Noticias de literatura utópica en España e ?· mentario a la edición de la Utopía de Tomás Moro…

  • Published on
    26-Sep-2018

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>NOTAS</p><p>NOTICIAS DE LITERATURA UTPICA</p><p>EN ESPAA E HISPANOAMRICA</p><p>El lugar que ocupa la literatura utpica en el mundo de hablaespaola es conocido y puede considerarse de particular relieve. Losnombres de Vasco de Quiroga, de Francisco de Quevedo en su co-mentario a la edicin de la Utopa de Toms Moro que aparece entraduccin al espaol, en Crdoba en 1637, y de otros escritores querecoge con cuidado Francisco Lpez Estrada en su recopilacin acercade Toms Moro y Espaa: sus relaciones hasta el siglo XV11, Madrid,Editorial de la Universidad Complutense, 1980, as lo atestiguan.</p><p>No ha decado ese inters a juzgar por las publicaciones recientesde las que me propongo dar cuenta a continuacin con algunoscomentarios.</p><p>DEMETRIO RAMOS PREZ, "Sobre el origen de la utopa de TomsMoro", en Homenaje a Antonio Maravall, Madrid, Centro de Inves-tigaciones Sociolgicas, Consejo Superior de Investigaciones Cientfi-cas, 1985, tomo III, pgs. 221-235.</p><p>El autor, gran conocedor de los viajes de descubrimiento, se fijaen particular en el cuarto viaje transocenico de Amrico Vespuciollevado a cabo en los aos de 1503-1504, relatado en la Lettera de 4de septiembre de 1504, que fue impresa en 1505 o 1506 por GianStefano di Cario di Pavia, para el librero Piero Paccini. Una versinlatina de la misma, hecha por Jean Basin de Sendacour, para el hu-manista Martn Waldseemller en la que recibi el nombre deQuattuor Navigationes, y que se public por ste en abril de 1507,unida a la Costnographiae Introductio es la que pudo conocerMoro, proporcionada por Pedro Egidio.</p><p>Cita el autor, como relacionadas con el tema, las obras de: GeorgeB. Parks, "More's Utopia and Geography", en Journal of English andGermanic Philology, XXXVII (1938), pgs. 224-239, e Isaac J. Pardo,Fuegos bajo el agua: la invencin de Utopa, Caracas, Fundacin LaCasa de Bello, 1983, pg. 697, donde encuentra que se reconstruye,con excelente base erudita, el origen y despliegue de todos los pro-yectos de feliz sociedad que se han dado [de lo cual trataremosadelante].</p></li><li><p>T H . XLH, 1987 NOTICIAS DE LITERATURA UTPICA 363</p><p>Ramos examina la influencia que pudo tener sobre Moro, al re-dactar la Utopa, la obra de Pedro Mrtir, en la edicin de 1511, diezlibros de la primera dcada del De Orbe Novo1: por el relato del en-cuentro con el mundo indgena indiano, la descripcin de los hbitosy cualidades de los indios de las Islas Antillas, el carcter felicsimode los indios de La Espaola, isla como la de Utopa, que se decaestar separada del Continente por un estrecho, donde viven en la edadde oro, desnudos, sin jueces, sin libros, contentndose con la natura-leza, sin solicitud ninguna acerca del porvenir; en fin, el mensaje deun humanista que pudo recoger el otro.</p><p>Aunque es ms difcil que Moro las conociera antes de concebirsu libro, salen en Alcal de Henares, impresas por Arnao Guillen deBrocar, tambin en latn, las tres primeras dcadas del De Orbe Novo,en 1516. Mas ya en la edicin de 1511 deca Mrtir de Anglera quelos indios viven en la edad de oro, desnudos, la tierra en comn sinlo mo y lo tuyo.</p><p>Ramos advierte con finura que Catalina de Aragn estaba enLondres desde noviembre de 1501 (pg. 235), y que el matrimoniode la infanta espaola con el heredero del trono ingls tuvo lugaren 1497 (pg. 228). Creo que la infanta se trasladara a Londres conla preocupacin indianista vivida en la corte de sus padres los ReyesCatlicos, y que seguira con atencin los propsitos y las noticias quese difundiran en su crculo londinense al que Moro no era ajeno.</p><p>ISAAC J. PARDO, Fuegos bajo el agua: la invencin de Utopa, Ca-racas, Fundacin La Casa de Bello, 1983, 802 pgs. (Premio Nacionalde Literatura, 1984).