Posicion Revolucionaria - A. Casanova

  • Published on
    03-Apr-2018

  • View
    215

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 1/33</p><p>1</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 2/33</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 3/33</p><p>3</p><p>PROLOGO</p><p>Nues tro amigo Ca san ova nos en ca rga prolog uem os su tr abaj o. Da do el ca rct er</p><p>del mismo no lo creamos indispensable, mas, a fuer de mantener un punto de vista</p><p>que en parte es nuestro, accedemos a su encargo.</p><p>Se trata de una recopilacin de artculos aparecidos en Solidaridad Obrera </p><p>de Pars, en los que nuestro compaero no pretende descubrir nada nuevo ni cree</p><p>tampoco que quede en ellos todo dicho. Es ms bien una llamada a la reflexin. Un</p><p> PRESENTE ! lanzado al movimiento, en el que se manifiesta y defiende una o pi-nin que no por s er vieja est en desuso ni fuera de tiempo y de lugar, frente a otra</p><p>opinin tampoco nada nueva pero que pretende haber descubierto una flamante</p><p>modalidad tctica, olvidando que sta es tan conocida como repudiada por largos</p><p>aos de trayectoria libertaria en oposicin cabal a tal peregrino descubrimiento</p><p>, que es de puro corte autoritario y centralizador.</p><p>Nos ot ros tom amos es to co mo una co ns ecuen cia nor ma l qu e ci er ra el ci clo de un</p><p>per od o de acc in er r nea , en el qu e se em ba rc el Mov im iento Li ber ta rio Es pa ol ,</p><p>a! buscar en lo ajeno las soluciones propias a emplear en unos tiempos de accin y</p><p>de duda. Una vez ms triunfo el espritu de autoridad inoculado en la sangre por</p><p>siglos de esclavitud, y en el momento propicio vacil el nimo para completar</p><p>obraciones que no carecieron de firmes puntales en la masa popular libre de</p><p>injerencias e intereses partidistas. El pueblo, por propia volicin obr por y para lalibertad.</p><p>La contaminacin autoritaria, imbuida en hombres de actuacin pblica que se</p><p>hallaban sometidos al Inters de partido, y no excluyamos los nuestros antes</p><p>que al inters general, oblig a una curva de d escenso en el periodo propicio a las</p><p>obraciones puras y totales. Prim el espritu de lucha sobre la necesidad de hacer,</p><p>de construir lo nuevo y valedero. La lucha fu partidista y feroz. Y en torno de</p><p>pos ic io nes fi ct ic ia s se per di el tie mp o* pr ec io so pa ra la s rea li za ci on es b sicas .</p><p>Hoy, como entonces, las ramas nos ocultan el bosque. Y perdidos en el afn del</p><p>logro de posiciones que son contrarias a la virtualidad y esencia libertarias, nos</p><p>hallamos ante una lucha interna ineficaz y estril en sus resultados transcendentes</p><p>Por encima de todo existe la razn del ser o no' ser. Elemento de lucha latente entodos los espritus que nos impele a defender posiciones propias con el calor de</p><p>nuestra conviccin y el estimulo d e nuestra experiencia. Y en sta situacin qu e</p><p>repite s ituaciones pasadas nos afirmamos en un lema varias veces repetido, pero</p><p>que gana en razn frente a la clasificacin de posiciones que se opera cada da con</p><p>mayor nitidez. SOLO SE VA A LA LIBERTAD POR LOS CAMINOS DE LA</p><p>LIBERTAD ...</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 4/33</p><p> PROLOGO</p><p>Un punto, un solo punto puede unir a los divergentes tcticos. Punto fundamental y</p><p>de base libertaria. Es el de nuestra lucha contra el Estado; contra sus instituciones y</p><p>contra sus leyes; contra su injerencia en la vida pblica y privada, en la vida civil y</p><p>en la enseanza. Quienes se hallen ajenos a sta aspiracin es intil que forcejeen.,</p><p>Que acudan al campo en el que se d su trigo. El nuestro es candeal. Vale para</p><p>todos los afanes humanos, mas no para los afanes de partido...*</p><p>* *</p><p> Queremos otra vez ejemplos ?... Recordemos que lanzado el fascismo a la calle</p><p>en el 1936, el Gobierno perdi los estribos y el gobierno de si mismo y del pas.