El anticristo friedrich nietzsche

  • Published on
    25-Jul-2015

  • View
    78

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>IMPRIMIR</p><p>EL ANTICRISTOENSAYO DE UNA CRTICA DEL CRISTIANISMO</p><p>FRIEDRICH NIETZSCHE</p></li><li><p>2Editado por</p><p>elaleph.com</p><p> 1999 Copyright www.elaleph.comTodos los Derechos Reservados</p></li><li><p> www.elaleph.comEl anticristo donde los libros son gratis</p><p>3</p><p>INTRODUCCIN</p><p>SOBRE EL ASESINATO DE DIOS</p><p>de Henri Lefbvre</p><p>El universo aspira a la conciencia, a la posesin de s, es decir, alo divino. Un Dios se forma en el mundo. Sin embargo, elnietzschesmo (aqu su novedad en relacin a las metafsicas clsicas)no es una teologa; o ms bien, es una teologa al revs, una teologadel pecado, ms all del bien y del mal. Dios- el Dios infinito de loscristianos- se forma realmente en el mundo, al mismo tiempo que elhombre y en el hombre. El hombre puede realmente servir a Dios yaqu el bien y el mal! Porque es necesario que el hombre se ofrezcaen holocausto y que muera para que Dios nazca. Los telogos hanesperado esta fatalidad situando lo divino en lo sobrenatural que exigeel sacrificio de la naturaleza y de la tierra.</p><p>Inversamente lo humano exige la muerte de Dios! Estos dos ri-vales, estos dos grandes antagonistas no pueden realizarse juntos. Larealizacin supone una aniquilacin: el Hombre tiene que matar aDios.</p><p>Nietzsche experimenta religiosamente el fin de las religiones y elcrepsculo de los dioses. Se representa una tragedia csmica: si Diosest muerto, es que nosotros lo hemos matado! Naca de nosotros elotro. Dios era la alienacin del hombre, su adversario, incompatiblecon l. Todo pasa en lo existencial; si los hombres han pensado enDios, si los genios msticos aspiraban a lo divino, es que realmente lodivino se formaba en ellos. Exiga de ellos el ascetismo, el renuncia-miento, es decir, el odio a la tierra, el resentimiento contra la vi-da. Entonces, los hombres han tenido que llevar a cabo y repetir unacto espantoso, misterioso, que los libere, pero despojndolos de lo</p></li><li><p> www.elaleph.comFriedrich Nietzsche donde los libros son gratis</p><p>4</p><p>que haba de mejor en ellos: el asesinato de Dios. La nada es a la veznuestro enemigo y nuestra arma para sobrepasar en el dolor esta etapade nuestra creacin por nosotros mismos, lo divino.</p><p>El hombre que ha matado a Dios ha llevado a cabo un acto nece-sario; y sin embargo, es el insensato de quien habla la Gaya ciencia yel ms feo de los hombres de quien se trata en la ltima parte deZaratustra.</p><p>El asesino de Dios- singular paradoja- no es el ateo. El ateonietzscheano tiene el sentido de lo divino. El verdadero asesino deDios es el cristiano! El cristianismo no fue mas que en apariencia unafe en Dios, una vida humana en el sentido de lo divino. En realidad,fue el ms bajo nivel de la evolucin descendente del tipo divino. Esde todo punto falso decir que el cristianismo ha perdido histrica-mente su impulso primitivo. Desde el principio fue una degeneracin.El cristianismo, o ms exactamente, el judeocristianismo, no ha sido,segn Nietzsche, mas que una invencin del resentimiento judo paraarrastrar el mundo a la decadencia. Fue una especie de mala jugadagenial, una invencin grotesca y feroz de los judos para vengarse delas innumerables vejaciones y persecuciones que ya haban sufrido.Los judos han turbado y corrompido los espritus, han impedido amiles de millones de hombres gozar de la tierra.