Marca Liquida - 257

  • View
    229

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista agropecuaria Marca Lquida

Transcript

  • 5

  • 6Losartculosfirmadosnoreflejannecesariamentelaopinineditorial,ysoncolaboracionesad-honorem.Lafirmaeditoranoseresponsa-bilizaporlasopinionesvertidasenlosartculosfirmados,comoastampocodelcontenidodelosavisospublicitarios.Seautorizalareproduccintotaloparcial,siemprequesecitelafuente.

    Tirada:15.000ejemplares

    RegistroDNDAentrmite

    Propietario:MarcaLquidaS.A.N

    O

    Certificado 9000-5900

    AOXXV-N257Mayode2015MARCALQUIDAAGROPECUARIAISSN1668-9224

    PrimerapublicacinagropecuariamensualgratuitaparaproductoresdelCentrodelPas.

    Caminando a ciegasNunca el sector agropecuario

    argentino se enfrent a tantasincertidumbres. Nunca los pro-ductores tuvieron que tomar deci-siones trascendentales sin cono-cer los factores claves del negociocomo en esta poca.

    Un breve repaso sobre cadauna de las actividades productivascon origen agropecuario nos

    pone frente a un rosario de dudas que convierten alproceso productivo en algo parecido a la ruleta -rusa enalgunos casos-.

    Los precios internacionales de los commodities noayudan, pero agregaron su cuota de incertidumbre a lahora de vender la produccin en medio de un procesoelectoral en marcha que invita a soar con cambios quepodran mejorarlos.

    Atraso y cepo cambiario, restricciones a las exporta-ciones y retenciones son los principales factores negati-vos que afectan la rentabilidad de prcticamente todoslos rubros agropecuarios.

    Con las elecciones a la vista y los candidatos a ganarla carrera entrando en la recta principal, el nivel deincertidumbre se agiganta. Por qu decidir ahora siprobablemente el ganador mejore las condicionesactuales?

    Seguramente la acumulacin de varias campaas conmalos resultados no permita agregar 6 meses a la espe-ra por hacerse de recursos, pero todos saben que cual-quier cambio que el nuevo gobierno haga ser parasumar, incluso en el caso de que el ganador sea tan Kcomo CFK.

    Los equipos econmicos de los candidatos con posi-bilidades son muy parecidos. Todos -incluso el que lide-ra Miguel Bein, principal referente del Sciolismo- reco-nocen el retraso cambiario y el cepo al dlar como algu-nos de los principales factores negativos que afectan alos sectores productivos, fundamentalmente a losexportadores.

    Todos reconocen que la presin fiscal ha llegado aniveles exagerados que junto a la complejidad del siste-ma tributario argentino generan un fuerte desaliento alas inversiones.

    De una u otra manera los economistas ven en el fuer-te dficit fiscal actual una de las debilidades mayores alas que debern enfrentarse en caso de convertirse engobierno.

    Finalmente la explosiva mezcla de subsidios al trans-

    porte y la energa, el enorme incremento de la cantidadde jubilados, empleados pblicos y beneficiarios de pla-nes sociales, cercena las posibilidades de proyectarcambios vertiginosos al nuevo gobierno que asumircon la espada de Damocles del descontento social quegenerara cualquier tipo de reduccin de beneficios.

    Para completar el panorama, la conflictividad que lasparitarias salariales estn generando, seguramentedejar para la prxima administracin la difcil tarea dereacomodar los mnimos no imponibles del impuesto alas ganancias y los gravsimos retrasos que acumula laAFIP en la devolucin del IVA a los agricultores y losexportadores.

    La tarea que tendr el equipo econmico del candi-dato ganador ser titnica y cada uno de los cambiosque genere impactar de una u otra manera en losresultados de las empresas agropecuarias en particular,y en las economas regionales en general. Todos espe-ran ansiosos algunas definiciones que echen algo de luzsobre el futuro cercano y permitan planificar de formams o menos racional los prximos aos productivos.

    El gran dilema se presenta a la hora de pedir defini-ciones ya que ningn candidato quiere usar trminosque puedan piantar votos. Casi ninguno se atreve aprometer quita de retenciones o beneficios impositivospara los productores y mucho menos hablar de devalua-cin. Cualquiera que se atreva a decir abiertamente quetomar este tipo de medidas automticamente se con-vierte en gorila, facho y antipopular, segn la defini-cin que los medios K -no son pocos- hacen permanen-temente frente a este tipo de polticas econmicas.

    En medio de todo lo que la poltica nos da y nosquita, los plazos de los vencimientos siguen corriendo,a los insumos hay que pagarlos y el dueo de la esta-cin de servicios ya va cortando el fiado si no apare-ce la plata.

    Todos sabemos que vender hoy es asumir como mni-mo que se pierda una buena parte de los precios, ya seaque se trate de cereales, carne o frutas nadie recibe elmejor precio posible. No incluimos en el listado a lostamberos porque ellos no reciben el mejor precio posi-ble hace aos, y en ese caso en particular la prdida queacumulan se suma mes a mes.

    No es mucho lo que se puede hacer, pero resultaindispensable a la hora de pensar en el futuro seguirtrabajando para conseguir definiciones por parte dequienes nos gobernarn pronto, hacer conocer la reali-dad de nuestros sistemas productivos y quejarse a vivavoz. El resto se har caminando a ciegas.

