Sesión 1 concepción del marco curricular nacional

  • Published on
    16-Apr-2017

  • View
    143

  • Download
    1

Transcript

SISTEMA CURRICULAR NACIONALLos grandes desafos educacionales que asume el Proyecto Educativo Nacional exigen implementar una poltica curricular orientada a disear el currculo a nivel del sistema educativo nacional, centrada en una seleccin cultural con relevancia y pertinencia, que permita determinar los aprendizajes fundamentales, es decir, las competencias y las capacidades (conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes) que deben aprender todos los estudiantes del pas. El componente vertebrador de todo el Sistema Curricular son los aprendizajes fundamentales.La tarea fundamental de la implementacin de la poltica curricular es elaborar y construir, disear un currculo nacional y buscar la igualdad de oportunidades para todos los estudiantes. Por otra parte, la implementacin del currculo nacional requiere de un sistema curricular que le otorgue organizacin, coherencia y eficacia en su desarrollo adems, lo ms relevante, hacer del currculo un instrumento legible, cercano y til para el docente.Qu es el sistema curricular? Es un conjunto de instrumentos curriculares que actan de manera articulada y sistemtica para facilitar la enseanza en todas las escuelas del pas y asegurar el logro efectivo de aprendizajes de manera coherente. El xito de la poltica curricular, incluye adems estrategias de articulacin con otras polticas o subsistemas; como el sistema de medicin de la calidad, el de formacin docente y el de gestin escolar.Asimismo, organiza y establece las interrelaciones de los diversos instrumentos o componentes curriculares, definiendo los procedimientos para el diseo y ejecucin, evaluacin y retroalimentacin de los instrumentos de la planeacin curricular a nivel nacional, regional, local e institucional.Los componentes bsicos del sistema curricular son: Marco Curricular Nacional, los Mapas de Progreso, las Rutas de aprendizaje, materiales educativos, los currculos regionales.A fin de evitar dbil coherencias entre los distintos componentes del sistema curricular, se requiere de una estrategia de gestin curricular que asegure no slo la produccin y distribucin oportuna de todos los instrumentos curriculares, sino tambin su articulacin coherente en sus documentos pedaggicos, enfoques y sus trminos.Componentes del Sistema CurricularLos componentes bsicos del Sistema Curricular son:En este apartado nos referiremos a dos de los componentes:Marco Curricular NacionalEn Marco Curricular Nacional define, caracteriza y determina un conjunto delimitado de Aprendizajes Fundamentales, describiendo las competencias y capacidades que todos los estudiantes del pas deben aprender, adems dando cuenta de los sustentos como de las implicancias pedaggicas para su enseanza y su evaluacin.El Marco Curricular Nacional, se caracteriza por ser un currculo de baja densidad, basado en estndares, con secuencias de progreso claramente establecidas y cuyas demandas de aprendizaje requieren ser aprendidas de manera pertinente en contextos especficos.Por qu es importante contar con un Marco Curricular Nacional?Porque: Marca la pauta a los dems instrumentos curriculares, a nivel de enfoque y contenido respecto de los aprendizajes para la educacin bsica. Propone Aprendizajes Fundamentales que todo estudiante sin excepcin de cualquier lengua, cultura y creencia religiosa, de cualquier edad, de la costa, la sierra o la selva, de mbitos urbanos o rurales, al nivel del mar y en las alturas tienen el mismo derecho de adquirirlos. Debemos tener muy claro que la actual versin del Marco Curricular Nacional se ha publicado con la finalidad de generar el dilogo sobre cules deben ser los aprendizajes fundamentales, del cual t eres un actor principal. Permite contar con un currculo acotado, menos denso, con aprendizajes priorizados, que garanticen su logro de manera significativa. Posibilita el enriquecimiento del currculo nacional, desde una perspectiva intercultural, permitiendo tener currculos regionales que