Modelos de intervención socioeducativa

  • Published on
    28-Mar-2016

  • View
    220

  • Download
    6

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Intervencin socioeducativa en Europa

Transcript

  • 1

    2.25. DE LA CARIDAD A LA INCLUSIN: MODELOS DE ACCIN E INTERVENCIN SOCIOEDUCATIVA EN EL CONTEXTO

    EUROPEO 1

    Dr. Xavier car Martnez Dpto. de Pedagoga Sistemtica y Social

    Universidad Autnoma de Barcelona Septiembre 2004

    En otros tiempos nuestro hroe fue un San Jorge, que mat a un dragn por salvar a una doncella; hoy nuestro hroe parece ser un espa que mata a una doncella para escapar del dragn. (Durrell, 1985: 266) La historia no slo se repite sino que a veces tartamudea. (Benford, G. 1998:124)

    1. EL MARCO TERICO: PEDAGOGA SOCIAL Y EDUCACIN SOCIAL

    Nuestro mbito de trabajo, como pedagogos y educadores, se ubica en aquello que

    denominamos lo social. Un mbito tan extenso, cambiante y etreo que, a menudo,

    tenemos dificultades para concretar, exactamente, a qu nos referimos con dicho apelativo.

    Parece claro que lo social se centrara, en principio, en todas aquellas situaciones y

    comportamientos personales y colectivos que posibilitan nuestra vida en sociedad. Pero

    una tal caracterizacin no ayuda demasiado dado que no permite al menos desde una

    perspectiva laboral e, incluso, profesional- discriminar funciones y ocupaciones

    educadoras. Desde aquel punto de vista, tanto la educacin formal como la no formal

    seran sociales. Parafraseando la mxima clsica se podra decir que toda accin educativa

    es excepcin hecha de la autoeducacin y an esto sera relativo- una cuestin de relacin

    entre personas.

    1 Esta comunicacin es la sntesis de un trabajo de investigacin que estoy realizando sobre el concepto de intervencin socioeducativa y la manera como ha sido concebida, desarrollada y aplicada en el tiempo.

  • 2

    La pregunta a plantearse es por qu siendo ambas educacin formal y no formal-

    sociales, las denominadas Educacin Social y Pedagoga Social se han ocupado y ocupan

    mayoritariamente de la segunda? Buena parte de las razones tienen que ver,

    probablemente, con el grado de formalizacin y la propia evolucin histrica de la

    educacin. La educacin formal, como disciplina y contexto de trabajo totalmente

    institucionalizado y localizado -tanto en el tiempo como en el espacio- ha sido

    tradicionalmente un mbito privilegiado para el anlisis y la investigacin; como

    claramente atestigua la historia de la investigacin educativa y el volumen de la misma. En

    este marco, la escuela ha sido concebida como un espacio fuera de la sociedad; como una

    especie de laboratorio donde se formaba daba forma - a los nios y nias que

    posteriormente habran de ingresar en lo social; esto es: en la vida adulta y en el mercado

    de trabajo.

    Lo social ha quedado histricamente fuera de este marco formalizado y por eso,

    durante aos, las disciplinas educativas que tenan como objeto de estudio dicho mbito

    han sido consideradas perifricas en el mundo de la educacin. En las ltimas dcadas, sin

    embargo, esta concepcin bifocal e incomunicada del universo de acciones educativas ha

    saltado por los aires a consecuencia del desbordamiento de la educacin en el tiempo,

    aprendizaje a lo largo de la vida, y en el espacio, esto es, actividades de formacin en

    todos los lugares de la sociedad y no slo en la escuela. Se podra decir que a partir de los

    aos 50 y 60 del pasado siglo se inicia lo que est siendo una gradual colonizacin

    educativa de lo social.

