Disimulado cautiverio la utopía jesuítica del paraguay

  • Published on
    15-May-2015

  • View
    646

  • Download
    2

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li> 1. UNED vila, julio de 2013Juan A. Granados LouredaDisimulado cautiverio, la teocracia jesutica del Paraguay(1609-1750); realidad y ficcin en la Tierra sin mal</li></ul><p> 2. Los guaranes contemporneos nada saben, nadarecuerdan de aquel reino, de aquel disimulado cautiverio,en el que fueron perdiendo su ser natural mientras se ibanhumanando, segn clam uno de sus chamanesdisidentes. Pasan ante las ruinas sin verlas. Ningn mito,ninguna leyenda, qued entre los guaranescontemporneos de los chamanes blancos, de aquelloshechiceros de Dios que les haban prometido conducirloshasta la verdadera Tierra sin males por otros derroterosque por los anunciados en la profeca inmemorial.(AugustoRoaBastos:Entre lo temporal y lo eterno,prlogoalaobra:Tentacin de la utopa: las misiones jesuticas del Paraguay, deJean-PaulDuviolsyRubnBarreiro) 3. 1-Unpocodehistoriajesutica-LaAmricahispnica:ReduccinvsEncomienda-En el Paraguay las primeras reducciones fueron cosa defranciscanos, luego desarrolladas por los ignacianos bajo la ideamisionaldeSanFranciscoJavier:La movilidad apostlica: cuartovotodeobedienciaalPapaenloqueserefierealasmisionesespecficasalasquestelespuedadestinar.La adaptacin misionera (inculturacin).SanIgnaciopidialosjesuitasadaptarsealaspersonasypueblosevangelizadoscondosactitudes:lacaptacin piscolgica de los destinatarios del mensaje cristiano y lainculturacin, es decir, el conocimiento, la estima y aceptacin de losvalores culturales (tradiciones, lenguas y costumbres) de los pueblosevangelizados.La promocin humana:oficiosartesanosyprogresostcnicos. 4. DesdequeelPrepsitoGeneraldelosjesuitas,ClaudioMateoAcquavivacreaseel9defebrerode1604laProvinciaJesuticadelParaguay,cientosdejvenespadres,algunoscasinios,navegaron desde todas partes de Europa a lo largo de treslargosmesesparaalcanzarelRodelaPlataylasanheladasReducciones,creandoconsunimoinquebrantableunmundofuera del mundo ms firme y duradero que cualquier otraexperienciasocialquedecercaodelejossepuedacalificardeutpica.En1609losPadresMarcialdeLorenzanayFranciscodeSanMartnfundanlaprimerareduccin:SanIgnacioGuaz.Haciael1700,laprovinciajesuticadelParaguayconstabadeuna treintena de florecientes reducciones en las que vivancercade100.000guaranesatendidospor250padres. 5. Antelapresinpaulista,en1631elpadreRuzdeMontoyadirigeelgranxodo hacialosvallesdelParaguay.En 1638, Ruiz de Montoya, entonces Superior General de lasReducciones, viaj a Madrid para pedir al Rey que suspendiera lalegislacin que prohiba alos indgenasposeerarmasde fuego ylogrconvenceralaCorteparadotaralasReduccionesdearmasdefuegoyadiestraralosnativosensuuso.Enmarzode1641,enlaconfluenciadelRoUruguayydelRoMboror,unejrcitode4.000guaranesaniquilaunaexpedicinde3.000paulistas.ElreadelasreduccionesquedaasconfiguradaentornoaloscaudalesdelParanyelUruguay. 6. Mapageneraldelasmisionesensumomentodemximaexpansin,acaballoentrelosactualesParaguay,BrasilyArgentina 7. Unaorganizacincartesiana,uniformeysinfisurasLosPadreseranlamximaautoridadcivilyreligiosadelaReduccin.Encadaunadebahaber,almenos,dosPadres:elprroco,responsabledelaeconoma,laconstruccinylaadministracinyelPadremenor,responsabledelacatequesis,delcuidadodelosenfermosydelosserviciosreligiosos.ElgobiernodelaReduccincorrespondaalCabildo,unconcejoformadoporindgenas,conautoridadsobrelapoblacin.AlfrentedelCabildoestabaelCorregidor,encargadodelajusticiaydosAlcaldes,encargadosdevelarporlasbuenascostumbres,castigaralosholgazanesylosvagabundosycuidardequetodoscumplieransusobligaciones.Tambinhabaalguaciles,unmayordomooecnomo,unporteroyunsacristn.EnlasReduccionesexistaunsistemajudicialyunaorganizacindepolica,conuncontenidoesencialmentepreventivo.Noexistalapenademuerte.LosdelitoserancastigadosnormalmenteconlapenadeazotesenlaplazayenpresenciadeunodelosPadres. 