</p><p>Humanamente e incluso desde el punto de vista de la religin, eljudeo-cristianismo fue un fenmeno de decadencia. En su punto departida hubo una mala inteligencia. El creador del judeo-cristianismoen tanto que doctrina y en tanto que Iglesia fue San Pablo, que se sir-vi de la biografa de Cristo para extender la nocin judaica del peca-do y del Dios malo. El nico cristiano autntico fue Cristo y muri enla cruz- muri verdaderamente. Su presencia, su espritu se ha perdi-do. Doble holocausto de Cristo: este hombre muri para divinizarse-en l los hombres que lo mataron y que cada da lo matan de nuevohan matado a Dios. La Iglesia cristiana ha ritualizado judaicamente lamuerte de Dios en lugar de comprenderla y de hacer eternamente pre-sente este drama. Cristo es una realidad eterna, un smbolo psicolgi-</p></li><li><p> www.elaleph.comEl anticristo donde los libros son gratis</p><p>5</p><p>co ms all del tiempo. Fue sin pecado porque estaba verdaderamentepurificado de todo resentimiento; de una infinita inocencia, intentabolir la distancia entr l y la existencia profunda. Resucita en todoslos que asumen el drama del hombre y buscan la relacin del indivi-duo con la existencia.</p><p>Nietzsche no se cansa- en la Voluntad de potencia, en el Anti-cristo, etc.-, de descubrir los mltiples aspectos de la decadencia cris-tiana. Los cristianos han matado a Dios sin comprenderlo, y viven deesta muerte y del deseo de aniquilacin. En su alma se pudre lenta-mente el cadver de Dios. Han abrumado de reprobaciones todo lo queera fuerte y sano, violento y profundo: la pasin y el placer, el pensa-miento, la libertad, el amor de la tierra, la ambicin; lo han llamadomal, pecado, diablo. Si es lcito definir el ser corrompido como aquelque hace lo que es desventajoso, el cristianismo representa la corrup-cin esencial. Ha erigido en tipo ideal al hombre dbil, la bestezuelade rebao, al animal humano domesticado y enfermo, que practicasistemticamente el autocastigo. El hombre sin pecado del cristianis-mo es el oprimido eterno con las virtudes que le convienen, ellas ledan esas pequeas satisfacciones dbiles que prolongan su esclavitud,pero que compensan su ausencia completa de vitalidad: la dulzura, labenignidad, la caridad. Para justificar esta moral de esclavos, los te-logos han construido un inmenso sistema de piadosas mentiras, deinterpretaciones prfidas. Se ha emponzoado el corazn de los hom-bres con el resentimiento y la idea del pecado; y despus se les ha ex-plicado por el pecado original o actual su decadencia. Abominablecrculo vicioso. Apenas si se elevan por encima de este odioso rebaoalgunos tipos, odiosos ellos mismos, pero seleccionados y despus detodo superiores: el prelado maquiavlico, el contemplativo, el santo.</p><p>La muerte de Dios es para el hombre un urgente requerimiento.Nietzsche no se presenta nicamente como un destructor. Compruebala destruccin de todos los valores, el nihilismo europeo. Agotado,habiendo usado de la nada y precipitado en la nada a la vez lo mejor ylo peor de s mismo- lo divino- el hombre moderno se encuentra ante</p></li><li><p> www.elaleph.comFriedrich Nietzsche donde los libros son gratis</p><p>6</p><p>esta nada. Religin, felicidad, fe, sabidura, virtud, lgica y ciencia yano tienen significacin. El hombre moderno tiene un poder inmenso,una lucidez costosamente ganada. El agotamiento de la vida, la extin-cin de las posibilidades naturales han condicionado esta conciencia.El hombre actual ignora las inmensas posibilidades de su conciencia yse encuentra impotente y vaco. Es necesario resucitar la grandezaperdida, pero transformndola, crendola de nuevo en lo sobrehumanoy en lo divino!</p><p>El nihilismo europeo, la inquietud y la desesperacin modernasson la gran purificacin. Ha sido preciso utilizar la nada contra Dios yes preciso ahora atravesar esta nada y sobrepasarla. Nuestro universoes desrtico, pues carece de dioses. El hombre est solo. Es necesarioque se fije una nueva meta, una nueva jerarqua de lo que vale. Elhombre tiene hoy que crear el sentido del mundo, que imponerlo pormedio de un acto infinitamente creador, un acto divino.