    La educacin y la pedagoga social son todava hoy unas disciplinas muy jvenes e

    inexpertas. No es pues extrao que percibamos nuestro objeto de estudio como

    multidimensional, ambiguo y poco delimitado. Tampoco que, dentro de lo socioeducativo,

    haya tan poca investigacin y tan focalizada en mbitos especficos2. Ni, por la misma

    razn, que la presencia de investigadores, pedagogos y educadores de lo social tenga an

    tan poco peso en mbitos cientficos, acadmicos y profesionales. Yo dira que solamente

    2 Precisamente en los que dentro de lo social- tienen una historia un poco ms larga. En concreto el de la inadaptacin social infantil y juvenil.

  • 3

    es una cuestin de tiempo. Quizs la caracterizacin que mejor define hoy estas disciplinas

    consista en decir que se hallan en construccin.

    En la actualidad caracterizamos y definimos a la Pedagoga y a la Educacin como

    sociales porque lo social, esto es, todo aquello que tiene que ver con la calidad de las

    relaciones de una persona o un grupo con otras personas y grupos a lo largo de toda su

    vida3, es el objeto de estudio de aquellas disciplinas. Todo lo relacionado con la educacin

    y la formacin para la sociabilidad y los procesos de socializacin, en todos sus mbitos y

    dimensiones, constituye el espacio propio de trabajo e investigacin de la Pedagoga y la

    Educacin Social. Y hay que resaltar que no nos referimos solo a los problemas que se

    puedan derivar de aquellos procesos sino a la educacin y formacin necesaria para el

    desarrollo general de dichos procesos, se produzcan stos de una forma normalizada o no.

    Hay que sealar por ltimo, las razones que fundamentan la diferenciacin

    Educacin y Pedagoga en relacin al calificativo social. La Educacin Social es una

    disciplina descriptiva, explicativa, e interpretativa de todos los fenmenos de tipo

    educativo que estn relacionados con la sociabilidad y la socializacin de las personas y

    grupos. Puede ser, asimismo, una disciplina tecnolgica y, tambin, crtica. De una manera

    muy simplificada se podra decir que, en el primer caso, utiliza un enfoque instrumental

    para analizar realidades o disear acciones socioeducativas mientras que, en el segundo, el

    enfoque es ideolgico. Lo que resulta claro, desde un planteamiento epistemolgico, es que

    la educacin social tiene que ver con los hechos sociales, con todo aquello formativo o

    educativo que sucede en el contexto social.

    La Pedagoga Social, por su parte, trata exactamente los mismos objetos de

    estudio los fenmenos educativos y de formacin relacionados con lo social, pero la

    perspectiva de trabajo es totalmente diferenciada. La Pedagoga social es una disciplina

    esencialmente definida como normativa, esto es, que pretende orientar y guiar las prcticas

    3 Nos alineamos en este sentido con las ideas de Giddens cuando apunta que la socializacin dura toda la vida y no nicamente como pretenda la sociologa clsica- durante los periodos familiar y escolar.

  • 4

    socioeducativas4. La Pedagoga Social es una disciplina terico-prctica que seala cmo

    hay que educar para estimular la mxima sociabilidad de personas y grupos. Y, tambin,

    para generar procesos socializadores que sean, a un tiempo, satisfactorios para las

    personas; tiles para la vida en sociedad y crticos con aquella para tener la opcin de

    mejorarla. Si la Pedagoga Social quiere cumplir, realmente, su misin, debe poder decir,

    de una manera fundamentada5, cmo se deben desarrollar las prcticas y la intervencin

    socioeducativa en mbitos sociales.

    2. SOBRE LOS CONCEPTOS INTERVENCIN SOCIOEDUCATIVA Y MODELO

    La versatilidad del concepto6 y unas supuestas reminiscencias autoritarias y

    dirigistas han hecho que el trmino intervencin haya sido fuertemente denostado por

    algunos autores de educacin social7. Por mi parte considero que, desde unos criterios

    fundamentalmente pragmticos y etimolgicos, resulta un concepto til para definir la

    relacin socioeducativa. Desde el punto de vista pragmtico, porque resulta de uso

    generalizado entre profesionales y acadmicos, a pesar de que se insista a menudo en la ya

    apuntada versatilidad disciplinar. Y tambin porque otros conceptos, supuestamente ms

    aspticos, como accin o praxis parecen designar realidades ms amplias e inespecficas.

