Trama biombo final final final

  • Published on
    14-Apr-2017

  • View
    28

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>[1] La unidad se compone de geometras distintas. La que contiene (exterior) y la con-tenida (interior).Se compone de una unidad que se puede ir desglosando en unidades ms pequeas.</p><p>[6] Desde el exterior se establece un centro luminoso, aglomerado en una geometra ms conjunta, pero destacando unas de otras.</p><p>[4] El color crea un degrade, donde la luz va apareciendo a medida que se introduce en la fruta.</p><p>Trama a base de los colores y las direcciones que crean el mvimiento</p><p>Trama de movimientos y direcciones, parte trasera</p><p>Trama unitaria Trama que se conforma de la trama unitaria, a partir de sus colores y sus posiciones.Direcciones distintas son movimiento. Lo apetitoso esta en lo heterogeneo, de los colores y las direcciones</p><p>Matriz que aparece en el proceso del termo-formado. Plstico mica.</p><p>Trama 20x20, aparecen los colores, los movi-mientos y las direcciones.</p><p>La diversidad luminosa del movimiento dado por las direc-ciones</p><p>La apetencia deja de ser un resolutivo biolgico cuando aparece el placer. Cuando este aparece, el comer adquiere un mundo mucho ms amplio y variadas sensaciones. La apetencia en primer lugar trae tiem-pos, tiempo para observar y admirar, tiempo para pensar como interac-tuar con la comida, tiempo de interaccin, tiempo para ejecutar el acto de comer, tiempo para sentir y analizar el gusto.</p><p>En una primera etapa nos enfocamos en el primer tiempo, el de obser-vacin y admiracin. La fruta est dispuesta para ser comida, se obser-van sus luces exteriores, la textura y el color. Pero no es hasta que apa-rece el segundo y tercer tiempo del apetito, el pensar como interactuar y llegar a hacerlo, que podemos observar la fruta ms ntegramente.El pensar como interactuar con la fruta es un acto ms intuitivo, pero cuando materializamos este acto, se vuelve consciente.</p><p>Cuando interactuamos con la fruta, la tocamos, la rodeamos, apare-cen valores como el de la textura, los sentidos nos ayudan a deter-minar algunos puntos de la fruta, si tendr buen sabor, si est muy madura o no, si est descompuesta, etc. </p><p>Cuando intervenimos la fruta, es cuando se nos muestra el alimento y su riqueza interior. Lo primero que aparece son los colores, desde la potencia del color en la parte exterior, al degrade en el interior, descendiendo en color, pero ascendiendo en la luminosidad de la fruta. </p><p>La luminosidad est dada por la forma, con sus tramas y sus vacios. Los vacios de la fruta son formas que no estn habitadas por los mismos volmenes que el resto del alimento, son concavidades, grandes o </p><p>pequeas, que ocultan la luminosidad de la fruta, pero que a la vez le otorgan valor a esta misma, ya que hace que la luz se distinga en los puntos ms sobresalientes. </p><p>Qu relacin tiene la luminosidad de la fruta con la apetencia? La luminosidad otorga brillo, el brillo resalta el color y el alimento, el ojo observa los cambios luminosos de la fruta, la heterogeneidad de este juego hace que la fruta no conste de una sola parte interior, si no de muchas que la componen. Al contener varias partes, se distinguen dis-tintos tipos de sabores en una misma fruta.</p><p>La geometra tambin genera tramas luminosas, ya que la que envuelve se va descomponiendo en otras formas con distintos tamaos y relie-ves. Estos cambios de formas generan un movimiento, las direcciones</p><p>de estas geometras no son las mismas, por lo que el cambio luminoso va relacionado tambin con esto.</p><p>Se puede decir entonces que lo apetitoso est directamente relaciona-do con la heterogeneidad luminosa en la fruta, dada por los distintos relieves y direcciones que toman las geometras, que tienen distintas formas y espesores. Lo apetitoso aparece entonces como la posibilidad de que una fruta nos resalte ms de un sentido, desde la observacin al acto de comer, y esto est dado por los cambios luminosos que presen-tan las formas.</p></li></ul>