Tema 72. La Literatura Catalana, Gallega y Vasca

  • Published on
    08-Jan-2016

  • View
    85

  • Download
    7

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Tema 72 para el Cuerpo de profesores de enseanza secundariaen la especialidad de Lengua castellana y literatura

Transcript

TEMA 72

TEMA 72. LA LITERATURA EN LENGUA CATALANA, GALLEGA Y VASCA. OBRAS MS RELEVANTES Y SITUACIN ACTUAL.

1. La literatura catalana.Establecer los inicios de una literatura no es una labor precisa; se considera que el primer texto escrito conservado marca el arranque literario de una lengua. Pero no hay que relegar la literatura de transmisin oral, aunque no se encuentre documentada. En el caso cataln no se pone en duda la existencia de una expresin literaria de tradicin oral previa a los primeros documentos, aunque no se puede afirmar con rotundidad. Una prueba de su existencia son los restos de antiguos poemas, especialmente de gnero pico, que se encuentran prosificados en las crnicas.

A mediados del siglo XII se escribi la versin catalana del Forum iudicum, una recopilacin de leyes visiogodas escrita originariamente en latn, en el siglo VIII. Una cierta intencin literaria aunque es mucho mayor su valor filolgico- se advierte en otro de los textos que se citan como iniciadores de la literatura catalana: las Homilas de Orgaa, un sermonario de finales del siglo XII o principios del XIII. Son unos apuntes en cataln con una finalidad prctica, la de servir de recordatorio al sacerdote al pronunciar su sermn.

La literatura catalana en la Edad Media.

Hay un acontecimiento histrico que condiciona fuertemente la literatura catalana en sus inicios: por va matrimonial, Ramn Berenguer III recibe el condado de Provenza en 1113. La literatura en lengua provenzal se impone entre la aristocracia catalana; de hecho, muchos de los principales poetas en lengua provenzal son catalanes. Los mayores logros de los trovadores catalanes suelen situarse al margen del amor corts, aunque utilizan los tpicos provenzales.

En la segunda mitad del siglo XIII, la lengua catalana se muestra asentada y madura en la obra de Ramon Llull, autor de ms de doscientos libros de gneros diversos (astronoma, poesa, teologa, geometra...) y creador de una lengua literaria de extraordinaria calidad. No slo aporta textos narrativos y poticos en lengua verncula, sino tambin algo que era excepcional en la poca, pues se sola escoger el latn para estos menesteres- sus grandes tratados de filosofa y ciencia. Contemporneo de Llull es el valenciano Arnau de Vilanova, autor de obras sobre teologa y medicina. El hecho ms destacado del perodo es el nacimiento de la produccin historiogrfica en cataln con las llamadas quatre grans crniques. Constituyen un importante material de estudio no slo histrico o sociolgico, sino tambin filolgico y literario, ya que aportan datos sobre el estado de la lengua en los siglos XIII y XIV y sobre textos perdidos que aqu se prosifican. Durante la segunda mitad del siglo XIV se registra un cambio en las estructuras polticas y tambin en la cultura. Los planteamientos medievales comienzan a ceder a favor de nuevas posturas ms acordes con un humanismo que terminar por imponerse. En este perodo destacan un buen nmero de obras en prosa destinadas a la clase media.

La poesa, inicialmente expresada en lengua provenzal, va moldeando tambin el cataln para la expresin lrica. A caballo de los siglos XIV y XV se vive una etapa de influencia italiana, que se recoge en las obras de Andreu Febrer, Mercior de Gualbes y Jordi de Sant Jordi. Con su produccin se prepara la llegada de una gran figura de la lrica catalana, Ausias March, poeta que abandona definitivamente la lengua de los trovadores y halla una expresin personal, densa e introspectiva, que influir poderosamente en la poesa castellana del Siglo de Oro. La prosa narrativa del XV tambin acusa la influencia italiana. En la segunda mitad del siglo aparecen dos novelas capitales para la literatura catalana, Curial e Gelfa, annima y Tirant lo Blanc, de Joanot Martorell y Mart de Galba, que suelen denominarse como de caballeras con una extraordinaria tendencia a la verosimilitud. En ambas se refiere la iniciacin de jvenes caballeros.

La decadencia

Aunque no se abandona la escritura en cataln, hay un periodo, que se extiende aproximadamente de 1500 a principios del siglo XIX, en el cual el panorama literario no ofrece figuras descollantes ni obras de especial relevancia. Esta etapa de decadncia como es conocida, algo peyorativamente- est en parte condicionada por cincunstancias polticas (aunque hasta 1714 el cataln sigue reconocido como lengua oficial; no se prohbe su aprendizaje en las escuelas hasta 1768). Hay un buen nmero de autores relevantes, pero escriben en castellano: Guilln de Castro, Rey de Artieda, Timoneda... Es importante destacar, no obstante, que la produccin en cataln- si bien de importancia menor- no se interrumpe.

La Renaixena y el modernisme.

