Resumen ejecutivo onco barometro

  • Published on
    16-Apr-2017

  • View
    885

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • Resumen Ejecutivo OncoBarmetro 2010

  • p. 2

    El OncoBarmetro 2010 es una encuesta promo-vida por la Asociacin Espaola Contra el Cn-cer (aecc) que se realiz en el mes de noviembre y diciembre de 2010 a una muestra representati-va de 7.938 personas mayores de 18 aos resi-dentes en Espaa. Los objetivos principales del OncoBarmetro son, por un lado, conocer las percepciones y actitudes de la poblacin ante la enfermedad del cncer, y, por otro, investigar el grado de conocimiento sobre distintos aspectos de esta patologa.

    Entre los resultados destacables de este estudio se aprecia una percepcin mayoritaria sobre la gravedad del cncer como un problema de salud grave en nuestra sociedad, el 67% opina que es muy grave y un 30% lo considera grave.

    Esta gravedad tambin se percibe a travs del temor expresado por los entrevistados al cncer frente a otras enfermedades planteadas. Para un 37% de la poblacin el cncer es la enfermedad o situacin que ms temor le produce, por delan-te de enfermedades degenerativas (29%), enfer-medades mentales (9%), el SIDA (7%), tener un accidente de coche (6%) o tener un infarto (5%). Este temor se atribuye fundamentalmente a los pronsticos negativos que la poblacin asocia al cncer (el 55% menciona las posibilidades de morir, mientras que el 32% destaca no tener cu-

    racin), y, en segundo lugar, al sufrimiento de la persona que lo padece, y de su familia.

    Predomina una actitud pesimista en relacin a la posibilidad de que en la prxima dcada se en-cuentre cura para el cncer: el 58% considera que en diez aos no se habr logrado encontrar con su cura, frente al 30% que opina lo contrario. Sin embargo las expectativas de encontrar una curacin al Alzheimer o a enfermedades menta-les es an menor (61% y 68%, respectivamente, mencionan que no ser posible encontrar una cura en los prximos diez aos).

    El 66% de la poblacin residente en Espaa da prioridad al cncer a la hora de invertir recursos en investigacin. Se trata, con diferencia, de la enfermedad sobre la que existe mayor consenso en lo referente a la orientacin de la investigacin.

    El cncer es una experiencia cercana para la ma-yor parte de la poblacin, o lo ha sido en algn momento de sus vidas, sea porque padecen un cncer en la actualidad o lo han padecido con anterioridad (4%), o porque en su entorno una persona muy prxima y querida tiene o ha tenido esta enfermedad (79%).

    Respecto a las personas que tienen o han tenido un cncer hay diversidad de opiniones en cuanto

    Resumen Ejecutivo OncoBarmetro 2010

  • p. 3

    a la imagen predominante que se tiene de ellos. La percepcin mayoritaria es que son iguales que las dems (24%), si bien el 17% destaca que tienen ms capacidad de superacin, y un por-centaje similar (16%) que son personas que no pueden valerse por s mismas y necesitan cuida-dos. Tambin es mayoritaria la percepcin segn la cual las personas que tienen un cncer se en-frentan a dificultades aadidas respecto a las que tiene el resto de la poblacin en diferentes mbi-tos de la vida.

    Los tumores ms conocidos (citados de forma espontnea) son el cncer de mama (menciona-do por el 60%) y el cncer de pulmn (55%). A continuacin, y a una distancia considerable se encuentran el cncer de colon (34%), prstata (21%), hgado y pncreas (estos dos ltimos cita-dos por el 20%).

    La proporcin de la poblacin residente en Espa-a que considera tener un riesgo personal de de-sarrollar un cncer a lo largo de su vida alto o muy alto es prcticamente igual que quienes creen te-ner un riesgo bajo o muy bajo (37% y 39% res-pectivamente). Una de cada cinco personas no sabe valorar su riesgo y no responde a la pregun-ta (21%). Tener un historial de cncer en la familia y el hbito de fumar son los factores a los que se atribuye un mayor riesgo a la hora de desarro-

    llar un cncer. Por el contrario, el principal motivo aducido para pensar que el riesgo de desarrollar un cncer es bajo o muy bajo, es no tener antece-dentes de cncer en la familia (mencionado por el 40% de aquellos que consideran tener un riesgo bajo o muy bajo) y no fumar (38% de menciones).

    Menos de la mitad de la poblacin (39%) afirma haber recibido, visto o ledo alguna informacin relacionada con el cncer en los ltimos seis me-ses. En trminos generales, la informacin sobre el cncer tiene efectos positivos en la mayor parte de las personas que la reciben, sea porque anima a seguir informndose (32%), a hacerse revisio-nes o pruebas mdicas (23%), o a cambiar el esti-lo de vida (7%). Los efectos negativos son menos frecuentes: la informacin causa preocupacin, desnimo o temor entre el 20% de quienes la re-ciben, mientras a un 10% le deja indiferente.

