Apocalipsis De Esdras

  • Published on
    17-Jun-2015

  • View
    3.361

  • Download
    5

Embed Size (px)

Transcript

  • 1. EL LIBRO DE ESDRAS(Apcrifo versin Etope y Latina) APOCALIPSIS DE ESDRASINDICECAPITULO ICAPITULO VICAPITULO XICAPITULO XVICAPITULO II CAPITULO VII CAPITULO XII APNDICE VERSINCAPITULO IIICAPITULO VIIICAPITULO XIIILATINACAPITULO IVCAPITULO IX CAPITULO XIVCAPITULO V CAPITULO XCAPITULO XV CAPITULO I CAPITULO II CAPITULO I 1. El trigsimo ao despus de la cada de nuestra ciudad, me encontraba en Babilonia, yo, Soutael Llamado Esdras, y fui conmovido. Estaba sobre mi lecho, con la cara descubierta, y los pensamientos venan a mi espritu. 2. Pues haba visto la ruina de Sin y la alegra de los habitantes de Babilonia. 3. Mi espritu fue fuertemente conmovido y comenc a dirigir al Altsimo terribles palabras. 4. Seor mo, Dios mo, le dije: Acaso no hablaste antao, cuando creaste la tierra, t solo, cuando diste rdenes a la arcilla?[1] 5. Y sta produjo a Adn en un cuerpomortal; era an la obra de tus manos; cuando insuflaste sobre l el soplo vital, y que estuvo vivo ante ti. 6. Lo introdujiste en el jardn que tu mano haba plantado antes de que la tierra subsistiera. 7. Le diste una orden justa a la que desobedeci. Entonces creaste la muerte contra l y sus descendientes. De l