garanticen el logro de los aprendizajes fundamentales con pertinencia cultural. Del Diseo Curricular Nacional al Marco Curricular NacionalLa principal herramienta con la que contamos los docentes para orientar nuestro trabajo pedaggico es el currculo, el cual debe precisar con claridad cules son los aprendizajes que se espera que los nios y adolescentes logren. Para que un currculo cumpla bien su funcin, debe tener tres caractersticas: adecuada gradualidad, baja densidad y pertinencia:La gradualidad se refiere a que cada competencia se desarrolle de manera continua y progresiva a lo largo de los ciclos y niveles. Debe ser visible cmo en los primeros grados se sientan las bases y cmo se van consolidando y profundizando al pasar de un grado a otro.La baja densidad se refiere a que la cantidad de contenidos debe ser proporcional al tiempo disponible durante el perodo de enseanza. Una elevada concentracin de contenidos hace imposible cumplir con la programacin curricular.La pertinencia alude a que las competencias y capacidades deben aplicarse para resolver problemas cotidianos en contextos y escenarios tanto reales o plausibles como diversos.Pero nuestra realidad curricular responde poco a estas tres caractersticas: Si bien la poltica curricular en las ltimas dos dcadas adopt el enfoque de competencias, en diversos estudios se ha identificado imprecisiones e inconsistencias que reflejan falta de claridad en los aprendizajes a lograr a lo largo de los ciclos y niveles (IPEBA, 2012). Tenemos un currculo denso cuyas demandas son poco factibles de lograr en toda su extensin en el tiempo previsto para hacerlo. A esto se suma el incumplimiento de las horas normadas de clase (PEN, pg. 67).Segn la IV Evaluacin nacional del rendimiento estudiantil del 2004, los docentes del 53,4% de estudiantes de 6 de primaria admiten que no cubren la totalidad del currculo en lo que respecta a produccin de textos; y los docentes del 66% de estudiantes de 6 de primaria no terminan lo programado en el rea de matemtica (MINEDU, 2005).El Per del siglo XXI se nos presenta como un pas rico en diversidad, en constante crecimiento econmico y habitado adems por gente tenaz, perseverante y creativa. En este momento de su historia, nuestro pas necesita ms que nunca una educacin que forme a las personas capaces de convertir ese potencial en oportunidades de desarrollo y progreso para todos. Personas que, desde la diversidad que nos caracteriza, hagan suyo el compromiso de fortalecer nuestra identidad comn, de hacer de la democracia una manera deseable de vivir y de gobernarnos a nosotros mismos. Una educacin que, a escasos aos del bicentenario de la independencia nacional, necesita dejar atrs el enciclopedismo tpico del siglo XIX y habilitar a ocho millones de nios, nias y adolescentes, as como a un cuarto de milln de jvenes y adultos que completan su formacin escolar, para que sean protagonistas y no meros observadores pasivos en el logro de esta aspiracin.Ser protagonistas activos en el desarrollo humano de un pas como el Per exige de sus jvenes generaciones competencias muy precisas. Necesita personas capaces de actuar sobre realidades complejas y cambiantes de manera crtica, y tambin con mucha creatividad. Sin embargo, la educacin escolar no ha sabido ofrecerles oportunidades plenamente satisfactorias para aprenderlas, pese a que forman parte del currculo oficial desde fines del siglo XX.En efecto, a escasos aos del siglo XXI se produjo en el Per una reforma del currculo escolar que fue portadora de nuevas y grandes expectativas. La proximidad del ao 2000 simboliz para el mundo un cambio de poca de gran importancia, que exiga a la educacin una sintona profunda con los nuevos tiempos y los nuevos desafos. Es por esta razn que se puso nfasis en las competencias y capacidades necesarias para formar personas y ciudadanos que sepan moverse en los nuevos escenarios de la poca y del pas.Las lucesAquella reforma nos dej como legado un cambio sustantivo del enfoque pedaggico que haba sido hasta entonces la base del currculo escolar:1. Se busc dejar atrs una