Idealismo aleman.pdf

  • Published on
    11-Aug-2015

  • View
    411

  • Download
    5

Embed Size (px)

Transcript

<p>El Idealismo alemn a debate. A propsito del Simposio 1794: Inicios del Idealismo alemnJacinto RIvERA flE RosAlEs (uNED) y Vicente Smuus~o (u.c.M.)</p> <p>En el alio 1794 J. O. Fichte public un manual para sus oyentes, la Grundage der gesammten Wissenschaftslehre. La aparicin de esta obra supuso una conmocin filosfica. Ese mismo ao un jovencsimo Schelling publicaba su primera obra filosfica de importancia, y lo haca en la estela del propio Fichte. Jena se convirti en el centro de la filosofa alemana, y el Idealismo irrumpa en la historia del pensamiento con tal impulso y energa que el debate filosfico del momento se centr en tomo a l, a favor o en contra. El Idealismo impregna el lenguaje, el estilo y los problemas y. en definitiva, hace poca en la historia de la filosofa de Occidente. Pues bien, en el alio 1994, al cumplirse los doscientos aos de esa verdadera explosin filosfica, los Departamentos de Filosofa II de la Facultad de Filosofa de la Universidad Complutense de Madrid, y el Departamento de Filosofa de la UNED tuvieron la feliz iniciativa de reunir a diversos especialistas espaoles y extranjeros para debatir distintos aspectos y problemas en tomo a esa problemtica. El acontecimiento tuvo lugar entre los das 30 de noviembre y 2 de diciembre de 1994 bajo el tulo general: Symposion internacional 1794: Inicios del Idealismo alemn. Varios Organismos oficiales se prestaron a patrocinar dicho evento: la Asociacin Alexander von Humbolt, el Rectorado de la UNED, el Ministerio de Educacin y Ciencia, la Comunidad de Madrid y el Instituto Alemn. Las sesiones se desarrollaron en la misma Facultad de Filosofa de la Univ. Complutense y en el Edificio de Humanidades de la UNED. La Comisin organizadora estaba integrada por los Profesores Oswaldo Market y Rogelio Rovira de la Complutense y Jacinto Rivera de Rosales de la UNED, y por Vicente Serrano Marn, becario deAnales delSeminario de Hisoria de la Filoso/fa. 12, 267-277. Servicio de Publicaciones UCM, Madrid, 1995</p> <p>268</p> <p>1 Rivera de Rosales y V Serrano</p> <p>Investigacin del Ministerio de Educacin y Ciencia, adscrito al Departamento de Filosofa U (UCM). 1. EL PRIMER PRINCIPIO DE FICHTE Como es sabido, el Idealismo tuvo uno de sus motores principales en la nocin de un primer principio que deba completar la filosofa de Kant. Como no poda ser de otro modo un nmero considerable de intervencones se centr justamente en interpretar la exigenciamisma de primer principio. en especial la fichteana, su sentido y sus consecuencias. As, el gran especialista Reinhard Lauth, Profesor de la Univ. de Munich, y responsable de la edicin crtica de las obras de Fichte emprendida por la Academia de Ciencias de Baviera, con el titulo El progreso del conocimiento en la primera Doctrina de la Ciencia de Fichte, abord el problema de la novedad y el avance representado por la Doctrina de la Ciencia de Fichte en la filosofa de su poca. En concreto cifr este avance no tanto en el rechazo de la cosa en s o en la afirmacin del Yo, como en la consideracin de la libertad en cuanto fin supremo, a diferencia de las llamadas filosofa de la relacin (Schelling y Hegel), incapaces segn el Prof. Lauth de explicar una historia concretamente determinada. Y en este sentido mostr cmo lo decisivo en Fichte es haber extendido la unidad analtico-sinttica a toda la actividad del Yo, mediante la concepcin subjetiva del Poner del Yo. Una concepcin que no comprendieron los idealistas postenores, que volvieron a objetivar ese Yo, convirtindolo en un poner relacional. El presidente de la Comisin organizadora del Simposio, el profesor Oswaldo Market, de la Univ. Complutense, con una conferencia titulada