Reflexión domingo 29 de junio.pdf

  • Published on
    13-Oct-2015

  • View
    156

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>5/24/2018 Reflexin domingo 29 de junio.pdf</p><p> 1/8</p><p>29 DE JUNIO/DOMINGOSan Pedro y San Pablo</p><p>Solemnidad</p><p>Testigos y testimonios de all y de aqu+ San Pedro y San Pablo</p><p>AntfonaEstos son aquellos, que durante su existencia terrena, plantaron la iglesia con su sangre:bebieron cliz de Seor y fueron hechos amigos de Dios.</p><p>Oracin colecta</p><p>Oh Dios, que nos diste en este da una venerable y santa alegra, con la solemnidad delos Apstoles Pedro y Pablo, concede a tu iglesia seguir en todo las enseanzas deaquellos por quienes consagraste las primicias de la fe. Por Jesucristo nuestro Seor.Amn.</p><p>Da litrgico: Fiesta de San Pedro y San Pablo.Primera lecturaHechos 12,1-11Era verdad: el Seor me ha librado de las manos de Herodes</p><p>En aquellos das, el rey Herodes se puso a perseguir a algunos miembros de la</p><p>Iglesia. Hizo pasar a cuchillo a Santiago, hermano de Juan. Al ver que esto agradaba alos judos, decidi detener a Pedro. Era la semana de Pascua. Mand prenderlo ymeterlo en la crcel, encargando su custodia a cuatro piquetes de cuatro soldados cadauno; tena intencin de presentarlo al pueblo pasadas las fiestas de Pascua. MientrasPedro estaba en la crcel bien custodiado, la Iglesia oraba insistentemente a Dios por l.La noche antes de que lo sacara Herodes, estaba Pedro durmiendo entre dos soldados,atado con cadenas. Los centinelas hacan guardia a la puerta de la crcel. De repente, sepresent el ngel del Seor, y se ilumin la celda. Toc a Pedro en el hombro, lodespert y le dijo: Date prisa, levntate. Las cadenas se le cayeron de las manos, y elngel aadi: Ponte el cinturn y las sandalias. Obedeci, y el ngel le dijo: chate elmanto y sgueme. Pedro sali detrs, creyendo que lo que haca el ngel era una visiny no realidad. Atravesaron la primera y la segunda guardia, llegaron al portn de hierroque daba a la calle, y se abri solo. Salieron, y al final de la calle se march el ngel.Pedro recapacit y dijo: Pues era verdad: el Seor ha enviado a su ngel para librarmede las manos de Herodes y de la expectacin de los judos.</p><p>Palabra de Dios.R/ Te alabamos Seor.</p><p>Salmo responsorial: 33</p></li><li><p>5/24/2018 Reflexin domingo 29 de junio.pdf</p><p> 2/8</p><p>R/ El Seor me libr de todas mis ansias.</p><p>+ Bendigo al Seor en todo momento, / su alabanza est siempre en mi boca; /mi alma se glora en el Seor: / que los humildes lo escuchen y se alegren. R</p><p>+ Proclamen conmigo la grandeza del Seor, / ensalcemos juntos su nombre. /Yo consult al Seor, y me respondi, / me libr de todas mis ansias. R</p><p>+ Contmplenlo, y quedarn radiantes, / su rostro no se avergonzar. / Si elafligido invoca al Seor, l lo escucha / y lo salva de sus angustias. R</p><p>+ El ngel del Seor acampa / en torno a sus fieles y los protege. / Gusten yvean qu bueno es el Seor, / dichoso el que se acoge a l. R</p><p>Segunda Lectura.</p><p>2Timoteo 4,6-8.17-18Ahora me aguarda la corona merecidaQuerido hermano: Yo estoy a punto de ser sacrificado, y el momento de mi</p><p>partida es inminente. He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, hemantenido la fe. Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Seor, juez justo,me premiar en aquel da; y no slo a m, sino a todos los que tienen amor a su venida.El Seor me ayud y me dio fuerzas para anunciar ntegro el mensaje, de modo que looyeran todos los gentiles. l me libr de la boca del len. El Seor seguir librndomede todo mal, me salvar y me llevar a su reino del cielo. A l la gloria por los siglos delos siglos. Amn.