Temas Para Historia Medieval2

  • View
    51

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

temas de historia medieval varios

Transcript

OTROS TEMAS DE HISTORIA MEDIEVAL

CLUNY Abada benedictina fundada en el ao 910 por San Odn con el patrocinio de Guillermo el Piadoso, duque de Aquitania, que haba donado a esta orden los territorios de Cluny, en la Borgoa francesa, para la fundacin de un monasterio con doce monjes. A partir de este momento, la abada se convirti en el centro de un gran movimiento de reforma monacal, resultado de una revisin en profundidad de los comportamientos de las comunidades benedictinas. Desde el ao 950 hasta 1150 fue el principal centro de influencia religiosa del mundo cristiano y ya en el siglo XII, extendi sus monasterios por toda Europa. El monasterio fue puesto bajo la directa proteccin del papado mediante una donacin revolucionaria, en la que se estableca que ni el fundador ni el mismo Papa podran disponer nunca de las posesiones del monasterio, con lo que, por primera vez, una comunidad monacal era completamente autnoma en su organizacin. Esto permiti establecer una estructura monacal absolutamente centralizada: el nmero de monasterios subordinados a la casa madre de Cluny oscil entre los 1400 y los 2000, mientras que el abad de Cluny se converta en el abad de los abades. La reforma cluniacense trajo consigo, tambin, un nuevo espritu litrgico en el que la oracin lleg a tener una importancia preponderante en la vida de los monjes, dedicando todos sus esfuerzos a la plegaria con el abandono del trabajo manual predicado por San Benito. Paulatinamente, la acumulacin de riquezas y la inmensa organizacin llevan a una relajacin en el cumplimiento de la Regla, provocando una reaccin y un nuevo movimiento de reforma a principios del siglo XII que postula volver a la ascesis y austeridad primitiva de la Orden. San Bernardo de Claraval impulsa y extiende la llamada reforma cisterciense que acabar con las formas de vida cluniacenses y, en el campo de la arquitectura, establecer unos principios de gran austeridad. Esta reforma monstica cluniacense trajo consigo importantes consecuencias en el campo del arte y en particular de la arquitectura. Despus de sucesivas reformas y ampliaciones, las nuevas necesidades de expansin -en el monasterio haba 300 monjes de coro- hacen necesaria la construccin de la nueva iglesia abacial de Cluny, que ser determinante en la formulacin del Arte Romnico internacional, comenzada en el ao 1088. Sus trabajos se prolongaron hasta el 1130, siendo destruida en 1811. Por los restos conservados y por las excavaciones se conoce la ordenacin del edificio, compuesto de cinco naves, dos cruceros al este, bside con girola y capillas radiales y un atrio constituido por una baslica de tres naves. La nueva iglesia meda 130 m de longitud y en su nave central alcanzaba los 30 m de altura, siendo la mayor construccin monacal de Occidente. La aportacin de Cluny a la formacin y difusin de la arquitectura romnica es decisiva. Su situacin geogrfica le permiti recibir las influencias de la arquitectura lombarda y "los maestros de Como", el denominado primer romnico, mientras que las rutas de peregrinacin y la fundacin de monasterios fueron los vehculos para difundir las soluciones adoptadas en Cluny. Bibliografa BRAUNFELS, W.: La arquitectura monacal de Occidente. Barcelona, 1975. BRUYNE, E. de: Estudios de Esttica medieval. Madrid, 1959. EVANS, J.: The Romanesque Architecture of the Orden of Cluny. Cambridge, 1938. CONANT, K.J.: Carolingian and Romanesque Architecture 800-1200. Manuales de Arte Madrid, Ctedra, 1974. WEISBACH, W.: Reforma religiosa y arte medieval. Madrid, 1949.

GREGORIO VII Pontfice natural de Toscana, de nombre seglar Hildebrando de Cluny, nacido hacia 1013 y muerto en Roma el 25 de mayo de 1085. Aclamado como papa desde 1073, es sin duda, uno de los pontfices mas controvertidos en la historia de la Iglesia. La turbulenta poca que le correspondi vivir y sus actitudes intransigentes han constituido un caldo de cultivo para la polmica, tanto entre sus coetneos como entre los historiadores prcticamente hasta nuestros das. Sus detractores se cebaron en su figura tanto fsica como social y moral. Por su escasa prestancia fsica dirn de l que era "bajo, ventrudo y cuellicorto". Su enemigo Benzo de Alba afirma que era un plebeyo nacido en la localidad Toscana de Soano, "natus matre suburbana, de patre caprario". Su acrrimo rival el emperador Enrique IV lo