</p><p>La vida no tiene sentido exterior a ella. Ella es para s misma surecompensa. Hasta aqu los hombres han montado un vasto escenariodelirante: cubran la vida con una mscara; bajo esta mscara repre-sentaban muy seriamente la comedia; crean hacer otra cosa que vivir;por ejemplo: obedecer a una providencia, ejecutar muy importantesprescripciones religiosas o morales. Estos valores han sido quiz muytiles: se han hundido. Buscar un sentido a la vida, es ya despreciarla.El sentido de la existencia est en ella. La realidad de la potencia esten su acto! El pensamiento buscaba en otro tiempo ms all de l loque estaba en l. Tenemos que adquirir una conciencia nueva denuestra conciencia y de nuestra existencia.</p><p>Momento decisivo. Momento de la salvacin terrenal. El hombreha arrojado todo lo que le protega y sostena, pero le engaaba yatraa fuera de s. Tiene que determinar su propia existencia. Se vuel-ve Dios, no segn la Biblia, conociendo el bien y el mal, sino ms alldel bien y del mal. Es ya divino puesto que tiene que crearse a s mis-mo en un acto libre. Tiene que crearse ex nihilo. La ms alta verdad</p></li><li><p> www.elaleph.comEl anticristo donde los libros son gratis</p><p>7</p><p>es que el mundo carece de verdad preexistente. La ms alta verdad, laque liberta, es infinitamente creadora.</p><p>Los dbiles, los que desesperan, estarn ms y ms desesperados:aceptarn la nada y desaparecern. El hombre que ama poderosamentela existencia- en quien la potencia creadora se afirma- est al contra-rio aguijoneado por esta visin de la nada. Mira al abismo sin vrtigoy por este lado afirma la alta potencia de la vida; y la afirma de nuevo,sin proteccin, sin apoyo, heroicamente. Aceptando totalmente laprueba, triunfa de ella. Lanza un decreto soberano y total y renueva elser y proclama en fin la verdad de un mundo sin verdad. Sobrepasa elnihilismo. La vida, desde este momento, rebasa las contradicciones:ilusin y verdad, conocer y ser, bien y mal, placer y dolor, seriedad yausencia de lo serio, vida y muerte. El acto inaugural es a la vez espi-ritual y csmico. Es eminentemente personal y, sin embargo, est msall del Yo y del No-Yo. El espritu carnal y terrestre, el superhombre,se afirma as. Con este acto, que segn Nietzsche es absolutamenterevolucionario, comienza- en una atmsfera de potencia, de lucidez,con un ritmo de danza ligera y ebria- el superhombre! Pronto ven-drn los nuevos Hiperbreos que tendrn odos nuevos para una m-sica nueva: conciencia nueva para verdades nuevas. Ellos desarro-llarn las consecuencias de la nueva revelacin y crearn totalmente lagrandeza que se ha perdido en medio de las falsas afirmaciones meta-fsicas y religiosas.</p><p>Un trnsito misterioso se opera en toda gran obra de arte. Las ti-nieblas se metamorfosean en luz, el sueo y el ensueo en ideas, laexistencia encadenada al tiempo, a la lucha, a la muerte, a la nada, ala verdad y a la ilusin, en forma pura. Esta gran liberacin tiene quecumplirse para la existencia total y para la vida en su profundidad. Elfundamento de nuestro ser, la potencia, es llamado a la luz en esteparoxismo de tensin. Dioniso, habiendo asumido el peso de la exis-tencia, descubre su identidad con Cristo. Se ha sobrepasado volvin-dose Apolo y Scrates, mientras que el conocimiento, salido deScrates, se une a la msica que nace de las profundidades del alma.</p></li><li><p> www.elaleph.comFriedrich Nietzsche donde los libros son gratis</p><p>8</p><p>Ascetismo? Renunciamiento? No. Gozo. Gozo de gustar sinamargura, libremente, de todas las cosas buenas. Gozo profundo:ms all del placer y del dolor.</p><p>La existencia se trasciende sin salir de ella misma. Tenemos queentrar, segn Nietzsche, en la gran resurreccin que seguir al nihi-lismo: en la superabundancia de formas espirituales y de gozo terres-tre no fingidos En la despreocupacin radiante. El espritu se vuelveotra vez nio.</p><p>Ha sido encontrada.Quin? La eternidad.Es la mar mezclada</p><p>Con el sol,</p><p>haba escrito Rimbaud, evocando, como Nietzsche, la unin de lasprofundidades y de la luz. Las barreras entre los seres, los lmites,sern rotos por Dioniso vencedor, dios de la metamorfosis que reco-rrer libremente las formas.