Pedagogía Social y Pedagogía Escolar

  • Published on
    29-Mar-2016

  • View
    217

  • Download
    4

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Descripcin del concepto y alcances de la Pedagoga social

Transcript

PEDAGOGA SOCIAL Y PEDAGOGA ESCOLAR

PEDAGOGA SOCIAL Y PEDAGOGA ESCOLAR: LA EDUCACIN SOCIAL EN LA ESCUELAJOS ORTEGA ESTEBAN*RESUMEN. En este trabajo, se refiere sucintamente el concepto de Educa- cin/Pedagoga Social y se repasan las diversas orientaciones de la educacin social en Europa. Se entiende la educacin social como una accin promotora y dinami- zadora de una sociedad que eduque y de una educacin que integre y, a la vez, ayude mediante la educacin a evitar y reparar la dificultad o el conflicto social. Este es el objeto de la Pedagoga Social, que, en consecuencia, comprendera la Pedagoga del Ocio y el Tiempo Libre, la Pedagoga de Adultos y Mayores, la Pedagoga Social Especializada... La Educacin/Pedagoga Social slo accidental- mente diferente de la Educacin/Pedagoga Escolar debe colaborar con la escuela para, entre otras cosas, canalizar la confluencia de energas de la escuela, la fami- lia y otros microsistemas comunitarios en tareas de mediacin entre la familia y la sociedad, en situaciones disfuncionales y de conflicto, etc.ABSTRACT. In this paper, the concept of social education/pedagogy is briefly refe- rred to and the various recommendations for social education in Europe are re-exa- mined. Social education is understood to be the promoting and energizing enter- prise of a society which educates and provides an inclusive education, through which difficulties or social conflict are both dealt with and avoided. This is the aim of social pedagogy, which therefore would include instruction in leisure and free time, the instruction of adults and the elderly, specialised social pedagogy Social education/pedagogy only accidentally different from school education/pedagogy must work with schools in order to, among other things, channel the confluen- ce of energies from school, home and other micro-systems within the community to mediate between family and society, in dysfunctional and conflict situations, etc.Aunque estemos celebrando el hecho de que hayan transcurrido ya cien aos desde la creacin de la primera ctedra de(*) Universidad de Salamanca.

pedagoga en la universidad espaola los inicios de un siglo de pedagoga cientfica en Espaa1, en general, no parece que(1) J. RUZ BERRIO, (coord.): Un siglo de Pedagoga Cientfica en la Universidad Complu- tense de Madrid. Madrid, Universidad Complutense de Madrid/Biblioteca Histrica delMarqus de Valdecilla, 2004. La Facultad de Educacin de la Universidad de Santiago de Compostela tambin ha celebrado los das 30 de noviembre y 1 y 2 de diciembre de 2004 unas jornadas sobre Cien aos de Pedagoga.Revista de Educacin, nm. 336 (2005), pp. 111-127.Fecha de entrada: 15-10-2004Fecha de aceptacin: 05-01-2005

111estos sean buenos tiempos para la peda- goga en este pas2. Y, el que, en aparien- cia, la Pedagoga Social atraviese mejores tiempos, pudiera ser slo mera cuestin coyuntural.

Aunque esta denominacin discipli- nar aparece en todos los planes de estu- dios de Pedagoga y de Ciencias de la Educacin y son numerosos los libros y publicaciones en los que, desde hace al menos diez aos, aparece este rtulo, y no slo la SIPS (Sociedad Iberoamericana de Pedagoga Social) se ha desarrollado de forma espectacular en Espaa y en Latinoamrica desde su fundacin en sep- tiembre de 20003,4, sino que la creacin de los estudios de Diplomado en Edu- cacin Social (Real Decreto 1420/1991)en los que el peso de la Pedagoga Social es, en general, significativo ha sido tam- bin importante, pudiera suceder que la