</p><p>Espaa qued por un reducido perodo que en nosotros estuvo el que fuera ms</p><p>largo-sin Gobierno responsable (como se acostumbra a decir). En ese lapso de</p><p>tiempo el pueblo organiz defensa, trabajo y distribucin a su manera. Y lo</p><p>organiz bien. Nadie puede rebatirlo ni refutarlo. Cre organizaciones de tipo</p><p>econmico. Produccin y distribucin funcionaron sin detenerse. Se organizaron</p><p>colectividades y cooperativas. No fallaron los servicios pblicos ni los de</p><p>transporte. La vida sigui su curs o normal en medio de las incidencias de la guerra</p><p>civil y de la invasin...</p><p>Ms tarde, fortalecido de nuevo el Estado, incluso con el apoyo de</p><p>representantes de la C.N.T. inicia ste una labor liquidadora de las realizaciones</p><p>popula res ; im pon e la ley co n el pr op io ap oy o de la s rep res en tacion es ob rer as ,</p><p>ejecutores de ella como representantes del poder en funciones, y reduce a migajas donde no la destruye la obra que el pueblo y los Sindicatos realizaron por</p><p>medio de su propio esfuerzo.</p><p>Es el pueblo el que organiza las milicias que denodadamente combaten al</p><p>fascismo desalojndolo de diversas posiciones. Es el pueblo y no el Gobierno el que</p><p>limpia Madrid y permite que los miembros de gobierno, desde el portero hasta el</p><p>ministro, y as mismo los diversos estamentos y organismos que dependen y dan</p><p>cuerpo al Estado pasado el pnico que les mantuvo en casita reemprendan sus</p><p>funciones. Es el pueblo quien salva la situacin en las principales capitales de</p><p>Espaa y el que forma la barrera que da lugar a la creacin de frentes de defensa y</p><p>de guerra. El pueblo sin ejrcito y sin mandos. Sin leyes ni gobierno. Ah !... si</p><p>hubiere seguido el impulso de los primeros das...</p><p>Fortalecido el Estado se reorganiza el Ejrcito, y representantes de la C.N.T, (y</p><p>citamos a los de casa para mejor ejemplo) abs orbidos por la responsabilidad de sus</p><p>cargos, los que se lo tomaron en serio , y a lgunos sencillamente dominados por</p><p>la pasin de mando, se extreman en la imposicin de lo ms absurdo entre lo mucho</p><p>que el militarismo encarna, ahogando lo que de popular y voluntarista exista en los</p><p>grupos de defensores de la libertad. Y constituyeron el Ejrcito, defensor del</p><p>Estado y al s ervicio exclusivo de las rdenes de Gobierno. Y la contaminacin llega</p><p>hasta el presente, en que se pretende organizar Divisiones sin soldados, slo</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 5/33</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 6/33</p><p>6 PROLOGO.</p><p>La situacin es clara y no admite dobleces ni interpretaciones falsas. Vaya cada</p><p>quin a su tarea sin ser estorbo de la labor ajena. Tngase, por lo menos,</p><p>consecuencia. Aclrese de una buena vez que es lo que se quiere y como es que se</p><p>piensa.</p><p>*</p><p> *</p><p>El amigo Casanova defiende la tesis libertaria desde un ngulo de apreciacin</p><p>que nosotros no compartimos totalmente. No nos sentimos clasistas. Entendemos</p><p>que es ste un concepto derivado de la lucha sauda y sin tregua establecida entre</p><p>capital y trabajo, pero que en el fondo no tiene ms razn de uso y no puede ser</p><p>emblema idealista ni libertario. Nos negamos a admitir la diferencia de clases en</p><p>su sentido total, como nos negamos a admitir las diferencias establecidas por los</p><p>conceptos nacin y raza. El odio al burgus y el afn de revancha no nos parece</p><p>ms sano que cualquier otro odio y cualquier otra revancha. Y odio y revancha</p><p>deben de ser borrados del diccionario libertario. Son estas divisiones y subdi-</p><p>visiones las que dificultan el entendimiento entre los hombres. Y es de hombre a</p><p>hombre, de hombre a pueblo y de pueblo a hombre, que debe realizarse el gran</p><p>entendimiento. El que borrando toda diferencia nos hermane en el deseo de gozar</p><p>ia vida, de gozarla plenamente, en amplia libertad...</p><p>Discrepamos en un algo, pero no disentimos, porque nos une el punto de vital</p><p>coincidencia. LA LUCHA CONTRA EL ESTADO. </p><p>Septiembre del 1945. ILDEFONSO.