FLUIR de Mihaly Csikszentmihalyi

  • Published on
    13-Apr-2017

  • View
    688

  • Download
    8

Embed Size (px)

Transcript

<ul><li><p>1. LA REVISIN DEL CONCEPTODE LA FELICIDAD</p><p>Introduccin</p><p>Hace veintitrs siglos, Aristteles lleg a la conclusin deque lo que buscan los hombres y las mujeres, ms que cualquierotra cosa, es la felicidad. Mientras que deseamos la felicidadpor s misma, cualquier otra meta (salud, belleza, dinero o po-der) la valoramos nicamente porque esperamos que nos hagafelices. Muchas cosas han cambiado desde el tiempo de Arist-teles. Nuestra comprensin de los mundos de estrellas y de to-mos se ha ensanchado ms all de lo que jams podramos cre-er. Los dioses de los griegos son nios indefensos comparadoscon la humanidad de hoy en da y con los poderes que posee-mos. Y sin embargo, sobre este tema tan importante poco hacambiado en los siglos que han transcurrido. Hoy no sabemosms acerca de la felicidad de lo que saba Aristteles y, respec-to a saber cmo obtener esta condicin tan valorada, casi po-dramos decir que no hemos realizado ningn progreso.</p><p>A pesar del hecho de que hoy estamos ms sanos y nuestravida es ms larga que en siglos pasados, a pesar de que inclusoel menos rico entre nosotros se halla rodeado de unos lujosmateriales impensables hace solo unas pocas dcadas (habapoqusimos cuartos de bao en el palacio del Rey Sol, las sillas</p><p>12</p><p>Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 12Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 12 15/12/15 04:24 p.m.15/12/15 04:24 p.m.</p></li><li><p>eran escasas hasta en las mansiones medievales ms lujosas yningn emperador romano podra encender la televisin cuandoestaba aburrido) y a pesar del inmenso conocimiento cientficoque podemos citar a voluntad, las personas a menudo acabansintiendo que han malgastado su vida y que sus aos han trans-currido entre la ansiedad y el aburrimiento.</p><p>Es as porque el destino de la humanidad es permanecersiempre insatisfecha? O es porque cada persona desea ms delo que pueda obtener? O el malestar penetrante que a menudonos amarga hasta los instantes ms preciosos es el resultadode buscar la felicidad en el lugar equivocado? El propsito deeste libro es utilizar algunas de las herramientas de la psicologamoderna para analizar esta pregunta tan antigua Cundo sesienten felices las personas? Si sabemos empezar a encontrarrespuestas tal vez llegue el momento en que podamos organizarnuestra vida de modo que la felicidad forme una parte mayor deella.</p><p>Veinticinco aos antes de empezar a escribir estas frases,hice un descubrimiento que he tardado todo este tiempo endarme cuenta de que lo hice. Llamarlo descubrimiento es talvez un error, porque las personas han sido conscientes de ellodesde el alba de la humanidad. De todos modos, la palabra es laadecuada porque, aunque mi hallazgo ya era algo conocido, noha sido escrito o explicado tericamente por rama acadmica al-guna, en este caso por la psicologa. Por ello dediqu el si-guiente cuarto de siglo a investigar este fenmeno tan elusivo.</p><p>Lo que descubr es que la felicidad no es algo que sucede.No es el resultado de la buena suerte o del azar. No es algo quepueda comprarse con dinero o con poder. No parece dependerde los acontecimientos externos, sino ms bien de cmo losinterpretamos. De hecho, la felicidad es una condicin vitalque cada persona debe preparar, cultivar y defender individual-mente. Las personas que saben controlar su experiencia internason capaces de determinar la calidad de sus vidas, eso es loms cerca que podemos estar de ser felices.</p><p>13</p><p>Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 13Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 13 15/12/15 04:24 p.m.15/12/15 04:24 p.m.