8. CiudadesdeDiosenlaTierrasinmalSe elige con mucho cuidado el lugar donde se ha de establecer una misin,cuidando que se trate de un lugar despejado y saludable, en lo alto, sobre algunacolina o loma retirada de pantanos y aguas estancadas. Todos los pueblos seorganizan en cuadro de 150 varas de lado, rodeando la gran plaza principal; en tresde sus costados se disponen las viviendas de los guaranes y en el frente principal laIglesia, con el cementerio a su lado izquierdo y la casa de los padres, los tallerescomunales, graneros y almacenes al derecho. Existe tambin junto a la tapia delcementerio una casa para mujeres viudas o de vida dificultosa que le dicen derecogidas. Este esquema principal, no se altera jams. Impresionan las iglesias,algunas tan capaces como una catedral espaola. Son al estilo jesuita, de tres naves,una principal y dos con capillas laterales como es ordinario en sus iglesias matrices.La nica excepcin es su iglesia principal de Candelaria que es de cinco naves.Tienen las iglesias de largo 60, 80 o ms varas, de ancho entre 26 y 30. Usanindistintamente el sillar y la mampostera, segn para la parte que se necesite elaparejo, siempre utilizando la roja y dctil piedra arenisca del pas. El techo estriba engruesos pilares de madera de un rbol poderoso y altsimo que llaman Tajivo oLapacho, cuya madera nada tiene que envidiar a los mejores robles nuestros. 9. Las calles se trazan derechas a cordel y tienen de ancho 16 o 18 varas. A su largo, sedisponen corridas las casas de indios, todas con soportales de tres varas de ancho oms, para evitar el enojo de la lluvia diaria. Las casas son tambin iguales, fabricadas enpiedra o adobe, con cubierta de teja. Tal es su uniformidad, que no hay una ms alta queotra. Cada una consiste en un sencillo aposento de siete varas en cuadro, que englobaalcoba, cocina y retrete, separadas por esteras cuando se precisa. Las puertas son demadera y para tapar las ventanas no usan cristal, difcil de conseguir aqu, sino un cuerode vaca bien tenso que ampara de la intemperie y permite el paso de la luz. Cada casaacoge a una familia y, muy a menudo, al hijo mozo con su mujer. Todos duermen encmodas hamacas fabricadas en red de algodn, apenas usan sillas y cuando lasconstruyen son muy bajas, como de nio, pues prefieren conversar desde la hamaca osimplemente sentndose sobre las esteras que cubren el suelo terrero. Admira el ingenioque han mostrado los padres a la hora de buscar un recebo sustituto de la cal, pues aquno hay ms que esa roja piedra ferruginosa que no sirve para tal menester. Me hancontado que para blanquear las construcciones calientan caracoles a fin de quitarles todolo que no sea concha, muelen luego sta y la mezclan con agua de cola de cueros blancosy con este singular producto lucen y blanquean las paredes a plena satisfaccin. 10. Nolessuenaaconocido?Cualquiera de las Ciudades se subdivide en cuatro Distritosiguales, cada uno de los cuales tiene en su centro una plazadonde se hallan los almacenes generales comunes a todos. Haylugares determinados donde se llevan los productos del trabajopropios de cada familia. Cada especie de alimentos se conservaen silos apropiados por cada clase.De estos almacenes cada padre de familia saca todo aquello quenecesita para s y para los suyos, sin dinero ni nada que losustituya. Por qu se le negar nada si all hay abundancia detodo, y sin temor a que nadie pida ms de lo que necesita? Y quobjeto puede tener el pedir con exceso cuando se est seguro deque no faltar nada de lo necesario? Es cosa manifiesta quecuando no hay temor de que falte lo que se necesita, cesa laambicin de querer acumular aquella clase de bienes, y como estaambicin no se da en Utopa, viven perfectamente tranquilos.