SIN REMORDIMIENTO -LEIGH X SU-.pdf

  • Published on
    16-Jan-2016

  • View
    2

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p> SIN REMORDIMIENTO </p><p>Honey Sucrette no saba exactamente qu hacer esa tarde. Afortunadamente su casa se encontraba en uno de los lugares ms </p><p>cntricos de la ciudad y todo le quedaba bastante cerca; poda ir caminando al parque, al instituto donde sus padres le dijeron </p><p>que la haban inscrito, y a la zona de tiendas y almacenes. Tambin haba una cafetera a poca distancia. </p><p>Por lo menos estamos en una buena zona, pensaba la chica. </p><p>A Honey no le haca mucha gracia el tener que cambiar de instituto, casa y ciudad, todo al mismo tiempo, y mucho menos ser la </p><p>chica nueva en un instituto donde todos se conocan y las clases ya tenan tiempo de haber iniciado. </p><p>Como no quera pensar en que a la maana siguiente sera su primer da de clases en el Instituto Sweet Amoris, eligi pasar la </p><p>tarde dando un paseo por los alrededores. El da era lindo, ni caluroso ni fro, con una alegre brisa que haca bailar su larga </p><p>cabellera negra. </p><p>Honey era linda, pero algo torpe; as que cuando tropez con alguien al cruzar la puerta de la cafetera y escuchar el golpe de </p><p>cosas al chocar contra el suelo, inmediatamente se disculp una y otra vez. Tanta era su pena que no pudo levantar la mirada </p><p>hacia la persona que haba empujado sin querer, slo se limit a recoger los paquetes que se encontraban esparcidos por la </p><p>loseta. </p><p>Por favor que no sea un alumno del instituto al que asistir </p><p>La chica se incorpor y vio a un muchacho de cabellos oscuros, vestido como para una representacin teatral, ya que su ropa </p><p>evocaba pocas pasadas, muy pasadas; sin embargo su corte de cabello era realmente moderno. El atractivo caballerito se </p><p>encontraba limpiando su rostro de un espeso y cremoso lquido rosceo intenso. Honey se dio cuenta de que la mayor parte de la </p><p>malteada haba cado en los ojos del pelinegro, y que este no poda verla. </p><p>Por favor, que sea alumno de mi nuevo instituto </p><p>Honey coloc los paquetes en las manos del chico y sali velozmente del lugar, quedndose en una esquina para echar un vistazo. </p><p>Ese joven haba impresionado a la chica, su porte y gallarda no eran algo que se viera todos los das. Y eso que tena una </p><p>malteada en el rostro! </p></li><li><p>Sucrette pens que tal vez se tratara de un artista conceptual local, de esos que montan su propio espectculo. Despus de unos </p><p>minutos la lluvia comenz caer y todas las personas, que al parecer estaban acostumbradas a esos bruscos cambios de clima, </p><p>abrieron las sombrillas/paraguas que llevaban con ellos. </p><p>Honey maldijo su mala suerte, ya que no podra ver ni seguir al chico de ropas extraas. Ella slo quera saber dnde presentaba </p><p>su espectculo, para poder ir a verlo en alguna ocasin. Despus de meditarlo por un momento, se dio cuenta de que su suerte </p><p>no era tan mala despus de todo, ya que al caer la malteada en los ojos del muchacho y nublarle con ello la visin, el chico no </p><p>pudo darse cuenta de que la culpa fue de ella; poda presentarse ante l, sin pena alguna. </p><p>Una enorme y llamativa, aunque de buen gusto, sombrilla, se dej ver acercndose a la cafetera, Honey no pudo distinguir a la </p><p>persona que era su portadora, pero s que pudo ver cuando el chico que tanto haba llamado su atencin se acerc a esa persona. </p><p>-PERO QU FUE LO QUE TE PAS?!