Novena- Rosario meditado Medalla Milagrosa

  • Published on
    08-Jun-2015

  • View
    1.140

  • Download
    9

Embed Size (px)

DESCRIPTION

El Rosario meditado como la Novena en honor a la Virgen de la Medalla Milagrosa que se celebra el 27 de Noviembre cada ao. Inicia el da 19.

Transcript

  • 1. ROSARIO MEDITADO NOVENA A LA VIRGEN MILAGROSANOVENA EN HONOR A MARA INMACULADA DE LA MEDALLA MILAGROSA Parroquia- Baslica Virgen Milagrosa Madrid, 19-27 de noviembre de 2012

2. GUION PARA EL ROSARIO MEDITADO EN LA NOVENA 1.Canto inicial a la Virgen (Jos Mara)2.Introducin: Por la seal; Seor mo, Jesucristo (Asun, Eugenia,) 3. CADA MISTERIO a.Meditacin (Isabel, Julio,)b.Canto del AVE MARA (Jos Mara)c.Rezo del Padre nuestro, Avemaras, Gloria, Mara, Madre de Gracia,d.(Asun, Eugenia,)Canto de la jaculatoria: Oh Mara, sin pecado concebida, (Jos Mara)4. DESPUES DE LOS CINCO MISTERIOS Letanas y oracin final (Asun, Eugenia,) Canto final: Salve Regina. 3. ROSARIO MEDITADO CON TEXTOS DE LA PALABRA DE DIOS Y DE LAS APARICIONES DE LA MEDALLA MILAGROSA LUNES y SBADOMISTERIOS GOZOSOS Primer misterio: Dios se hace Hombre en el seno de Mara Lc 1, 30-31, 38 Y el ngel le dijo: No temas, Mara, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirs en tu seno y dars a luz un hijo, y le pondrs por nombre Jess. Dijo entonces Mara: He aqu la esclava del Seor, hgase en mi segn tu palabra.Dios se presenta ante un corazn limpio y puro, capaz de percibir su presencia. Se encuentra a gusto cuando encuentra un alma sencilla y acogedora. Dios escoge como morada un alma bella. Y Mara se abandona a su Creador, acogiendo, en nombre de toda la humanidad, al que es la vida del mundo. Mara, al aparecerse a Catalina, viene a anunciarle que en este mundo, donde se hace muy visible el mal, no debe temer porque es mucho ms fuerte el amor y la gracia: lleva la Medalla, experimentars grandes bienes. Tambin le encarg Mara la misin de ofrecer la medalla de la Inmaculada, como signo de proteccin de Dios, en medio de un mundo poderoso donde quera triunfar el pecado. Es una medalla sencilla y humilde al alcance de los ms pobres para que todos sepan que Dios est cerca de los humildes y para que nadie diga que no puede acoger a Dios en su vida. Saluda a Mara el ngel de Dios, le anuncia el misterio de la Encarnacin. AVE MARIA 4. Segundo misterio: Mara corre a llevar vida y visitar a su prima Isabel Lc 1, 41-43 Y en cuanto oy Isabel el saludo de Mara, el nio salt de gozo en su seno. E Isabel llena del Espritu Santo, exclam en voz alta: Bendita t entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! De dnde a m tanto bien, que venga la madre de mi Seor a visitarme?.La experiencia de Dios vivida en la Encarnacin, no le permite guardar para s tanta felicidad. Se puede ocultar egostamente el amor? Hay que correr a llevar la buena nueva al mundo. Las videntes de Lourdes, Ftima, de la calle du Bac necesitaron transmitirlo al mundo. Cuntas veces he percibido dentro de m a Dios, a Mara, sus mensajes y me lo he guardado para m! Voy a rezar este misterio pensando, con Mara, cmo ser ms testigo en mi familia, en mi mundo Los devotos de la Milagrosa, adems de llevar colgada al cuello la Medalla, recibimos en nuestros hogares a la Virgen Peregrina. Son dos hermosas maneras de revivir la escena del Evangelio: acogemos y disfrutamos de la visita de Mara, que nos trae gracia y salvacin, y como Isabel, que la llama bienaventurada, nosotros le decimos Oh Mara, llena de gracia y experimentamos la belleza de vivir en la gracia de su Hijo y de visitar a otras personas para llevarles la alegra de la salvacin.Con Cristo en su seno, los montes pas a ver a su prima. Juan se alegr. AVE MARIA 5. Tercer misterio: Dios nace en la humildad en Beln cf. Lc 2, 6-16 Y sucedi que, estando en Beln, le lleg a Mara la hora del parto, y dio a luz a su Hijo primognito; lo envolvi en paales y lo recost en un pesebre, porque no haba lugar para ellos en la posada. Un ngel se apareci a unos pastores y les dijo: No temis, os anuncio una gran alegra. Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador. Fueron corriendo y encontraron a Mara, a Jos y al Nio, acostado en el pesebre.Dios acta en el silencio de la noche. Slo dos corazones puros son testigos de tanta maravilla: Mara y Jos. Eran sensibles al hacer de Dios. Es cierto que despus, otros, tambin lo percibieron: los pobres, los que admitieron que Dios estaba envuelto de pobres paales, y no dudaron: fueron a presentarles sus dones. En este misterio, intentemos conseguir que los ojos del corazn se adapten a esa presencia misteriosa de Dios en lo ms pobre y humilde de la humanidad. Junto a Mara, con Catalina Labour, contemplemos el mundo de la pobreza, para comprometernos con los hermanos que sufren. Pidamos a Mara que nos ilumine para poder descubrir qu podemos hacer. La Virgen Mara prometi a Catalina, y a todos los que lleven puesta la Medalla, grandes gracias. La gracia ms grande que hemos recibido en el Bautismo y que se acrecienta en los dems Sacramentos es ser hijos de Dios. La Medalla de Mara es un hermoso medio que nos recuerda que el tesoro ms grande de