tachar de "falso monje" en una insultante carta enviada en 1074. Sus partidarios, por el contrario, lo presentarn como hijo de un miembro de la pequea nobleza romana y paradigma de virtudes: mstico, reformador, amante de la justicia y con escaso apego al poder. La exaltacin del personaje se oficializara a partir de la Contrarreforma: en 1583 fue introducido en el Martirologio romano; su canonizacin llegara en el 1606 y, por ltimo, su festividad sera extendida al conjunto de la Cristiandad por el papa Benedicto XIII en 1728. Su festividad se celebra el 25 de mayo. La vida de Hildebrando hasta su entronizacin como papa es la de un hombre que desarrolla una extraordinaria actividad. Es indudable su sintona con los ideales monsticos en auge: se educa de nio en el convento de Santa Mara del Aventino y mantiene ms adelante una buena relacin con los monjes cluniacenses (vase: Orden de Cluny). Se duda, sin embargo, si lleg a profesar en la orden tal como expres su seguidor Bonizn de Sutri: "monachus effectus est". Sabemos, s, de su actuacin como ecnomo del monasterio de San Pablo de Roma en los primeros aos cincuenta del siglo XI. Hildebrando ser el eficiente colaborador de distintos papas comprometidos con los ideales de regeneracin de la Iglesia (Len IX, Nicols II, Alejandro II..) Ejerci de legado pontificio, de archidicono de Roma en 1058 y, sobre todo, de minucioso investigador en los archivos romanos e italianos. Esta labor le permiti la recopilacin de cartas, la recuperacin de textos patrsticos semiolvidados, la exhumacin de cnones de antiguos concilios, etc., piezas bsicas todas ellas para fortalecer esa reforma de la iglesia a la que ha dado nombre pero en la que colaboraron tambin otros personajes menos vehementes que, por ello mismo, han quedado injustamente ensombrecidos (vase: Reforma Gregoriana). La tradicin habla de su exaltacin al papado a la muerte de Alejandro II gracias al clamor popular. A la voz de "Hildebrando papa!" el pueblo de Roma forz a los cardenales a la designacin de quien, archidicono en aquellos momentos, fue ordenado presbtero y consagrado obispo de la Ciudad Eterna en tan slo siete das. Tomara el nombre de Gregorio (VII), que gozaba de un bien ganado prestigio en la nmina de pontfices. Con Gregorio VII, las medidas de reforma de la Iglesia acaban confundindose con las de centralizacin, una gigantesca tarea para la que los papas an no contaban con los suficientes medios y s con la oposicin de importantes fuerzas de variado signo. Desde el punto de vista de la regeneracin moral, Gregorio VII no hace sino profundizar en la poltica de sus predecesores: lucha frontal contra el concubinato de clrigos (nicolasmo) y la mercadera de cargos eclesisticos (simona). Las cartas a obispos y a gobernantes y los snodos reunidos bajo su iniciativa (como el cuaresmal de 1074) recalcaron las medidas contra los ministros de la Iglesia indignos, a quienes se amenaza con la perdida sus oficios. Al igual que su predecesor, Gregorio VII manifest durante algn tiempo su simpata por un movimiento reformista popular: la pataria milanesa que luchaba tambin, de forma a menudo tumultuaria, por la erradicacin de vicios eclesisticos. Los ms variados testimonios nos hablan de una poltica gregoriana orientada a limitar el papel jurisdiccional de primados y metropolitanos que, con su enorme poder, haban dado la imagen de una Iglesia semejante a una federacin de provincias eclesisticas. Los obispos sern la pieza bsica de un engranaje institucional al que se desea someter a la vigilancia de un poder pontificio que, en funcin de su origen, es el nico que puede considerarse universal. Los Dictatus papae, promulgados en 1075, trabajaron en esa direccin. Y tambin en la de situar la autoridad del papa por encima de los distintos poderes temporales, incluido el del emperador. El escaso tacto en la aplicacin de ciertas decisiones condujo a graves contratiempos. Eran muchos, en efecto, los intereses (tanto seculares como clericales) afectados por la poltica papal. Resumiendo este problema: Gregorio VII es el papa que, en la tradicin ms apologtica, tendra el valor de enfrentarse a un simonaco y disoluto Felipe I de Francia. Es el papa que mantiene diferencias para la provisin de beneficios eclesisticos en Inglaterra con el piadoso pero brutal Guillermo I, aunque sin llegar a una ruptura irreparable. Es el impulsor de las reformas litrgicas en Espaa pese a las resistencias del clero de rito mozrabe y de algunos monarcas a quienes recuerda unos vagos derechos de soberana pontificia sobre el territorio ibrico (junio de 1077). Es el protector y organizador de jvenes cristiandades (Croacia, Bohemia, Polonia, Hungra) convertidas en algunos casos en tributarias de la Santa Sede. Es uno de los precursores de la idea de cruzada que materializar en 1095 uno de sus sucesores, Urbano II. Y Gregorio VII es, sobre todo, el papa con quien se hace cruda realidad una de las constantes de la poltica medieval: la confrontacin entre Pontificado e Imperio (vase: Guerra de las Investiduras). El choque se iniciara a partir de 1075 cuando el joven monarca alemn Enrique IV, manifest su malestar por los decretos del snodo romano de ese ao contra la investidura laica que los reformadores asimilaban a la simona. El soberano cont con el apoyo de un sector del alto clero alemn e italiano que se senta perjudicado en sus intereses

por las medidas pontificias. La escalada de agravios sera imparable y de consecuencias dramticas. Tras un acre cruce de misivas, Enrique fue anatematizado y depuesto por Gregorio VII. Solo accedi a levantarle la excomunin tras la humillante peregrinac