Voces Nº 37 Octubre 2011

  • Published on
    22-Mar-2016

  • View
    212

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Noticias y Actualidad de Cajamrca

Transcript

<ul><li><p>N 37 Cajamarca Octubre 2011 Precio S/0.50</p><p>Marco Arana opina sobre </p><p>Cerro Quilish y Minas </p><p>Conga</p><p>Aguas movidasAguas movidasAguas movidasEscasez de agua y renovado inters de Minera Yanacocha por </p><p>explotar el Cerro Quilish, genera movilizaciones</p></li><li><p>INFORMES:</p><p>Asociacin SERCajamarca: Tel.: (076) 368710</p><p>Lima: Tel.: (01) 472-7937E-mail: postmaster@ser.org.pe</p><p>Asociacin SER presenta:</p><p>Guas y cartillas en gestin municipal y participacin ciudadana</p><p>GUA OPERATIVACartilla para la Vigilancia </p><p>Ciudadana Conformacin e implementacin de Comits de </p><p>Vigilancia</p><p>CARTILLA OPERATIVACmo elaborar proyectos de inversin pblica en marco del SNIP?</p><p>CARTILLA OPERATIVACmo elaborar proyectos de inversin pblica en marco del SNIP?</p><p>CARTILLA TCNICAGua bsica de </p><p>Gestin Municipal</p><p>GUA TECNICA PARA EQUIPOS MUNICIPALESIdentificacin y priorizacin de problemas y resultados en el Presupuesto Participativo</p><p>GUA TECNICA PARA EQUIPOS MUNICIPALESIdentificacin y priorizacin de problemas y resultados en el Presupuesto Participativo</p></li><li><p>3Revista de Opinin y Anlisis</p><p>EDITORIAL</p><p>El inicio del gobierno del Presidente Humala ha generado ya algunos cambios en relacin al tema minero en nuestro pas. De un lado, se encuentra la definicin de un gravamen a las </p><p>empresas mineras que slo est pendiente de apro-bacin en el Congreso de la Repblica, a pesar de algunas resistencias del gremio minero. De otro, la aprobacin de la Ley de Consulta Previa a los pue-blos indgenas, que significa un avance significativo luego de cinco aos en los que el gobierno anterior no mostr la ms mnima vocacin para el dilogo y, por el contrario, se puso al lado de la gran inversin privada, sin recoger las preocupaciones y demandas de la poblacin.</p><p>La imposicin del nuevo gravamen significar ma-yores recursos para el tesoro pblico, sin embargo, algunos expertos han sealado que esto podra traer consigo la disminucin de los ingresos de los go-biernos regionales y locales por concepto de canon, debido al nuevo diseo impositivo que se ha previs-to. Este hecho generar tensiones entre los gobier-nos regionales -que hasta la fecha han mostrado poca capacidad de gasto- y el gobierno nacional, que busca tener la mayor cantidad de recursos para cumplir con sus promesas de inclusin social.</p><p>De otro lado, la consulta previa a los pueblos indge-nas significa un hito en la historia de la lucha por los derechos en nuestro pas, pero a la vez un enorme reto para el Estado y para los mismos pueblos in-dgenas, ya que implica no slo reformas institucio-nales, sino un cambio de actitud, luego de casi dos dcadas de confrontacin permanente.</p><p>En nuestra regin, siempre se ha dicho que la con-sulta previa no es aplicable porque la gente no se </p><p>reconoce como indgena salvo en las comunidades nativas de San Ignacio y Jan- y porque nadie ha-bla quechua, aunque existen algunas comunidades campesinas, a las que la ley abre la posibilidad de ser sujeto de este derecho. Pero es posible que con el paso del tiempo, y si la norma demuestra xito, emerjan antiguas identidades o que algunas organi-zaciones se reinventen como el caso de las Rondas Campesinas.</p><p>Frente a esto, hay voces que desde el gremio mine-ro, han comenzado a dar un discurso que niega el derecho a que las comunidades campesinas de la sierra tengan derecho a la consulta previa, e incluso hay quienes como Roque Benavides, hombre fuer-te de Buenaventura, han argumentado que las co-munidades seran una consecuencia del proceso de Reforma Agraria de 1969, incurriendo en una falacia histrica, y desconociendo la compleja relacin en-tre los pueblos indgenas y el Estado a lo largo de casi dos siglos de repblica.