    La mayor parte de la poblacin ha recibido conse-jos sanitarios por parte de los profesionales de los servicios de salud (de la enfermera, la medicina o la farmacia). El ms extendido es el que se refiere la realizacin de ejercicio fsico, que ha recibido ms de la mitad de la poblacin (53%). Le siguen los consejos relativos a la alimentacin (recibidos por el 49%), peso (41%), tabaco (40%) y protec-cin frente al sol (37%), y a considerable distan-cia, los consejos sobre el consumo de alcohol

    Resumen Ejecutivo OncoBarmetro 2010

    (26%). En lo referente a consejos frente al cncer por parte de los profesionales (han recibido algu-na recomendacin algo ms de una cuarta parte de la poblacin (27%).

    La mitad de la poblacin declara conocer algn sntoma, signo o seal de alarma de padecer un cncer. Los sntomas ms citados de forma es-pontnea son: un bulto o ndulo (33%), una man-cha o lunar que cambia de forma, tamao y color (15%), dolor persistente en el tiempo (11%), san-grar o tener hemorragias anormales (11%), sufrir prdidas de peso no justificadas (9%), cansancio o decaimiento (9%).

    Los tumores ms conocidos son el cncer de mama y

    el cncer de pulmn A continuacin, y a una distancia

    considerable se encuentran el cncer de colon, prsta-

    ta, hgado y pncreas.

    En cuanto a las pruebas mdicas que permiten detectar un cncer, es la mamografa la prueba ms conocida (la cita espontneamente o reco-noce cuando se pregunta por ella el 95%), muy por delante de pruebas como la citologa (71%), la colonoscopia (66%), y la prueba especfica de prstata, PSA, (55%). El test de sangre oculta en

  • p. 4

    heces es la prueba de deteccin de un cncer con menor notoriedad entre la poblacin (39%).

    La asistencia sanitaria recibida en Espaa es va-lorada en trminos muy positivos, si bien hay di-ferencias en funcin de la cercana con el cncer y del desenlace de la enfermedad cuando se est hablando de una persona familiar y/o querida: el 93% de quienes tienen o han tenido cncer los considera buenos o muy buenos, esta misma va-loracin la comparte el 87% de quienes valoran los tratamientos recibidos por sus personas prxi-mas que tienen o han tenido un cncer y lo han superado, mientras que entre los que hacen re-ferencia a los cuidados sanitarios y tratamientos recibidos por personas prximas que han falleci-do a causa de un cncer son un 73% quienes los valoran como buenos o muy buenos.

    En relacin a la valoracin que se realiza de la asistencia sanitaria, un 39% de la poblacin con-sidera que los tratamientos del cncer disponibles en Espaa estn al mismo nivel que los que exis-ten en otros pases como los Estados Unidos. Sin embargo, los que piensan que los tratamientos en Espaa estn por debajo o muy por debajo de los de Estados Unidos triplican a quienes opinan lo contrario, que stos estn por encima o muy por encima (31% frente al 9%).

    Resumen Ejecutivo OncoBarmetro 2010

    Ficha tcnica

    mbito Nacional. Excluidas las Ciudades Autnomas de Ceuta y Melilla

    Universo Poblacin residente de ambos sexos de 18 aos y ms.

    Tamao de la muestra diseada 8.000 entrevistas

    Tamao de la muestra realizada 7.938 entrevistas

    Afijacin No proporcional

    Puntos de muestreo 594 municipios y 50 provincias.

    Procedimiento de muestreo Polietpico, estratificado por conglomerados, con seleccin de las uni-dades primarias de muestreo (municipios) y de las unidades secundarias (secciones) de forma aleatoria proporcional, y de las unidades ltimas (in-dividuos) por rutas aleatorias y cuotas de sexo y edad.

    Los estratos se han formado por el cruce de las 17 comunidades aut-nomas con el tamao de hbitat, dividido en 7 categoras: menor o igual a 2.000 habitantes; de 2001 a 10.000; de 10.001 a 50.000; de 50.001 a 100.000; de 100.001 a 400.000; de 400.001 a 1.000.000, y ms de 1.000.000 de habitantes.

    Error muestral Para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas), y P=Q, el error real es de 1,12% para el conjunto de la muestra y en el supuesto de muestreo aleatorio simple.

    Modo de administracin Entrevista presencial en los domicilios

    Fechas de la recogida de datos 12 de noviembre-12 de diciembre de 2010