Revista de Trabajo Social – FCH – UNCPBA ?· El presente artículo fue elaborado a partir del análisis…

  • Published on
    19-Sep-2018

  • View
    214

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>RReevviissttaa ddee TTrraabbaajjoo SSoocciiaall FFCCHH UUNNCCPPBBAA </p><p>Tandil, Ao 6 - N 9, Julio de 2013 ISSN 1852-2459 180 </p><p>GRUPO DE MUJERES. RELATO Y ANLISIS DE LA EXPERIENCIA EN EL CENTRO SOCIAL Y CULTURAL LA VA </p><p>Lic. Florencia Fernndez1 </p><p>RESUMEN: </p><p>El artculo analiza lo que fue la conformacin de un Grupo de Mujeres al interior de una organizacin social en la ciudad de Tandil. Se realiza un breve recorrido histrico para identificar las caractersticas principales de los sectores populares en la Argentina. Luego se adentra especficamente en el Grupo, su sentido y desarrollo: relato oral de la historia de vida: infancia, adolescencia, experiencias conyugales y maternidad; vida cotidiana y experiencia de participacin en el Centro Social y Cultural La Va. </p><p>PALABRAS CLAVE: gnero, sociedad civil, participacin, vida cotidiana. </p><p>Presentacin </p><p>El presente artculo fue elaborado a partir del anlisis de uno de los captulos de la tesis de grado de la carrera Lic. en Trabajo Social. El rea abordada es la participacin en organizaciones de la sociedad civil, delimitando como objeto de estudio a mujeres de sectores populares que participan en el Centro Social y Cultural La Va de la ciudad de Tandil. </p><p>El captulo al que se hace referencia describe y analiza la experiencia concreta de un Grupo de Mujeres conformado al interior de dicha organizacin, y cmo ese espacio fue convirtindose en disparador y motivador de las preguntas que guiaron el trabajo. En Grupo de Mujeres Relato y anlisis de la experiencia en el Centro Social y Cultural La Va se despliegan, desde una perspectivas de gnero, las mltiples dimensiones de la participacin: refiero a aspectos materiales; estrategias de reproduccin de la vida cotidiana desarrollada por los grupos familiares; aspectos subjetivos, entendida la subjetividad como dinmica de conformacin de realidades; trayectorias de vida y relato oral; construccin colectiva de la identidad; deconstruccin- construccin crtica de la identidad de gnero, etc. </p><p>Si bien el recorte remite a una realidad micro- social fueron consideradas las mediaciones que inscriben esa realidad en un plano macro- social. Es entonces que dentro de los aspectos tericos- metodolgicos se hizo necesario remitir a las principales transformaciones econmicas, polticas y sociales de las ltimas dcadas contemplando la materialidad de la vida de los sectores populares en nuestro pas. </p><p> 1 Lic. en Trabajo Social (UNICEN) </p></li><li><p>RReevviissttaa ddee TTrraabbaajjoo SSoocciiaall FFCCHH UUNNCCPPBBAA </p><p>Tandil, Ao 6 - N 9, Julio de 2013 ISSN 1852-2459 181 </p><p>Como ya se mencion, la experiencia de participacin se desarrolla en el Centro Social y Cultural La Va, el cual comenz a funcionar en mayo del ao 2004, en galpones del ferrocarril recuperados. Inicialmente, se pone en marcha el taller de auto- produccin, con la coordinacin de un maestro panadero jubilado. A esta actividad se van sumando otras como el taller de telar, teatro y taller de poesa. La organizacin trabaja desde una perspectiva participativa e intergeneracional. Actualmente, las propuestas son: taller de auto- produccin, taller de armado de juegos, taller de teatro para nios y adultos, apoyo escolar, adems cuentan con una Biblioteca Popular especializada en Movimientos Sociales y Educacin Popular; tambin se organizan mensualmente baratillos y actividades recreativas para las familias. El Centro tiene una murga: La Murga del Dragn a cuya actividad se suman todas las familias, para colaborar con el armado de vestuario, ensayar los