</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 7/33</p><p>7</p><p>EL MAL DE LA HORA</p><p>Andan por ah compaeros que insinan la conveniencia y la necesidad, segn</p><p>ellos, de modificar nuestros principios, nuestros mtodos de lucha, vale decir, los</p><p>principios y la tctica de la C.N.T, y, en fin, todo el contenido ideolgico de</p><p>nuestra vieja y gloriosa Organizacin revolucionaria, so pretexto de que nuestra</p><p>tctica ha fracasado, de que nuestros principios son ya viejos, no acomodndose,</p><p>por ende, a los t iempos presentes; y, finalmente, que nuestro ideario, el ideario de</p><p>la Confederacin Nacional del Trabajo, tal como ha sido expuesto y aprobado en</p><p>los congresos de Madrid y Zaragoza respectivamente, es irrealizable. </p><p>Estas, crisis del pensamiento libertario, que suelen sufrir tambin todos lospartidos y organizaciones luego de alguna gran derrota o despus de grandes</p><p>calamidades pblicas, como por ejemplo las guerras, aparecen de tanto en tanto</p><p>entre nosotros, por lo que no nos cogen de sorpresa. </p><p>Por lo general, la historia de todas estas crisis demuestra que quienes las</p><p>plantean son casi siempre hombres cuyo pensamiento ha cado en una fuerte duda</p><p>negativa, en esa especie de enfermedad del espritu que dira un psiclogo. De esta</p><p>suerte, su voluntad de persistencia en la lucha por el ideal que ellos ven lejano se</p><p>resquebraja, su fe en las ideas flaquea y un da cualquiera terminan negando el</p><p>mismo ideal que haban abrazado anteriormente, yendo a parar ms tarde a los</p><p>partidos polticos e incluso a los ms reaccionarios. De estos casos, los viejos</p><p>militantes hemos visto muchos y no es cuestin ahora de citarlos. </p><p>Pero en tanto que la fase final no alcanza su perodo agudo, es decir, la</p><p>claudicacin franca, estas gentes nos hablan de la necesidad de rectificar nuestros</p><p>mtodos 'de lucha, de revisar nuestros principios, pues - agregan son ya viejos</p><p>y no responden al imperativo de la hora. </p><p>Examinemos un poco la cuestin. </p><p>Ante todo, digamos que una idea es vieja, inactual, cuando el medio econmico</p><p>y poltico que ella ha criticado y combatido ha cambiado. Mas en tanto que ello no</p><p>ocurre, si antes era razonable y justa, ahora, mientras que existan las mismas</p><p>causas, es decir, las mismas condiciones sociales, polticas y econm icas que dieron</p><p>origen a su elaboracin, lgicamente ha de continuar manteniendo la misma fuerza</p><p>y el mismo valor que en su primera hora, a menos que otra nueva idea ms</p><p>equitativa y ms justa la suplante. Y dems est decir que las mismas causas quedieron origen al ideario de la C.N.T, continan persistiendo. </p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 8/33</p><p>8 POSICION REVOLUCIONARIA.</p><p>Hoy como ayer, el sistema econmico del capitalismo contina explotando al</p><p>pr ol et ar iado. Ho y como ayer, el Es tado, es ta instit u cin de violen cia or ganizad a,</p><p>amoral desde sus orgenes, contina, y con una fuerza siempre creciente, oprimiendoal hombre, a todos los hombres; mata todas las iniciativas generosas, y all donde</p><p>interviene, impulsado por el ambiente que le es adverso, en favor de alguna,</p><p>slo consigue anularla, reducindola a la nada, como ocurri con nuestras</p><p>Colectividades en Espaa; vigila, espa al hombre desde la cuna a la tumba con ms</p><p>fuerza an que antao, porque sus poderes s on hoy ms omnmodos. Hoy, como ayer,</p><p>el Estado nos comprime, nos asfixia con su multiplicidad de leyes y decretos,</p><p>ben ef ic iand o ta n s lo a esa ol igar qua qu e deten ta los med io s de pr oducc in y de</p><p>distribucin de los productos. Como ayer, como siempre, el Estado contina siendo</p><p>el mejor y el ms .celoso perr o guardin del capitalismo.</p><p>Y es que su papel en la sociedad es se. Nacido l mismo del privilegio-, viene</p><p>obligado por ley natural a defenderle. Sabe que la suerte de ambos est</p><p>estrechamente ligada y que juntos desaparecern el da que los trabajadores, unidostodos por una fuerte solidaridad consciente, se decidan a edificar la sociedad de los</p><p>pr oduct or es libres , la verd ad era Repbli ca So ciali sta .