</p><p>Creemos que es importante no caer en posiciones maximalistas de ningn lado, ni meramente jurdicas y mucho menos que se confunda a la poblacin, al decir que la consulta previa es un derecho al que to-dos podemos apelar y que se reduce a referndums, consultas vecinales o asambleas en las que se dice No a la minera. </p><p>La consulta previa abre un nuevo momento y si el Estado -en particular el Viceministerio de Intercultu-ralidad- no cumple con dar los pasos que correspon-den para su correcta aplicacin, como el proceso de identificacin y registro, lo nico que tendremos en adelante sern ms conflictos. Esperamos que eso no ocurra.</p><p>Cajamarca Octubre 2011 </p><p>Nro. 37</p><p>PresidenteAsociacin SERRoger Agero Pittman</p><p>Comit editorialMara Luisa BurneoRonald OrdezPaulo Vilca</p><p>DirectorJavier Torres Seoane</p><p>EditorChristian Reynoso</p><p>ReporterosJuan ArribasplataLeonidas Ramos</p><p>ColumnistasMirtha VsquezMiguel GarnettFernando RomeroRicardo Morel</p><p>FotografiaAsociacin SER</p><p>Distribucin, ventas y publicidadCajamarca: Pilar Cabanillas076 368710995053788</p><p>Lima: Clarita Espinoza01 4727937 995053868</p><p>Impresin - DiagramacinGiacomotti Comunicacin Grfica</p><p>Voceses unapublicacinde laAsociacinSER </p><p>OficinasLima:Jr. Mayta Capac 1329 Jess Mara01 472 7937www.ser.org.pe</p><p>Cajamarca:Jr. Sullana 270 2do piso076 368710sercajamarca@ser.org.pe</p><p>Las opiniones expresadas en los artculos firmados no representan necesariamente la posicin editorial de la revista.</p></li><li><p>4Revista de Opinin y Anlisis</p><p>ANLISIS POLTICO REGIONAL</p><p>Aguas movidas</p><p>JAVIER TORRES SEOANE</p><p> Luego de varios meses en los que el debate central sobre la minera en Cajamarca haba estado enfocado a la discusin entre el gremio empresarial y el gobierno regional sobre el proceso de Zonificacin Econmica Ecolgica (ZEE), el eje del debate ha sufrido un cambio. Hemos ingresado a una dinmica de movilizaciones y protestas relacionadas al uso del agua que hace Minera Yanacocha y a los problemas de desabastecimiento y contaminacin del recurso en la provincia de Cajamarca.</p><p>El tema no es nuevo, ha sido parte de la agenda de algunos actores crticos al sector minero, como Marco Arana de GRUFIDES, quien luego de su frustrado intento de inter-venir en la arena electoral, ha regresa-do a Cajamarca con una postura crtica al presidente regional Gregorio Santos. ste ha tenido seales poco claras fren-te al gremio minero, incluso retirando de su funciones al gerente de Recursos Naturales, Sergio Snchez, quien haba liderado el proceso de ZEE y que aho-ra, liberado de la funcin pblica, se ha convertido en un protagonista habitual en las diferentes acciones de vigilancia de las comunidades y rondas campesi-nas en relacin al recurso agua.</p><p>El problema y las denuncias por el tema del agua, tambin tienen a otro actor en el Congresista Jorge Rimara-chn, que desde hace buen tiempo vie-ne denunciando a la empresa pblica </p><p>Presidente regional, Gregorio Santos en cerro Quilish. Tras perder liderazgo ha retomado las movilizaciones por el agua, contando para ello adems con la base del Sute-Cajamarca.</p></li><li><p>5Revista de Opinin y Anlisis</p><p>de saneamiento SEDACAJ por irregu-laridades y acuerdos bajo la mesa con Minera Yanacocha. Ante esta situa-cin, el presidente regional ha tenido que reaccionar y ponerse a la cabeza de las movilizaciones por el agua, con-tando para ello adems con la base del Sute-Cajamarca, siempre orgnica al mandato de su lder.</p><p>Sin embargo, adems de esta compe-tencia de carcter poltico por el lide-razgo del movimiento social crtico a la minera, lo que reactiv el conflicto por el agua, fueron las diferentes sea-les que Minera Yanacocha ha venido dando desde el mes de abril: el Vicepre-sidente de Operaciones Newmont Sud Amrica, Carlos Santa Cruz, anunci en una presentacin fuera del pas, que el 2016 el proyecto minero Cerro Qui-lish entrara en funcionamiento. Este hecho gener la inmediata reaccin y rechazo de diversos actores, comenzan-do por el presidente regional, frente a lo cual la empresa slo guard silencio.