</p></li><li><p>De todos modos, no se puede alcanzar la felicidad mediantela bsqueda consciente de ella. Pregntese a s mismo si es fe-liz deca J.S. Mill y dejar de serlo. Es al estar totalmenteinvolucrados en cada detalle de nuestras vidas, sea bueno omalo, cuando encontramos la felicidad, no intentando buscarladirectamente. Viktor Frankl, el psiclogo austraco, lo resumibellamente en el prefacio de su libro Mans Search for Meaning:No aspiren al xito: cuanto ms aspiren a l y ms lo convier-tan en su objetivo, con mayor probabilidad lo perdern. Puestoque el xito, como la felicidad, no puede conseguirse, debe se-guirse como si fuese el efecto secundario no intencionado dela dedicacin personal a algo mayor que uno mismo.</p><p>As, cmo podemos alcanzar esta meta tan escurridiza queno puede alcanzarse por una ruta directa? Mis estudios duranteeste ltimo cuarto de siglo me han convencido de que existe unmodo. Es un camino tortuoso que empieza consiguiendo elcontrol sobre los contenidos de nuestra conciencia.</p><p>Nuestras percepciones sobre nuestras vidas son el resultadode muchas fuerzas que conforman nuestra experiencia, y cadauna provoca un impacto que hace que nos sintamos bien o mal.Muchas de estas fuerzas estn fuera de nuestro control. No esmucho lo que podemos hacer acerca de nuestra apariencia fsi-ca, nuestro temperamento o nuestra constitucin. No podemosdecidir al menos no demasiado cun altos queremos ser, ocun guapos. No podemos elegir tampoco a nuestros padres niel momento de nuestro nacimiento, y no est ni en su poder nien el mo decidir cundo va a haber una guerra o una depresineconmica. Las instrucciones que contienen nuestros genes, lafuerza de la gravedad, el polen en el aire, el perodo histrico enque nacemos, estas y otras innumerables condiciones deter-minan lo que vemos, cmo nos sentimos y lo que hacemos. Noes sorprendente creer que nuestro destino est determinado pri-mordialmente por fuerzas externas.</p><p>Sin embargo, todos hemos vivido ocasiones en las que enlugar que ser abofeteados por fuerzas annimas, hemos sentido</p><p>14</p><p>Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 14Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 14 15/12/15 04:24 p.m.15/12/15 04:24 p.m.</p></li><li><p>que tenamos el control de nuestras acciones, que ramos losdueos de nuestro propio destino. En las raras ocasiones enque esto sucede sentimos una especie de regocijo, un profundosentimiento de alegra que habamos deseado durante largotiempo y que se convierte en un hito en el recuerdo de cmo de-bera ser la vida.</p><p>Esto es lo que queremos decir con experiencia ptima. Es loque el marinero que sujeta tensa una cuerda siente cuando elviento sopla entre sus cabellos, cuando el bote se lanza a travsde las olas como un potro: las velas, el casco, el viento y el martarareando una cancin que vibra en las venas del marinero. Eslo que un pintor siente cuando los colores en el cuadro empie-zan a mostrar una tensin magntica los unos con los otros, yuna cosa nueva, una forma viva, se dibuja frente al asombradocreador. O es el sentimiento de un padre cuando su hijo res-ponde por primera vez a su sonrisa. Pero tales acontecimientosno suceden nicamente cuando las condiciones externas sonfavorables; personas que han sobrevivido a los campos de con-centracin o que han vivido peligros casi mortales a menudo re-cuerdan que, en medio de las pruebas, experimentaron epifan-as extraordinariamente ricas como respuesta a acontecimientostan simples como escuchar la cancin de un pjaro en el bosque,finalizar un trabajo difcil o compartir un pedazo de pan con unamigo.