ritmos, aprender baile murguero, etc. </p><p>En lo que respecta a la experiencia del Grupo de Mujeres especficamente, es un espacio que tom forma en el ao 2010, a partir de inquietudes surgidas en los diferentes espacios de auto- produccin por mujeres que all participaban. Las edades de las mujeres variaban entre los 45 y los 65 aos. Mi rol dentro del grupo fue el de coordinacin, en tanto integrante del equipo de trabajo de la organizacin. </p><p>Aspectos tericos- metodolgicos </p><p>Pensar la cuestin terico- metodolgica implica considerar, en principio, tres aspectos: un posicionamiento sobre el conocimiento mismo y cmo producirlo vlidamente, las concepciones generales de la sociedad y lo social y aquellos conceptos ms acotados que se refieren al contenido sustantivo mismo del tema o problema de investigacin. </p><p>Cuando hablo de mujeres de sectores populares, entiendo a ste como un sub- grupo dentro de la clase trabajadora, definida como clase- que- vive- del- trabajo2 (Antunes en Fernndez Soto y Tripiana; 2009). </p><p>Es a partir de lo anterior, que cobra importancia contextualizar y hacer presente las transformaciones generales que en las ltimas dcadas modificaron estructuralmente las condiciones de vida de la clase trabajadora. </p><p> 2 Al respecto, los autores dicen: El concepto de clase- que- vive- del- trabajo, como lo desarrolla este autor, parte de la conceptualizacin como clase trabajadora realizada por Marx para dar cuenta de la nueva forma de ser en la etapa actual del sistema capitalista, en donde, sin embargo, no se supera el trabajo alienado (Fernndez Soto y Tripiana; 2009: 13). A lo que se puede agregar: Para comprender la nueva morfologa del trabajo es necesario, entonces, partir de una concepcin ampliada del trabajo, abarcando a la totalidad de los asalariados, hombres y mujeres que viven de la venta de su fuerza de trabajo (incluyendo tambin a los desempleados), y que no se restrinja exclusivamente a los trabajadores manuales directos. (Antunes; 2011: pgina). </p></li><li><p>RReevviissttaa ddee TTrraabbaajjoo SSoocciiaall FFCCHH UUNNCCPPBBAA </p><p>Tandil, Ao 6 - N 9, Julio de 2013 ISSN 1852-2459 182 </p><p>Neoliberalismo y clases populares </p><p>Respecto a la regresin social que caracteriz a la sociedad argentina en las dcadas pasadas, Merklen (2010) atribuye las principales causas a dos fenmenos: </p><p>el primero es el proceso de desindustrializacin continuo que atraves todo el perodo. () El segundo fenmeno se refiere a la reduccin del sector pblico, proceso que se inicia igualmente a partir de 1976 y se acelera en los aos 90 con el programa integral de privatizacin de las empresas pblicas y de achique directo del tamao del Estado. 3(pp. 64- 65) </p><p>Augusto Pinochet en Chile, Margaret Thatcher en Gran Bretaa y Reagan en Estados Unidos inauguran drsticas transformaciones, contrarias a los intereses de los sectores trabajadores, puesto que </p><p>pusieron en marcha polticas fundadas en la hegemona del mercado, el abandono o recorte de polticas sociales del Estado de Bienestar, reformas tributarias favorables a los altos ingreso, la privatizacin de las actividades a cargo de empresas del Estado, el recorte de la influencia de los sindicatos y la desregulacin de los mercados y las actividades financieras. Este nuevo paradigma sustitutivo del keynesiano fue conocido como la reforma neoliberal. El paquete fue completado con polticas ortodoxas de ajuste y restriccin de la oferta monetaria y del gasto pblico. (Ferrer; 2004: 298) </p><p>Antunes llama proceso de reorganizacin productiva en escala global a la reaccin del capital como consecuencia de su propia crisis, a mediados de los 70. Este proceso fue acompaado por un sistema ideolgico y poltico de dominacin cuyos contornos ms evidentes fueron el advenimiento