</p><p>Palabra de Dios.R/ Te alabamos Seor</p><p>Da litrgico: Fiesta de San Pedro y San Pablo.EVANGELIOMateo 16,13-19T eres Pedro, y te dar las llaves del Reino de los cielos</p><p>En aquel tiempo, al llegar a la regin de Cesarea de Filipo Jess pregunt a susdiscpulos: Quin dice la gente que es el Hijo del hombre? Ellos contestaron: Unosque Juan Bautista, otros que Elas, otros que Jeremas o uno de los profetas. l lespregunt: Y ustedes, quin dicen que soy yo? Simn Pedro tom la palabra y dijo:T eres el Mesas, el Hijo de Dios vivo. Jess le respondi: Bienaventurado t,</p><p>Simn, hijo de Jons!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino miPadre que est en el cielo. Ahora te digo yo: T eres Pedro, y sobre esta piedra edificarmi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotar. Te dar las llaves del reino de loscielos; lo que ates en la tierra quedar atado en el cielo, y lo que desates en la tierraquedar desatado en el cielo.</p><p>Palabra del Seor.R/ Gloria a ti, Seor Jess.</p></li><li><p>5/24/2018 Reflexin domingo 29 de junio.pdf</p><p> 3/8</p><p>Reflexin:Celebramos, como iglesia, la solemnidad de San Pedro y San Pablo. Dos</p><p>personajes con grandes diferencias en su forma de ver la totalidad de vida y la mismavivencia de la fe, pero con profundas experiencias con el Dios manifestado en Jess, suHijo, el Cristo salvador. Ministerios diferentes, complementarios y necesarios dentro de</p><p>la Iglesia.Pedro era un rudo pescador sin formacin intelectual, casado, con hijos. Sunombre original era Simn, que en hebreo significa el que escucha a Dios. Jess lepuso de sobrenombre Pedro, es decir, piedra.</p><p>Tanto ayer como hoy encontramos, bsicamente, dos formas de ser Pedro, o deejercer el ministerio petrino. Simn Pedro fue piedra, por una parte, por la terquedad ensu manera de pensar y en sus ansias por un mesianismo triunfalista que lo sacara depobre y lo llevara a probar las mieles del poder. Por esto, cuando Jess le advirti queiba a tener problemas con los ancianos y maestros de la Ley, Simn Pedro se convirtien piedra de tropiezo que quiso hacer desistir a Jess en su camino hacia Jerusaln.</p><p>Jess rechaz fuertemente esta actitud: Qutate de mi vista, Satans, escndalo eres para m,porque tus pensamientos no son los de Dios sino los de los hombres! (Mt 16,24). En latransfiguracin fue, otra vez, piedra de tropiezo para Jess al proponerle que sequedaran en la montaa, en vez de bajar a la llanura y seguir con esa misin peligrosa.Jess invit a Pedro y a sus dems compaeros a vencer el miedo y a tener nimo. (Mt17,1-8). En la experiencia discipular de las comunidades del Cuarto Evangelista(Evangelio segn San Juan) Pedro tambin es presentado como piedra de tropiezo,cuando se muestra celoso por la cercana de Jess con la figura del Discpulo Amado.(Jn 21,20-22).</p><p>Por otra parte, Simn Pedro es tambin una piedra viva de la Iglesia fundadasobre Jess, la Piedra desechada por los arquitectos y convertida en piedra angular (1Pe</p><p>2,4-5 / Sal 117). Simn Pedro se convierte en el portavoz de los discpulos al captar elverdadero significado de la actuacin de Jess. De esta manera, hace parte de losbienaventurados del Reino, gracias a la profunda experiencia de fe con Jess que lepermiti conocerlo y confesarlo.</p><p>Cuando Simn Pedro se abre a una nueva experiencia, cuando se adhiereprofundamente a la Piedra angular que es Jess, deja de ser piedra de tropiezo y seconvierte en piedra viva, en columna fuerte y en el lder legtimo del nuevo pueblo deDios fundado en Jess. La proclamacin de la fe en Jess, por parte de Pedro, esprototipo de discipulado y cimiento, capaz de superar todas las fuerzas del mal queabundan en el mundo y amenazan de muerte a nuestra humanidad y al mismo proyecto</p><p>salvfico de Dios.Con esta actitud Pedro puede participar en la comunidad de la autoridad deJess, atar o desatar, tomar decisiones, aceptar la entrada al nuevo pueblo de Dios queconstruye su Reino. As como el nuevo Pedro, los que proclaman la fe de esta manerareciben la gracia de Dios, para ofrecer un asilo seguro a quienes se ven amenazados porlas fuerzas que destruyen la vida, y pueden negar el asilo a quienes no aceptan lapropuesta salvfica de Jess o se ponen en contra de ella.