TESIS Montse Sanahuja

  • View
    43

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Tesis

Transcript

  • TESIS DOCTORAL

    Ttulo Bailarines lesionados: respuestas emocionales y estrategias de afrontamiento

    Realizada por Montse Sanahuja-Maym

    en el Centro Facultat de Psicologia, Cincies de lEducaci i de lEsport, Blanquerna

    y en el Departamento de Psicologa

    Dirigida por Dr. Carles Prez-Testor Dr. Carles Virgili Tejedor

    C. Claravall, 1-3 08022 Barcelona Tel. 936 022 200 Fax 936 022 249 E-mail: urlsc@sec.url.es www.url.es

    C.I.F

    . G: 5

    9069

    740

    Univ

    ersita

    t Ra

    mon

    Lull

    Fund

    aci

    Priva

    da.

    Rgtre

    . Fun

    d. Ge

    nerali

    tat d

    e Cata

    lunya

    nm.

    472

    (28-

    02-90

    )

  • Als meus pares, a la meva familia

    A les persones que estimo

    A les persones que mhan ensenyat a pensar i a aprendre

  • Vivir no es slo existir sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soar

    Gregorio Maran

  • In fall of 1984, four months after Balanchines death, the company embarked on a six-week European tour to London, Copenhagen, and Paris. It was an amazing experience: the company danced its heart out for our dead maestro and we were received like orphaned aristocrats. In London we all got the flu, but kept on dancing, of course. One week after arriving in Copenhagen I stepped into line with the rest of the walking wounded, outside our physical therapists always crowded office. I told Marika Molnar, the therapist, that I couldnt lift my right leg, couldnt walk up the stairs, and definitely couldnt do the opening kick in Serenade that evening. I couldnt dance for the rest of the tour; I could barely walk.

    Once back in New York I had a hip X-ray and was called into the office of Dr. William Hamilton, our company orthopedist. Sit down he advised-never a good beginning with a doctor. I had developed osteoarthritis in my right hip socket with attendant calcium deposits that left my socket looking craggy as Mount Rushmore when it should be as smooth as a Micheangelo marble. He suggested that my career was finished, and that I should stay sitting down. As I gazed the eerie black and white shadows of bone and missing cartilage in my X-rays, I felt like Hans Castorp in The Magic Mountain, looking into my own grave.

    I spent several months in bed recovering from the initial inflammation and then another eight or so months learning to stand in first position all over again. I wasnt succumbing to a doctors orders. I was omnipotent; I was a Balanchine dancer. A year later I made it back on stage. With my career in the balance, I had finally mastered the art of dancing with a fire under my feet. Assisted by anti-inflammatory drugs, I danced for over a year until compensatory injuries and increasing alarming X-rays finally forced the truth upon me. I knew that I did not want to martyr myself to my toe shoes. So I retired at age of twenty-eight.

    I have come to think of my hip injury as my war wound in my battle for Beauty, the inevitable scar of so much hard work for twenty-five years. And Fates way of turning my focus from the stage to the page.1 Toni Bentley (2003, p. XIII-XIV)

    1 En el otoo de 1984, cuatro meses despus de la muerte de Balanchine, la compaa se embarc en una gira que inclua Londres, Copenhague y Pars. Fue una experiencia increble: la compaa bail de todo corazn por nuestro fallecido maestro y se nos recibi como aristcratas recin iniciados en la orfandad. En Londres todos camos con gripe pero continuamos bailando, desde luego. Una semana despus de llegar a Copenhague me puse a la cola con el resto de los heridos andantes afuera de la siempre atestada oficina del terapeuta fsico. Le dije a Marika Molnar, la terapeuta, que no poda levantar mi pierna derecha, no poda subir las escaleras y que desde luego no poda dar el puntapi inicial en Serenade aquella noche. No poda bailar el resto del tour; casi no poda caminar. Una vez de vuelta en Nueva York me hice una radiografa de cadera y me llamaron a la oficina del Dr. William Hamilton, el ortopeda de nuestra compaa. Sintate me aconsej nunca un buen comienzo con un mdico. Haba desarrollado osteoartritis en la cadera, con unos depsitos de calcio que dejaron mi cavidad cotiloidea con una apariencia tan escarpada como la del Monte Rushmore cuando deba ser tan suave como un mrmol de Miguel ngel. El doctor sugiri que mi carrera haba acabado, y que deba permanecer en aquella posicin: sentada. Mientras contemplaba las sombras espeluznantes en blanco y negro del hueso y el cartlago evaporado en la radiografa, me sent como Hans Castorp en La Montaa Mgica, mirando mi propia tumba. Pas varios meses en cama, recuperndome de la inflamacin inicial y despus otros ocho meses o as aprendiendo a mantenerme de nuevo en la primera posicin. No sucumbira a las rdenes del mdico. Era omnipotente; era una bailarina Balanchine. Un ao despus volva a los escenarios. Con mi carrera en juego, haba llegado a dominar, finalmente, el arte de bailar con fuego bajo mis pies. Con la ayuda de frmacos antiinflamatorios bail durante cerca de un ao hasta que las lesiones compensatorias y las cada vez ms alarmantes radiografas finalmente impusieron la verdad sobre m. Supe que no quera martirizarme con mis zapatillas de bailarina. As que me retir a los veintiocho. He llegado a pensar en mi lesin de cadera como en una herida de guerra en la batalla por la Belleza, la cicatriz inevitable de tanto arduo trabajo durante veinticinco aos. Y la forma en que el Destino cambi para m el foco de los escenarios a la pgina