2. salieron pueblos, tribus, familias y naciones innumerables. 8. Todos estos pueblos caminaron cada uno segn su voluntad; pecaron ante ti sin que t se lo impidieras. 9. Luego, en el tiempo fijado, enviaste el diluvio contra la tierra y contra los habitantes del mundo, y los aniquilaste. 10. EI castigo fue el mismo para todos. Del mismo modo que habas enviado la muerte contra Adn as enviaste el diluvio contra stos. 11. Dejaste vivir a uno de ellos llamado No con su familla, y de l vienen todos los justos. 12. Cuando aquellos que vivan sobre la tierra hubieron empezado a crecer y a multiplicaste, cuando su posteridad se hizo numerosa, cuando pueblos y naciones salieron de ellos, empezaron a pecar de nuevo, ms que sus predecesores. 13. Como cometan el mal ante ti, escogiste a uno de ellos Llamado Abraham. 14. Lo amaste y le hiciste ver a l solo el final de los tiempos cuando juntos estabais solos en la noche. 15. Concluiste con l una alianza eterna (prometiendo) que nunca abandonaras a su posteridad; le diste a Isaac, y a Isaac le diste Jacob y Esa. 16. Escogiste a Jacob; apartaste a Esa. Jacob fue padre de una gran multitud. 17. Llevaste a aquellos que salieron de Egipto y los condujiste al monte Sina.[2] 18. Abajaste los cielos, sacudiste la tierra, conmoviste al mundo, hiciste temblar al abismo,levantaste el mar.[3] 19. Tu gloria pas por cuatro puertas: la del fuego, la de los terremotos; la del viento, la del granizo, cuando diste la ley a los hijos de Jacob y las prescripciones al pueblo de Israel. 20. No les quitaste el corazn malo, a fin de que la ley trajera frutos en ellos. 21. Pues el primer Adn posea un corazn malo y fue vencido; no slo l, sino tambin por todos aquellos que nacieron de l.[4] 22. Entonces esta debilidad permaneci, as como tu ley, en el corazn de los pueblos junto a la mala raz;el bien desapareci y el mal permaneci. 23. Los das pasaron, los aos se consumaron, y suscitaste para ti un servidor llamado David. 24. Le dijiste que construyera una ciudad en tu nombre y que te ofreciera sacrificios en ella. 25. Pasaron muchos das y muchos aos; aquellos que habitaban en este pas hicieron el mal.[5] 26. Del mismo modo que haba actuado Adn y sus descendientes, no haba nadie que practicase el bien, pues posean un corazn malo. 27. Entregaste la ciudad en manos de tus enemigos. 28. En aquel da, me dije a m mismo, Acaso aquellos que viven en Babilonia obran mejor, para apoderarse de la ciudad de Sin? 29. Luego, cuando vine aqu, vi pecados innumerables; mi alma ha visto muchos impos desde hace treinta aos, y mi espritu lo ha encontrado sorprendente. 30. Que soportes ante m a los pecadores, que evites a los malvados, despus de haber rechazado a tu pueblo y protegido a tus enemigos.[6] 31. No has indicado a nadiecmo acabara esta conducta. Acaso Babilonia ha obrado mejor que Sin? 32. O te ha conocido otro pueblo adems de Israel? Qu pueblo ha credo en tu ley como Jacob? 33. Su recompensa no ha aparecido; su pena no ha tenido frutos. He recorrido las naciones y las he encontrado en la alegra, no mencionando ni tu ley ni tus mandamientos. [7] 34. Pesa hoy en la balanzanuestros pecados y los de los habitantes del mundo, de modo de encontrar la ms pequea cantidad que haga mover la cruz de la balanza.35. Cundo no han pecado contra ti aquellos que viven en el mundo? Qu pueblo ha guardado as tus mandamientos? 36. Encontrars, entre los nombres, hombres que han observado tus prescripciones, pero no encontrars pueblos. 3. CAPITULO II 1.El ngel que haba sido enviado hacia m y que se Llamaba Uriel me respondi: 2.No estara extraado tu espritu de poseer el designio de la majestad del Altsimo? 3.Seguramente, Seor, le dije, Prosigui: He sido enviado para mostrarte tres caminos y proponerte tres parbolas, 4.Si me explicas una de ellas, te revelar la va que deseas conocer, y te ensear por qu este corazn es malo.[8] [9]5. Habla, Seor le dije, EI respondi: Ve a pesar el fuegocon una balanza;a medir el viento con una medida, o sino, vuelve a llamar hacia m el da que ya ha pasado.6. Le repliqu: Quin, entre aquellos que han nacido, podra hacerlo, para que me interrogues a propsito de ello?[10]7. Me dijo: Si te preguntara, cuntas moradas hay? Cuntos manantiales en la superficie del abismo?[11] Cuntas carreteras encima del cielo? Cul es el camino del infiernoo el del paraso?8. Tu me responderas: No he descendido al abismo; nunca descend al infierno; nunca sub al cielo.9. Pero he aqu que solamente te he interrogado propsito del Fuego, el viento y el da pasado, sobre cosas que has conocido y no has podido responderme a propsito de ello.[12]10. Aadi: Ya que eres incapaz de conocer lo que esta a tu alcance.11. Cmo podras conocer la lnea de conducta del Altsimo? Pues la va del Altsimo est en el infinito y t que eres [13] corruptible, no puedes conocer la va de aquel que escapa a la corrupcin.12. Cuando o estas palabras, ca la faz contra el suelo y dije: Habra sido mejor para nosotros no haber sido creados, ms que serlo, vivir en el pecado y sufrir sin conocer su causa.[14][15]13. EI ngel me respondi: Los rboles del bosquefueron a celebrar un consejo.14. Y dijeron: Vamos, marchmonos y libremos batalla al mar para rechazarlo ante nosotros y hacernos otro emplazamiento de bosque.15. Del mismo modo las olas del mar celebraron un consejo y dijeron: Vamos, subamos y hagmosle la guerra al bosque que est en la llanura para hacer otro mar.16. EI proyecto del bosque fracas pues el Fuego vino a devorarlo, [16]17. Del mismo modo el proyecto de las olas (fracas), pues la arena las inmoviliz.[17]18. Si conoces la justicia,a quin de ellos daras la razn o a quin reprenderas?19. Le respond: Uno y otro eran vanos, pues la tierra ha sido dada al bosque y el mar debe llevar sus olas.20. Has juzgado bien, me dijo, Por qu no juzgas as cuando se trata de ti?21. Del mismo modo que la tierra ha sido dada al bosque y el mar a las aguas, as aquellos que habitan la tierra pueden comprender solamente las cosas terrestres, pero no las cosas celestes y supracelestes.22. Entonces le dirig la palabra y le dije: Seor, te preguntar por qu nos ha sido dada la inteligencia con la que pensamos.23. No he querido interrogarte sobre las vas superiores sino sobre lo que nos ocurre cada da pues Israel ha sido entregado en oprobio a las naciones, y el pueblo al que amas a los pueblos de pecadores; la ley de nuestros padres ha[18] sido rechazaday ya no existe alianza escrita. [19][20]24. Pasamos por este mundo como saltamontes nuestra vida es semejante al humo y no merecemos que se tenga piedad por nosotros.25. Pero qu har por su santo nombre que est invocado sobre nosotros? Es a propsito de esto que te he interrogado.26. Me respondi: Si existes, vers; si vives, sabrs cada cosa en su debido tiempo, pues el siglo se apresura en pasar.[21]27. En efecto, no puede traer la esperanza de los justos, pues este siglo est lleno de dolor y de debilidad.[22]28. EI mal sobre el que me has interrogado ha sido sembrado, pero la cosecha no ha venido an.29. Mientras que aquello que ha sido sembrado no haya sido cosechado, mientras que el lugar que ha recibido la [23] simiente del mal no haya desaparecido, el campo donde el bien est sembrado no aparecer.30. Pues el grano de la simiente del mal fue sembrado en el principio en el corazn de Adn; el fruto del pecado ha sido producido hasta que llegue el momento de su cosecha.31. Piensa, t mismo, si un grano de la simiente del mal ha producido tanto fruto del pecado.32. Cuntos frutos innumerables habra producido una simiente del bien si hubiera sido sembrada!33. Tom la palabra y le dije: Cundo, pues, en qu poca llegar esto?, pues nuestros das son pocos numerosos y 4. [24] malos.34. Me respondi: No te corresponde a ti apresurarte ms que el Altsimo: te precipitas a causa de l; el Altsimo se precipita a causa de un gran nmero. [25]35. Las almas de los justos en sus moradashan preguntado a propsito de esto y han dicho: Hasta cundo estaremos aqu? Cundo vendr la cosecha de nuestras recompensas?[26]36. EI ngel lyrumial les respondi: Cuando el nmero de aquellos que son como vosotros est completos. [27][28][29]37. Pues el siglo ser pesado en la balanza; ha medido el mar con una medida;no se callary no [30][31] despertar hasta que la medida que le ha sido acordada sea llenada.38. Prosegu: Seor mo, he aqu que todos estamos llenos de pecados.39. Acaso la cosecha de los justos no se hara imposible por culpa nuestra, a causa de los pecados de aquellos que estn sobre la tierra?40. Ve, me dijo, pregntale a la mujer encinta si, cuando han transcurrido los nueve meses puede retener lo que ha sido formado en ella.[32]41. Le respond: Seor mo, es imposible. Entonces aadi: EI infierno y las moradas de las edades de los justos[33] son como la matriz.[34]42. Del mismo modo que la mat