El Evangelio Transforma

  • View
    54

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

PowerPoint Presentation

PANORAMA INTRODUCTORIO: LA VERDAD LIBERA

Conocern la verdad y la verdad los har libres. Juan 8, 32

(La Biblia de Nuestro Pueblo La Biblia del Peregrino Amrica Latina).

Por tanto, si el Hijo les da la libertad, sern realmente libres. Juan 8, 36 (La Biblia de Nuestro Pueblo La Biblia del Peregrino Amrica Latina).

Slo quien acepta la plenitud del Mensaje de Jess y lo vive en acciones concretas tendr la verdadera libertad y la paz interior que l trae a los suyos.

OREMOS Para que Dios nos d a conocer el pleno conocimiento de su voluntad.

Para que Dios nos colme de abundante sabidura.

Para que crezcamos en el discernimiento de la Verdad.

Para que el Espritu nos d la comprensin.

Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la Gloria del Seor, y vamos TRANSFORMNDONOS en su imagen misma, porque cada vez tenemos ms de su Gloria, y esto es por la accin del Seor, que es el Espritu. 2a Corintios 3, 18

(Versin: Dios habla Hoy - Edicin Interconfesional de Referencia).

LA BUENANOTICIA DE SALVACIN

El mensaje del Evangelio revela, manifiesta, aplica y hace efectiva la iniciativa transformadora de Dios. La nica condicin para recibir esta propuesta gratuita, vivificante y salvadora es la fe en Cristo Jess, Mesas y Seor Nuestro. As, El evangelio produce, por la accin del Espritu Santo, transformacin, salvacin y vida en abundancia. Y esa transformacin que la resurreccin de Jess, a travs de su Espritu, va operando en nosotros, no es otra cosa que la progresiva semejanza a Cristo mismo.

Dios ha elegido a gente sin importancia, a los despreciados del mundo y a los que no valen nada, para anular a los que valen algo. 1a Corintios 1, 28

(La Biblia de Nuestro Pueblo La Biblia del Peregrino Amrica Latina).

Esta iniciativa de salvacin de Dios, absolutamente sorprendente, se hace realidad en Jess, quien ensea a los suyos, los dbiles de este mundo, una sabidura de mayores proporciones, superior a toda lgica humana. Por otro lado, le resta importancia a la condicin social de quienes ha elegido para mostrar su gloria: los locos del mundo, los dbiles, los despreciados, los que nada son. Ellos sern los que humillarn a los poderosos y anularn a los que se consideran sabios.

EL MENSAJE DE LA CRUZ

Porque el mensaje de la cruz es locura para los que se pierden; pero para los que nos salvaremos es fuerza de Dios. 1a Corintios 1: 18 (La Biblia de Nuestro Pueblo La Biblia del Peregrino Amrica Latina).

El hombre natural no puede entender la paradoja del Misterio de la Cruz: locura y debilidad de Dios, porque para eso es necesario un criterio espiritual. La fuerza y sabidura de Dios consiste en que l escogi a los que no valen nada en el mundo para anular y humillar a los poderosos. De esta manera, como dice la Escritura: Si alguno quiere enorgullecerse, que se enorgullezca del Seor. La esencia misma del evangelio se resume en la Memoria de la Cruz. Predicamos a un Cristo crucificado, a un Dios que se revela en la cruz de Jess.

La Buena Noticia no es para m motivo de orgullo, sino una obligacin a la que no puedo renunciar. Ay de m si no anuncio la Buena Noticia!. 1a Corintios 9, 16 (La Biblia de Nuestro Pueblo La Biblia del Peregrino Amrica Latina).

Esta es una de las expresiones ms profundas y ms fascinantes que han salido de la boca del apstol Pablo. El Mensaje de la Cruz aparentemente no trae muchas satisfacciones, y es por eso que en ocasiones ha deseado abandonarlo. Sin embargo, arrollado por el fuego interior del Mensaje y como un profeta forzado a predicar, termina siendo seducido por la memoria de Jess, grabada en lo ms profundo de su ser.

LA REVELACIN DEL CALVARIO

Miren qu amor tan grande nos ha mostrado el Padre: que nos llamamos hijos de Dios y realmente lo somos. Por eso el mundo no nos reconoce, porque no lo reconoce a l. 1a Juan 3, 1

(Versin: La Biblia de Nuestro Pueblo - Biblia del Peregrino Amrica Latina).

El ser humano, por s mismo, es incapaz de reconciliarse con Dios. Es Dios, en su infinito amor, quien decide hacerlo, y lo manifiesta por medio de Cristo Jess, pagando inocentemente en la cruz las culpas que eran nuestras.

Los apstoles salieron de la presencia de las autoridades muy contentos, porque Dios les haba concedido el honor de sufrir injurias por causa del Nombre de Jess. Todos los das enseaban y anunciaban la Buena Noticia de Jess el Mesas, tanto en el templo como por las casas. Hechos 5, 41-42 (Versin: Dios habla Hoy - Edicin Interconfesional de Referencia).

La respuesta de Pedro es clara ante una nueva situacin como esta, y siempre la misma: denuncia la muerte de Jess, anuncia su resurreccin e invita al arrepentimiento. Finalmente, se marchan contentos, no por el hecho de haber quedado libres, sino por haber sufrido Jess. De ahora en adelante, la pasin de Cristo.

Vayamos, pues, con Jess, fuera del campamento, y suframos la misma deshonra que l sufri. Hebreos 13, 13

(Versin: Dios habla Hoy - Edicin Interconfesional de Referencia).

El autor expresa tres salidas simblicas: La salida de las vctimas animales que el pueblo judo sacrificaba fuera del campamento para expiar sus pecados.

La salida de Jess, que fue crucificado fuera de las puertas de la ciudad para consagrar con su sangre nuestros pecados.

La salida de nosotros, sus discpulos, que, siguiendo a Jess, debemos ir a las afueras cargando con l sus afrentas.

Lecturas Complementarias:Can y Abel (Relectura de Gnesis 4, 8-9)Un da Can invit a su hermano Abel a dar un paseo, y cuando los dos estaban ya en el campo, Can atac a su hermano Abel y lo mat. Entonces El Seor le pregunt a Can: Dnde est tu hermano Abel? Y Can contest: No lo s. Acaso es mi obligacin cuidar de l?. Gnesis 4, 8-9

ComentariosLa narracin de Can y Abel no slo denuncia a un hermano que, llevado por la envidia que desata en l el fracaso, irrespeta la vida de su hermano. El relato nos transmite una realidad mucho ms profunda y real: asesino no es slo el quita la vida. Todo aquel que mata a su hermano, aunque no sea fsicamente, tiene el espritu de Can.

Proverbios 17, 17.

Juan 15, 15.

1a Juan 4, 20.

1a Juan 3, 15.

Proverbios 16, 9.

Juan 15, 13.

1a Juan 4, 7.

Lava los pies a los discpulos (Juan 13, 1-17).

Da de comer a comer a cinco mil (Mateo 14, 13-14).