</p></li><li><p>5/24/2018 Reflexin domingo 29 de junio.pdf</p><p> 4/8</p><p>Si la autoridad de Pedro se torna fundamentalista, agresiva y condenatoria sedeslegitima y se convierte en piedra de tropiezo. Si se abre a Jess ser una piedra vivaen la construccin del nuevo pueblo de Dios.</p><p>Pablo, al contrario de Pedro, perteneci a una familia de la aristocracia juda dela dispora y recibi una formacin intelectual muy slida. Naci en Tarso de Cilicia,</p><p>Asia Menor (Hch 9,11.30; 11,35; 21,39; 22,3) actual Turqua centro-meridional. Unaciudad muy grande para la poca, unos 300.000 habitantes. Un centro cultural muyimportante, un puerto muy activo y camino romano que una Oriente y Occidente.</p><p>Como buen judo recibi formacin en su casa, en la sinagoga local de Tarso yen su escuela. Adems, por estar en una ciudad romana tuvo la oportunidad deaprender la filosofa griega difundida por todo el imperio. Recibi estudios deespecializacin en Jerusaln a los pies de Gamaliel (Hch 22,3; Fil 3,6), el maestro msacreditado en aquel entonces, nieto y discpulo del clebre fariseo y doctor Hillel.</p><p>Como ciudadano romano, formado para ser rabino y doctor, y para retomar losnegocios de su padre, tena un gran futuro por delante y la posibilidad de una brillante</p><p>carrera. Fariseo, de la tribu de Benjamn, como l mismo lo confes (Fil 3), se convirtien perseguidor de la Iglesia porque estaba convencido, segn lo haba aprendido, deque sta era una grave amenaza para el pueblo judo. (Hch 9,1-19; Gal 1,11-24; Fil 3).</p><p>Pero, en el camino de Damasco descubri realmente quines eran Jess y suIglesia; se le vino abajo toda esa estructura en la que haba sido formado, vivi y superoesa profunda crisis y, de perseguidor, pas a ser anunciador de la Buena Noticia delReino de Dios. (Hch 9,1-19). l mismo confiesa que por amor a Cristo todo lo demslo considera basura y que lo abandon todo con el fin de ganar a Cristo (Fil 3,8). Loque tena por ganancia lo tengo ahora por prdida por amor a Cristo(Fil 3,7).</p><p>Esto se comprende, an ms, cuando sabemos que una vez los judos aceptabana Cristo en su vida eran expulsados de su comunidad y perdan inmediatamente todos</p><p>sus derechos. Pablo perdi, por lo tanto, sus posesiones familiares, sus amistades, suclientela juda y casi hasta pierde la vida (Hch 9,23). Luego, ya convertido alcristianismo, fue enviado como misionero ambulante (Hch 13,2-3), sin domicilio, sintaller, ni clientela fija.</p><p>Como maestro reconocido pudo haber puesto precio a su enseanza, pedirofrenda en las plazas donde instrua o instalarse en la casa de algn adinerado comoprofesor particular de sus hijos, lo cual le hubiera permitido llevar una vida tranquila.Pero Pablo renunci a todo eso y trabaj con sus propias manos (1Cor 4,12), pues noquiso ser un peso para ninguna comunidad (1Tes 2,9; 2Tes 3,7-9; 2Cor 12,13-14). Poreso invit a otros a que no siguieran el ejemplo de los maestros sino a que hicieran lo</p><p>mismo que l hizo (2Tes 3,7-10). El trabajo fue, para l, no el reflejo de la condicin deesclavos, sino una gran oportunidad para llegar a ms personas, para comprender lavida de los pobres y para vivir con ms autenticidad el Evangelio: Empeen su honra enllevar una vida tranquila, ocupndose de sus propias cosas y trabajando con sus propias manos. Asllevarn una vida honrada a los ojos de los de fuera y no pasarn necesidades(1Tes 4,11-12).