</p><p>A esto se sum el rumor sobre equi-pos de relaciones comunitarias de la empresa que venan acercndose a los pobladores de la zona para convencer-los de las bondades del proyecto, que siete aos atrs gener el rechazo ge-neralizado de la poblacin del lugar y de la ciudad de Cajamarca. Por ltimo, un grupo de activistas, pobladores y au-toridades constat in situ en las con-memoraciones de la defensa del cerro Quilish la presencia de la minera en la zona.</p><p>Algunas preguntas que surgen de inmediato son: Tiene alguna viabili-dad un proyecto frente al cual hubo un rechazo masivo? Tanto ha cambiado la opinin de la poblacin sobre Mi-nera Yanacocha? No era acaso el Ce-rro Quilish el lmite simblico que la poblacin haba puesto a la actividad minera en la regin? Parecera ser que la evaluacin de la empresa es bastante optimista, quiz pensando en el xito que tuvo la empresa de comunicacio-nes Toronja en el logro de la licencia social y la aprobacin del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que Yana-</p><p>5OPININ</p><p>Buenos anuncios:slo son el primer paso</p><p>El mensaje del Presidente del Consejo de Ministros ha sido bien recibido por los ms diversos sectores; prueba de ello ha sido que todas las bancadas par-lamentarias, salvo el fujimorismo, le han dado su voto de confianza. La presentacin del Gabinete en el Congreso junto a las acciones de los primeros 45 das del nuevo go-bierno, en trminos generales, deja una buena impresin. Ha mostrado la decisin de cumplir con las pro-mesas de Gana Per, y ahora queda iniciar la implementacin de las pro-puestas contenidas en ese mensaje.</p><p>Por lo anunciado, el gobierno ha priorizado la implementacin de medidas dirigidas a atender en primer lugar las necesidades de las poblaciones que viven en situacin de pobreza o de quienes han sido desatendidos. Atacar la desnutricin infantil, ampliar la cobertura de la educacin inicial y de los servicios de energa elctrica son acciones que, de cumplirse incorporando un en-foque intercultural, van a producir cambios efectivos en las condiciones de vida de quienes viven en situacin de pobreza, principalmente en el rea rural. </p><p>El anuncio del reconocimiento de la Asamblea Nacional de Gobier-nos Regionales, el gravamen que reemplazar el bolo minero y la promulgacin de la Ley de Con-</p><p>sulta Previa son otras seales de la disposicin a producir cambios en la forma de gobernar. Una relacin de cooperacin entre los tres niveles de gobierno es clave para que la accin del Estado llegue a toda la poblacin y responda a las distintas realidades. Reconocer el derecho de los pueblos indgenas amaznicos y andinos a ser consultados es un paso impor-tante en el camino de superacin de la desconfianza existente frente al Estado. </p><p>Pero, sera un error pensar que estas medidas son suficientes para vencer las que existen en el pas. Hay que superar la mirada capita-lina con la que se implementan las polticas sociales. Debe cuestionar-se cualquier sesgo asistencialista y hacer el mayor esfuerzo para que predominen los programas dirigi-dos a crear condiciones locales que fomenten la organizacin social y la generacin de ingresos. Hay que trasladar competencias y recursos a los gobiernos subnacionales y com-prometerse de verdad en el fortale-cimiento de sus capacidades. Hay que demostrar que efectivamente no se van a permitir inversiones que atenten contra la biodiversidad y los derechos humanos y que se va avanzar en los cambios necesarios para que nuestra economa no de-penda, como sucede hoy, del precio internacional de nuestras materias primas.