    En el trabajo educativo no existen las asepsias. El educador busca, de forma

    intencional, influir en el otro; pretende, de manera tangible, ayudarlo a cambiarse a s

    mismo para mejorarse a s mismo y su vida. El educador nunca es neutral, siempre acta

    desde un determinado modelo terico e ideolgico sea consciente o no del mismo- y, en

    4 Coincido con Trilla cuando apunta que una de las cosas que en el gremio acadmico de la Pedagoga no estamos haciendo lo suficiente es creernos de verdad que la Pedagoga que hay que cultivar es aquella que no encuentre impertinente la pregunta Y eso para que sirve? Y que en cada momento pueda contestarla sin ruborizarse ni acudir a vaguedades (2004:6) 5 Naturalmente, fundamentada en la observacin, la reflexin y el contraste, la investigacin y, tambin, en el sentido comn. Pero, en ningn caso, solamente en ste ltimo. 6 Nos vamos a limitar a tratar este concepto en el mbito pedaggico-social, pero podemos aportar, a modo de ilustracin, otros posibles usos referidos a campos absolutamente dispares: intervencin armada, econmica, psicolgica, quirrgica, poltica, militar, del Estado, etc. casi se podra hablar de la intervencin como de un trmino comodn. 7 Ver como ejemplo Sez, 1993.

  • 5

    este sentido, tiene en s mismo y genera en el otro unas determinadas expectativas de

    comportamiento. No existe la neutralidad en el mundo de la educacin: ni en los trminos

    ni en los conceptos ni en las acciones.

    Hace varios aos defin la intervencin socioeducativa -desde una perspectiva

    fenomenolgica- como una irrupcin en una realidad con el nimo de modificarla (Ucar,

    1992:92)8. La contundencia de la definicin obedeca a la voluntad de resaltar el hecho de

    que toda intervencin socioeducativa supone la entrada en la realidad del otro con la

    pretensin de cambiarla a partir de las concepciones tericas e ideolgicas del interventor.

    Ciertamente, no toda pretensin de cambio se produce desde el educador en los mismos

    trminos. No es lo mismo pretender obligar al otro a cambiar que, por ejemplificar,

    facilitarle recursos que le ayuden a cambiarse a s mismo. En el mejor de los casos dicha

    intervencin puede ser voluntariamente solicitada intervencin comunitaria, trabajo

    educativo con jvenes, adultos, etc.-, pero en el trabajo socioeducativo con poblacin

    infantil, por ejemplo, a menudo, ni siquiera eso.

    Lo que trato de destacar es que toda intervencin socioeducativa por ms

    igualitaria que se pretenda- genera un espacio artificial para la relacin en el que los

    agentes tcnicos y participantes- juegan roles diferenciados y en el que pueden

    contrastarse y consensuarse o no lneas de accin y comportamiento. En este sentido,

    Carballeda -que hace un anlisis histrico y conceptual del trmino intervencin muy

    interesante desde mi punto de vista- la define como un dispositivo. Tambin pone de

    manifiesto su doble significacin como venir entre o interponerse. De ah que

    intervencin pueda ser sinnimo, por una parte, de mediacin, interseccin, ayuda o

    cooperacin y, por otra parte, de intromisin, injerencia, intrusin, coercin o represin.

    En definitiva, en todo proceso de intervencin en lo social podemos, en la mayora de los

    casos, encontrarnos con ambas caras de una misma moneda (2002:93).

