47 sabiduria

  • Published on
    06-Aug-2015

  • View
    5

  • Download
    2

Embed Size (px)

Transcript

  1. 1. SABIDURAIntroduccinEl libro, el autor y fecha de composicin. El ttulo tradicional del libro, Sabidura de Salomn, esjustificado y capcioso. Justificado porque el libro pertenece al grupo o corriente sapiencial, que seampara al patronato de Salomn. Entronca con los Proverbios, parece polemizar contra el Eclesiasts,tiene coincidencias notables con Eclesistico (Ben Sir) y algn contacto con Job.La sabidura ocupa en el libro una posicin altsima en continuacin con Prov 6 y Eclo 24. Alta,pero no exclusiva ni central. A partir del captulo 11 la sabidura desaparece, salvo un par demenciones. En cambio, la justicia atraviesa el libro de cabo a rabo: justicia, injusticia, justos e injustos,juicio. Un ttulo temtico del libro sera: A los gobernantes: sobre la justicia.En cuanto a Salomn, aparece como ficcin retrica en los captulos 79. No hay otra razn internapara poner su nombre en el ttulo. El autor es annimo. Es muy probable que haya vivido enAlejandra. La fecha de composicin parece ser el tiempo de Jess, o algn decenio antes. Escronolgicamente el ltimo libro del Antiguo Testamento. Tiene bastantes coincidencias con el NuevoTestamento, sobre todo con san Pablo y su escuela.Contexto cultural. El autor realiza en su tratado una conjuncin de culturas: la griega y lasemita. Est embebido en los escritos del Antiguo Testamento que lee en la traduccin griega de losSetenta (LXX); lo que tiene tan asimilado le sale de muchas formas, controladas o espontneas.Conoce tambin la cultura filosfica griega, especialmente su corriente estoica, filosofa en estado decultura poco profunda. El autor aparece como mediador sereno de ambas tradiciones culturales.Lo que sucede con el pensamiento, sucede tambin con el estilo. Los recursos hebreos delparalelismo, del comentario midrsico son patentes. No menos lo son los recursos griegos: palabrascompuestas, exquisitas, multiplicacin de sinnimos, adjetivacin refinada, alteraciones, rimas, juegosde palabras. La simbiosis de una tradicin hebrea con una alejandrina engendra una obra original, aveces recargada y reiterativa, artificiosa, con alardes de artesana estilstica, rica en sorpresas yagudezas de ingenio.Tema del libro. El libro de la Sabidura es el ms importante tratado de teologa poltica delAntiguo Testamento. Si preferimos, es un tratado sobre la justicia en el gobierno, con argumentacinteolgica y orientacin doctrinal. Ni manual prctico ni tratado profano.El tema de la justicia en el gobierno es de buena ascendencia sapiencial: El trono se afianza conla justicia (Prov 16,12). Dirigirse a los gobernantes, israelitas o extranjeros, que quieran leer no esuna fantasa desatinada. Lo haban hecho otros antes: Ester y el tercer libro de los Macabeos en formanarrativa, Daniel en clave apocalptica. Quizs nuestro autor lo hace con una conciencia ms lcida ytambin con mayor acierto. No es extrao que su obra tuviera ms lectores judos que paganos, mssbditos que gobernantes; los que gobiernan son siempre menos.El discurso sobre la justicia, sobre todo si es crtico, es provocado muchas veces por la prctica dela injusticia, sobre todo de la injusticia establecida, de los que dictan sentencias en nombre de laLey (Sal 94,20). Aparte las persecuciones bien conocidas, por ejemplo, la de Tolomeo II, es probableque los judos de la dispora alejandrina tuvieran que sufrir discriminaciones, opresin y vejaciones amanos de gobernantes griegos o romanos; tambin pudieron sumarse a esos opresores algunos judosrenegados e influyentes.El libro no especifica la raza de los destinatarios, pues quiere atravesar fronteras (6,1); el libro nodisimula su actitud crtica, que estriba en la justicia de Dios, en un pensar recto del Seor (1,1). Ladenuncia proftica se hace aqu crtica sapiencial.A diferencia de los otros libros sapienciales, el autor de la Sabidura se mueve ya en otro horizonte,el del destino inmortal del ser humano: Dios cre al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagende su propio ser (2,23). Es la clara respuesta a la angustia del mal y del dolor de Job y delEclesiasts.Es desde este horizonte que el autor nos habla de Dios como ser trascendente, omnipotente,creador de todo, pero tambin misericordioso y providente, cuya bondad rebasa los lmites de Israel,abarcando a toda la familia humana: a todos perdonas porque son tuyos, Seor, amigo de la vida(11,26). Y tambin nos habla del ser humano, como el que debe rendir culto a Dios haciendo suvoluntad y caminando por sus caminos, gracias al don de la Sabidura o Palabra o Espritu de Dios.Estamos ya en los umbrales de la Gracia del Evangelio.