del neoliberalismo, la privatizacin del estado, la desregulacin de los derechos del trabajo y el desmontaje del sector productivo estatal (Antunes; 2009: 19). </p><p>Ese periodo se caracteriz, desde entonces, por una ofensiva generalizada del capital y del Estado contra la clase trabajadora y contra las condiciones vigentes durante la fase de apogeo del fordismo (Antunes; 2009: 19) </p><p>Las consecuencias fueron similares en todos los pases donde se aplic la doctrina: contraccin econmica, aumento del desempleo y de la desigualdad en la distribucin de la riqueza. </p><p> 3 Lo cual se tradujo en un cambio profundo de la relacin de las clases populares con el Estado y con la poltica. No debe olvidarse que desde el primer peronismo las clases populares se socializaban a travs de la relacin estrecha que sus organizaciones polticas y sindicales mantenan con el Estado, y que este vnculo tena un impacto directo sobre la organizacin de la vida cotidiana de esos trabajadores (Merklen; 2010: 64- 65) </p></li><li><p>RReevviissttaa ddee TTrraabbaajjoo SSoocciiaall FFCCHH UUNNCCPPBBAA </p><p>Tandil, Ao 6 - N 9, Julio de 2013 ISSN 1852-2459 183 </p><p>En nuestro pas, el inicio de la era neoliberal se da a mediados de la dcada del 70, durante la Dictadura Cvico-Militar que con el objetivo de reordenar la sociedad bajo el diagnstico liberal- conservador de la crisis del Estado Protector y de las democracias se ponen en marcha dispositivos oficiales de resocializacin poltica (Cardarelli y Rosenfeld; 1998: 38). Se asiste al fin de la etapa de Estado Populista y la repentina prohibicin de la participacin poltica; abriendo un proceso que cerrara con la cada del gobierno de Fernando De la Ra, en 2001. </p><p>los momentos claves de este proceso son: la crisis del modelo populista con el ltimo gobierno de Pern en 1975, los comienzos de la desestructuracin del modelo precedente y de la puesta en prctica de las primeras tentativas de inspiracin neoliberal con la dictadura militar (1976- 1983); la hiperinflacin que derrumb el gobierno de Ral Alfonsn en 1989 y que someti a vastos sectores de la poblacin a situaciones de miseria extrema (), el decenio de Carlos Menem (1989- 1999) de desestructuracin del Estado, de apertura comercial y de flexibilizacin de las relaciones laborales (Merklen; 2010: 97) </p><p>Entonces, bajo la gestin de Carlos Menem (1989- 1999) se concret el abandono del Estado intervencionista que durante dcadas haba permitido la estabilizacin de la sociabilidad de las clases populares, a travs de la extensin que haba alcanzado la relacin salarial y la construccin de un conjunto de protecciones sociales4. En el ao 2001, gobierno de Fernando De la Ra, estall la crisis de ste rgimen de acumulacin manifestndose en saqueos, cacerolazos, cortes de ruta, y dems revueltas populares que marcaran un antes y un despus. Las movilizaciones se perpetu y la crisis poltica se expres en el cambio de 4 presidentes en el transcurso de un mes, hasta la asuncin, mediante el adelanto de las elecciones presidenciales, de Nstor Kirchner en mayo de 2003.5 </p><p>Entonces, dos aspectos son determinantes para pensar las huellas del proyecto neoliberal en la conformacin de la clase trabajadora: la precarizacin de las condiciones de trabajo y la retirada del Estado. Al primer fenmeno se lo entiende en principio, como la presencia de un extenso universo de personas que, ante la privacin de perspectivas de empleo pleno, se incorporan al mercado de trabajo a travs de empleos precarios (Fernndez Soto y Tripiana; 2009: 89) y al segundo, como ya se ha mencionado, se refiere a corrimiento que se da al interior del Estado, como garante de la seguridad social, en el perfil de sus polticas pblicas. El Estado tiene el papel de </p><p> 4 Los cambios en la poltica econmica, en la poltica social, en el rol del Estado, afectan de manera negativa, ms y directamente a los sectores que viven del trabajo y que no alcanzan con sus ingresos a cubrir todas las necesidades para la reproduccin de su vida y la de su familia (vivienda, alimentacin, educacin, vestimenta, recreacin, etc.). Sectores a los que el Estado les garantizaba una base de seguridad social, que los inscriba en una plataforma de igualdad, por ser ciudadanos, comienzan a depender de su suerte, de los vaivenes del mercado, ya menos como ciudadanos y cada vez ms como consumidores. 