</p><p>Las posibilidades del mundo estaban agotadas. De ah precisa-mente la posible novedad: participar en todo lo que fue, concentrarloen un ser nico: el superhombre.</p><p>Con el asesinato de Dios, el hombre pone fin a un posible quequiz habra roto el ciclo del devenir, orientndolo hacia lo infinito, esdecir, hacia la persecucin sin fin de lo divino. Del mismo golpe haestablecido el devenir, pero establecido la eternidad en el devenir. Estentonces presto a aceptar la vida tal cual es, precisamente porquetransforma la conciencia de ella. Es preciso hacer notar aqu que paraNietzsche el problema no es transformar la vida sino justificarla talcomo es.</p><p>Creador de s mismo, el hombre comprende entonces como laexistencia ha llegado hasta l, y se sita en el momento crucial deldevenir: en el momento en que la vida reconoce la identidad del cono-cer y del ser, la identidad profunda de la potencia.</p></li><li><p> www.elaleph.comEl anticristo donde los libros son gratis</p><p>9</p><p>EL ANTICRISTO</p><p>PRLOGO</p><p>INVERSIN DE TODOS LOS VALORES</p><p>FRAGMENTO</p><p>Este libro est hecho para muy pocos lectores. Puede que no vivaan ninguno de ellos. Esos podrn ser los que comprendan mi Zara-tustra; acaso tengo yo derecho a confundirme con aquellos a quieneshoy se presta atencin? Lo que a m me pertenece es el pasado maa-na. Algunos hombres nacen pstumos.</p><p>Las condiciones requeridas para comprender y para compren-derme luego con necesidad, las conozco demasiado bien. Hay que serprobo hasta la dureza en las cosas del espritu para poder soportar slomi seriedad y mi pasin. Hay que estar acostumbrado a vivir en lasmontaas, y ver a nuestros pies la miserable locuacidad poltica y elegosmo de los pueblos que la poca desarrolla. Hay que hacerse indi-ferente; no debe preguntarse si la verdad favorece o perjudica al hom-bre... Hay que tener una fuerza de predileccin para las cuestiones queahora espantan a todos; poseer el valor de las cosas prohibidas, es pre-ciso estar predestinado al laberinto. De esas soledades hay que haceruna experiencia. Tener nuevos odos para una nueva msica: nuevosojos para las cosas ms lejanas; nueva conciencia para verdades hastaahora mudas, y la voluntad de la economa en grande estilo; conservarlas propias fuerzas y el propio entusiasmo... hay que respetarse a simismo, amarse a s mismo; absoluta libertad para consigo mismo...</p><p>Ahora bien; slo los forjados as son mis lectores, mis lectorespredestinados; qu me importan los dems? Los dems son simple-</p></li><li><p> www.elaleph.comFriedrich Nietzsche donde los libros son gratis</p><p>10</p><p>mente la humanidad. Se debe ser superior a la humanidad por la fuer-za,</p><p>por el temple, por el desprecio...</p><p>FRIEDRICH NIETZCHE</p></li><li><p> www.elaleph.comEl anticristo donde los libros son gratis</p><p>11</p><p>1</p><p>Mirmonos de frente. Somos hiperbreos, y sabemos bastantebien cun aparte vivimos. Ni por tierra ni por mar encontrars elcamino que conduce a los hiperbreos. Pndaro ya saba esto de no-sotros. Ms all del septentrin, de los hielos, de la muerte, se en-cuentra nuestra vida, nuestra felicidad... Nosotros hemos descubiertola felicidad, conocemos el camino, hallamos la salida de muchos mi-lenios de laberinto. Quin ms la encontr? Acaso el hombre mo-derno? Yo no s ni salir ni entrar; yo soy todo lo que no sabe ni salirni entrar as suspira el hombre moderno... Estbamos aquejados deesta modernidad, de una paz ptrida, de un compromiso perezoso, detoda la virtuosidad impura del s y del no modernos. Semejante tole-rancia y amplitud de corazn, que lo perdona todo porque lo com-prende todo, es para nosotros viento de sirocco. Vale ms vivir entrelos hielos que entre las virtudes modernas y otros vientos meridiona-les... Fuimos bastante valerosos: no tuvimos clemencia...</p></li></ul>