eclosin no se deba tanto a la Pedagoga Social, como a la Educacin Social, fen- meno educativo y de praxis al que tam- bin se estn acercando y contribuyen con sus hallazgos otras disciplinas cient- ficas, como la Psicologa y la Sociologa.Pudiera ocurrir que, entre otras cosas, la desagregacin de la Pedagoga enCiencias de la Educacin que, siguiendo adhesiones cientistas, se diera en la Pedagoga a partir de los aos setenta, pasara ahora, por diversas cuestiones, a afectar tambin a la Pedagoga Social y acabara teniendo sobre sta los mismos efectos disgregadores que detectamos en nuestros das en la Pedagoga Escolar.En todo caso, el desarrollo que ha tenido y tiene hoy da la Pedagoga Social es innegable, a pesar de que, desde las instancias habituales de la Pedagoga Escolar, no ha sido suficientemente consi-(2) J. ORTEGA ESTEBAN: De nuevo la Pedagoga. La Pedagoga Social Especializada, en Pedagoga y Educacin en el Siglo XXI. Congreso Internacional. Primer Centenario de la Ctedra de Pedagoga Superior. Madrid, Departamento de Teora e Historia. de la Educacin, Facultad de Educacin, Universidad Complutense de Madrid, 2004 (En prensa).(3) Sociedad Ibrica de Pedagoga Social, en Pedagoga Social. Revista Interuniversitaria,5, (junio 2000), pp. 319-327. En 2004, la SIPS ha pasado a llamarse Sociedad Iberoamericana dePedagoga Social.(4) El xito y calidad del I Congreso Iberoamericano de Pedagoga Social y el XXII SeminarioInteruniversitario de Pedagoga Social, celebrados en Santiago de Chile (8-10 de noviembre2004), reafirman esta tendencia expansiva. No deja de ser significativo que, por primera vez, que yo sepa, se celebre un congreso conjunto y de Pedagoga allende el mar. En l, participaron ms de 50 espaoles, unos 15 portugueses, y representantes de prcticamente todos los pases lati- noamericanos, entre los que haba, lgicamente, a un amplio nmero de compaeros chilenos. Pero hay ms, en la Universidad Mayor de Santiago de Chile, por ejemplo, todos los estudios relacionados con la educacin tienen como asignatura obligatoria la Pedagoga Social.En relacin con Iberoamrica, no debe olvidarse la importancia de la creacin, en noviembre de 1997, en el Instituto Nacional del Menor del Centro de Formacin y Estudios del INAME en Temas de de Infancia y Familia de Montevideo (Uruguay), de la Carrera de Educador Social, en el marco del Proyecto de Cooperacin e Intercambio, que cont con el apoyo de la AIECI y con el asesoramiento de expertos espaoles del Servicio de Formacin del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de Espaa (Jos Jess Snchez Marn) de las universidades de Barcelona (Violeta Nez) y Salamanca (Jos Ortega Esteban) y de la Federacin Estatal de Asociaciones Profesionales de Educadores de Espaa (Paco Franco). La posterior labor difusora de la Pedagoga Social no slo en Uruguay, sino tambin en Argentina de la Profesora Violeta Nez nunca ser suficientemente valorada.112derada o ha sido subsumida en lo que, con claro sesgo ideolgico, se ha mal lla- mado educacin no formal. La falta de reconocimiento administrativo del rea de Pedagoga Social y el hecho de que est inserta en el mar que constituye el rea acadmica de la Teora e Historia de la Educacin tampoco le han favorecido.Tambin es o puede ser verdad que todos hubiramos deseado para la Pedagoga Social un mayor rigor concep- tual y metodolgico en sus formulaciones e investigaciones. Esto no siempre es posible en tiempos de expansin, cuando suelen primar la cantidad y el desarrollo social. La naturaleza mltiple y diversa de la propia Pedagoga Social tampoco facilita las cosas. En estas circunstancias, es difcil alcanzar teoras comprensivas de explicacin y la conveniente univocidad conceptual.La sociedad de la informacin en la que empezamos a estar inmersos, sociedad de redes, sociedad de migraciones, sociedadmundializada y compleja, nos esta obli- gando a repensar la educacin, la praxis educativa y sus instituciones para, de algu- na forma, comprender y explicar las nuevas transformaciones y poder reformular sus estructuras y las nuevas intervenciones. Nos obliga tambin, a mi entender, a ver la educacin globalmente, de forma radical, nos hace volver a los orgenes, cuando la educacin se confunda con la vida y la sociedad total, y todava no haban emergi- do las llamadas instituciones formales como elementos segregados de la vida, el tiempo y el espacio social comn. Y es aqu donde la educacin social y, consiguiente- mente, la Pedagoga Social encuentran est- mulos y mbitos especficos de desarrollo.La nueva sociedad multimeditica esta empezando a trastocar los tiempos y

los espacios de la educacin y, con ellos, la estructura misma de desarrollo de la educacin y de las instituciones escolares. Esos nuevos espacios y tiempos vienen a coincidir con los tiempos y espacios en los que la educacin social tena su lugar y cronologa. Y la pedagoga que formule estos modelos complejos, abiertos y flexi- bles de desarrollo y de praxis, esto es, la Pedagoga Social, debe participar de esa complejidad y flexibilidad radical y dife- renciada.La educacin en general, y tambin la educacin escolar, va a tener que reformu- larse, volverse a conceptuar en trminos de educacin a lo largo de la vida y en el mbito de toda la sociedad. Ha de volver a lo social, reinventarse como una educa- cin social en la que los objetivos de inte- gracin y convivencia sean determinantes y en la que la escuela el tipo de escuela que emerja de todo este proceso de trans- formacin sea una instancia ms de ese continuum educativo que abarca toda la vida de los hombres en la comunidad y no es algo separado y segregado de sta5.Por otra parte, las agencias de educa- cin social pueden favorecer notablemen- te la relacin entre la comunidad, la fami- lia y el centro escolar, ya que tienen la facultad de aadir perspectivas ms neu- tras y nuevas metodologas de coopera- cin, que, por otra parte, contribuyan al establecer un nuevo equilibrio en el repar- to del poder y la toma de decisiones.Hecha esta reflexin inicial, voy a cen- trarme,