(Toms Moro, Utopa, 1516) 11. UnaeconomaflorecienteCada reduccin era una unidad econmica independiente que serelacionaba con las dems en base a una economa de trueque. Lapropiedaddelatierratuvodosformasbsicas:Ava mbae,lapropiedaddel indio, que cultivaba una parcela que no poda vender y cuyosproductosservanparaelsostenimientodesufamilia.YTupa mbae,lapropiedad de Dios, comunitaria, constituida por tierrascuyo productorevertaenbeneficiodelacomunidad.Laeconomasebasabafundamentalmenteenlaagriculturayganadera.Por ejemplo, las cosechas del maz, la cebada, el trigo y el arroz sealternaban cuatro veces al ao. El algodn se cultivaba en tresvariedadesdiferentes.Tambinseproducaazcar,vinoytabaco.Msimportantequelaagriculturafueronlasgrandesextensionesdeterrenoutilizadasparalacradelganadooestancias 12. Cada uno su oficioen todas las Reducciones, los jesuitas crearon forjas, carpinteras,plateras, talleres de cermica, escultura, pintura, talleres para hacercarros, puertas y ventanas, construir canoas, as como talleres deescultura, pintura, joyera, elaboracin de rosarios, bordado, etc.Todos los pobladores entre los 14 y los 50 aos deban tener unaprofesin, de entre las detalladas y cada uno era libre de elegirla deacuerdo con sus inclinaciones y sus propios gustos, pero no podacambiar de ocupacin en funcin del capricho del momento.El Padre Labb, en 1711, escriba: "He visto bellsimas pinturas hechascon sus propias manos, libros impresos con gran precisin, algunosescritos con mucho cuidado, rganos y todo tipo de instrumentosmusicales comunes en ese territorio. Hacen relojes de bolsillo,imprimen pequeas guas, dibujan mapas y son excelentes en todaslas actividades manuales, siempre que tengan delante de sus ojos eloriginal o un modelo. 13. Qu hay de cierto sobre las ocultas minas de oro de los jesuitas quealimentaban la evidente prosperidad de las reducciones? La teora delobispo Crdenas y el fracaso de sus pesquisas.Seor, el Reverendo Obispo del Paraguay, don Fray Bernardo de Crdenas, se halla alpresente en esta ciudad, a donde fue llamado por rdenes del Gobierno, juzgndose pormedio conveniente para la quietud de aquellas provincias su comparecencia, en lasdisensiones grandes que entre dicho Obispo y religiosos de la Compaa de Jess hahabido y hay en los particulares de que en otras ocasiones se ha dado cuenta a VuestraMajestad, uno de los cuales es que en las reducciones y doctrinas que estn a cargo dedichos Padres hay minas de oro muy considerables, defraudndose a Vuestra Majestadde ellas y sus quintos reales /Tambin ha insinuado dicho Obispo que son sinnmerolos indios que hay en dichas reducciones y doctrinas y que no pagan tributo ninguno enque es Vuestra Majestad damnificado en grandes sumas, como tambin en no estarrecibida entre ellos la Bula de la Cruzada y que los religiosos curas no estn presentadosconforme lo requiere el Real Patronazgo, de todo lo cual queda esta Audiencia advertida yel Fiscal de ella pedir lo que convenga al mayor servicio de Vuestra MajestadGuarde Dios la Catlica Real Persona de Vuestra Majestad muchos aos como lacristiandad ha menester, Plata y mayo veinte y nueve de 1651. Doctor don Francisco deSossa, Licenciado de Antonio de Quijano y Heredia, Doctor don Luis Joseph Merlo de LaFuente, Licenciado don Fabin de Baldez Carrillo. 