Teresa de Lisieux: Hacia una interioridad creativa, ?· abrir el corazón y cultivar la capacidad de…

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • REVISTA DE ESPIRITUALIDAD 75 (2916), 247-275

    Teresa de Lisieux: Hacia una interioridad creativa, liberada e integradora ROSARIO RAMOS Madrid

    RESUMEN: A travs de necesarias y profundas rupturas de equilibrio, Teresa de Lisieux activa su inteligencia espiritual desde la consciencia de sentirse uni-da a la Divinidad. Una trama compleja de vivencias que favorecen un proceso impecable de gestin de su capacidad de interioridad. Teresa busca la integra-cin de los planos existenciales para desplegar su Ser en permanente alteridad con lo Otro humano y divino. La fuerza del Amor, experimentado como deseo y entrega, genera una identidad slida, audaz y profunda; un referente esen-cial que aporta un camino de luz y de proyeccin liberadora en el corazn de la Comunidad creyente.

    PALABRAS CLAVE: interioridad, inteligencia espiritual, energa vital, horizonta-lidad.

    Thrse of Lisieux: Toward a creative, liberated and integrating in-teriority.

    SUMMARY: After experiencing necessary and profound ruptures of equili-brium, Thrse of Lisieux activates her spiritual intelligence on the basis of an awareness of feeling united to the Divine. A complex web of experiences which contribute to an impeccable process of managing her capacity for interiority. Thrse seeks the integration of different existential planes in order to deploy her Being in permanent otherness vis a vis the human and divine Other. The power of Love, experienced as desire and surrender, generates a solid, daring and profound identity an essential referent which generates a way of light and liberating projection in the heart of the believing Community.

    KEY WORDS: Interiority, spiritual intelligence, vital energy, horizontality.

  • ROSARIO RAMOS

    248

    I. - PREMBULO

    No se puede hablar de interioridad sin hablar de ser humano. Te-resa de Lisieux nos revela pequeas grandes luces a lo largo y ancho de sus escritos de esta interaccin. Quisiera mostrar y/o demostrar cmo la capacidad de interioridad de esta figura ha posibilitado una experiencia-cumbre, transgrediendo toda su historia psico-espirtual, con plena consciencia de ser tocada en lo ms profundo por la Divi-nidad. Interioridad hace referencia a lo de dentro, a una dimensin antropolgica a la que se accede a travs de los sentidos ntimos y ocultos como transformacin de los sensibles. Es ms, dira que for-ma parte de una posicin psicolgica ante la existencia de la que se derivan las vivencias ms slidas y hondas, esas experiencias que ca-pacitan para un conocimiento ms profundo de la realidad, para una comprensin ms subterrnea de la misma, la realidad personal alte-rada por el/lo otro, la realidad del mundo y la Realidad que sostiene la vida.

    El problema de la interioridad vinculada a experiencias religiosas, en ocasiones, se ha ido transformando en interiorismo. Si interiori-dad, segn el diccionario de la RAE, significa cualidad de interior y cosas privativas y secretas, el interiorismo, como primera acep-cin, nos habla de un arte de acondicionar y decorar los espacios inte-riores. Haciendo una comparacin, en un primer acercamiento, podr-an ser las desviaciones de la interioridad que ms han influido en una hostilidad frente al cultivo de esta experiencia ligada a una capacidad humana. Quiz nos hemos centrado en decoraciones internas que no son ms que cambios de imagen de las zonas ms superficiales del in-terior, sin ampliar espacios, tan slo a simple vista, para una contem-placin sensible de la belleza, el buen gusto y la armonizacin.

    Al intentar explicar qu es la interioridad, nuestra percepcin se va espontneamente hacia el corazn, hacia dentro del cuerpo. Lo que hay en nuestro interior psico-corporal. Es algo que se quiere abarcar, que se quiere expresar o sealar dnde est, pero resulta que la inte-rioridad nos tiene a nosotros; vivimos en ella, nos engloba y globaliza nuestra existencia. Por eso, la interioridad nos posee y, por tanto, no se encuentra en las coordenadas espacio-temporales de la realidad inmanente. Trasciende esta categora porque, en caso de ser as, se

  • TERESA DE LISIEUX: HACIA UNA INTERIORIDAD CREATIVA

    249

    quedara en un plano del pensamiento. La interioridad no es espacio ni es tiempo. Es un vivir silenciosamente nuestra cualidad humana ms profunda. Nuestro embalaje que nos hace sentir unidad con lo Todo. Una sola y nica consciencia de Totalidad1.