  2. 2. JUICIO DEFINITIVO1La justicia es inmortal21Amen la justicia, ustedes, los que gobiernan la tierra;tengan rectos pensamientos sobre el Seory bsquenlo con sencillez de corazn.2Lo encuentran los que no exigen pruebasy se revela a los que no desconfan.3Los razonamientos retorcidos alejan de Dios,y su poder, cuando es puesto a prueba, confunde a los necios.4La Sabidura no entra en un alma perversani vive en un cuerpo entregado al pecado.5El santo espritu que nos instruye huye del engao,se aparta de los razonamientos sin sentidoy se aleja cuando est presente la injusticia.6La Sabidura es un espritu amigo de los hombresque no deja sin castigo las palabras del blasfemo;Dios es testigo de sus sentimientos, vigila puntualmente su corazny escucha lo que dice su lengua.7Porque el Espritu del Seor llena la tierray el que todo lo contiene conoce cada voz.8Por eso quien dice cosas malas no quedar oculto,no podr evitar la acusacin de la justicia.9Los planes del impo sern investigados,el informe de sus palabras llegar hasta el Seory quedarn probados sus delitos,10porque un odo celoso lo escucha todoy no le pasan inadvertidos cuchicheos ni protestas.11Cudense, por tanto, de murmuraciones intilesy abstnganse de hablar mal;porque aun la palabra ms secreta tiene sus consecuencias;y la boca mentirosa lleva a la muerte.12No busquen la muerte con una vida extraviadani se atraigan la perdicin con las obras de sus manos;13Dios no hizo la muerte ni goza destruyendo a los vivientes.14Todo lo cre para que existiera;11 1,110,21 Juicio definitivo. El sabio y el necio son los dos polos sobre los que gravitan los temas desarrollados enesta primera seccin. El primero es quien se reconoce formando parte de la creacin de Dios; el segundo, por elcontrario, confa exclusivamente en sus fuerzas y slo busca su propio bien. Para el libro de la Sabidura, el juicio de Dioscaer implacablemente sobre los malvados en forma de castigo.Dos mil aos despus, este mensaje puede ser comprendido por los creyentes de forma nueva: conocen a Diosquienes se saben en sus manos, formando parte del plan que l estableci desde antiguo para todos los hombres y lasmujeres de la tierra. 2 1,1-16 La justicia es inmortal. El ttulo la justicia es inmortal (15), resume el contenido de este captulo y es almismo tiempo la enseanza de toda la obra. Para el libro de la Sabidura hay una relacin directa entre Dios, la justicia yla sabidura, y en este primer captulo se expone del siguiente modo:Punto de partida (1). El libro se dirige a los gobernantes, mbito comn de los discursos sapienciales de la antigedad(Sal 2,10; Prov 31,1s), y posiblemente tambin porque fue atribuido a Salomn. En realidad se ofrece a los judosamenazados por el ambiente pagano criticados, tal vez, por la aparente despreocupacin de Dios, a los que se exhortaa la prctica de la justicia como conjunto de actitudes agradables a Dios.Desarrollo (2-12). Con la imagen de la sabidura personificada (cfr. Prov 8,22-31) y asumiendo la funcin de losmaestros (cfr. Prov 19) se describe el comportamiento recto (2-5) y el conocimiento que Dios tiene de todas las cosas(6-10), y se ofrecen un par de consejos para el creyente-justo-sabio (11s). Detrs est el problema tpicamente sapiencialde las suertes cambiadas de los fieles y los malvados.Conclusin (13-16). La solucin definitiva se presenta al identificar la justicia con la vida y la inmortalidad (Prov8,31.36; Hch 2,2-4), y la injusticia con la muerte y la separacin definitiva de Dios (Ap 6,8; 20,14). Los impos son laheredad de la muerte, como Israel es la de Dios (Dt 32,9; Sal 16,5; 73,26). La justicia, ya sea desde el punto de vistaindividual o colectivo, grita desde todos los lugares y desde todos los tiempos, y su voz se silencia con toda suerte derecursos. La sabidura verdadera se hace eco de ello y pone a Dios por testigo mientras existan quienes sufran y quienestrabajen por ella.
  3. 3. las criaturas del mundo son saludables:no hay en ellas veneno de muerte ni el Abismo impera en la tierra.15Porque la justicia es inmortal.16Los impos llaman a la muerte con obras y palabras,creyndola su amiga, se perdieron por ella;y han hecho con ella un pacto, porque son dignos de formar parte de ella.Sea nuestra fuerza la norma de la justicia31Se dijeron, razonando equivocadamente:La vida es corta y triste, y la muerte del hombre, irremediable;y no se sabe de nadie que haya regresado del Abismo.2Nacimos casualmente y luego pasaremos como quien no existi;nuestro aliento es como el humo,y el pensamiento, chispa del corazn que late;3cuando sta se apague, el cuerpo se volver cenizay el espritu se desvanecer como suave brisa.4Nuestro nombre, con el tiempo, caer en el olvidoy nadie se acordar de nuestras obras;pasar nuestra vida como rastro de nube, se disipar como neblinaacosada por los rayos del sol y abrumada por su calor.5Nuestra vida es el paso de una sombra,y nuestro fin, no puede ser retrasado;est aplicado el sello, no hay retorno.6Por eso, a disfrutar de los bienes presentes,a gozar de las cosas con ansia juvenil;7a llenarnos del mejor vino y de perfumes,que no se nos escape la flor primaveral;8Coronmonos con capullos de rosas antes de que se marchiten;9que no quede pradera sin probar nuestra orga;dejemos en todas partes huellas de nuestra alegra,porque sta es nuestra suerte y nuestra fortuna.10Atropellemos al justo que es pobre,no nos apiademos de la viudani respetemos las canas ve