5 El perodo kirchnerista no ser desarrollado en este recorte, puesto que se pretendi delimitar los cambios morfolgicos en la estructura de las clases populares. S se reconocen puntos de ruptura y continuidad a partir de dicha gestin. </p></li><li><p>RReevviissttaa ddee TTrraabbaajjoo SSoocciiaall FFCCHH UUNNCCPPBBAA </p><p>Tandil, Ao 6 - N 9, Julio de 2013 ISSN 1852-2459 184 </p><p>proveer mnimos niveles de satisfactores a los pobres () promoviendo niveles mnimos de equidad (Ibdem: 125). </p><p>Fernndez Soto y Tripiana (2009) sostienen que: se construye un modelo de proteccin social de pobres, desplazamiento que implica la desvinculacin de la ciudadana universal y la fragmentacin de la intervencin social del Estado en mltiples territorios (p. 125), generando formas tutelares asistenciales en el plano local, pero en correlacin con las transformaciones globales del capital. Siguiendo la lgica de la teora del derrame6, las polticas sociales ya no persiguen el aumento progresivo en los niveles de equidad, sino que solo actan frente a las fallas del mercado con una concepcin de eficiencia en sus resultados. </p><p>Siguiendo la definicin de poltica social desarrollada por Estela Grassi7 (2003), las caractersticas que van asumiendo las polticas en un determinado momento histrico, determina de alguna manera, la materialidad de sus destinatarios. En este caso, asistimos a polticas de Estado que cambian radicalmente su lgica a lo largo de las ltimas dcadas, excluyendo de cobertura a vastos sectores de ciudadanos. Por este motivo, si se intenta captar el proceso que determina la morfologa actual de las clases populares, es necesario considerar el movimiento histrico, pero tambin el papel de las polticas sociales en la vida cotidiana de estos sectores, en su materialidad, lo cual nos permitir ver la determinacin de aquellas en la reconfiguracin de la clase. Las principales caractersticas que asume la poltica social en los 90 son la descentralizacin, privatizacin y la focalizacin. La primera implica el paso de responsabilidad a otros niveles del Estado (de nacin a provincia, y de provincia a municipio); la focalizacin como ya se mencion, supone un cambio en el sentido estratgico- poltico de la poltica social (Fernndez Soto y Tripiana; 2009), seleccionando como destinatarios a los grupos ms vulnerables, en una sociedad que alcanza niveles generalizados de pobreza. </p><p>El sujeto de la poltica es el pobre individualizado que se ubica en los lmites de la supervivencia fsica repelido de los mecanismos de integracin del mercado de trabajo; sujeto definido no por los derechos que posee, sino por las carencia que individualmente demuestra (Fernndez Soto y Tripiana; 2009: 127). </p><p> 6 La cual supone que se deba atribuir primaca a la inversin, controlando los costos laborales, centralmente el crecimiento de los salarios reales. Esto creara empleo en empresas dispuestas a invertir en el pas, en un contexto institucional donde el mercado deba desplegar su lgica sin obstculos extraeconmicos, de modo de derramar sus beneficios a toda la estructura social y contribuir a la eliminacin o reduccin de la pobreza (Fernndez Soto y Tripiana; 2009: 126). 7 En un Estado democrtico, una poltica de es...</p></li></ul>