Como punto de partida del resurgimiento de la literatura catalana se cita la publicacin del poema A la ptria, de Bonaventura Carles Aribau, en 1833. Es muy importante en este renacer la ideologa romntica, que fomenta el inters por la tierra propia, por las tradiciones, por la historia. Se retoman los Jocs Florals en 1859, primero en Catalua y poco despus en Valencia y en Baleares. En esta primera etapa de certmenes cabe destacar la obra de Rubi i Ors, Boix y Balaguer. Precisamente en los juegos de 1877 obtiene el primer premio el poema pico LAtlntida, de Jacint Verdaguer. Con sus siguientes obras (Canig, Flors del calvari, Aires del Montseny), el escritor consolida su dignificacin el cataln como lengua literaria. En la narrativa es trascendental para este empeo la produccin de Narcs Oller, a quien muchos crticos consideran el creador de la novela catalana moderna (La papallona, Pilar Prim, Lescanyapobres, Vilaniu, La febre dor). En el mbito teatral, la figura ms destacada es ngel Guimer, creador de una nueva expresin dramtica en cataln, como reflejan Gala Placdia, Mar i cel, Mara Rosa y Terra baixa.

En los ltimos aos del siglo XIX, tanto en la literatura como en las artes plsticas, surge una tendencia artstica interesada en la decoracin, la cermica, la naturaleza: el modernisme o decadentisme. En poesa es Joan Maragall la figura ms representativa. Su obra se caracteriza por su intimismo y por la intensa presencia de la naturaleza. Est recogida en Poesies, Visions i cants, Les disperses, Enll y Seqncies. Tambin hay que resear la obra de la llamada escuela mallorquina, con Costa i Llobera y Alomar a la cabeza. La narrativa tiene como figuras principales a Rusiol y Casellas. Con Lauca del senyor Esteve del primero y Els sots ferstecs del segundo, la novela catalana inicia una tendencia que se ver continuada magistralmente por Victor Ctala, Joaquim Ruyra o Pere Corominas.

El siglo XX.

En 1906, Eugeni dOrs propone la denominacin de noucentisme para designar una tendencia artstica que propone la ruptura con las formas expresivas del siglo anterior. En el mismo ao, Prat de la Riba publica su manifiesto sobre la nacionalidad catalana, y al ao siguiente se crea el Institut dEstudis Catalans, de capital importancia normativa por la fijacin de criterios ortogrficos y lexicogrficos; su principal valedor es Pompeu Fabra. En la poesa de este periodo destacan Joseph Carner, por su expresin elegante y trabajada (Nab, Els fruits saborosos), Carles Riba, denso y refinado (Estances, Del joc i del foc) y Guerau de Liost (Muntanya damatistes). Posteriormente, las tendencias vanguardistas se introdujeron con rapidez en Catalua. Los ms importantes poetas de este movimiento son Salvat-Papasseit, J.V. Foie y Joan Oliver, Pere Quart.

En la prosa del momento se advierten influencias de la novela psicolgica, de Proust y de Joyce, como se aprecia en las obras de Puig i Ferrater, Soldevila, Arb y Villalonga. Este ltimo est considerado como una de las mximas figuras de la novela catalana, por su irona y su excelente prosa (Mort de dama, Bearn). A partir de 1920 comienza a publicar Josep Pla, otra gran figura de las letras catalanas, cultivador de todos los gneros con un estilo vivaz, agudo e irnico, como se observa en Nocturn de primavera o El quadern gris. En el teatro tambin es notable la influencia europea. En la corriente modernista se inscriben Rusiol, Gual e Iglesias. Por otro lado, hay que considerar a Josep Mara de Sagarra como autor de grandes pblicos.

La Guerra Civil supone un fuerte golpe para la cultura catalana, sometida a prohibicin y censura. El exilio ser destino obligado para muchos escritores. En este contexto surge una corriente de realismo comprometido con su poca. La obra ms representativa es La pell de brau, de S. Espriu. En la poesa catalana de esta poca hay que mencionar tambin a Bartra, Vinyoli, Torres, Oliver o Estells; Brossa y Ferrater destacan por su fuerte voluntad de renovacin. Es obligado citar a Gimferrer, poeta personal, preciosista y exquisito.

En la narrativa tiene un lugar eminente Merc Rodoreda. La plaa del Diamant, hermossima novela, es quiz la ms conocida de su produccin. M. A. Capmany, M. de Pedrolo, J. Perucho, J. Sales o P. Calders son eminentes narradores de esta misma poca. En teatro cabe hablar de un extraordinario auge en la segunda mitad del XX, con autores como el mismo Espriu, Pedrolo, Teixidor y Benet y Jornet.

Actualmente, la literatura catalana cuenta con brillantsimos escritores, que conforman un panorama de excelente calidad: C. Riera, T. Moix, M. Roig, Q. Monz, S. Pmies, I.C. Sim...

2. La literatura gallega.Como en la mayora de las lenguas romnicas, las primeras manifestaciones de la literatura gallega estn escritas en verso. Forman parte de lo que se conoce como lrica galaicoportuguesa, una poesa de carcter culto conservada en cancioneiros. Este periodo de gloria se extiende desde principios del siglo XIII hasta mediados del XIV. Por estas fechas se inicia el abandono de esta expresin lrica a favor de una poesa de influencia castellana e italiana. Con el siglo XV llega una poca oscura que relega el gallego al mbito de lo familiar; slo pervive la expresin literar