enseanza memorstica centrada en la repeticin mecnica de datos, hechos, nombres y conceptos, de muy larga tradicin en nuestro sistema escolar, para empezar a demandar a las escuelas el aprendizaje de competencias, es decir, de capacidades para actuar sobre la realidad haciendo uso reflexivo y creativo de los conocimientos.2. Se busc dejar atrs una enseanza basada en tantas asignaturas como ciencias existan disponibles, para proponer en su lugar reas de desarrollo, es decir, conjuntos de aprendizajes relacionados con diversos campos del conocimiento, pues el desarrollo de las ciencias en el mundo de hoy est siendo producto de una cada vez mayor colaboracin entre distintas especialidades cientficas.3. Este cambio de aprendizajes centrados en la memorizacin de contenidos a aprendizajes centrados en competencias implic, adems, replantear los plazos estimados para su adquisicin cabal. Hasta entonces, los estudiantes tenan un ao para lograr los resultados que se esperaban de ellos, segn su grado. Ahora dispondran de dos, pues por tratarse de aprendizajes ms complejos y exigentes, se requera necesariamente de periodos ms largos. Es as que se introduce el concepto de ciclos, que abarcaban dos grados, as como el de promocin automtica para el primer grado de primaria, es decir, de transicin sin repeticin de primero a segundo grado.4. Tambin se apunt, aunque con menos claridad y fortuna, a una evaluacin cualitativa de las competencias, sobre todo en la educacin primaria. Es decir, se busc transitar a un sistema de evaluacin que pusiera por delante las capacidades de los estudiantes para desempearse ante desafos especficos, antes que el solo recordar una determinada informacin.La consolidacin de estos cambios, por lo menos en el terreno oficial de la poltica curricular, tuvo que enfrentar a lo largo de diez aos constantes presiones de diversos grupos de inters a favor de un retorno a un currculo enfocado en contenidos. No obstante, el Diseo Curricular Nacional (DCN) promulgado el ao 2005, represent un esfuerzo importante por superar esta etapa y resolver de paso las desarticulaciones que haban surgido entre los currculos de educacin inicial, primaria y secundaria. El DCN cierra de esta manera un periodo difcil de marchas y contramarchas, reafirmando en lo fundamental el espritu de los cambios con que se inicia la reforma curricular en la segunda mitad de la dcada de 1990.Este importante legado curricular debe ser considerado irreversible y, por lo tanto, suscribirse y continuarse. El mundo avanz en esa direccin y es un curso que hoy debemos ratificar y seguir desarrollando.Las sombrasNo obstante, el Diseo Curricular Nacional no logr resolver dos problemas de fondo, que ya se apreciaban desde aos atrs:1. Problemas de construccin interna del documento curricular, que exhiban tres dificultades para ser manejado por el docente: su densidad (la abundancia de demandas excedi el lmite de lo razonable), su falta de coherencia (la secuencia de progreso de las competencias que deban ir madurando los estudiantes no era uniforme y se interrumpa en varios tramos), y su ambigedad (sus formulaciones no eran lo suficientemente especficas, lo que no ayudaba a distinguir siempre con claridad su significado ni las metas esperadas). La consecuencia ha sido una preocupante distancia entre lo que el currculo demanda y lo que en verdad ensea el docente.2. Problemas de apoyo y acompaamiento al esfuerzo de los docentes y las escuelas por ponerlo en prctica. La reforma curricular no estuvo respaldada en una poltica curricular comprometida con los resultados. Surge en una poca en la que el Estado asuma que su responsabilidad terminaba en la promulgacin de normas, la entrega de materiales educativos y la capacitacin docente. La consolidacin del proceso de reforma que represent el DCN el 2005 ni sus reajustes efectuados el 2009 corrigieron esta situacin, sin lograr identificar a tiempo y dar respuesta a las dificultades que tienen los docentes para llevarlo a la prctica.Los cambiosEl Proyecto Educativo Nacional plante el ao 2007 la necesidad de dar un