</p><p>Segn explica el autor en el folleto de Homenaje a Isaac }. Pardo,Caracas, La Casa de Bello, 1984, pgs. 21-23, inicialmente deseaba pre-sentar a los lectores venezolanos, en pocas pginas, a un interesantepersonaje de la historia mexicana del siglo xvi, el licenciado y luegoobispo Vasco de Quiroga, quien, conmovido por la dureza de la accinconquistadora, emprendi la formacin de colectividades de indios se-gn el modelo sugerido por Toms Moro en su famosa Utopa, obraque Quiroga consideraba inspirada por el Espritu Santo para el buengobierno del Nuevo Mundo.</p><p>1 D. Ramos consulta a PEDRO MRTIR DE ANGLERA, De Orbe Novo, dcada I,lib. II, cap. IV, pgs. 145-146 del tomo I, en la edicin de Madrid, 1892, versinespaola de Joaqun Torres Asensio, por lo que ve a la cita de la edad doradaentre los indios del Nuevo Mundo. Tambin menciona la dcada 1, lib. III, cap.VIII, tomo I, pgs. 201-202. La obra haba sido impresa en Sevilla, por Cromberger,en 1511, en diez libros de la Primera Dcada, incluyndose en el tomito tambinla Opera Legado de MRTIR, con el relato del viaje que hizo hasta El Cairo, comoembajador de los Reyes Catlicos, en 1501-1502, donde se refiere al mbito isl-mico de Egipto.</p></li><li><p>364 SILVIO ZAVALA T H . XLII, 1987</p><p>A poco de emprender esa labor, el autor venezolano tuvo laocurrencia de preceder la estampa de don Vasco de una relacin sobreToms Moro y la Utopa, y poco despus crey conveniente remon-tarse hasta La Repblica de Platn. Al cabo de once aos llevaba es-critas ochocientas pginas de un libro donde se nombra slo dos vecesa Vasco de Quiroga.</p><p>Queda pues la obra Fuegos bajo el agua, como un vasto despliegue deprolegmenos de la utopa renacentista y de su influjo en la historiade Amrica. Pero el autor hace sentir esas preocupaciones a lo largo delas pginas de su notable trabajo, y dedica la Quinta Parte, pgs.679-748, a Toms Moro y la Utopa. Adems, en la pg. 682, nota 2,recuerda la bibliografa acerca de Vasco de Quiroga, a quien pareciel libro de Moro "tan apropiado... para el gobierno de Amrica".En la pg. 694 reitera Pardo que don Vasco lo consideraba "inspiradopor el Espritu Santo". En la pg. 758 comenta acertadamente que "sila sociedad descubierta por Hitlodeo pudo parecer y parezca todavaindeseable a muchas personas, Vasco de Quiroga, en Mxico y en 1535,estaba en lo cierto al pensar que los indios del Nuevo Mundo, sujetosal yugo de los conquistadores, podran alcanzar la felicidad si se lesofreciese la manera de vivir en colectividades organizadas segn elmodelo de Utopa". En la pg. 762, como ensayos utpicos en el NuevoMundo, recuerda "el de Bartolom de las Casas en la costa de Vene-zuela; los 'hospitales' de Vasco de Quiroga y las ideas milenaristas-joaquinistas de Gernimo de Mendieta, en Mxico; las Misiones oRepblica de los jesutas en Paraguay; las frenticas bsquedas delDorado o, mejor dicho, de los dorados de Amrica". Hubiera podidoaadir la penetracin pacfica de Las Casas y sus compaeros domi-nicos en la Vera-Paz de Guatemala, tan esmeradamente estudiada porAndr Saint-Lu.</p><p>El autor me escribe atentamente que esa nota 2 es "a manera dereparacin por su infidencia para con el tata Vasco".</p><p>La parte americana de la proyectada obra deba contener losensayos dichos bajo el ttulo de La utopa en Indias. Pero el autor slolleg a bosquejar el estudio de Vasco de Quiroga. Volviendo a laspginas escritas de Fuegos bap el agua, en lo pertinente a estas noti-cias, apuntamos lo siguiente.