</p><p>OJOS ABIERTOS</p><p>FERNANDO ROMERO</p></li><li><p>6Revista de Opinin y Anlisis</p><p> En su reciente discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente Humala hizo explcita referencia a la decisin del gobierno nacional de promover un proceso de Ordenamiento Territorial</p><p>Sergio Snchez, ex gerente de Recursos Naturales del Gobierno Regional, se ha convertido en un protagonista habitual en las diferentes acciones de vigilancia en relacin al recurso agua.</p><p>Carlos Santa Cruz, Vicepresidente de Operaciones Newmont Sud Amrica, anunci que el 2016 el proyecto minero Cerro Quilish entrara en funcionamiento.</p><p>Congresista Jorge Rimarachn, viene denunciando a SEDACAJ por irregularidades y acuerdos bajo la mesa con Minera Yanacocha.</p><p>ANLISIS POLTICO REGIONAL</p><p>cocha le encarg que hiciera para el proyecto Minas Conga, con el lema de El agua primero, la mina despus.</p><p>Minas Conga: proyecto clave</p><p>Minas Conga, como lo ha afirmado Carlos Santa Cruz, es un proyecto clave para la continuidad de Minera Yanaco-cha, que cuenta con reservas aproxima-das de 12 millones de onzas de oro y 3 mil millones de libras de cobre. Asimis-mo, su desarrollo es clave para las po-lticas de captacin de nuevos ingresos para el tesoro pblico, en un contexto en el cual el gobierno nacional ha rea-firmado la apuesta por la promocin de la gran inversin minera.</p><p>Pero Minas Conga tiene sus crticos y detractores, entre los cuales se cuentan Arana, Snchez y la Plataforma Inte-rinstitucional de Celendn, que viene cuestionando incluso las condiciones en las que se dio la aprobacin del EIA. Tambin cuestionan que la poltica de construccin de reservorios de agua funcione como una suerte de canje por las lagunas que desaparecern con el desarrollo del proyecto, argumentando que no es suficiente compensacin a los impactos que generar.</p><p>Frente a esta situacin la empresa ha respondido, como es su costumbre, sealando que todo est en regla, que las acusaciones son falsas y deben ser probadas, y que cuentan con la apro-bacin de las comunidades realmente afectadas. Mientras tanto, la posicin del gobierno regional ha sido, en un inicio, un tanto ambigua. Pero el pre-sidente Gregorio Santos ha dado un giro probablemente como una mane-ra de mantener su liderazgo y opacar el </p><p>creciente protagonismo de Snchez y el retorno de Arana a la escena regio-nal, exigiendo que se revise el EIA y dando declaraciones que cuestionan los acuerdos a los que la empresa haba lle-gado con las comunidades.</p><p>Nadie sabe para quin trabaja</p><p>Mientras esto ocurre en Cajamar-ca, en el gobierno nacional todava no hay claridad sobre cmo se va a mane-jar los cuestionamientos a los diversos proyectos mineros. La negociacin con las mineras para el cobro del gravamen ha mostrado que el Presidente Ollanta Humala tiene la iniciativa poltica fren-te a un gremio empresarial que no logra adecuarse del todo al nuevo contexto. Sus representantes pasan de expre-sar su voluntad para colaborar con las polticas de inclusin social, a buscar por todos los medios que no haya ma-yores cambios en la poltica del sector Energa y Minas. En este contexto, el Ministerio del Ambiente, con Ricardo Giesecke a la cabeza, y sus viceminis-tros Hubo Cabieses y Jos De Echave estn planteando la reforma del sistema de evaluacin ambiental, que es perci-bida como una amenaza por el sector minero. </p></li><li><p>7Revista de Opinin y Anlisis</p><p>Pero en Energa y Minas los vientos de cambio an no han llegado. El mi-nistro Carlos Herrera Descalzi anda ms concentrado en temas energticos mientras que la viceministra Susana Vilca, ex congresista por Puno, no ha planteado nada nuevo. La plana de Alta Direccin sigue siendo la misma y, como se ha recordado en las ltimas semanas, el Director General de Asun-tos Ambientales Mineros es Felipe Ra-mrez, quien fuera Gerente de Asuntos Externos y Comunicaciones de Yana-cocha entre los aos 2006 y 2009; y an se le recuerda cuando acompaaba las vigilias a favor de la empresa en me-dio...</p></li></ul>

Recommended

View more >