</p><p>Desde que entr a la comunidad cristiana se destac por su visin y talantemisionero. A tal punto de unirse al grupo de los cristianos helenistas que provocaronuna de las crisis ms profundas que vivi la Iglesia naciente: la entrada de paganos al</p></li><li><p>5/24/2018 Reflexin domingo 29 de junio.pdf</p><p> 5/8</p><p>cristianismo. Al principio slo se anunciaba el evangelio a los judos (Hch 11,19). Si unno judo quera entrar a la Iglesia deba hacerse judo y, luego, convertirse alcristianismo. Pero un grupo cristianos helenistas de Antioqua, acompaado por Pabloy Bernab, empez a anunciar y a aceptar paganos en las comunidades sin exigirles quese circuncidaran, es decir, sin exigirles que aceptaran la Ley y las tradiciones judas, y ah</p><p>se arm la de Troya. Los cristianos se dividieron en dos: quienes exigan la circuncisin(cristianos hebreos) y quienes pensaban que tal exigencia era una fatiga intil (cristianoshelenistas)</p><p>Entonces, se convoc al primer Concilio de la historia del cristianismo, realizadoen Jerusaln. Al principio, Pedro era defensor a ultranza de la tradicin juda, se negabaa comer animales impuros y a sentarse con los paganos ((Hch 9,32-10,23). Pero despusde entrar en contacto con los cristianos helenistas y ver cmo irrumpa el Espritu enestas comunidades, cambi totalmente su parecer (Hch 10,24-48). De manera que en suinforme a la iglesia de Jerusaln fue totalmente abierto a nuevas experiencias quecondujeran a vivir lo esencial del camino de Jess, incluso se gan el reclamo por parte</p><p>de los cristianos hebreos por entrar en casa de incircuncisos y compartir con ellos (Hch11,1-18).Haba vivido su propia conversin y llegado a la madurez como discpulo y</p><p>apstol, de manera que en el Concilio de Jerusaln se mostr con una lucidez mental yespiritual extraordinaria: Hermanos, ustedes saben que desde el principio me eligi Dios entreustedes, para que por mi medio los paganos escucharan la Buena Noticia y creyeran. Dios, que conocelos corazones, mostr que los aceptaba dndoles el Espritu Santo lo mismo que a nosotros. l no hizoninguna distincin entre los unos y los otros y los purific por medio de la fe. Por qu ahora, ustedestientan a Dios imponiendo al cuello de los discpulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemossido capaces de soportar? Al contrario, nosotros creemos que tanto ellos como nosotros hemos sidosalvados por la gracia del Seor Jess (Hch 157-11).</p><p>Finalmente, aunque no hubo total apertura, el Concilio se declar a favor de laentrada de los paganos sin imposicin de la circuncisin. No obstante el Concilio ya sehaba manifestado, Pedro era una autoridad muy representativa y jugaba entre dosaguas: los hebreos y los helenistas. No es fcil ejercer la autoridad; nunca se tienecontento a todo el mundo.</p><p>Pedro lleg a visitar a la comunidad de Antioqua. Fiel al espritu del Concilio,conviva con todos los hermanos, sin distincin alguna entre paganos y judos (Gal2,12). Pero en ese momento llegaron, procedentes de Jerusaln, unos judeocristianostradicionalistas que no se mezclaban con paganos. Por miedo a las crticas de ese grupoPedro se apart de los paganos (Gal 2,12), seguido por Bernab y otros judeocristianos,</p><p>lo cual represent un duro golpe para los cristianos no judos, pues se consideraroncomo cristianos de segunda categora.A Pablo le molest sobremanera tal actitud de Pedro y le reclam con fuerza:</p><p>Pero cuando vi que no procedan con rectitud, segn la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presenciade todos: si t, siendo judo, vives como gentil y no como judo, cmo fuerzas a los gentiles a judaizar?(Gal 2,14). La reaccin de Pablo revela la profundidad de la experiencia que tuvo en el camino deDamasco. Fue all donde l experiment, por un lado, la propia incapacidad de alcanzar la justiciapor la observancia de la Ley; y por otro lado, la misericordia de Dios que lo acoga en gracia y le</p></li><li><p>5/24/2018 Reflexin domingo 29 de junio.pdf</p><p> 6/8</p><p>comunicaba la justicia por la fe en Jesucristo. Reaccionando contra Pedro, Pablo, en cierto modo, estabadefendiendo la experiencia de Dios que tuvo en el camino a Damasco, y sacaba de ella una leccin parala vida de toda la Iglesia.1</p><p>No es que Pablo haya sido un hombre perfecto; tambin tuvo sus problemas. Su...</p></li></ul>