    Mayo 2015Editorial

  • 7U$S 3.000 millones menos

    La cosecha de soja que se est levantando generarmenos ingresos de divisas que en aos anteriores. Laproduccin ser mayor a la del ciclo previo -59 millonesde toneladas vs. 53,4 millones segn el Minagri,(+10,5%)- pero esa cosecha rcord sera neutralizadapor una cada del precio promedio FOB del 20,5%, loque genera un saldo negativo en el valor bruto de laproduccin de 3.000 millones de dlares. Esta reduccinafectar la ecuacin de ingresos del sector privado, eimpactar tambin en el sector pblico por una menorrecaudacin fiscal.

    En un informe preparado por los ConsorciosRegionales de Experimentacin Agrcola (CREA), secuantifica el impacto de la cada de precios y delaumento de los costos en los resultados proyectados delas empresas agrcolas.

    ComparacinconelcicloanteriorEl anlisis de los dos ltimos ciclos agrcolas muestra

    un incremento en los rendimientos necesarios paracubrir los costos del cultivo de soja. Debido a la desfa-vorable evolucin de los precios y de los costos de pro-duccin, los rindes para no perder dinero en el sur deSanta Fe pasaron de 3,2 toneladas por hectrea en elciclo 2013/14 a 3,8 en la campaa 2014/15. En el noro-este argentino, los valores correspondientes fueron 2,5y 2,9 t/ha. Es menester aclarar que los rendimientospromedio del sur de Santa Fe son de 3,8 t/ha y los delNOA, de 2,7 t/ha (ver cuadro). En ambos casos el cl-culo corresponde a planteos de produccin en campos

    RentabilidadFuente: Comunicado de prensa N 7 AACREA - www.crea.org.ar Agricultura

  • 9,2 a 12,4 t/ha entre la campaa 2013/14 y la2014/15, frente a un rinde promedio de 10 t/ha en elsur de Santa Fe.

    Del mismo modo, en la regin NOA los valorescorrespondientes subieron de 8,3 a 12,5 t/ha, frente aun rinde histrico de 5,8 t/ha. Este comportamiento fueconsecuencia de la reduccin de precios internacionales,de restricciones y derechos de exportacin, y aumentosde costos de implantacin, proteccin y comercializa-cin. En el ltimo tem se destaca el incremento de laparticipacin del rubro fletes en el total de la estruc-tura de costos.

    ConclusionesA nivel nacional, habr una reduccin de ingresos de

    4.150 millones de dlares en la campaa agrcola2014/15 considerando solamente los cultivos de soja yde maz.

    A nivel de las empresas, los altos rendimientos deambos cultivos no alcanzan a compensar el aumento decostos, la baja de los precios y el efecto de las variablesmacroeconmicas.

    En sntesis, el cierre de campaa enciende luces dealarma respecto de los resultados agrcolas y, por ende,de la competitividad de las empresas para este ejercicioy comienzo del ciclo 2015/16.

    8

    Agricultura Rentabilidad

    arrendados e incluye gastos de estructura.

    DiferenciaentreloplanificadoyloobtenidoPor otro lado, el resultado actual de los productores

    dista bastante del planificado al momento de la siem-bra. Desde julio de 2014 a marzo de 2015, los planteosde produccin del sur de Santa Fe registraron unaumento de los costos de produccin del 10% y los delNOA del 5,2%. La cada simultnea de los precios deventa determin que el margen bruto de la soja cayera17% respecto de lo planificado en el sur de Santa Fe,una cifra que podra haber sido mayor si no se hubieranalcanzado los rindes excepcionales de la campaa. Entanto, en el NOA, donde los rendimientos obtenidos novariaron significativamente respecto de lo planificado,el margen bruto disminuy 72% sobre lo presupuesta-do al momento de siembra.

    MazA su vez, el valor de la cosecha de maz sufrir un

    recorte de 1.150 millones de dlares por efecto de unareduccin del precio FOB de 10,2% y una cada de laproduccin del 9% -a raz de una menor rea sembra-da- entre el ciclo 2014/15 y 2013/14, segn datos delMinagri.

    A nivel de las empresas, tambin aumentaron los rin-des para cubrir los costos del cultivo. Estos pasaron de

    A nivel empresarial, los altos rendimientos de soja y maz no alcanzan a compensar el aumento de costos, la baja de los precios y el efecto de las variables macroeconmicas.

  • 11

    MercadosAutor: Cra. Mara Sol Arcidicono - Directora acadmica de AgroEducacinFuente: www.agroeducacion.com

    Agricultura

    Claves del mercado detrigo que viene

    Esta disyuntiva es provocadora, considerando eldesafo que ha representado la inversin y el desarrollode este cultivo tan afectado por las fuertes polticas deintervencin en el mercado. Serias consecuencias en losmecanismos de formacin de precios, sumando volatili-dad al incorporar elementos externos a los fundamentosdel mercado y de gran arbitrariedad, resultando en laobtencin de precios corrompidos (del 2006 a la fecha),con retenciones efectivas que rondaron el 50%, des-cuento e