</p><p>Contrariamente a lo que creemos normalmente, los momen-tos como estos, los mejores momentos de nuestra vida, no sonmomentos pasivos, receptivos o relajados (aunque tales expe-riencias tambin pueden ser placenteras si hemos trabajado du-ramente para conseguirlas). Los mejores momentos suelen su-ceder cuando el cuerpo o la mente de una persona han llegadohasta su lmite en un esfuerzo voluntario para conseguir algo di-fcil y que valiera la pena. Una experiencia ptima es algo quehacemos que suceda. Para un nio puede ser poner con sustemblorosos dedos el ltimo bloque de una torre que ha cons-truido, ms alta que todas las que ha construido hasta entonces;</p><p>15</p><p>Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 15Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 15 15/12/15 04:24 p.m.15/12/15 04:24 p.m.</p></li><li><p>para un nadador puede ser intentar batir su propio rcord; paraun violinista, dominar un pasaje musical complicado. Para cadapersona existen miles de oportunidades, de desafos para ex-pandirnos.</p><p>Tales experiencias no tienen que ser necesariamente agra-dables en el momento en que ocurren. Los msculos del nada-dor pueden haberle dolido durante su carrera memorable, suspulmones puede que hayan estado a punto de explotar, y talvez haya sufrido un poco de mareo y fatiga; sin embargo, pue-den haber sido los mejores momentos de su vida. Tener el con-trol en la vida nunca es fcil, y a veces puede ser hasta doloro-so, pero a largo plazo las experiencias ptimas aaden unsentimiento de maestra (o tal vez mejor sea decir, un senti-miento de participacin al determinar el contenido de la vida)que est tan cerca de lo que queremos decir normalmente comofelicidad como cualquier otra cosa que podamos imaginarnos.</p><p>A lo largo de mis estudios he intentado comprender tanexactamente como me fuese posible cmo se sentan las perso-nas cuando ms disfrutaban de s mismas y por qu. Mis pri-meras investigaciones fueron hechas con unos cientos de ex-pertos (artistas, atletas, msicos, maestros del ajedrez ycirujanos), en otras palabras, gente que pareca dedicar su tiem-po a hacer, precisamente, las actividades que prefera. De susrelatos sobre cmo se sentan al hacer lo que estaban haciendo,elabor una teora de la experiencia ptima basada en el con-cepto del flujo, el estado en el cual las personas se hallan tan in-volucradas en la actividad que nada ms parece importarles; laexperiencia, por s misma, es tan placentera que las personas larealizarn incluso aunque tenga un gran coste, por el puro mo-tivo de hacerla.</p><p>Con la ayuda de este modelo terico mi equipo de investi-gacin en la Universidad de Chicago y luego mis colegas detodo el mundo entrevistaron a miles de individuos de muchas ydiferentes edades y maneras de vivir. Estos estudios sugeranque las experiencias ptimas eran descritas del mismo modo por</p><p>16</p><p>Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 16Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 16 15/12/15 04:24 p.m.15/12/15 04:24 p.m.</p></li><li><p>hombres y mujeres, por jvenes o viejos, sin importar las dife-rencias culturales. La experiencia del flujo no era nicamenteuna peculiaridad de las lites ricas de los pases industrializa-dos. La explicaban esencialmente con las mismas palabras mu-jeres ancianas de Corea, adultos de Tailandia y la India, ado-lescentes de Tokio, pastores navajos, campesinos de los Alpesitalianos o trabajadores de una cadena de montaje de Chicago.</p><p>Al principio nuestros datos consistan en entrevistas y cues-tionarios. Para conseguir una mayor precisin desarrollamoscon el tiempo un nuevo mtodo para medir la calidad de la ex-periencia subjetiva. Esta tcnica, llamada el Mtodo de Mues-treo de la Experiencia, pide a los sujetos que lleven un aparatoelectrnico de recepcin de mensajes durante una semana yque escriban cmo se sienten cada vez que el buscapersonassuena. El buscapersonas se activa por radiotransmisor aproxi-madamente ocho veces al da, en intervalos al azar. Al final dela semana, cada sujeto nos ofrece un informe casi continuo,una pelcula escrita de su vida, fabricada con una seleccin demomentos representativos. Hasta ahora hemos recogido cienmil de estos retazos de experiencias en diferentes lugares delmundo. Las conclusiones de este libro se basan en este conjun-to de datos.