El Idealismo alemn y el modelo del Ser se ocup tambin de valorar la novedad filosfica del descubrimiento de Fichte. Su tesis fue que Fichte ha descubierto un inicio para la metafsica: pensar el ser en forma de sujeto. En ello tuvo un antecesor que no sigui: Aristteles y su teora de la ousa, que no es sin ms substancia (hypokimenon). Para el filsofo griego slo los seres vivientes eran propiamente ousa; la espontaneidad (Selbsttdtigkeit) de la ousa apunta hacia el sujeto, pero no consigui plarmarlo en un sistema. Fichte tampoco. Esa va es la nica que queda an para pensar el ser. Fichte no parte del Yo pienso, sino del Yo soy (Ich bin), que no es un juicio, sino una accin donde me encuentro siendo, expresin de una autoposicin, que es como en el idealismo alemn se habla del ser. Tambin Meister Eckhard, en su Sermn 31, reflexiona sobre el yo</p> <p>El Idealismo alemn a debate</p> <p>269</p> <p>soy. Con esa afirmacin se presenta Elohim a Moiss, y lo mismo se dice de Atman en los Upanishad. La grandeza del Idealismo alemn es que presenta el ser en forma de sujeto. Lo transcendental es el soporte para que nosotros podamos realizar esa accin de ser y decir que es, no que existe. Ser es ponerse pura y absolutamente, y no tiene carcter de persona (contra el Dios testa); existencia es estar puesto tambin condicionadamente. Xavier Tilliette, Profesor de la Univ. Gregoriana de Roma, incidi asimismo en el momento inicial del pensamiento de Fichte en su conferencia El descubrimiento de la Doctrina de la Ciencia. La dificultad de la Doctrina de la Ciencia ha facilitado su tergiversacin. En ella se desarrolla una idea muy fcil y a la vez muy difcil. Cul? Tilliette hizo un repaso de la respuesta que dieron algunos contemporneos de Fichte. Los puntos de referencia de ste son Kant y Spinoza; desde los resultados de Kant, Fichte intenta reconstruir el mecanismo del espritu humano, la historia pragmtica de la conciencia. El punto clave es el yo de cada cual, lo que ocasion mltiples malentendidos, pues ste es tambin un nosotros. Ese yo es libertad, pero libertad y sistema no se compaginan. Ese yo se conoce en la intuicin intelectual, aunque es la imaginacin la que nos arranca del objeto constituido, es la imaginacin creadora la que debe reproducir todo el funcionamiento estudiado en la Doctrina de la Ciencia: la imaginacin slo puede ser captada por la imaginacin. El descubrimiento fichteano sera esa misma Doctrina de la ciencia y sus continuas reformulaciones, siendo las dos primeras difcilmente alineables con las otras, que se encuentran ms cercanas a un arrebato de naturaleza mstica. Es como un labrador que al morir deja en herencia a sus hijos un campo donde, dice, sehalla escondido un tesoro. Los hijos lo excavan, no encuentran tesoro alguno, pero obtienen una magnfica cosecha. Fichte no ha descubierto la clave, pero nos ha puesto a trabajar. En el coloquio se dijo que tambin nos proporcion un nuevo azadn: el mtodo sinttico gentico, un novum en la historia de la filosofa, gracias al cual Schelling y Hegel, autores preferidos por Tilliette, habran encontrado sus tesoros, aunque fuera en el campo de al lado. Tambin el profesor Klaus Hammacher, de la Universidad de Aquisgran y uno de los editores de los Fichte-Studien, abord uno de los aspectos decisivos del principio fichteano, la nocin de libertad. Su conferencia tuvo por titulo La polisemia del concepto de libertad en Fichte. Distingui entre el concepto ms kantiano de autonoma y el ms fichteano de espontaneidad como caracterizacin de la libertad. Se detuvo en la diferenciaentre libertad moral y libertad legal o civil. Contrapuso la liber-</p> <p>270</p> <p>1 Rivera de Rosales y 1/ Serrano</p> <p>tad en cuanto fundamento de todo el sistema, que seala ms bien hacia una accin subjetiva necesaria, y la