</p><p>Como aclaracin del ttulo figura el epgrafe tomado de Emp-docles, Fragmento 52: "Muchos fuegos estn ardiendo bajo el agua".Y al inicio del texto, pg. 13, advierte el autor de la obra que comen-tamos: "Un contemporneo de Toms Moro, Hernn Prez de Oliva,emprendi una Historia de la Invencin de las Indias, y a finales delsiglo xvi cantaba Juan de Castellanos, en sus Elegas, la memorablepartida de Cristbal Coln: "Al occidente van encaminadas / Lasnaves inventoras de regiones...". Y comenta el autor: "Inventar sig-nificaba entonces, como ahora, crear, imaginar, pero tambin hallar o</p></li><li><p>T H . XLII, 1987 NOTICIAS DE LITERATURA UTPICA 365</p><p>descubrir, y a pesar de haber cado en desuso esta segunda acepcinhemos querido conservar, por considerarla adecuada al tema que nosocupa, la antigua dualidad en la cual se difumina la lnea divisoriaentre lo ideado y lo vivido". En efecto, recurdese que, a continuacinde Fuegos bajo el agua, retiene el ttulo de la obra la frase: La inven-cin de Utopa. Y en la citada pg. 13 aclara que procura reunirtradiciones y leyendas remotsimas hasta el momento en que TomsMoro, en su libro famoso, dio a lo utpico un carcter de modernidady una fuerza que se mantiene despus de casi quinientos aos, y leimpuso, al mismo tiempo, nombre propio llamado a afianzarse enescala universal. Abarca, pues, los mitos y las obras de poetas y fil-sofos, la utopa en su pura esencia imaginativa, y el plano de los hechoshistricos, cambiantes, rudos e imperfectos como la vida misma: lautopa en trance de hacerse realidad en medio de grandes esfuerzos.Aparentemente irreconciliables, ambos planos suelen, sin embargo, to-carse y confundirse. En uno u otro caso se trata de imaginaciones ode hallazgos; en suma, de invencin, con la amplitud que dieron altrmino los antepasados.</p><p>Despus de ofrecer un sucinto resumen de la vida de Moro (pgs.681-694), en el que lucen como en el resto de la obra las grandes dotesde narrador del autor venezolano y el cuidado que pone en apoyarseen informaciones seguras, entra en el examen del libro de la Utopa,a partir de la pg. 695.</p><p>No pasa por alto que el portugus Rafael Hitlodeo aparece en elfamoso dilogo como acompaante de Amcrico Vespucio en tres desus navegaciones al Nuevo Mundo (pg. 695).</p><p>Acerca del estilo del libro de Moro advierte que ste "bromeabaen serio" y que en ello radica el ntimo secreto de Utopa (pg. 701).</p><p>Vuelve a acercarse a Amrica el relato de Pardo cuando considerala idea de la colonizacin que Moro recoge en la Utopa (pg. 722):si la isla estaba sobrepoblada, fundaban los utopienses una colonia enalgn sitio del continente donde los naturales tuvieran tierras sobran-tes sin cultivar. Bien recuerda Pardo que Moro justifica esa polticaas: si los indgenas se resisten, les declaran la guerra, pues consideransuficiente motivo para hacerlo el que un pueblo que no utiliza latierra, dejndola infecunda y despoblada, impida su posesin y dis-frute a otros que por ley natural deben nutrirse de ella. Antes hadicho Moro que esas colonias se rigen por las mismas leyes de losutopienses y acogen a los indgenas que quieren vivir en ellas. Y uni-dos as en comunidad de instituciones y costumbres, se funden f-cilmente para bien de unos y de otros.</p><p>Pardo hace notar (pg. 723) que la pasin por el Nuevo Mundoy las ansias de aventura se hacan sentir entre los ingleses despusdel viaje de Coln y entraron en la familia de Moro. John Rastell, sucuado (haba casado con Isabel, hermana de Toms), proyectaba una</p></li><li><p>366 SILVIO ZAVALA T H . XLII, 1987</p><p>colonizacin en algn lugar de New Foundland, pero ese intento decolonizacin fracas a causa de un motn de la tripulacin. (Pardosigue a R. W. Chambers, pgs. 139-142: "Colonization and trans-atlantic adventure meant much to the writer of Utopia". "The Utopiansonly settle where there is 'much waste and unoccupied ground', andthey admit to full citizenship any of the natives who care to jointhem". Moro no reclamaba un monopolio de los derechos colonialespara Inglaterra: "If he is staking out a claim, it is for the commonbody of Christendom". Y con apoyo en Edward Surtz, Introduccin,CLXXIX, advierte Pardo (nota 141) que las noticias sobre el NuevoMundo y sus asombrosos habitantes