</p><p>El estudio del flujo que empec en la Universidad de Chica-go ahora se ha diseminado por todo el mundo. Investigadores enCanad, Alemania, Italia, Japn y Australia se han lanzado a suanlisis. Actualmente la coleccin de datos ms amplia, fuerade Chicago, est en el Instituto de Psicologa de la Facultad deMedicina de la Universidad de Miln, en Italia. El conceptode flujo ha sido til para los psiclogos que estudian la felici-dad, la satisfaccin vital y la motivacin intrnseca; para los so-cilogos que ven en l lo opuesto a la anomia y a la alienacin;para los antroplogos que estn interesados en el fenmeno dela efervescencia colectiva y los rituales. Algunos han extendidolas implicaciones del flujo intentando comprender la evolucinde la humanidad, otros para clarificar la experiencia religiosa.</p><p>17</p><p>Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 17Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 17 15/12/15 04:24 p.m.15/12/15 04:24 p.m.</p></li><li><p>Pero el flujo no es nicamente un tema acadmico. Solo unospocos aos despus de su publicacin, la teora empez a apli-carse a una gran variedad de cuestiones prcticas. Siempre que elobjetivo sea mejorar la calidad de vida, la teora del flujo puedesealar el camino. Ha inspirado la creacin de planes de estudioexperimentales, la formacin de ejecutivos de negocios, el di-seo de productos para el ocio y los servicios. Se utiliza el flu-jo para generar ideas y aplicaciones prcticas en psicoterapiaclnica, en la organizacin de actividades en los asilos de an-cianos, en el diseo de exposiciones musesticas y en terapiaocupacional para minusvlidos. Todo esto ha ocurrido en elperodo de doce aos que ha pasado desde la aparicin en las re-vistas acadmicas de los primeros artculos acerca del flujo yparece que el impacto de la teora va a ser an mayor en los pr-ximos aos.</p><p>Repaso</p><p>Aunque se han escrito muchos artculos y libros sobre elflujo, se han escrito pensando en los especialistas. Esta es la pri-mera vez que la investigacin sobre la experiencia ptima sepresenta al pblico en general y se comentan sus implicacionespara la vida de cada persona. Pero lo que hallarn a continua-cin no va a ser un libro de How to Hay literalmente miles delibros imprimindose o en las estanteras de las libreras que ex-plican cmo hacerse rico, cmo ser poderoso, cmo conseguiramor o cmo adelgazar. Al igual que los libros de recetas culi-narias, le dicen cmo conseguir un objetivo especfico y limi-tado al cual pocas personas llegan. Pero aunque sus consejosfuncionasen, cul sera el resultado despus del poco probableacontecimiento de que uno se convirtiese en un millonario del-gado, amado y fuerte? Lo que pasa normalmente es que la per-sona se halla otra vez en la casilla inicial, con una nueva lista dedeseos y tan insatisfecha como antes. Lo que satisfara real-</p><p>18</p><p>Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 18Una psicologia_Liber.pdf, page 1-448 @ HotFolder ( Fluir-Kairos quark 5 ) 18 15/12/15 04:24 p.m.15/12/15 04:24 p.m.</p></li><li><p>mente a las personas no es adelgazar o ser rico, sino sentirsebien con su vida. En la bsqueda de la felicidad las solucionesparciales no funcionan.</p><p>A pesar de sus buenas intenciones, los libros no pueden dar-nos recetas de cmo ser felices. Puesto que la experiencia pti-ma depende de la capacidad de controlar lo que sucede en nues-tra conciencia momento a momento, cada...</p></li></ul>