libertad de eleccin, deliberacin o arbitrio. Present el requerimiento (Aufforderung) y la contestacin al mismo como la nica manera de reconocer a un ser inteligente y despertar la conciencia de su libertad. Por ltimo, cuestionndose en qu consiste la libertad se pregunt por la temporalidad yio eternidad de su acto y defendi que la libertad es firmeza (constantia), voluntad firme o virtuosa, y que sta, en contra de Kant y de Fichte, sera la verdadera buena voluntad. Por su parte, Jacinto Rivera de Rosales, Profesor de la UNED, present el punto de partida o primer principio de Fichte arrancando de las Crticas kantianas. El paso de la Apercepcin transcendental a la intuicin intelectual, de la cosa en s al No-Yo, de la libertad moral como principio de accin real y de ordenacin del mundo al primer principio de realidad (Tathandlung), ms la Dialctica transcendental y la imposibilidad de un primer principio csico, la aprioricidad de los sentimientos y la necesidad de un sistema para una razn arquitectnica, sirvieron para ir desmontando algunos tpicos que velan la comprensin de estas filosofas que se apoyan en la subjetividad, a saber, que aqu no se parte de un sujeto-cosa (res), aislado del mundo y de los otros, totalmente consciente de s, creador del No-Yo o bien determinado por 1, o slo individual, arbitrario y dictatorial, etc. Francisco Medina present una comunicacin sobre El idealismo trascendental como va de superacin del realismo e idealismo dogmticos. Partiendo de la filosofa modernay del proyecto kantiano y haciendo un anlisis de las distintas oposiciones entre idealismo y realismo analizadas en la parte terica de la Doctrina de la ciencia de 1794-1795, explic cmo sta mantiene un punto medio y sinttico entre esas dos posiciones. 2. LA RECEPCIN DEL PRINCIPIO DE FICHTE 2.1. HfllderIn, Schelling y Hegel Si Fichte puede considerarse fundador del movimiento es precisamente porque el desarrollo posterior del Idealismo dependi en gran medida de la comprensin e interpretacin que se hizo del mismo. Algunas intervenciones se centraron precisamente en distintas interpretaciones y comprensiones de Fichte. As, por ejemplo, la decisiva de</p> <p>El Idealismo alemn a debate</p> <p>271</p> <p>Hlderlin, fue abordada por el profesor Jos Luis Villacalias, de la Univ. de Murcia, con una conferencia sobre Fichte y el descarro por un mundo sin amor: sobre la metfora de la rbita excntrica en Hlderlin. Con un estilo potico, como se desprende ya del ttulo, explic la accin originaria o Thathandlung en Fichte como poner del serdonde queda anulado lo negativo, cumpliendo aqu la metafsica la misma funcin que el mito: evitar el tenor. Thathandlung significa: yo soy la expresin del ser como accin-hecho. El Yo absoluto fichteano no habla (como silo hace el Dios de la Biblia), sino que es el filsofo el que le presta la voz; tiene espontaneidad de ser, pero no autoconciencia, sino que aspira a la autoconciencia en el yo finito, el cual es expresin del ser absoluto en cuanto principio de vida. De igual modo para Hlderlin, el ser en la medida en que es absoluto no es consciente (Urteil und Sein). En su Thalia Fragment de Hyperion aparece el Sol como centro, conectado con una teora del ser y de la intuicin intelectual, del amor y de la belleza. Tambin el profesor Felipe Martnez Marzoa, de la Univ. de Barcelona, se ocup de la recepcin de la nocin de primer principio en Hlderlin en su conferencia Seyn y Ur-theilung. El Juicio de reflexin, segn la Crtica del Juicio, es la produccin del universal como tal. En el juicio, la cpula separa lo universal del caso concreto y a la vez los une: slo por eso hay cosa, es decir, autorreferencia a la instancia que reconoce el estado de cosas. Esa validez del decir tiene que ver con lo prctico, pues la mxima que rige la accin requiere