron la agricultura y la artesana. En consecuencia fueron pueblos ms numerosos, sedentarios y relativamente pacficos.

ECONOMA DE LAS SELVAS TROPICALES

En la categora de pueblos que vivan primordialmente de lo que la naturaleza les proporcionabas podemos clasificar a los opones, carares y yarigues que ocupaban el actual Magdalena medio santandereano; as como a los motilones que ocupaban el valle de Ccuta y las selvas del Catatumbo.

De ancestros y lenguas de origen caribe, se caracterizaron por su belicosidad y amor a la libertad. Vivan a sus anchas en el ambiente selvtico que los rodeaba y les ofreca con abundancia y sin mayores esfuerzos el alimento. Algunos de ellos practicaron, sin embargo, una especie de agricultura primitiva y trashumante, en concordancia con su organizacin social de bandas tribales y su forma de vida nmada y belicosa.

Estos pueblos slo mantuvieron intercambios ocasionales con sus vecinos para obtener aquello que no les ofreca su medio ambiente, como la sal. Carares, opones y yarigues obtenan sal de los muiscas a cambio del oro. Este metal lo reciban de los pueblos que moraban ms al norte de la ribera magdalenense a cambio de la misma sal y de la coca que se daba de manera espontnea en su territorio. Se constituan as en una especie de intermediarios inevitables entre la economa muisca y la regin momposina, hasta Tamalameque. Algo similar ocurra con los motilones en el norte, ya que estos dominaban un amplsimo territorio imposible de transitar sin su consentimiento.

Por lo dems, practicaron algunas formas muy rudimentarias de artesana utilitaria destina