    8 Desde mi punto de vista el concepto de intervencin designa solamente la irrupcin en la realidad ya que, por el mero hecho de darse, ya genera cambios. Es el nimo de modificarla en una direccin determinada lo que aporta el calificativo socioeducativa.

  • 6

    Este mismo autor seala que la intervencin, en tanto que dispositivo, implica la

    construccin de una lgica de la situacin -que desencadena la demanda de intervencin-

    siempre desde cierto marco terico o campo de saber. Esto significa que la intervencin

    pone en marcha una serie de expectativas y consecuencias muy ligadas a la construccin

    simblica y a las representaciones del mundo del interventor. De esta forma, una

    modalidad de intervencin se vincula a un determinado marco conceptual que, ligado a una

    serie de aportes tericos y empricos relacionados con el contexto, genera formas tpicas

    de intervencin (2002:94).

    3. LOS MODELOS DE INTERVENCIN SOCIOEDUCATIVA

    En nuestro caso vamos subsumir la idea de formas tpicas de intervencin en el

    trmino ms amplio de modelo de intervencin. Modelo, en este caso, no se refiere ni a las

    perspectivas ni a las estrategias ni a las tcnicas de intervencin socioeducativa, que

    pueden ser variables dentro de cada modelo. Se refiere al marco social contextual que

    modeliza dichas intervenciones. En este sentido, se identifica cada modelo con un concepto

    que se convierte en el elemento nuclear alrededor del cual se construyen las intervenciones

    socioeducativas.

    De acuerdo con Carballeda, nuestra tesis apunta a que contextos sociales diferenciados

    generan marcos tericos e ideolgicos -tambin diferenciados- que modelizan formas

    especficas de intervencin que resultan coherentes con aquellos. A continuacin vamos a

    presentar, de una manera sinttica, estos modelos a partir de cinco variables:

    Caractersticas de la sociedad en que se produce

    Relaciones tpicas entre los miembros de las clases sociales o de las personas

    participantes

    Caractersticas del la situacin o contexto de la intervencin

  • 7

    Caractersticas del tipo de intervencin

    Caractersticas profesionales y personales- de los agentes de la intervencin

    .

    3.1. La caridad como modelo de intervencin socioeducativa

    Ms que un modelo de intervencin socioeducativa nos encontramos aqu con un

    marco para la relacin social; antecedente de lo que posteriormente identificaremos como

    intervencin socioeducativa. Una relacin social que se fundamenta en la caridad y que es,

    sobre todo, de ayuda o de asistencia al otro9. El objetivo de la intervencin no se pone

    tanto en los resultados para el otro como en la propia accin del interventor, que puede

    estar motivada por ideales o razones muy diversas. En este contexto social no se habla

    tampoco de educacin ni de formacin.

    La sociedad de la poca pre e industrial- est integrada, aunque las clases sociales

    estn claramente diferenciadas y distanciadas en razn de la renta. Cada uno tiene su lugar

    en la sociedad y el cambio entre lugares ni siquiera se plantea. La relacin se produce entre

    los acomodados y los que no lo estn. Los primeros son activos en la relacin social de

    asistencia, mientras que los segundos como se puede ver de una manera grfica en la

    figura N 1- se limitan como mal necesario que son- aceptar y agradecer lo que se les

    provee.

    9 Aunque la historia del Trabajo Social como disciplina se remonta con la denominada etapa pretcnica- a los tiempos prehistricos y rastrea desde aquella poca las acciones de ayuda, nosotros centramos este modelo sobre todo en los siglo XVIII y XIX. Es en esta poca cuando se inician los movimientos filantrpicos y las sociedades de la caridad. Ver Riera, 1998.

  • 8

    Figura N 1

    La relacin social pretende, en este modelo, -como se puede ver en la figura N 2-

    la satisfaccin de necesidades. La intervencin se produce desde la voluntariedad. Nada

    externo obliga a la accin del interventor que obedece, en general, a motivaciones

    i...

Recommended

View more >