14. El verdadero oro de los ignacianos era el monopolio la Yerba MateAdems de los bienes comunes de vacas, algodn, etc., hay otro muy particular ycuantioso, que es el de la yerba del Paraguay, que comnmente llaman YERBA, sinms dito. Hay en los montes de aquellas Misiones, y en los de la gobernacin delParaguay, por toda ella, unos rboles propios de aquel territorio, del tamao de unnaranjo, y de hoja parecida a l, que llaman RBOL DE YERBA. Cgense las ramas nograndes de este rbol: chamscanse a la llama: pnense en unos zarzos muy altos: ypor debajo se les da humo toda una noche: despus se muelen y se ensacan. Esta esla yerba tan usada en aquellas tierras entre ricos y pobres, libres y esclavos, como elpan y como el vino en Espaa. sase lo mismo que el t o ch, como dicen losportugueses, tomado de los chinos. Calintase el agua: chase como un puado deyerba en el MATE, que es la vasija en que se toma, y es de calabazo pintado, de figurade una canoa o pesebre, o de coco grande, que los ricos lo tienen guarnecido de plata,o de palo santo, madera muy medicinal; no de estao, plata, ni barro: encima de layerba se echa el agua caliente templada, no hirviendo, que as hace que amargue layerba: y la gente de algn ser la echa azcar, y aun agrio de naranja y pastillas de olor.La gente ordinaria sin cosa de estas.(Jos Cardiel, Breve relacin de las Misiones del Paraguay) 15. La imagen de la prosperidadLa iglesia del pueblo de San Miguel, en que trabajaron mil indios por diez aos, deque ya se toc algo, la valu el ingeniero mayor del ejrcito y otros arquitectos en unmilln de pesos: y el General portugus, luego que la vio, dijo que slo los cimientosvalan ms que lo que el Rey de Castilla daba por todo el pueblo, eso es, los cuatro milpesos: y todo esto era de los indios, que lo hicieron sin jornal alguno, con grandessudores y fatigas.(Jos Cardiel, Breve relacin de las Misiones del Paraguay) 16. La cuestin cultural, mucha msica y poco espaolEn este ao ya logr que dominaran sus instrumentos: seis trompetistas dedistintas reducciones -cada pueblo tiene cuatro trompetistas-, tres buenostiorbistas, cuatro organistas... Este ao he logrado que treinta ejecutantes dechirima, dieciocho de trompa, diez fagotistas hicieran tan grandes progresosque todos pueden tocar y cantar mis composiciones. En mi reduccin heanotado para ocho niitos indios el famoso Laudate Pueri. Lo cantan con talgarbo, tal gracia y estilo que en Europa apenas se creera de estos pobres,desnudos, inocentes niitos indios. Todos los misioneros estn llenos dealegra y agradecen al Seor Supremo que, despus de tantos aos, les hayaenviado un hombre que tambin ponga a la msica en buenas condiciones...Cunto me honran y aman los indios, la modestia y el pudor no permitendescribirlo. Yo soy indigno de todo esto, y el mayor pecador y ms intil detodos los siervos en Cristo(Padre Anton Sepp, Relacin de viaje a las reducciones jesuticas. 1696) 17. La extraordinaria msica del pratense Domingo Zipoli(1688-1726)Ingres en la Compaa de Jess en Sevilla (Espaa), en 1716. En1717, siendo novicio, junto con otros tres jesuitas, zarp paraBuenos Aires, a donde lleg el 13 de julio de ese ao. De 1717 a1724 termin su noviciado y sus estudios sacerdotales, pero nopudo ordenarse por estar vacante la sede episcopal. Esconsiderado el ms grande compositor de msica que se interpreten las Reducciones (1688-1726) que, curiosamente jams pis, yaque muri muy joven en Crdoba, Argentina, en 1726, enfermo detuberculosis. El estilo de su msica es tpico de la poca, con elempleo del contrapunto y utilizando diversos instrumentoscaractersticos de la msica barroca. Su obra musical se extendipor Paraguay y Per. Compuso, entre otras piezas, tres peras: Elrey Notario de Egipto; Los pastores en el nacimiento de Cristo; yFelipe IV, representadas en la reduccin San Francisco de Borja. 18. El espinoso asunto del idiomaInicialmente, la lengua guaran fue grafa: no tena escritura, pero tena en su expresinoral una estructura gramatical propia. En las Reducciones slo se hablaba el guaran ylos jesuitas, a partir de la iniciativa del P. Ruiz de Montoya escribieron y tradujeronlibros en esta lengua.Los Padres solicitaron en 1632 al Padre General...</p>