- se dej escuchar una distorsionada voz por la lluvia, una voz de mujer. </p><p>El chico de extraa vestimenta se situ bajo la sombrilla, no sin antes girar un poco la cabeza hacia donde se encontraba Honey. </p><p>La chica casi juraba que sus ojos se engancharon por un instante, momento en el que se le cort la respiracin. Esos hermosos </p><p>ojos oscuros siguieron en su mente por mucho, mucho tiempo. </p><p>La pelinegra regres a su casa, se meti a la baera y dej que su imaginacin se divirtiera creando escenarios en donde ella se </p><p>encontraba con el extrao chico y entonces l caa rendido de amor, jurando lealtad, devocin y fidelidad por siempre. </p><p>Al otro da, Sucrette se despert muy temprano pero, como siempre y para no faltar a su costumbre, se le hizo tarde Pensaba </p><p>que tendra que ir a comprar ropa muy pronto; y as, entre carreras y despistes, lleg a al Instituto Sweet Amoris. </p><p>Muchas cosas pasaron desde que Honey asista al instituto, unas graciosas, otras no tanto. Se sorprendi cuando se encontr con </p><p>Ken, un chico de su antiguo instituto, que la haba seguido hasta el nuevo por creer estar enamorado de ella. O como la del </p><p>fantasma, que result ser Lysandro. Cuando Castiel, el chico pelirrojo a fuerza y rebelde del instituto, haba presentado a Sucrette </p><p>con Lysandro, ella se emocion demasiado, pues lo primero que vio fueron sus ropas, bastante parecidas a las del chico que haba </p><p>baado con una malteada en la puerta de la cafetera. Sin embargo, al observar los albos cabellos y ojos claros bicolores, no pudo </p><p>impedir sentir una leve decepcin. </p><p>Honey haba estado posponiendo la adquisicin de ropa que tanto necesitaba, por la simple y sencilla razn de que no le gustaba </p><p>ir sola de compras. Siempre pensaba que era mucho ms divertido ir con alguna amiga. Pero todava no era tan cercana a una </p><p>chica del instituto como para obligarla a ir con ella. </p><p>Por fin un da se decidi a ir sola a una tienda de ropa que se encontraba muy cerca del almacn donde siempre encontraba todo. </p><p>La tienda en s era ms bien como una pequea y elegante boutique. Entr y se llev una grata sorpresa con la decoracin. Era </p><p>sobria y elegante, un tanto victoriana pero sin caer en lo gtico, ya que muchas personas confundan esas dos tendencias. </p><p>Entr y escuch una profunda y agradable voz, venida de la trastienda, que le comunicaba que en un momento la atendera. </p><p>Tom varias prendas y fue directo a los cambiadores, para probarse un poco de todo y elegir lo que mejor le pareciera, tanto en </p><p>diseo como en precio. </p><p>-Madame, necesita usted algo?- escucho decir a la voz de antes. </p><p>S, tener algo ms para rellenar mi sostn -No gracias, todo bien por aqu, tengo lo que quiero- contest Honey. </p><p>Sucrette, termin de probarse cada una de las prendas, volvi a vestirse y sali para buscar dnde pagar la ropa que haba </p><p>elegido. No fue difcil encontrar el sitio, ya que una gran caja registradora se encontraba ah, junto a cajas decoradas y bolsas con </p><p>el logo de la tienda, de diferentes tamaos. Un hombre se encontraba medio cubierto y muy enredado por telas de estampados </p><p>preciosos. Cuando por fin el chico se liber de las telas y volte hacia Honey, la chica observ con asombro que se trataba del </p><p>mismo de la cafetera, ese de cabellos y ojos oscuros y mirar melanclico. </p><p>Es l, en verdad es l! </p></li><li><p>Honey crey percibir un ligero sonrojo en las mejillas del chico, sin embargo el mvil de ste se dej escuchar. El pelinegro se </p><p>dirigi a la trastienda para atender su llamada, regres con el mvil aun pegado a su oreja, cobr la ropa, la meti en algunas </p><p>bolsas junto con unos delicados, y deliciosos a la vista, chocolates; era algo as como tradicin de la boutique regalar chocolates a </p><p>las personas que compraran sus diseos; y entreg todo a Honey, sin volver a dirigirle la mirada. </p><p>La confundida chica sali de la tienda con una tirita en el corazn, pues el hecho de que el chico que le encantaba la hubiese </p><p>ignorado, era demasiado para ella. Adems estaba el hecho de que el chico, al parecer, tena novia. Ya que las frases, S mi </p><p>amor y Lo que t digas, princesa, estuvieron presentes muy a menudo en su conversacin por mvil. </p><p>Decidi sobreponerse, era obvio que al chico le era indiferente y adems estaba la diferencia de edades, aunque l no se miraba </p><p>muy mayor, deba serlo, ya que tena su negocio propio y todo. Honey