universalidad. La validez precisa de una escisin. En la esquematizacin esttica no hay trnsito al concepto, por eso no hay cosa, sino mera representacin; pero aqu llega a ser un factum el que siempre haya de haber concepto en el mbito de la reflexin. De aqu parte la crtica de Hlderlin a Fichte: la estructura de la reflexin excluye la posibilidad de un hypokimenon (el nico concepto posible de un absoluto) porque supone escisin. La Ur-tellung (literalmente: proto-divisin, pero tambin enjuiciamiento) es el origen de toda validez. Antes de la particin no hay validez; ella es posibilidad de autorreferencia y de lo otro. Aqu lo primero, el fundamento, est siempre substrado. Aqu el ser se dice en la cpula; el ser de la lgica hegeliana es lo que significa cuando la cpula se queda a solas: nada. Compaeros de Hlderlin en el Stzft de Tubinga, Schelling y Hegel, son con Fichte los otros dos grandes representantes del Idealismo. Como ya hemos sealado Schelling se consider seguidor de Fichte en un primer momento, para romper ms tarde con l y afirmar un sistema propio, que despus Hegel declarara a su vez superado por el suyo.</p> <p>272</p> <p> Rivera de Rosales y V Serrano</p> <p>Sobre Schelling y su trnsito desde el Yo flchteano a las posiciones que le llevaran a romper con ste habl la profesora Virginia Lpez-Domnguez, de la Univ. Complutense, quien ley una ponencia titulada Del Yo a la Naturaleza. Schefling elabor su filosofa de la naturaleza como un contrapeso y complemento al idealismo tico de Fichte, quien miraba a la naturaleza como mero obstculo y campo de realizacin del deber. Pero cmo debe estar constituido el mundo para un ser moral? No como algo meramente opuesto, una naturaleza simplemente mecnica, piensa Schelling, pues entonces la libertad no podra realizarse de manera positiva. La libertad no es mera accin moral, sino piesis, por eso el arte es el rgano de la filosofa. La conciencia de esa libertad o intuicin intelectual tiene en Schelling carcter mstico, de aniquilacin del individuo en el Absoluto, un contacto directo con el ser que es esencial en la actitud potica, la cual no se enfrenta a la naturaleza preocupndose por la distincin. Ante esta mirada, la naturaleza aparece como una obra de arte, libertad y organicidad. De la recepcin que Schefling y Hegel hicieron del principio de Fichte se ocup Manuel Riob, Profesor de la Univ. de Santiago de Compostela, quien defendi el pensamiento de Fichte, negando que fuera como el idealismo absoluto de Schelling y Hegel, pues, al igual que Kant, permanece en la divisin y la dualidad, ni que pudiera ser considerado como un paso o preludio de aqullos, o un spinozismo invertido, o un segundo Berkeley, o un solipsista, parndose finalmente en un anlisis del requerimiento. Tambin Vicente Serrano Marn con la ponencia titulada La precomprensin ontolgica de Schelling en tomo al ao 1794, trat de mostrar cmo Fichte y Schelling hablan de cosas distintas e incluso opuestas, ello a pesar de utilizar en apariencia un mismo lenguaje, de partir de enunciados anlogos, y del hecho de considerarse ellos mismos como maestro y discipulo durante algn tiempo. Se ocup en particular de la primera recepcin de Fichte porparte de Schelling, y mostr cmo en ese momento la concepcin fundamental de Schelling era ya spinozista, por lo que su principio no poda ser el principio subjetivo de Fichte, al que sin embargo Schelling se adhiri. Pero esto ltimo se explica porque Schelling slo conoca la forma precrtica dada por Fichte a su pensamiento en la Grundage y el ber den Begnff, y desconoca en cambio la trayectoria anterior de Fichte, as como el decisivo laboratorio de su pensamiento que fueron las Meditaciones personales del 93. Ignasi Boada, de Barcelona, analiz en su comunicacin el Sobre el Yo de Schelling (1795...</p>