paso adelante y transitar de una poltica curricular basada en un currculo nico nacional, como el DCN, a otra basada en un Marco Curricular comn a todos los peruanos. Este trnsito supona afrontar los dos problemas antes sealados: avanzar hacia un currculo menos denso, ms claro, ms coherente y, por lo tanto, ms accesible a los docentes; y un currculo apoyado en las condiciones objetivas que lo hagan realmente viable. De esta manera sera posible acortar la brecha entre las expectativas del currculo y lo que ocurra en las aulas.Adems, un Marco Curricular que define de manera precisa un conjunto mucho ms delimitado de expectativas de aprendizaje para construir el pas que queremos, a ser logradas por todos a lo largo de la Educacin Bsica, permite aflorar la inmensa diversidad del pas. El Proyecto Educativo Nacional abre por primera vez la posibilidad de planteamientos curriculares regionales que reflejen con mayor propiedad los desafos locales y regionales sociales, culturales, productivos, laborales que complementen o contextualicen los aprendizajes comunes sealados en el Marco Curricular.Los Currculos Regionales tendran que asegurar tambin el logro de los aprendizajes comunes pero en el contexto de los desafos propios de cada regin, y en los mismos mbitos a los que se busca responder nacionalmente: desarrollo econmico y competitividad, equidad y justicia social, democracia y Estado de derecho, eficiencia, transparencia y descentralizacin del Estado, siempre de cara a la diversidad y las caractersticas de sus propios escenarios regionales.Las continuidadesLos ocho Aprendizajes Fundamentales que propone el Marco Curricular como horizonte comn para todo el pas, no son disonantes con el tipo de expectativas que se han venido enfatizando en los ltimos 20 aos tanto a nivel latinoamericano como mundial. Es decir, estn alineados a los consensos y prioridades que han venido siendo promovidos en los foros internacionales de UNESCO, en el contexto del cambio de siglo.La propuesta de Aprendizajes Fundamentales tiene tambin afinidad con los principios y fines de la educacin sealados por la Ley General de Educacin, as como con el tipo de aprendizajes que destaca la poltica 6 del Proyecto Educativo Nacional, cuando plantea establecer de manera concertada estndares nacionales de aprendizaje. Son igualmente congruentes con los 11 propsitos de aprendizaje al 2021 que plantea el propio Diseo Curricular Nacional, en la versin reajustada de fines del 2009.No hay, entonces, rupturas con el largo proceso de la reforma curricular, con sus fundamentos, propsitos y orientaciones principales. No obstante, las dificultades que han tenido los docentes para ensear en esa direccin necesitan ser atendidas. La poltica curricular se redefine en la perspectiva que plantea el Proyecto Educativo Nacional, precisamente para subsanar las deficiencias de ese proceso y hacer del currculo un instrumento legible, cercano y til para el docente.Ahora bien, una poltica curricular orientada a impulsar, fortalecer y consolidar el trnsito de la educacin escolar al desarrollo de competencias, que implican aprender a actuar y pensar, supone un cambio cultural de gran trascendencia. Para hacerlo posible, necesitamos hacer seguimiento y evaluacin constante de lo que ocurra en las aulas, a fin de tomar nota de los aciertos y errores de la aplicacin que hacen los maestros del currculo. Pero necesitamos tambin el apoyo de la ciudadana.Los padres de familia y la sociedad en su conjunto deben comprometerse con hacer realidad una escuela que ensee lo que sus hijos necesitan aprender hoy, no con lo que se esperaba de ellos hasta hace medio siglo, es decir, personas de memoria prodigiosa capaces de recordar y recitar cantidades inconmensurables de informacin. Una escuela que forme personas y ciudadanos capaces de entender, pensar y transformar la realidad de manera lcida, autnoma y comprometida no ser posible, ms all de los esfuerzos necesarios del Estado, si la sociedad no empieza a demandarla con conviccin y energa.Prof. Carlos Alberto Yampuf Requejo981770982cayare2@gmail.com