regres un poco triste a su hogar pero al llegar y estar a </p><p>solas en su habitacin, se propuso firmemente no pensar ms en aquel chico. </p><p>Castiel no est tan mal, aunque me haya traumado con eso de que parezco tabla </p><p>Honey se llevaba cada vez mejor con los chicos del instituto, sin sentir especial predileccin por ninguno; con las chicas tambin, </p><p>pero ah s que haba diferencias, porque por ms que trataba de encontrar el lado bueno de algunas, como Amber, Li y Charlotte, </p><p>pues nada ms no poda. </p><p>Una chica en especial haba sido bastante divertida con ella; para variar, se conocieron por un choque con empujn. La escultural </p><p>chica dijo llamarse Rosalya y le haba gastado algunas bromillas cuando el asunto del fantasma. </p><p>Rosalya era una belleza real y natural, ella lo saba y no haca alarde de ello, lo que la haca ms atractiva an. Alta, de cuerpo </p><p>curvilneo, grandes ojos dorados, larga cabellera blanca con algunos reflejos violceos, y un gusto por la moda extremadamente </p><p>atinado. Para Sucrette, esa chica era por mucho, la ms bella del instituto. Sin embargo nunca la vea con algn chico en especial. </p><p>Los das pasaron y Sucrette trataba por todos los medios de olvidar al vendedor de ropa. Hasta que un da, al llegar al instituto, </p><p>recibi una sorpresa. </p><p>***** </p><p>Leigh era un chico sumamente sensible, tmido, y no muy sociable. Su mundo estaba entre la tienda de ropa que con tanto </p><p>trabajo haba logrado colocar como una de las favoritas de la ciudad, su hermano, y su novia. Tambin estaba Castiel, amigo de su </p><p>hermano, que en ocasiones no sala de su casa y que al paso del tiempo haba llegado a considerar como de la familia. </p><p>Amaba a su novia, admiraba la elocuencia que tena ella al hablar, su forma tan extrovertida de ser y comparta con ella el amor </p><p>por la moda; con algunas diferencias, por supuesto, ya que a l, le gustaba la ropa que destacara lo mejor de cada persona; y a su </p><p>novia le encantaba destacar por sobre todos, esa era su forma de ser, no tena poses ni nada por el estilo, era natural en ella. Y as </p><p>como le gustaba destacar, le fascinaba hacer destacar a los dems. Era apasionada, inteligente y tena un talento enorme como </p><p>diseadora, sin dejar de lado su extraordinaria belleza. La verdad es que tambin era celosa y algo posesiva, pero a Leigh le haca </p><p>gracia esa forma de ser de su novia. </p><p>Leigh no entenda la razn por la que su chica se haba fijado en l, que era exactamente lo contrario a ella, pero hacan una </p><p>buena pareja, o por lo menos era lo que todos decan. Tambin hacan un buen equipo de trabajo, ya que ambos eran talentosos. </p><p>Sin embargo algo inquietaba al pelinegro, el recuerdo de unos hermosos ojos de verdoso destello, que haba visto un da al salir </p><p>de la cafetera donde esperaba a su novia, el mismo da que alguien haba chocado con l, haciendo que la malteada que llevaba a </p><p>solicitud de su novia, cayera en su cara y nublara por completo su visin. Le tom algo de tiempo limpiar el lquido espeso y algo </p><p>pegajoso. Su novia se puso furiosa porque el hermoso traje que haba diseado para l estaba arruinado. </p><p>El traje? Que se preocupe por el traje est bien, espero que no haya notado que observ a esa chica de ojos verdes </p><p>Por ms que trataba, esos ojos no queran salir de sus pensamientos y eso lo haca sentir culpable ante su novia. Un da, ocurri lo </p><p>que jams debi pasar. </p></li><li><p>Se encontraba en su tienda, recibiendo un pedido de telas importadas, cuando escuch que alguien entraba en su </p><p>establecimiento. Enorme sorpresa se llev al reconocer en ese par de enormes ojos verdes, a los que le haban quitado el sueo y </p><p>la concentracin ltimamente. Sinti que sus mejillas comenzaban a ponerse rojas, cuando su mvil comenz a sonar. Era su </p><p>novia, que le preguntaba si la le importaba la relacin que tenan, que si la segua queriendo y cosas por el estilo. Esa llamada fue </p><p>excelente pretexto para no mirarla ms. l tena novia y era sumamente feliz con ella, cierto? </p><p>Era ella, era ella </p><p>Su carcter apacible y un tanto callado era un problema en su relacin, ya que no era tan romntico y detallista como su novia </p><p>deseaba. A veces envidiaba un poco a su hermano, artista nato, gran cantante que lograba plasmar toda la gama de sentimientos </p><p>conocida y hasta algunos desconocidos, en un papel, en letras que escriba e interpretaba o declamaba cuando le naca hacerlo. Y </p><p>muchas veces tambin cuando no. Aunque verdad era que su hermano tampoco era muy elocuente para expresar esos </p><p>sentimientos al hablar. </p><p>Al paso de los das la relacin con su novia se volva ms tensa, hasta que la hermosa chica lo mand a volar. Le dio un </p><p>ultimtum, o le demostraba que la quera, con detalles y palabras, o terminaran para siempre. </p><p>Leigh era el tipo de chico al que no le apetecan mucho los cambios, y el dejar a su novia sera uno muy grande, aparte de que la </p><p>amaba. As que se dispuso a luchar por su amor. Y el que la chica de los ojos verdes no se volviera a presentar en la tienda, le </p><p>haba quitado un peso de encima. Ms no por eso dejaba de pensar ella. </p><p>***** </p><p>Sucrette lleg esa maana al instituto para encontrase con alguien. Se trataba del vendedor de ropa, ese que ella quera olvidar. </p><p>La chica sinti un rpido palpitar en su corazn, sera posible que l la hubiera buscado hasta encontrarla? </p><p>Est aqu, no puedo creerlo, debo estar soando! </p><p>La realidad era otra. Leigh, que as se llamaba el vendedor, result ser el devoto novio de Rosalya y hermano de Lysandro. Tan </p><p>slo dos aos mayor que ella y efectivamente, era dueo de la boutique donde Honey lo haba encontrado por segunda vez. </p><p>Sucrette termin ayudando a la pareja a reconciliarse, ya que Rosalya estaba muy deprimida por haber peleado con su novio, y </p><p>Leigh se miraba muy acongojado por la misma razn. Al terminar el da la pareja ya estaba feliz y junta de nuevo, y Honey tena </p><p>un lindo vestido idntico al de su ahora amiga y un anillo precioso, que le recordaban que Leigh jams sera para ella. </p><p>Los meses pasaron, aventuras iban, aventuras venan. Sucrette qued muy impresionada con el papel que Leigh desempe en el </p><p>asunto de Debrah. Y desde ese da se vean ms seguido, porque Rosalya insista en que los acompaara en muchas de sus citas. </p><p>Tiempo en que Honey y Lisandro llegaron a ser excelentes amigos. </p><p>Hasta que un da </p><p>-Honey, Honey!- grit Rosalya en cuanto Sucrette puso un pie dentro del instituto. </p><p>-Vaya, qu pasa Rosalya, por qu tan eufrica- dijo Honey a su amiga despus de observar el estado de nimo de la chica. </p><p>-Es increble, es grandioso, es lo mejor que ha podido suceder en este instituto!- deca la chica de dorados ojos, al tiempo que </p><p>abrazaba a Honey y la haca girar junto con ella. </p><p>-Eh, Castiel y Nathaniel se aman y huirn para vivir su amor No, no, Kentin por fin le dio el s a Alexy No, tampoco, espera </p><p>Han expulsado a Amber del instituto y ha sido exiliada del pas!- aunque lo deca en broma, la verdad era que a Honey le hubiera </p><p>gustado cualquiera de aquellas noticias, o todas. </p><p>-Y te dices mi amiga- reproch Rosalya mirando a Sucrette de forma seria. </p><p>-De acuerdo, lo siento, ahora dime la maravillosas noticia- se disculp Honey con una sincera sonrisa, mientras acomodaba su </p><p>mochila sobre su hombro. </p></li><li><p>-Es que no lo puedo creer! Una de las ms prestigiosas academias de diseo y alta costura ha organizado un evento. Se trata de </p><p>un fin de semana de la moda, pero slo podrn participar alumnos de algunos institutos y por invitacin. El nuestro la ha recibido </p><p>y la directora piensa que ser una digna representante. Amber ha montado un berrinche marca diablo, pero me tiene muy sin </p><p>cuidado- explic Rosalya. </p><p>-Wow, eso s que es un noticin. Peggy estar feli...</p></li></ul>