</p><p>Si todo esto es verdad, como nos parece haber demostrado, si todos nuestros</p><p>motivos de insurgencia contra la sociedad capitalista permanecen siendo justos, a</p><p>qu viene eso de que hay que rectificar nuestras ideas ?</p><p>Los mejor intencionados nos dicen y es a estos a quienes nos dirigimos </p><p> Muchos aos llevamos de lucha y, sin embargo, pocas mejoras hemos</p><p>conseguido Ay, estos compaeros olvidan que justamente dentro de la sociedad</p><p>capitalista bien poca cosa puede conseguirse ! Es precisamente por esa razn que no</p><p>somos reformistas sino revolucionarios. Es precisamente por eso que somos</p><p>pa rt idar io s de la in su rr ecci n ar mada , hecha con el co ncurs o de todos lo sinteresados, de todas las vctimas de la explotacin y del privilegio, a fin de romper</p><p>el cinturn de hierro de la sociedad capitalista e iniciar al da siguiente de la</p><p>insurreccin triunfante, la profunda transformacin social a que aspiramos.</p><p>Pero, volviendo a las mejoras de que nos hablan los compaeros arriba aludidos,</p><p>las pocas o muchas mejoras conseguidas en bien de la clase trabajadora, son slo</p><p>debidas a la accin revolucionaria del proletariado militante. Sin sta accin, sin</p><p>ste batallar diario, los trabajadores espaoles todava continuaran trabajando doce</p><p>o catorce horas, como durante la ocupacin fascista se ha trabajado en Francia. Y</p><p>como se pretende an hoy que se vuelva a trabajar en el mundo entero.</p><p>No ha y qu e ol vida r qu e es la accin de la calle, activa y exigente, al margen y</p><p>siempre contra el orden capitalista, la que determina a los poderes pblicos a hacer</p><p>algunas concesiones. Es slo a la accin de los sindicatos obreros que la clase</p><p>trabajadora debe lo mejor de</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 9/33</p><p>9</p><p>A. CASANOVA.</p><p>sus conquistas; nunca a la accin de ningn partido poltico. Y cuando el Estado se</p><p>decide a legalizar an que maldito la falta que hace - estas conquistas, es</p><p>por qu e han arr aigad o de un a manera ta l en el consenso p bl ic o, qu e es tot alm ente</p><p>imposible destruirlas, a menos que los reaccionarios se decidan a romper</p><p>violentamente con el llamado orden legal, recurriendo a esa contra-revolucinpr even tiva qu e se conoc e con el nombr e de fa scismo.</p></li><li><p>7/28/2019 Posicion Revolucionaria - A. Casanova</p><p> 10/33</p><p>POSICION REVOLUCIONARIA</p><p>Aleccionados por la experiencia histrica tanto como por los hechos vividos, de</p><p>cuyas fuentes extraemos las ideas que nos son queridas, nosotros, anarco-</p><p>sindicalistas, hoy como ayer permanecemos fieles a nuestra p osicin revolucionaria.</p><p>Fuera de esta posicin, toda la dialctica que se emplea para que modifiquemos</p><p>nuestro pensamiento nos resulta pura chchara.</p><p>Militantes convencidos de un ideal de justicia social, que busca destruir las bases</p><p>mismas de la irritante injusticia del rgimen que sufrimos, nosotros, como siempre,</p><p>afrontaremos serenamente las consecuencias de la batalla y de todo cuanto de ello</p><p>pueda der ivarse, an im ad os por la conviccin fi rme me nte sen tid a de ser fi el es a la</p><p>doctrina de emancipacin de las masas populares que voluntariamente hemos</p><p>abrazado por considerar que es la nica capaz de lograr la emancipacin ansiada.</p><p>El cambio econmico y poltico que nosotros propugnamos, no puede hacerse de</p><p>ninguna manera mediante decretos emanados desde las alturas del Gobierno, por</p><p>muy bien intencionados que estn los hombres que lo compongan y por muy</p><p>avanzado que sea el Gobierno. Este cambio, para que responda realmente a las</p><p>esperanzas que en l todos ciframos, ha de ser efectuado por los interesados</p><p>directamente, es decir, por los mismos trabajadores, organizados en sus sindicatosde resistencia, y por la masa d e la poblacin en g...</p></li></ul>