nuestra vida es ser siempre de Dios, de Jess, es vivir la presencia misteriosa de Dios como lo vivi Mara en el nacimiento de Jess y como lo percibi Catalina en las apariciones. El Verbo divino que humilde naci, reciba en la cueva, nuestra adoracin. AVE MARIA 6. Cuarto misterio: El Nio es presentado en el Templo de su Padre Dios. Lc 2, 22-24 Y cumplidos los das de la purificacin, llevaron a Jess a Jerusaln para presentarlo al Seor, y para presentar como ofrenda un par de trtolas o dos pichones, segn lo mandado en la Ley del Seor.Mara presenta a Jess para ofrecerlo al Seor. As lo hacan todas las madres. Pero la ofrenda de Mara tiene un contenido distinto. Ella se ofreci a s misma en la Anunciacin (He aqu la esclava), ahora presenta a su Hijo. Ofrecer, presentar, son verbos que implican la idea de que Dios es colocado en el centro de la propia vida. Es el propsito de decirle siempre al Seor: Seor, qu quieres que haga en esto y en todo? Cmo lo vivo en mi vida? Junto a Mara, contemplndola con la mirada de Catalina Labour, me lo voy a estar preguntando en el rezo de este misterio: Seor, qu quieres que haga? La unin de Jess y Mara que se destaca profundamente en de la Infancia de Jess, la encontramos representada con gran fuerza en nuestra Medalla Milagrosa. La Medalla es como una hermosa fotografa de aquellas palabras del anciano Simen que predice la unin de madre e Hijo. Apreciemos en nuestra Medalla la participacin de Mara en los dolores de su Hijo contemplando la unin de los corazones de Jess y Mara, de la cruz unida a Mara, representada en la letra M.Con Cristo en los brazos la Virgen entr en el templo santo, y lo present. AVE MARIA 7. Quinto misterio: Mara y Jos encuentran a Jess en el Templo. Lc 2, 42-43, 46 Cuando tuvo doce aos, subieron a la fiesta, como era costumbre. Pasados aquellos das, al regresar, el nio Jess se qued en Jerusaln, sin que lo advirtiesen sus padres, y ocurri que, al cabo de tres das, lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchndoles y preguntndoles.Los dones de Dios son a veces sorprendentes. Es cuestin de abrir el corazn. Nos sorprende su conducta, y sin embargo, siempre es lo mejor. No sabais que debo ocuparme de las cosas de mi Padre? Cmo me ocupo yo de las cosas del Padre? En mi vida he ido descubriendo muchas cosas de Dios: sus planes vocacionales para m, ya sea como laico, o como consagrado; tambin he descubierto los planes de Dios para mi familia, para el mundo Paso de todo eso, o me implico en ocuparme de las cosas de Dios mi Padre? Catalina Labour se entreg de corazn a hacer las cosas de Dios, siguiendo la peticin que le hizo Mara. Escucha a Mara en este misterio, porque te va a recordar las cosas que Dios quiere para ti. Se nos ha transmitido que la difusin de la Medalla Milagrosa produjo, y sigue produciendo, el gran milagro de que muchas personas, jvenes y adultos, que haban perdido su fe, que vivan alejados de Dios, pudieron vuelven a encontrarse con Dios gracias a la intercesin de Mara en esta Medalla bendita. Encontrarnos siempre unidos a Dios es uno de los compromisos que debemos procurar al llevar colgada la Medalla. Y llevando con nosotros la Medalla recodemos que, en todo lo que hagamos, debemos entregarnos a las cosas del Padre. Al Nio perdido Mara encontr, en el templo santo, hablando de Dios. AVE MARIA 8. JUEVESMISTERIOS LUMINOSOS Primer misterio: El bautismo de Jess en el Jordn (Mt 3, 13, 16-17) Entonces lleg Jess, desde Galilea al Jordn y se dirigi a Juan, para ser bautizado por l (...). Sali del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espritu de Dios que bajaba en forma de paloma y vena sobre l. Y una voz que sala de los cielos deca: Este es mi Hijo amado, en quien yo me complazco.Todo el misterio de Cristo es luz. Y esta luz singular la descubrimos en este misterio del Bautismo en que Cristo, siendo inocente, se hace pecado por nosotros. Jess, luz de Luz, entra en el agua y del cielo llegan la voz del Padre, que lo proclama su Hijo predilecto, y el Espritu, que desciende sobre l para investirlo de la misin de ser luz y salvacin de las gentes. La Medalla de la Virgen Milagrosa nos recuerda que somos cristianos bautizados, hijos de Dios, de una dignidad sublime al pertenecer a su propia familia, y que por tanto, llevar la medalla con nosotros es distintivo de nuestra propia condicin de Hijos de Dios y miembros de la Iglesia. Pensemos en este misterio si nuestra vida corresponde a esa dignidad recibida. Nos cuenta Catalina que, en la aparicin del 27 de Noviembre, vio cmo de las manos de Mara salan rayos de luz, representando las gracias que Dios nos concede. La mejor gracia que nos viene de Mara es Jesucristo. Y la mejor y ms grande gracia que debemos pedir es vivir siempre como hijos de Dios como Jesucristo, y con Cristo en la santa Iglesia, gracia que se nos ofreci el da de nuestro Bautismo. Los cielos se abrieron y el Padre habl: Mi hijo amado y lo bautiz. AVE MARIA. 9. Segundo misterio: Su autorrevelacin en las bodas del Can (Jn 2,1-5) Se celebraba una boda en Can de Galilea y estaba all la madre de Jess. Fue invitado tambin a la boda Jess con sus discpulos. Y, co