  • Agradecimientos

    Poder llevar a cabo un trabajo de investigacin como el presente sera impensable sin

    una conjuncin de esfuerzos, deseos, voluntad y apoyo de un nmero inestimable de

    personas que me han acompaado durante este proceso. Mi ms sincero

    agradecimiento a todas ellas.

    A mi director, el Dr. Carles Prez-Testor quiero agradecerle el hecho de confiar en m

    y aceptar dirigir una tesis doctoral en un mbito de conocimiento que se est

    consolidando poco a poco, relativamente nuevo para l y para el resto del mundo

    acadmico en nuestro pas. Adems, quiero reconocer su apoyo a lo largo de estos

    aos, que se refleja especialmente en la orientacin, el asesoramiento y el seguimiento

    que ha realizado del presente trabajo. Asimismo, deseo destacar su preocupacin por

    obtener un estudio basado en el rigor metodolgico y estadstico. Siempre me ha

    animado a seguir investigando en mbitos que me interesasen y me ha facilitado la

    estancia en diversos centros fuera de nuestro pas, apoyando y avalando los proyectos

    que plantebamos.

    A mi co-director, el Dr. Carles Virgili Tejedor, quien tambin me acompaa en este

    proceso desde el inicio de mi formacin como investigadora, tanto como profesor,

    evaluador en el tribunal de mi trabajo de investigacin y finalmente como co-director

    del presente trabajo. Quiero agradecerle en especial sus aportaciones y su

    asesoramiento estadstico, sin olvidar que conjuga eficientemente el rigor cientfico

    con el trato personal, habindome apoyado siempre y ayudndome incluso cuando el

    tiempo apremiaba.

    Del grupo de investigacin SAFE, del que formo parte, quiero destacar a tres personas.

    En primer lugar a la Dra. Myriam Guerra Balic, con quien comparto intereses sobre el

    Sndrome de Down y la danza. Adems, quiero agradecerle su apoyo y orientacin, as

    como el tiempo que ha dedicado a la lectura, a la evaluacin y al comentario detallado

  • del trabajo de investigacin, apoyo que sin duda ha contribuido a mejorar la presente

    tesis.

    Tambin forma parte de este grupo la Dra. Susana Prez-Testor, a la cual estoy

    enormemente agradecida por despertar en m el inters de la investigacin. Me brind

    adems su confianza y su conocimiento en la enseanza de la danza para nios, en la

    cual particip durante un tiempo y recuerdo como una experiencia enriquecedora. Es

    imposible olvidar cmo me apoy en mi decisin de investigar en un mbito nuevo y

    desconocido en Espaa.

    A la Dra. Nria Mass Ortigosa, que tambin pertenece al grupo de investigacin

    SAFE, le quiero agradecer su asesoramiento y sus aportaciones desde el inicio del

    proyecto hasta la completa finalizacin del presente trabajo. Merece la pena destacar el

    tiempo y la ayuda que me ha ofrecido en los aspectos traumatolgicos de los

    bailarines, campo ciertamente lejano para m, as como por haberme transmitido su

    ilusin y su confianza en mi tesis. Asimismo, agradecer el haberme puesto en contacto

    con profesionales como la Dra. Emilia Prez y los del Instituto del Teatro que

    mostraron inters en mi proyecto y me ayudaron en el estudio piloto realizado en

    nuestro mbito.

    No quisiera olvidar a la Dra. Rosa Gassi Subirachs, quien me inici en el mundo de la

    investigacin y de quien aprend muchas y variadas herramientas que me han sido muy

    tiles en la elaboracin de esta tesis.

    Asimismo, los conocimientos y consejos transmitidos por los profesores de los cursos

    de doctorado han sido valiossimos para embarcarme en el mundo de la investigacin.

    Tambin deseo recordar a mis compaeros de doctorado, con quienes he compartido

    ilusiones y dificultades a lo largo de estos aos. En especial quiero agradecer a Anna

    Iesta su apoyo y motivacin as como las sugerencias y las correcciones de la tesis.

  • Tambin agradecer al Dr. Jaume Rosset Llobet de Linstitut de Fisiologa i Medicina

    de LArt por acoger posit