    Desde estos parmetros, introduzco en este prembulo dos trmi-nos interrelacionados y que sostienen la vivencia de la interioridad. El primero es la espiritualidad que proviene de la raz latina spiritus, que significa aliento, en referencia al aliento de vida. Se vincula con abrir el corazn y cultivar la capacidad de experimentar asombro, confianza y gratitud. Es el arte de encontrar lo sagrado en lo ordina-rio, de apreciar el significado de la vida y ser consecuente con ello, conocer el valor de la existencia y abandonarse a algo superior. Pero para que la espiritualidad cristalice y se encarne, se necesita de una capacidad humana que la ponga el andamiaje suficiente para que pueda fluir la misma esencia humana. Me refiero a la inteligencia es-piritual2. Es una capacidad exclusivamente humana y est basada en la sabidura, es nuestra capacidad de visin holstica de la realidad profunda, de comprensin de tramas e integridades significativas. Es la puesta en escena de la capacidad de trascendencia, de ir ms all

    1 No pretendo ubicar la interioridad en un reduccionismo neuro-cientfico tomado como mito o ideologa, donde la explicacin ltima de todo se genera en el cerebro aunque, ciertamente, precisamos de este medio pero sin perder la claridad de que este medio no es la causa primera. Esa interiori-dad que nos engloba y nos envuelve, estamos en ella y somos ella. Somos movidos a permitir emerger esa interioridad como eje esencial de la vida. Y esta realidad interior no es un concepto ni un mapa, es el espacio real, el hbi-tat donde nuestra vida se va desplegando en su versin ms original. En el mundo occidental, apropiado por paradigmas ms masculinos que femeninos, tendemos a interpretar estas realidades desde una visin ms cerebral: si no hay conceptos, no hay pensamiento. Pero en el mundo oriental, y tambin en la visin femenina de estos procesos interiores, primero es vivir con sabidura y luego ya vendr el pensamiento tcnico, elaborado a partir de esa sabidura. Ambas visiones hay que aprender a enlazarlas para no caer en un pensamien-to divorciado de la realidad o que va en paralelo a ella, creando otra vida que existe solo en la imaginacin.

    2 En 1997, la fsica y filsofa Danah Zohar introdujo el trmino inteli-gencia espiritual en su libro ReWiring the Corporate Brain: Using the New Science to Rethink How We Structure and Lead Organizations. Aos despus desarroll el concepto con otro investigador, Ian Marshall, y en 2000 publica-ron SQ: The Ultimate Intelligence (Coeficiente espiritual: La inteligencia mxima).

  • ROSARIO RAMOS

    250

    de lo biofsico y social, ms all del cuerpo y las emociones. Se po-dra decir que es una inteligencia transpersonal porque se sita ms all del ego consciente. Acta con visin universal. No se limita a la racionalidad. Es la nica que puede darle sentido espiritual a la vida, es decir, generar sentido trascendente para vivir, alimentar la integri-dad de nuestra conciencia. Nos impulsa a relacionarnos con la totali-dad y a convivir con lo esencial que nos configura a pesar de las cir-cunstancias de la vida. La figura que nos ocupa en este breve estudio, Teresa de Lisieux, demostr una interioridad muy autntica, hermo-seada de una inteligencia espiritual de mximo nivel porque, en me-dio de la oscuridad que viva, se vea inmersa en una lucidez extraor-dinaria: presente a s misma, con capacidad de afrontar y trascender el dolor, inspirada, creativa, con una visin totalizadora de la realidad, en bsqueda de respuestas convincentes a las preguntas profundas y ltimas, frecuentemente desmarcndose de lo convencional.

    Robert Emmons considera que las personas que han desarrollado la inteligencia espiritual poseen ciertas capacidades, como la capaci-dad de trascendencia, la capacidad de experimentar estados elevados de conciencia, la capacidad de encontrar el sentido de lo sagrado en las actividades diarias, la capacidad de usar los recursos de la espiri-tualidad para resolver los problemas prcticos de la vida, y la capaci-dad de comprometerse en llevar una vida autntica expresada en el perdn, la gratitud, la humildad, la compasin y la sabidura3. Y no podramos ubicar mejor a Teresa en este perfil de personas que han sabido sacar el mximo partido a su interioridad4.

    Partiendo de esta primera escena, comienzo a adentrarme en lo que Teresa de Lisieux vivi, lo que su entorno no entendi y lo que

    3 EMMONS, ROBERT A. GRACIAS: de cmo la nueva ciencia de la grati-tud puede hacerte feliz, S.A. EDICIONES B, Madrid 2008, pp 45-78

    4 La inteligencia espiritual funcionara como un marco dentro del cual ac-tuaran el coeficiente intelectual y la inteligencia emocional para expresar as nuestras capacidades, y mejorar nuestra vida y la de los dems. Personajes representativos de una gran inteligencia espiritual son el Dalai Lama, la Ma-dre Teresa de Calcuta y el filsofo dans Sren Kierkegaard; as como Ma-hatma Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela, quienes cumplan una caracterstica fundamental de la inteligencia espiritual al plantearse poderosa y legtimamente preguntas sobre la misin de su existencia y actuaban en consecuencia.

  • TERESA DE LISIEUX: HACIA UNA INTERIORIDAD CREATIVA

    251

    deja abierto para que, cada uno de nosotros, completemos desde la autenticidad de este camino de profundidades e interioridades.

    II.- LA INTERIORIDAD EN EL CARMELO DE LISIEUX

    El contexto del que vamos a hablar es, sin duda, un Monasterio,