llegaron a Moro a travs de Am-rico Vespucio, Quattuor navigationes: "An incident on the fourthvoyage furnishes the framework for the whole description of Utopia.Vespucci also supplies various details which, even if found in classicalsources as well, help to impart a contemporary atmosphere to hedo-nism, communism, indifference to gold, dearth of iron, use of feathers,participation of women in war, and friendliness to strangers". Y dePedro Mrtir de Anglera, Dcadas del Nueva Mundo: "Anghierapays more attention than Vespucci to native religin, specially to thedeity and human immortality").</p><p>Al concluir su penetrante y mesurada lectura del texto de la Utopa,comenta Pardo: "As terminaba Hitlodeo el relato de su sorprendentedescubrimiento, de su invencin, como sola decirse entonces" (pg.738). Y en cuanto a la aplicabilidad del modelo utpico recuerda elpensamiento de Scrates: "estamos dispuestos a sostener que hubo,que hay y que habr un Estado como el nuestro, cuando reine lamusa filosfica" (pg. 741). Moro, menos categrico que su maestro,formul apenas un deseo: "no es hacedero que todo sea bueno, amenos que la humanidad lo sea, cosa que no espero hasta dentro dealgunos aos" (pg. 746) 2.</p><p>A partir de la pg. 749 figura en la obra de Pardo un Colofnen el que repasa brevemente la evolucin del pensamiento y de loshechos utpicos con posterioridad a la aparicin de la Utopa de Moroen 1516.</p><p>Estima que las utopas son o han tratado de ser esquemas o pro-yectos para satisfacer el ms profundo y persistente de los anhelos huma-nos: disfrutar de la mayor suma de felicidad alcanzable por el conjuntosocial.</p><p>1 Agreguemos a la buena bibliografa que figura en la obra de ISAAC J. PARDO,pgs. 779-800, un ttulo que hubiera venido a punto al pie de la Quinta Parte desu meritoria obra: Essertlial Anides for the Stidy of 7'hornos More. Edited withan Introduction and Bibliography by R. S. Sylvester and G. P. Marc'hadour. ArchonBooks, Hamden, Connecticut, 1977. La serie "The Essential Anides", cuenta comoEditor General a Bernard N. Schilling.</p></li><li><p>,TH. x m , 1987 NOTICIAS DE LITERATURA UTPICA 367</p><p>En la pg. 762 hace una breve referencia a la Independencia y laConstitucin de los Estados Unidos de Amrica y a la RevolucinFrancesa, y en la nota 39 ofrece sucinta bibliografa, fijndose enBabeuf "como animador de una utopa dentro de la utopa".</p><p>Hubiera convenido agregar la obra de Bronislaw Baczko, La-mieres de l'Utopie, Paris, Payot, 1978, porque siguiendo un caminoindependiente del de Pardo hace presentes las conexiones entre el pen-samiento utpico y la realidad histrica, en la poca de la Ilustracindel siglo xvn y bajo la Revolucin Francesa. Dice en la pg. 7 delPrefacio: "Utopie et Histoire: rapports complexes que ce livre se pro-pose de dgager au travers de l'tude de l'imagination sociale enoeuvre au xvme sicle, et notamment au cours de la priode rvolu-tionnaire". Al igual que en la obra de Pardo, en la de Baczko ocupalugar apropiado el precedente de la Utopa de Moro3 .</p><p>Siguen las guerras de Independencia y la formacin de las rep-blicas hispanoamericanas, lugar donde menciona Pardo la obra deMiguel Acosta Saignes, Accin y utopia en el Hombre de las Difi-cultades, La Habana, Casa de las Amricas, 1977, por las grandesconcepciones utpicas de Simn Bolvar.</p><p>Menciona asimismo "El utopismo socialista en Amrica Latina",presentado por Carlos M. Rama en la Biblioteca Ayacucho, volumendedicado al Utopismo socialista, 1830-1893.</p><p>Pardo cree que la superacin de la crisis del mundo contempo-rneo slo parece alcanzable mediante el pensamiento utpico capazde imaginar y de hacer realidad lo aparentemente imposible. Sabe quenunca alcanzaremos la meta pero siempre podremos aproximarnoscada vez ms a ella (pg. 765). Y pregunta: Permite la naturalezahumana la realizac...</p></li></ul>

Recommended

View more >